Con tu compra haces posible una web con más contenidos y libre de publicidad, ¡gracias!👍

Clare Hollingworth

Clare Hollingworth (Knighton, 10 de octubre de 1911 – Hong Kong, 10 de enero de 2017) fue una periodista y escritora inglesa. Fue la primera corresponsal de guerra que informó de la concentración de fuerzas militares alemanas en la frontera polaca y del estallido de la Segunda Guerra Mundial, proporcionando a The Daily Telegraph lo que se describió como “la primicia del siglo”.

Biografía

Infancia y juventud

Clare Hollingworth nació en 1911 en Knighton, un suburbio del sur de Leicester, hija de Daisy y Albert Hollingworth. Durante la Primera Guerra Mundial, su padre se hizo cargo de la fábrica de zapatos de su abuelo paterno y la familia se trasladó a una granja cerca de Shepshed.

La pequeña Clare mostró un temprano interés por la escritura, a pesar de la oposición de su madre, y también por la guerra, estimulada por las visitas con su padre a los campos de batalla históricos de Gran Bretaña y Francia. Tras dejar la escuela, asistió a regañadientes a un internado de economía doméstica en Leicester.

Antes de la Segunda Guerra Mundial

Clare Hollingworth se comprometió con el hijo de una familia local pero, en lugar de casarse con él, se puso a trabajar como secretaria personal del organizador de la Unión de la Liga de Naciones (LNU).

Más tarde obtuvo una beca en la Escuela de Estudios Eslavos y de Europa del Este de la UCL y posteriormente se trasladó a la Universidad de Zagreb para estudiar la lengua croata.

Comenzó a escribir artículos como periodista independiente para el New Statesman y, en junio de 1939, fue seleccionada para un escaño en la circunscripción de Melton del Partido Laborista; las elecciones debían celebrarse a finales de 1940, pero el estallido de la Segunda Guerra Mundial impidió que tuvieran lugar.

Tras la ocupación alemana de Checoslovaquia, entre septiembre de 1938 y marzo de 1939, se fue a Varsovia, trabajando para los refugiados checos: hasta julio, ayudó a rescatar a miles de personas que huían de la Alemania nazi y de los primeros territorios ocupados por la Wehrmacht, solicitando visados británicos para ellos. Gracias a su experiencia, consiguió ser contratado por Arthur Wilson, editor de The Daily Telegraph, el siguiente agosto.

Durante la Segunda Guerra Mundial

Clare Hollingworth llevaba menos de una semana trabajando en The Daily Telegraph cuando fue enviada a Polonia, entonces el epicentro de graves tensiones políticas y diplomáticas en Europa: nada más llegar allí consiguió convencer al cónsul general británico en Katowice, John Anthony Thwaites, de que le prestara el coche de la embajada para viajar a Alemania e investigar los rumores de un inminente ataque alemán.

El 28 de agosto, mientras conducía por una carretera adyacente a la frontera, observó una enorme concentración de tropas alemanas, flanqueadas también por tanques y carros blindados: Hollingworth envió inmediatamente un borrador de artículo al Daily Telegraph, que publicó la noticia en su primera página al día siguiente.

El 1 de septiembre, poco después del inicio de la invasión alemana de Polonia, telefoneó a la embajada británica en Varsovia y, para convencer a los recalcitrantes funcionarios de la embajada, empujó el auricular del teléfono por la ventana: en los años 30, el testimonio de una mujer todavía se consideraba poco fiable.

Permaneció en Polonia hasta el final de las operaciones militares y en 1940, tras pasar a trabajar para el Daily Express, se trasladó a Bucarest, en Rumanía. Ese verano fue testigo de la abdicación forzosa del rey Carlos II y de los disturbios que siguieron.

Como sus informes por teléfono ignoraban las normas de la censura, al parecer tuvo que escapar más de una vez de un intento de detención. En 1941, viajó a El Cairo, en Egipto, y más tarde continuó sus actividades en Turquía y Grecia, encontrando a menudo obstáculos debido a su condición de mujer.

Tras la ocupación de Trípoli en enero de 1943, se le ordenó regresar a El Cairo y, deseando permanecer en el frente, continuó siguiendo a las fuerzas angloamericanas del general Dwight Eisenhower en Argel, escribiendo para el Chicago Daily News. Una fuente informa de que incluso se lanzó en paracaídas con las tropas, posiblemente con motivo del desembarco en Sicilia.

Su trabajo como corresponsal de guerra la llevó durante los dos años siguientes a Palestina, Irak e Irán, país este último en el que fue la primera periodista en entrevistar al Sha de Persia, Mohammad Reza Pahlavi en aquel momento.

