Charles de Gaulle

Charles André Joseph Marie de Gaulle (Lille, 22 de noviembre de 1890 – Colombey-les-Deux-Églises, 9 de noviembre de 1970) fue un militar y político francés. Luchó como oficial en la batalla de Verdún durante la Primera Guerra Mundial, fue el líder de un gobierno francés en el exilio durante la Segunda Guerra Mundial y se convirtió en el primer presidente de la Quinta República (1959-1969), que él mismo diseñó.

Juventud y familia

Charles de Gaulle era el tercero de cinco hijos en una familia católica y patriótica. La familia De Gaulle pertenecía a la baja nobleza, pero desde hacía mucho tiempo era completamente de clase media. Charles nació en la casa de sus abuelos en Lille. Su padre, Henri de Gaulle, era profesor de filosofía, matemáticas y literatura en un colegio jesuita de París. Cuando el bebé tenía tres meses, lo llevaron a París, donde sus padres vivían en el distrito 7.

El joven Charles recibió una educación tradicional y asistió a escuelas parroquiales parisinas, incluido el colegio donde trabajaba su padre. Allí desarrolló un interés especial por la historia y los asuntos militares y planeó estudiar en la escuela militar de Saint-Cyr, fundada por Napoleón en 1808. Se dice que uno de sus antepasados luchó contra los ingleses en la batalla de Azincourt en 1415. Su padre había luchado contra los alemanes en la guerra franco-prusiana de 1870-1871.

Se vio influido por la lectura de Barrès, Bergson, Boutroux y Péguy. Tras sus estudios en Saint-Cyr, fue destinado en 1913 al 33º regimiento de infantería que pertenecía a la división dirigida por el coronel Philippe Pétain. De Gaulle se casó con Yvonne Vendroux el 6 de abril de 1921. Tuvieron tres hijos: Philippe, Elisabeth y Anne. Ana tenía el síndrome de Down y murió en 1948 a la edad de 20 años.

Primera Guerra Mundial

Durante la Primera Guerra Mundial, De Gaulle sirvió en el ejército como teniente. El 15 de agosto de 1914, el primer día de la batalla de Dinant, recibió un disparo en la pierna en el puente sobre el Mosa. Este puente recibió posteriormente su nombre.

Participó en la batalla de Verdún en 1916 y fue hecho prisionero en Fort Douaumont. Tras repetidos intentos de fuga, que incluyeron disfrazarse de enfermero y cavar túneles subterráneos, pasó más de dos años en un campo de prisioneros de guerra alemán en la fortaleza de Ingolstadt. Después de la guerra, sirvió en las unidades blindadas, que entonces formaban parte de la infantería.

De 1919 a 1921, como protegido de Pétain, participó como experto militar en la construcción del ejército de la nueva Polonia independiente, donde se libraba la guerra polaco-rusa (1919-1921). Pronto adquirió la reputación de un táctico innovador. En Le fil de l’épée (1932) (El filo de la navaja), señaló la importancia de la formación de líderes y la influencia de la coincidencia.

También abogó por la formación de unidades blindadas, que combinarían mejor que nunca la potencia de fuego y la movilidad. En Vers l’Armée de Métier (Hacia un ejército profesional) (1934), abogó por la creación de un ejército profesional motorizado nuclear en tiempo de paz para repeler un posible ataque sorpresa de Alemania.

En Alemania, el posterior general de carros de combate Heinz Guderian vio confirmadas sus ideas. En Inglaterra, el historiador militar Liddell-Hart tomó nota de las ideas de De Gaulle con interés. Sin embargo, en Francia, donde la defensa estática de inmensas fortificaciones como la Línea Maginot era primordial, encontró poco eco.

Su correspondencia privada muestra que tenía poco interés en la democracia parlamentaria y que en realidad prefería un régimen monárquico fuerte. El socialista Léon Blum, primer ministro de los gobiernos del Frente Popular entre 1936 y 1939, se oponía firmemente a un ejército profesional, porque podía ser utilizado fácilmente contra la propia población.

