Con tu compra haces posible una web con más contenidos y libre de publicidad, ¡gracias!👍

Chiune Sugihara

Chiune Sugihara (nacido el 1 de enero de 1900 en Kōzuchi, condado de Mugi (ahora: Mino), prefectura de Gifu; fallecido el 31 de julio de 1986 en Kamakura) fue un diplomático japonés que, como cónsul del Imperio Japonés en Lituania durante la Segunda Guerra Mundial, rescató a unos 6.000 judíos. Se le conoció como el “Schindler japonés”.

Biografía

Infancia

Chiune Sugihara nació en Kōzuchi (actual Mino), condado de Mugi, prefectura de Gifu, según la inscripción en el registro de nacimiento. Por otro lado, la ciudad japonesa de Yaotsu afirma ser el lugar de nacimiento de Chiune Sugihara.

Su padre Sugihara Yoshimizu pertenecía a la clase media, su madre Sugihara Yatsu procedía de una familia de samuráis. Era el segundo hijo, además de cuatro hermanos y una hermana.

Educación

en 1912, se graduó en la Escuela Primaria Furuwatari (actual Escuela Primaria Heiwa de Nagoya) con los máximos honores y comenzó a estudiar en la 5ª Escuela Media de la Prefectura (actual Escuela Secundaria Zuiryō) de Nagoya.

Su padre deseaba que se convirtiera en médico como él, pero suspendió deliberadamente el examen de ingreso, escribiendo sólo su nombre en el papel.

En su lugar, ingresó en la prestigiosa Universidad de Waseda en 1918 y eligió Literatura Inglesa como asignatura principal. En 1919, aprobó el examen de acceso al Ministerio de Asuntos Exteriores.

El Ministerio de Asuntos Exteriores japonés lo contrató y lo envió a Harbin, en la República de China, donde también aprendió ruso y alemán y más tarde se convirtió en un experto en asuntos rusos.

Ministerio de Asuntos Exteriores de Manchuria

Cuando Sugihara trabajaba en el Ministerio de Asuntos Exteriores de Manchuria, participó en las negociaciones con la Unión Soviética sobre el ferrocarril de Manchuria del Norte.

Dejó su puesto de viceministro de Asuntos Exteriores en el estado títere japonés de Manchukuo en protesta por el maltrato japonés a la población china local. En Harbin, a los 24 años, se casó con Klaudia Semyonova Apollonov, hija de un oficial ruso blanco, y se convirtió a la fe ortodoxa griega. en 1935 se divorció antes de regresar a Japón.

En Japón se casó con Kikuchi Yukiko, que se convirtió en Yukiko Sugihara al casarse. Sugihara Chiune también trabajó en el Departamento de Información del Ministerio de Asuntos Exteriores y para la Legación japonesa en Helsinki, Finlandia.

Lituania

en 1939, se convirtió en vicecónsul del consulado japonés en Kaunas, Lituania. Su segunda misión fue informar sobre los movimientos de las tropas soviéticas y alemanas, durante la cual cooperó con los servicios de inteligencia polacos como parte de una colaboración más amplia entre Japón y Polonia.

Cuando la Unión Soviética ocupó Lituania en 1940 como resultado del Pacto Hitler-Stalin, muchos refugiados judíos de Polonia que vivían allí intentaron obtener visados de salida. Sin visados, viajar era peligroso, pero era casi imposible encontrar países que los expidieran.

Cientos de refugiados acudieron al consulado japonés para obtener visados para Japón. El cónsul holandés Jan Zwartendijk había proporcionado a algunos de ellos documentos para el país de destino oficial de Curazao, una isla caribeña que no requería visado de entrada, o para la Guayana Holandesa (ahora Surinam).

En aquella época, el gobierno japonés seguía oficialmente una política de neutralidad hacia los judíos. Sin embargo, exigió que los visados, tras pasar por los trámites de inmigración, sólo se concedieran a personas con medios suficientes. La mayoría de los refugiados no cumplían estos criterios.

Sugihara consultó obedientemente tres veces al Ministerio de Asuntos Exteriores japonés sobre las instrucciones. Cada vez, el ministerio respondió que, sin excepción, cualquier persona que fuera a recibir un visado debía tener un visado de un tercer país para salir hacia Japón.

