António de Oliveira Salazar

António de Oliveira Salazar (Vimieiro, Santa Comba Dão, 28 de abril de 1889 – Lapa, Lisboa, 27 de julio de 1970) fue un dictador nacionalista portugués. Además de dirigir varios ministerios, fue presidente del Consejo de Ministros del gobierno dictatorial del Estado Novo y profesor de Economía Política, Ciencia de las Finanzas y Economía Social en la Universidad de Coimbra. En 1940 fue nombrado Doctor Honoris Causa por la Universidad de Oxford.

Su carrera en el Estado portugués comenzó cuando fue elegido por los militares Ministro de Hacienda por un breve periodo de dos semanas tras la revolución del 28 de mayo de 1926. Fue sustituido por el comandante Filomeno da Câmara de Melo Cabral tras el golpe del general Gomes da Costa. Entre 1928 y 1932 volvió a ser Ministro de Hacienda, saneando las finanzas públicas portuguesas. También pasó a la historia como el estadista que gobernó Portugal durante más tiempo, ejerciendo de dictador entre 1932 y 1933, y de forma autoritaria desde el inicio de la Segunda República hasta que fue depuesto.

Figura destacada y promotor del Nuevo Estado (1933-1974) y de su organización política, la Unión Nacional, Salazar dirigió los destinos de Portugal como Presidente autocrático del Ministerio entre 1932 y 1933 y como Presidente del Consejo de Ministros entre 1933 y 1968. Los nacionalismos y fascismos surgidos en Europa fueron fuente de inspiración para Salazar en dos frentes complementarios: la propaganda y la represión. Con la creación de la Censura, de la organización obrera de ocio FNAT y de la Juventud Portuguesa, el Nuevo Estado pretendía asegurar el adoctrinamiento de grandes masas de la población portuguesa al estilo del fascismo, mientras su policía política (PVDE, más tarde PIDE y más tarde aún DGS), junto con la Legión Portuguesa, combatía a los opositores al régimen que eran juzgados en tribunales especiales (Tribunales Militares Especiales y más tarde Tribunales Plenarios).

Inspirado por el fascismo y apoyado por la doctrina social de la Iglesia Católica, Salazar avanzó hacia el corporativismo estatal, con una línea de acción económica nacionalista basada en el ideal de la autarquía. Su nacionalismo económico le llevó a tomar medidas de proteccionismo y aislacionismo de carácter fiscal, arancelario y aduanero para Portugal y sus colonias, que tuvieron grandes repercusiones positivas y negativas a lo largo del periodo en que ocupó el cargo.

Biografía

Juventud y Coimbra

En 1900, tras finalizar sus estudios primarios, a la edad de 11 años, Oliveira Salazar ingresó en el Seminario de Viseu, donde permaneció ocho años. En 1908, su último año en el seminario, entró finalmente en contacto con toda la agitación que reinaba en Viseu y también en todo el país. Aparecieron artículos atacando al gobierno, al rey y a la Iglesia Católica. Fue también en ese año cuando fueron asesinados el rey Dom Carlos I de Portugal y su hijo, el príncipe Luís Filipe. No permaneciendo indiferente a estos acontecimientos, Salazar, católico practicante, comenzó a rebelarse contra los republicanos jacobinos en defensa de la Iglesia, escribiendo varios artículos en periódicos. Tras completar sus estudios, permaneció en Viseu dos años más. Sin embargo, en 1910 se trasladó a Coimbra para estudiar Derecho. En 1914, terminó la carrera de Derecho con una alta calificación de 19 puntos y se convirtió, dos años más tarde, en ayudante de Ciencias Económicas. Se convirtió en regente de la cátedra de Economía Política y Finanzas en 1917 por invitación del profesor José Alberto dos Reis y del profesor Aniceto Barbosa, antes de doctorarse en 1918.