Segunda Guerra Mundial

En la Segunda Guerra Mundial, durante la Caída Gelb, como los alemanes llamaron a su ofensiva en el oeste, el 15 de mayo de 1940, De Gaulle recibió el mando de una división blindada improvisada, la 4ª División Cuirassée de Réserve, con la que luchó sin mucho efecto contra los invasores alemanes, que se habían desplazado alrededor de la Línea Maginot, justo a través de lo que los franceses consideraban las impenetrables Ardenas.

Justo antes del colapso total, fue ascendido a general de brigada. El 6 de junio fue nombrado viceministro de Defensa en el gabinete del primer ministro Paul Reynaud. Como tal, participó en las discusiones con los británicos durante las etapas finales del avance alemán en junio de 1940. Cuando parecía que el mariscal Pétain iba a concluir un armisticio con los alemanes en junio de 1940, De Gaulle subió a un avión británico y escapó a Londres.

El 18 de junio, declaró en la radio británica que Francia había perdido una batalla, pero no la guerra, y llamó al pueblo francés a continuar la lucha contra Alemania. El resultado inmediato fue que fue condenado a muerte en ausencia por deserción por el régimen de Vichy, que tras la victoria de los alemanes fue tolerado por ellos como régimen títere en el sureste de Francia.

El jefe de Estado de este régimen era Pétain, de 83 años, su antiguo comandante. Tras su huida, De Gaulle organizó las Fuerzas Francesas Libres; consiguió que algunas colonias francesas se pusieran de su lado. También consiguió la administración en Siria y Líbano, después de que los británicos conquistaran estas zonas de mandato francés a las tropas de Vichy.

Al principio, De Gaulle tuvo grandes dificultades para ser tomado en serio por los Aliados, ya que el régimen francés de Vichy gozaba —a falta de algo mejor— de cierta legitimidad tanto en el interior como en el exterior, frente a la cual De Gaulle no tenía mucho más que ofrecer que su determinación de defender la dignidad de Francia.

La resolución de los constantes conflictos y disputas con el gobierno británico fue responsabilidad de su Jefe de Estado Mayor, Gastón Palewski. De Gaulle describió su propia posición de la siguiente manera: “No puedo hacer concesiones, soy demasiado débil”.

La imagen de De Gaulle ante los Aliados se debilitó aún más con la fallida batalla de Dakar en septiembre de 1940, en la que el general había asumido erróneamente que los franceses de la colonia de África Occidental, hasta entonces bajo la autoridad de Vichy, desertarían espontáneamente hacia él.

Mientras que el primer ministro británico Churchill aún sentía cierto respeto por el testarudo general francés, Estados Unidos desconfiaba de él. Cuando los ejércitos estadounidense y británico invadieron los territorios franceses del norte de África en noviembre de 1942, los estadounidenses no entregaron la administración al líder de la Francia Libre, sino a Henri Giraud, otro general francés que anteriormente se había inclinado por Vichy.

Sin embargo, De Gaulle demostró ser un político más hábil y contaba con bastantes seguidores, incluso en la Francia ocupada, donde el régimen de Vichy había perdido la poca credibilidad que tenía cuando las tropas alemanas se instalaron en su territorio a partir de noviembre de 1942.

En junio de 1943, se llegó a un compromiso: De Gaulle y Giraud se convirtieron en copresidentes de un Comité Francés de Liberación Nacional en Argel. Al cabo de unos meses, De Gaulle consiguió apartar a Giraud. Aunque los estadounidenses no querían implicar a De Gaulle en el desembarco de Normandía del 6 de junio de 1944 y planeaban gobernar la Francia liberada sin él, al menos de momento, toda la resistencia interna se volcó en apoyar a De Gaulle.

El régimen de Vichy desapareció como la nieve en el sol y a su regreso a Francia, De Gaulle fue aplaudido en todas partes. Las contradicciones entre la resistencia comunista y la no comunista parecieron olvidarse por un momento.

Tras una entrada cargada de emociones en París, estableció allí su gobierno provisional el 26 de agosto de 1944, que pronto fue reconocido por los Aliados. Hasta el final de la guerra, De Gaulle tuvo roces con los estadounidenses, porque insistía en tratar a Francia como una gran potencia y a veces se negaba a seguir las órdenes del mando supremo aliado.