El 29 de julio de 1940, tras consultar con su esposa, Sugihara comenzó a expedir visados por iniciativa propia.

Al hacerlo, ignoró muchas veces los requisitos de expedición y proporcionó a los judíos -en contra de las instrucciones que se le habían dado- un visado de tránsito para Japón válido durante 10 días.

Teniendo en cuenta su cargo y la cultura del Servicio Exterior japonés, se trataba de una acción extraordinaria sin precedentes.

Presentó el plan al vicecomisario del pueblo para las relaciones exteriores, Vladimir Dekanosov, que era el comisionado de la dirección del partido de Moscú para la sovietización de Lituania, para enviar a los solicitantes judíos por el ferrocarril transiberiano a la costa del Pacífico y desde allí partir hacia Japón.

Stalin y el Comisario del Pueblo Molotov aprobaron el plan; el 12 de diciembre de 1940, el Politburó aprobó la decisión correspondiente, que inicialmente abarcaba a 1991 personas.

Según los archivos soviéticos, unas 3.500 personas abandonaron Lituania a través de Siberia en agosto de 1941.

La agencia de viajes estatal Intourist, que se encargaba de los extranjeros, cobró los billetes a precios cinco veces superiores a los habituales; en total, los ingresos para la parte soviética ascendieron a cerca de 1.000.000 de rublos (180.000 dólares estadounidenses). De este modo, sólo las personas con medios podrían marcharse.

Sugihara siguió expidiendo visados escritos a mano (al parecer, dedicaba entre 18 y 20 horas diarias a ello) y produjo la cantidad de visados que era habitual en un mes. El 4 de septiembre, tuvo que dejar su puesto porque el consulado estaba cerrado.

Para entonces había expedido miles de visados a judíos, muchos de ellos a cabezas de familia que podían llevarse a toda la familia. Los testigos declararon que seguía expidiendo visados en el tren y arrojándolos por la ventanilla mientras el tren ya salía de la estación de Kaunas hacia Berlín.

El número de visados producidos es controvertido, y oscila entre 2.139 y 10.000; es más probable el rango más bajo, aunque también se expidieron visados familiares para varias personas, lo que puede explicar las cifras más altas.

Sin embargo, los grupos de resistencia polacos también elaboraron visados falsos. Un grupo de 30 personas “Jakub Goldberg” llegó a Tsuruga en un día, desde donde fueron enviados de vuelta a Nachodka.

Muchos refugiados utilizaron sus visados para viajar a través de la Unión Soviética hasta Kōbe, en Japón, donde había una comunidad judía rusa. Desde aquí, unos 1000 viajaron a otros destinos, como Estados Unidos y el territorio del Mandato Británico en Palestina.

El resto tuvo que quedarse en Japón hasta que fueron deportados a la Shangai ocupada por los japoneses, donde también había una gran comunidad de refugiados judíos. Aquí permanecieron hasta la rendición de Japón (septiembre de 1945). 20.000 judíos vivían en el gueto de Shanghai en aquella época, muchos de los cuales habían sobrevivido con la ayuda de Sugihara y Zwartendijk.

A pesar de la presión alemana sobre el gobierno japonés para que extraditara o matara a los refugiados judíos, el gobierno protegió al grupo. Se discute por qué fue así:

  • Supuestamente fue a cambio de un préstamo de 196 millones de dólares a Japón de un banquero judío de Nueva York, Jacob Schiff. Estos fondos habrían ayudado a ganar la guerra ruso-japonesa de 1905.
  • Algunos dirigentes japoneses habrían leído tratados antisemitas que atribuían riqueza y poder a los judíos, rasgos que parecían deseables para el Imperio japonés. Estas consideraciones formaban parte del llamado Plan Fugu, aunque nunca fue aplicado oficialmente por Japón.

En 2015, Japón solicitó a la Unesco que unos 250 documentos originales de sus actividades que permitieron la supervivencia de miles de judíos antes del Holocausto fueran reconocidos como Patrimonio Documental de la Humanidad por la Unesco (lo que debía ocurrir en 2017, pero finalmente fue rechazado en 2018 debido a la falsificación, al menos parcial, de los documentos).