Durante este período en Coimbra, materializó su inclinación por la política en el Centro Académico de Democracia Cristã, donde hizo amigos como Mário de Figueiredo, José Nosolini, Juvenal de Araújo, los hermanos Dinis da Fonseca, Manuel Gonçalves Cerejeira, Bissaya Barreto, entre otros. Algunos colaborarían en sus gobiernos. Luchó contra el anticlericalismo de la Primera República mediante artículos de opinión que escribió para periódicos católicos. Acompaña a Cerejeira en conferencias y debates. Estudiando a Maurras, Le Play y las encíclicas del Papa León XIII, consolida su pensamiento, exponiéndolo en artículos y conferencias, donde afirma que “Salazar nació para la política, luchando por seguir el ritmo de Europa, y con pasión por la Educación”.

Entre 1920 y 1923 fue proveedor de la Santa Casa da Misericórdia de Coimbra.

En 1921 fue elegido diputado por Guimarães por el Centro Católico Portugués, habiendo tenido en esa breve legislatura una única comparecencia, el 21 de julio, en la Cámara de Diputados, el parlamento de la Primera República. Salazar pasó sólo dos días en Lisboa, alojándose en el Hotel Borges. El 4 de septiembre el arzobispo de Evora, D. Manuel Mendes da Conceição Santos escribió a Salazar pidiéndole que no se fuera al Parlamento, porque faltaba una voz católica. Salazar respondió al arzobispo dos semanas después. Se desconoce el contenido de la respuesta, pero lo cierto es que cuando lo hizo, los trabajos de la Cámara ya se habían suspendido sine die. Sin embargo, el 19 de octubre, en lo que se conoció como la Noche Sangrienta, fueron asesinados con gran violencia el Presidente del Gobierno, António Granjo, y dos de las figuras históricas de la Proclamación de la República: António Machado Santos y José Carlos da Maia. La Cámara de Diputados, cuyos trabajos aún no se habían reanudado, fue finalmente disuelta (6 de noviembre). Salazar se negó a presentarse a la reelección.

Desde la implantación de la república en 1910 hasta el golpe militar de 1926, Portugal tuvo ocho Presidentes de la República, cuarenta y cuatro reorganizaciones de gabinete y veintiuna revoluciones. El primer Gobierno de la República no duró ni diez semanas y el más largo duró poco más de un año. Varias personalidades políticas fueron asesinadas. En toda Europa la palabra “revolución” se asoció a Portugal. El coste de la vida aumentó veinticinco veces, la moneda cayó a 1/33 de su valor frente al oro. La brecha entre ricos y pobres siguió aumentando. La Iglesia católica fue perseguida sin piedad por los masones anticlericales. Los atentados terroristas y los asesinatos políticos se generalizaron. Entre 1920 y 1925, según cifras oficiales de la policía, explotaron 325 bombas en las calles de Lisboa. Con el país al borde de la guerra civil, en 1926 se produjo un levantamiento militar incruento, con el apoyo de muchos sectores de la sociedad portuguesa, que deseaban poner fin al clima de terror y violencia que se había instalado en el país. Ilustrativo del caos al que se había llegado es el hecho de que el poeta Fernando Pessoa calificara la Primera República de régimen de “conspiración espiritual” y escribiera en 1928 “O Interregno Defeza e Justificação da Dictadura Militar em Portugal” donde afirmaba que: “Hoy es legítima y necesaria una dictadura militar en Portugal”. Sin embargo, más tarde Pessoa, desilusionado, repudió sus escritos, así como el régimen de Salazar, al que satirizó varias veces.

En junio de 1926, los militares invitaron a Salazar a la cartera de Hacienda, pero al cabo de trece días Salazar renunció al cargo y regresó a Coimbra porque no se daban las condiciones que él consideraba esenciales para su ejercicio.