Hasta el 21 de octubre de 1944, el gobierno de De Gaulle, en lugar del gobierno de Vichy, no fue reconocido por los estadounidenses como representante de Francia. El reconocimiento de De Gaulle por parte de los Aliados no llegó a tanto como para ser invitado a las conferencias de Yalta (febrero de 1945) y Potsdam (julio de 1945), donde se determinó la división en esferas de influencia de la Europa de posguerra.

El periodo de posguerra

A nivel interno, al final de la guerra, De Gaulle era un líder generalmente aceptado que estaba por encima de los partidos. Siguió siendo presidente del gobierno provisional tras las elecciones de noviembre de 1945, pero dimitió en enero de 1946 cuando quedó claro que sus opiniones sobre un ejecutivo fuerte no se incluirían en la nueva constitución de la IV República.

En 1947, fundó un nuevo partido político, la Agrupación del Pueblo Francés, que decía hablar en nombre de todos los franceses. El partido tuvo un éxito electoral temporal, pero en 1953 De Gaulle disolvió el partido y se retiró de la política en su residencia campestre de Colombey-les-Deux-Églises y comenzó a escribir sus memorias. La Cuarta República, tal y como había temido, se caracterizó por una inestabilidad política crónica.

Mientras tanto, en la Indochina francesa ya se libraba una guerra de descolonización que culminaría con la derrota final francesa en Dien Bien Phu en 1954. Ese mismo año estalló la Guerra de la Independencia de Argelia.

En 1958, cuando esta guerra tan sangrienta ya no tenía remedio, una revuelta de las fuerzas francesas en Argelia puso de manifiesto que la IV República no estaba a la altura. Tras doce años en el desierto político, De Gaulle se consideró lo suficientemente fuerte y patriota como para encontrar una salida. Formó un gobierno y obtuvo un poder especial de seis meses del parlamento.

Redactó una nueva constitución que reforzaba el poder del presidente en detrimento del parlamento. El propio De Gaulle se convirtió en el primer presidente de la nueva Quinta República en enero de 1959, a la edad de 68 años. Los militares rebeldes esperaban que De Gaulle sofocara el levantamiento argelino.

De Gaulle dio la clara impresión de que lo haría cuando, ante una gran multitud de colonos franceses en la Plaza del Foro de Argel, exclamó: “Je vous ai compris!” (Os entiendo).

Sin embargo, pronto se dio cuenta de que Francia nunca lo conseguiría, ya que era incompatible con su falta de voluntad de conceder a los nueve millones de argelinos musulmanes la plena ciudadanía francesa. Al final, anunció su intención de conceder a Argelia la autodeterminación mediante negociaciones.

Esto provocó graves disturbios con los colonos franceses de Argelia que se oponían a la independencia. En Argel, se llegó a amenazar con un golpe de Estado militar en 1961; la secreta Organización del Ejército Secreto (OAS) cometió numerosos atentados mortales; el propio De Gaulle escapó por poco. Intelectuales de izquierdas como Jean-Paul Sartre se pronunciaron a favor de la independencia de Argelia, por lo que algunos ministros pidieron su detención.

El hecho de que De Gaulle no era un dictador quedó demostrado por su postura de que “no se arresta a Voltaire”, con lo que se refería a Sartre. Los Acuerdos de Evian de 1962 sellaron la independencia de Argelia, tras lo cual cientos de miles de colonos franceses (pied-noirs) y soldados coloniales (harkis) buscaron refugio en la madre patria.

Fuerza de Ataque (Force de Frappe)

De Gaulle estaba decidido a devolver a Francia su antigua posición en la escena mundial y a limitar la influencia de Estados Unidos en Europa. Retiró a las fuerzas armadas francesas de la estructura de mando militar de la OTAN e hizo que el mando supremo AFCENT abandonara Fontainebleau. Construyó una defensa en todas las direcciones (défense à tous azimuts).

Rechazó una oferta estadounidense de dotar a las fuerzas británicas y francesas de armas nucleares. En cambio, hizo desarrollar la force de frappe, la fuerza nuclear francesa. Para él, era inaceptable que un gran país como Francia dejara su seguridad en última instancia a otra potencia. De Gaulle resumió su visión geopolítica así: “Creo que vi en el mapa que América no está en Europa”.