Entre ellos hay numerosos documentos de visado emitidos por Chiune. Se han planteado dudas sobre la autenticidad de algunos de los documentos manuscritos de Sugihara. La disputa debe ser resuelta por la Unesco.

Dimisión

El Ministerio de Asuntos Exteriores japonés seguía necesitando el talento lingüístico y organizativo de Sugihara y decidió posponer las medidas disciplinarias contra él hasta que ya no se le necesitara. Sugihara fue cónsul general en Praga (Checoslovaquia), en 1941 en Königsberg y en la legación de Bucarest.

Cuando las tropas del Ejército Rojo invadieron Rumanía, Sugihara y su familia fueron internados en un campo de prisioneros de guerra durante 18 meses. En 1946, fueron liberados y regresaron a Japón a través del ferrocarril transiberiano y el puerto de Nakhodka.

En 1947, el Ministerio de Asuntos Exteriores japonés le pidió que dimitiera, nominalmente debido a una deseada reducción del personal de la agencia, pero quizás también por sus acciones en Lituania. Algunas fuentes afirman que el Ministerio de Asuntos Exteriores comunicó a Sugihara que sería destituido por “este incidente en Lituania”.

En octubre de 1991, el ministerio comunicó a la familia de Sugihara que su dimisión había sido parte de una reestructuración del personal poco después del final de la guerra.

El 24 de marzo de 2006, el Ministerio de Asuntos Exteriores publicó un documento de posición en el que afirmaba que no había pruebas de que el Ministerio hubiera tomado medidas disciplinarias contra Sugihara.

El ministerio dijo que Sugihara había sido uno de los muchos diplomáticos que dimitieron voluntariamente, pero que las razones individuales de su dimisión eran “difíciles de confirmar”. El ministerio elogió el comportamiento de Sugihara como una “decisión valiente y humanitaria”.

Vida posterior

Sugihara trasladó su residencia a Fujisawa, en la prefectura de Kanagawa. Comenzó a trabajar en una empresa de exportación como director general del Servicio Postal Militar de EEUU. Más tarde vivió en la Unión Soviética durante dos décadas.

En 1968, Jehoshua Nishri, agregado económico de la Embajada de Israel en Tokio y uno de los supervivientes gracias a Sugihara, lo localizó y se puso en contacto con él.

En 1969, Sugihara visitó Israel y fue recibido por el gobierno israelí. Los supervivientes de Sugihara empezaron a presionar para que fuera honrado como Justo entre las Naciones, lo que finalmente se consiguió en 1984.

En 1985, 45 años después de la invasión soviética de Lituania, le preguntaron por qué había actuado así. Sugihara dio dos razones: que esos refugiados eran seres humanos y que simplemente necesitaban ayuda.

Chiune Sugihara murió el 31 de julio de 1986.

Honores

  • En 1984, el memorial israelí del Holocausto Yad Vashem honró a Sugihara como Justo entre las Naciones. Sugihara estaba demasiado enfermo para viajar a Israel; su mujer y su hija aceptaron el honor en su nombre.
  • Las calles Sugihara de Netanya (Israel), Kaunas y Vilnius (Lituania), así como el asteroide (25893) Sugihara, llevan su nombre.
  • El monumento a Chiune Sugihara en Yaotsu, su lugar de nacimiento (disputado), fue construido por los habitantes de la ciudad en su honor.
  • Desde 2018, una estatua de bronce en Nagoya le muestra entregando visados a una familia de refugiados.
  • En 2019, Sugihara fue homenajeado por el buscador Google con un doodle en forma de pasaporte para conmemorar el aniversario del inicio de la cuestión de los visados.
  • En 2020, el Presidente de Lituania, Gitanas Nausėda, inauguró un monumento a Sugihara en Kaunas.

Podría interesarte: Repasamos aquí los mejores libros sobre la Segunda Guerra Mundial 📖🔍

Podría interesarte: Repasamos aquí los mejores libros sobre la Segunda Guerra Mundial 📖🔍