De la cartera de Finanzas a la Presidencia del Consejo

El 27 de abril de 1928, tras la elección del general Óscar Carmona y tras el fracaso de su predecesor en la obtención de un importante préstamo externo para equilibrar las cuentas públicas, Salazar reasumió la cartera de Hacienda, pero exigió el control de los gastos e ingresos de todos los ministerios. Una vez atendida esta demanda, impuso una severa austeridad y un estricto control de las cuentas, con enormes subidas de impuestos y la creación de nuevos tributos, el aplazamiento de obras de fomento y la congelación de salarios, logrando un superávit, un “milagro” en las finanzas públicas en el ejercicio 1928-29.

“Sé muy bien lo que quiero y adónde voy”. – afirmará, denunciando su propósito en la toma de posesión.

En la prensa, controlada por la censura, Salazar se presentaba a menudo como “salvador de la patria”. Pero también alguna prensa internacional, que no estaba controlada por la censura, señaló méritos a Salazar; en marzo de 1935 la revista Time afirmaba que

“es imposible negar que el récord de desarrollo económico registrado en Portugal no sólo no tiene parangón en ningún otro lugar del mundo, sino que es un logro para el que la historia tiene pocos precedentes”.

El prestigio que adquirió, la propaganda que realizó y su habilidad política para manipular a las corrientes republicanas de derechas, a algunos sectores monárquicos y a los católicos consolidaron su poder. La Dictadura apenas podía prescindir de él y el Presidente de la República le consultaba en cada remodelación ministerial. Mientras la oposición democrática se tambaleaba en sucesivas revueltas infructuosas, la Revolución Nacional impuesta por la dictadura intentaba encontrar un rumbo. Salazar, que había sido condecorado con la Gran Cruz de la Orden Militar de Sant’Iago da Espada el 15 de abril de 1929, negándose a volver al parlamentarismo y la democracia de la Primera República, creó la Unión Nacional en 1930, con vistas a instaurar un régimen de partido único.

En junio de 1929 Salazar volvió a dimitir. Mário de Figueiredo, ministro de Justicia y Culto, amigo de Salazar, publica la famosa Ordenanza nº 6259 que permite las manifestaciones públicas del culto católico, con procesiones y toque de campanas (la realización de procesiones religiosas y el toque de campanas en las iglesias habían sido prohibidos por la república). El ministro de Guerra, Júlio Morais Sarmento, ordena protestas anticlericales y la ordenanza es anulada en el Consejo de Ministros. Figueiredo comunica a Salazar su intención de dimitir y Salazar le dice que aunque no está de acuerdo con él, si Figueiredo dimite, entonces él, Salazar, conjuntamente, también presentan su dimisión. Figueiredo dimite y el 3 de julio Salazar presenta su solicitud de dimisión. Al día siguiente, Carmona visita a Salazar, que estaba hospitalizado, e intenta apartarle de su intención de dimitir. El episodio termina con un nuevo Gobierno, presidido por Ivens Ferraz, en el que Salazar continuará en la cartera de Hacienda.

En 1932, año en que el 21 de abril recibió la Gran Cruz de la Orden del Imperio Colonial y el 28 de mayo (sexto aniversario del golpe) la Gran Cruz de la Orden Militar de la Torre y Espada del Valor, la Lealtad y el Mérito, se publicó el proyecto de una nueva Constitución. Fue la única Constitución portuguesa aprobada por referéndum. En un universo electoral de alrededor de un millón trescientos mil votantes, las abstenciones y los votos en blanco contaron como votos a favor y el número de votos negativos fue de poco más de seis mil.