Con esto quería decir que para cualquier país la camisa está más cerca que la falda. Una disuasión basada en la suposición de que Estados Unidos arriesgaría su propia existencia por el bien de los aliados europeos no le parecía creíble.

Política exterior

Por un lado, vetó en dos ocasiones la entrada de Gran Bretaña en las Comunidades Europeas porque, en su opinión, el Reino Unido estaba demasiado sometido a la influencia estadounidense. Por otro lado, se esforzó por mantener buenas relaciones con Alemania Occidental y, de hecho, se llevaba bien con el canciller alemán Konrad Adenauer.

Adenauer fue el único jefe de gobierno extranjero que se alojó en La Boisserie, la casa de De Gaulle en Colombey-les-Deux-Églises. El 22 de enero de 1963, De Gaulle y Adenauer firmaron el Tratado del Elíseo, que debía poner fin a la enemistad hereditaria entre Alemania y Francia. Sin embargo, ambos países confirmaron sus propias prioridades.

Para Alemania Occidental fue la fuerte conexión con Estados Unidos y la CEE, para Francia el debilitamiento de la influencia estadounidense. De Gaulle fue directamente a la Unión Soviética para hablar de relajación y estableció relaciones diplomáticas con la República Popular China. Rechazó la intervención estadounidense en Vietnam.

Todo esto encajaba en su visión del mundo, en la que la nación, unida por siglos de destino, era el factor decisivo; cualquiera que creyera que la humanidad estaba dividida en bloques ideológicos había permitido, en su opinión, que su visión se viera empañada por las modas del momento.

Las ideologías, en su opinión, son de hecho transitorias. Por ejemplo, según De Gaulle, el Reino Unido y Francia eran dos países que estaban fundamentalmente en guerra entre sí, aunque durante su vida los franceses y los británicos habían luchado codo con codo en dos guerras mundiales.

Además, veía una contradicción fundamental entre la cultura anglosajona, por un lado, y la cultura francesa y europea continental, por otro, lo que contribuyó a su aversión a la pertenencia británica a la CEE y a la hegemonía estadounidense a través de la OTAN.

Especialmente esto último fue mal entendido en los círculos de derecha europeos y estadounidenses, para quienes el contrapeso estadounidense contra el bloque soviético era lo más importante.

Sin embargo, en su propio país encontró un amplio apoyo a su antiamericanismo, en los círculos de izquierda porque eran simplemente antiamericanos a causa del capitalismo estadounidense, y en los círculos de derecha por el dolor de perder el poder y el estatus nacional tras dos agotadoras guerras mundiales.

El punto de vista geopolítico de Gaulle explica su apoyo abierto al movimiento independentista de la provincia canadiense francófona de Quebec, que provocó un conflicto diplomático en 1967. Después visitó Canadá con motivo del centenario de la independencia canadiense.

Durante un discurso desde el balcón del Ayuntamiento de Montreal, gritó, ante el entusiasmo del público: “¡Vive le Québec! Vive el Québec Libre”. (Viva Quebec libre). Así, se convirtió en un huésped no deseado que se marchó para no volver nunca a Canadá.

En la Comunidad Económica Europea, causaba regularmente dificultades, porque quería limitar la influencia de la Comisión Europea y se negaba a aceptar la toma de decisiones por mayoría en el Consejo de la Unión Europea, en el que se sientan los ministros de los Estados miembros.

Se sentía más seguro al tomar decisiones por consenso, que es más difícil de conseguir que una mayoría simple. En lugar de una “Europa de los burócratas”, abogó por una “Europa de las patrias”, en la que los propios jefes de Estado y de gobierno tomen las principales decisiones. Esta actitud tuvo el efecto de bloquear las instituciones europeas y de tensar las relaciones de Francia con sus socios europeos. De Gaulle lo aceptó, porque según él los Estados no tienen amigos, sino intereses.