Después de la Segunda Guerra Mundial

Durante las décadas de posguerra, Hollingworth realizó informes sobre los conflictos de Palestina, Argelia, China, Adén y Vietnam. La BBC declaró que, aunque no era la primera mujer corresponsal de guerra, tenía “un profundo conocimiento técnico, táctico y estratégico que la distinguía”.

El New York Times la describió como “la decana indiscutible de los corresponsales de guerra”. Acumuló una considerable experiencia en tecnología militar y, tras participar en un curso de formación de pilotos en 1940, se convirtió en una experta en aviones.

Inmediatamente después del final de la Segunda Guerra Mundial, empezó a trabajar para los periódicos Economist y Observer. En 1946 se encontró por casualidad, junto con su marido Geoffrey Hoare, en el lugar del atentado contra el Hotel Rey David de Jerusalén, en el que murieron 91 personas.

Al parecer, más tarde se negó a estrechar la mano del líder del Irgun, Zvai Leumi, y del futuro primer ministro israelí, Menachem Begin. En 1950, se trasladó de El Cairo a París como empleado de The Guardian.

Pronto empezó a visitar Argelia y estableció fuertes contactos con el Frente de Liberación Nacional local: a principios de los años 60, escribió numerosos artículos sobre la sangrienta guerra argelina.

A principios de 1963 estuvo en Beirut, donde empezó a investigar a Kim Philby, un corresponsaldel Observer que descubrió que había huido a Odesa en un barco soviético: el director del Guardian, Alastair Hetherington, mantuvo el escándalo en secreto durante tres meses y sólo publicó los detalles el 27 de abril de 1963, y la deserción de Philby fue confirmada por el gobierno. Clare Hollingworth fue nombrada “corresponsal de defensa” por el diario The Guardian en 1963, siendo la primera mujer en ese puesto.

En 1967 dejó el Guardian y volvió a trabajar con el Daily Telegraph, decisión atribuible a su ambición de trabajar en zonas de guerra. De hecho, fue enviada al sudeste asiático para informar sobre la guerra de Vietnam: fue una de las primeras periodistas en predecir que el conflicto se hundiría en el desgaste. El material que envió a Londres destacó por el espacio que también dio a los civiles vietnamitas en sus entrevistas.

En 1973 fue trasladada a la sección de China del Telegraph, puesto que había sido suprimido tras la creación de la República Popular China en octubre de 1949. Conoció a Zhou Enlai y también a Jiang Qing, la esposa de Mao Zedong.

También en la década de 1970 se entrevistó por segunda vez con el antiguo Sha de Irán, Mohammad Reza Pahlavi, convirtiéndose así en la última periodista que pudo hablar con él (murió en 1980): a este respecto, el periodista John Simpson comentó que “[ella] era la única persona con la que él quería hablar”.

En 1981 se retiró del negocio y se trasladó a Hong Kong, encontrando también tiempo para volver a Gran Bretaña, Francia y China. En 1989 observó los acontecimientos de la Plaza de Tiananmen desde el balcón de un hotel.

En 1990, Clare Hollingworth esperaba seguir de cerca la Guerra del Golfo y durmió durante cinco días en el suelo de su casa para prepararse. Sin embargo, al final no se fue.

Vida privada

Clare Hollingworth se casó dos veces: en 1936 se convirtió en la esposa de Vandeleur Robinson, organizador regional en el sureste de la Unión de la Liga de las Naciones (LNU).

La relación se desvaneció durante el conflicto y ambos se divorciaron formalmente en 1951. Ese mismo año, Hollingworth se unió a Geoffrey Hoare, corresponsal del Times en Oriente Medio, que murió en 1965.

Tras establecerse en Hong Kong, se convirtió en una visitante frecuente del Club de Corresponsales Extranjeros, un lugar de encuentro para periodistas extranjeros del que más tarde fue elegida embajadora honoraria.

En 1990 publicó sus memorias con el título Front Line. En 2006, denunció a su director financiero y miembro del Club, Thomas Edward Juson (alias Ted Thomas), por retirar casi 300.000 dólares de su cuenta bancaria. Juson se defendió alegando que la retirada formaba parte de unas maniobras de inversión, pero aún así se comprometió a devolver el dinero en 2007: sin embargo, todavía en 2016 no se había realizado el depósito.


Podría interesarte: Repasamos aquí los mejores libros sobre la Segunda Guerra Mundial 📖🔍

Podría interesarte: Repasamos aquí los mejores libros sobre la Segunda Guerra Mundial 📖🔍