Este conflicto culminó en la llamada crisis de la silla vacía del 30 de junio de 1965 al 30 de enero de 1966. Los otros cinco Estados miembros y la Comisión Europea, expresados con más fuerza por el presidente de la comisión, Walter Hallstein, y el comisario de Agricultura, Sicco Mansholt, querían vincular la finalización de la Política Agrícola Común a un mayor papel del Parlamento Europeo.

El presidente De Gaulle y el ministro de Asuntos Exteriores Maurice Couve de Murville se opusieron firmemente a lo que consideraban una amenaza de superestado, y exigieron que se mantuviera el derecho de veto de los Estados miembros en el Consejo Europeo.

La crisis terminó formalmente con el compromiso de Luxemburgo y la dimisión de Hallstein. El compromiso de Luxemburgo impidió la toma de decisiones por mayoría en el Consejo Europeo durante muchos años, con lo que se redujo considerablemente el papel institucional de la Comisión Europea.

Política interior

El gobierno de De Gaulle en su país era bastante autoritario. Sus partidarios —los gaullistas— solían tener una amplia mayoría en el parlamento, en parte gracias a un sistema de distritos que De Gaulle había diseñado para hacerle el juego y crear la estabilidad política que tanto había faltado durante la IV República.

Además, el gobierno estaba completamente subordinado al presidente. De Gaulle consideraba que tener su propia circunscripción en forma de partido era un mal necesario; de hecho, quería situarse por encima de los partidos, como árbitro desinteresado que anteponía el interés nacional.

No ocultó su desprecio por los “supuestos partidos” con sus “supuestos líderes”. Respaldó las decisiones importantes con un referéndum, en el que presentó al pueblo francés una opción: o se aprobaba la propuesta o él dimitiría. En todos los casos, contaba con el apoyo de la mayoría.

De este modo, también obtuvo un cambio en la constitución, de modo que el presidente sería en adelante elegido directamente. Esto dio al presidente aún más autoridad, porque ya no necesitaba un voto de confianza del parlamento.

En las elecciones presidenciales de 1965, De Gaulle pudo sucederse a sí mismo para un nuevo mandato de siete años. Los partidos de izquierda le acusaron de perseguir una dictadura. Sin embargo, la administración de De Gaulle llevó a cabo una serie de importantes reformas que modernizaron Francia en muchos ámbitos, algo que no había sido posible durante la débil IV República.

El gobierno de De Gaulle parecía inexpugnable hasta que, en mayo de 1968, estallaron manifestaciones masivas de estudiantes, seguidas de huelgas masivas en un ambiente casi revolucionario, que podía explicarse en parte por el estilo de gobierno autoritario de De Gaulle, pero que surgió principalmente de la “revolución cultural” llevada a cabo por los baby boomers, que entonces arrasó en gran parte del mundo occidental.

El viejo general pareció no tener respuesta a la crisis durante un tiempo e incluso voló a las tropas francesas estacionadas en Alemania para conseguir el apoyo del general Massu. Se convocaron elecciones parlamentarias anticipadas, que demostraron que seguía teniendo un apoyo masivo.

Pero el presidente, que ya se acercaba a los 80 años, había perdido prestigio. En abril de 1969, convocó otro referéndum sobre la revisión de la Constitución, la reforma del Senado y la creación de regiones como primer paso hacia la descentralización. Al mismo tiempo, el referéndum fue de nuevo un voto de confianza. Esta vez sufrió una estrecha derrota e hizo lo que dijo que haría: dimitió inmediatamente, tres años antes de que terminara su mandato.

El Sr. G.B.J. Hiltermann elogió a De Gaulle como un demócrata a ultranza. A continuación, De Gaulle partió con su esposa para un viaje de un mes a Irlanda, tras el cual se retiró a su casa de campo en el pueblo de Colombey-les-Deux-Églises (departamento de Alto Marne). Rechazó la dotación a la que tenía derecho como ex presidente.

Muerte

Charles de Gaulle murió en su casa de Colombey-les-Deux-Églises de una rotura de aneurisma, al igual que su hermano Pierre y su padre Henri. Ese día había trabajado y había ido a dar dos paseos. A las 7 de la tarde, durante una partida de solitario, gritó de dolor y cayó contra la mesa. A las 7 y 25 fue declarado muerto después de haber recibido la unción de los enfermos por parte del sacerdote.

Fue enterrado en el cementerio local, no sólo porque había rechazado un funeral de Estado, sino sobre todo porque quería ser enterrado con su hija Ana, que había muerto a una edad temprana. Anteriormente había rechazado todas las condecoraciones y honores. En su memoria se celebró una ceremonia conmemorativa en París, a la que asistieron numerosos jefes de Estado, incluida la reina Juliana.

En la Riddarholmskyrkan de Estocolmo se colgó un escudo en su memoria. Se aplicó como escudo la tricolor francesa con la cruz de Lorena. En honor a Charles de Gaulle, se erigió una gran cruz de Lorena en Colombey-les-Deux-Églises. El hecho de que su poder político no tenía como objetivo el beneficio personal quedó demostrado por los modestos medios económicos que dejó.

El semanario de extrema izquierda Hara-Kiri tituló “Trágico baile en Colombey: 1 muerto”, una referencia satírica a un incendio en un salón de baile durante el mismo mes que se había cobrado 146 víctimas. El gobierno prohibió rápidamente la revista, tras lo cual los editores fundaron una nueva revista, Charlie Hebdo, unos años más tarde.

Legado

Con su gran estatura, su eficaz manipulación de los medios de comunicación, su ingenio táctico político de “divide y vencerás” y, sobre todo, con su visión política, Charles de Gaulle fue en más de un aspecto una figura impresionante, que siempre luchó por el interés nacional, tal y como él lo veía, y consiguió convencer a mucha gente de ello. Por ello, su estilo autoritario, que nunca permitió que degenerara en una dictadura, se dio por sentado durante mucho tiempo.

La izquierda política, tradicionalmente opositora a De Gaulle, comenzó muy rápidamente a reivindicar su memoria, en total consonancia con lo que el propio De Gaulle había previsto en una conversación con el gaullista de izquierdas David Rousset en abril de 1968.

Los comunistas habían sido sus más acérrimos opositores porque querían reivindicar para sí la fundación de la resistencia francesa en 1940 (en realidad, al principio se habían abstenido de la resistencia organizada a causa del Pacto Molotov-Ribbentrop); pero en 1976, la revista del partido L’Humanité publicó un homenaje a De Gaulle y a su discurso del 18 de junio de 1940.

Los socialdemócratas cambiaron de opinión un poco más tarde. François Mitterrand todavía se manifestó enfáticamente como antigaulista en las elecciones presidenciales de 1981, pero a partir de mediados de los años 80 los intelectuales de izquierdas empezaron a reconocer los méritos de De Gaulle, en parte inspirados por su decepción con Mitterrand.

Su influencia sigue siendo muy grande en Francia; todavía existe un partido político que se denomina gaullista. Y lo que es más importante, en dos momentos cruciales, en el momento de la invasión alemana en 1940 y en el de la descolonización de Argelia en 1962, siguió su propio camino, con un enorme riesgo personal, y al final demostró tener razón: en el primer caso salvó al país de la capitulación total, en el segundo de la guerra civil.

La constitución de la V República es su creación, que le ha sobrevivido con sólo cambios marginales y parece poder durar indefinidamente. El fortalecimiento del poder ejecutivo a expensas del parlamento ha conducido al pretendido aumento de la estabilidad política, mientras que los derechos civiles clásicos han permanecido intactos.

De Gaulle no vivió para ver a su oponente político François Mitterrand, como presidente, también capaz de hacer frente a una constitución que en su día calificó de “golpe de estado permanente”.

El nombre de De Gaulle sigue vivo en el mayor aeropuerto de Francia, el Aeropuerto Charles de Gaulle. La plaza más concurrida de París, la plaza Charles de Gaulle, también lleva su nombre. Esta plaza se llamaba antiguamente Place de l’Étoile. En esta plaza se encuentra el Arco del Triunfo. El único portaaviones de Francia, el MN Charles de Gaulle, también lleva su nombre.

El 4 de abril de 2005, De Gaulle fue elegido por los telespectadores como el mejor francés de todos los tiempos. Se podría decir que ha conseguido su objetivo, porque una vez comentó que “la persona Charles de Gaulle sólo le interesaba como figura histórica”.