Con esta constitución, Salazar creó el Nuevo Estado, una dictadura antiliberal, anticomunista y antidemocrática que se guiaba por los principios conservadores autoritarios: “Dios, Patria y Familia”, trilogía que expuso durante un discurso con motivo del décimo aniversario del golpe del 28 de mayo en Braga y que serviría de base para su política. La nueva Constitución establecía un Estado corporativo, similar al régimen austriaco de Engelbert Dollfuß, supuestamente inspirado en la doctrina social de la Iglesia Católica, en particular en las encíclicas Rerum novarum y Quadragesimo anno. La piedra angular del sistema era el Presidente, elegido por sufragio directo para mandatos de siete años, y al que se otorgaba el poder arbitrario de nombrar un presidente del consejo donde, a su vez, se concentraban plenamente los poderes ejecutivos. La Asamblea Nacional tenía poderes legislativos, pero con limitaciones, sobre todo en el caso de leyes que pudieran afectar a las cuentas públicas. Terminaba así el periodo de Dictadura Militar (1926-1933) y se iniciaba un nuevo periodo autoritario, que Salazar denominó “Nuevo Estado”. El Parlamento, al que Salazar culpó del caos de la Primera República, quedó casi sin poderes. En teoría, el país estaba organizado en corporaciones de nominación y dirección estatal, articuladas en una Cámara Corporativa – era también un Estado Corporativo (negación de la lucha de clases) y autoritario (había un partido único, la Unión Nacional, y una policía política).

Manteniendo las doctrinas coloniales que prevalecieron durante la Primera República, Portugal afirmó ser un “Estado pluricontinental y multirracial”.

En enero de 1933, Adolf Hitler ascendió al poder y Salazar se enfrentó a la creciente popularidad del movimiento fascista liderado por Rolão Preto, el Nacional-sindicalismo. Salazar, poco dado al espectáculo de masas y más interesado en mantener el régimen autoritario dentro de la sobriedad, sin el paganismo nazi ni los aspectos concentracionistas del militarismo imperialista de Mussolini, acabó con el fascismo agresivo, desactivó la élite fascista y anuló el dogmatismo monárquico restauracionista, solidificando su régimen autocrático. El 29 de julio, Salazar pone fin a la actividad de la facción nacional-sindicalista de Rolão Preto, firmando un decreto que justifica la extinción del movimiento fascista por ser

“inspirado en ciertos movimientos extranjeros de los que copió la exaltación del valor de la juventud, el culto a la fuerza en la llamada acción directa, el principio de la superioridad del poder político en la vida social, la propensión al encuadramiento de las masas detrás o delante de un jefe. (…) Todos los que no se atengan a estas directrices sólo podrán ser considerados en el futuro como indiferentes o enemigos.”

Rolão Preto fue exiliado y regresaría años más tarde a Portugal para apoyar la candidatura del general Humberto Delgado.

El aparato represivo

En 1933, creó un cuerpo de policía política, la PVDE (Policía de Vigilancia y Defensa del Estado), rebautizada en 1945 como PIDE (Policía Internacional y Defensa del Estado); tras su muerte, pasó a llamarse Dirección General de Seguridad (DGS). Su función es vigilar a la población, expulsar a los opositores al régimen en la metrópoli y las colonias y aplicar la censura. También controlaba a los extranjeros y las fronteras.

Los presos políticos son encarcelados en centros de detención, como la prisión de Caxias, cerca de Lisboa, o el campo de Tarrafal, en las islas de Cabo Verde, y torturados. La policía política utilizaba informadores civiles, en el lenguaje popular “los chivatos“, que se encontraban en prácticamente todos los sectores de la sociedad.

El historiador Douglas L. Wheeler contradice la versión corriente de que la policía política portuguesa se inspiró e incluso recibió instrucciones de la Gestapo alemana. En 1983, quejándose en primer lugar de la escasez de fuentes existentes, del desorden de los archivos y también de la dificultad de acceder a ellos, concluye que la formación de la policía secreta estuvo influida en primer lugar por el MI5 británico. Sólo durante la Guerra Civil española algunos oficiales de la Gestapo habrían empezado a ayudar a la policía secreta portuguesa.

En la sede de la PIDE en Lisboa, un edificio de cinco plantas en la Rua António Maria Cardoso, estaba escrita la frase de Salazar: “Lloraremos a los muertos, si los vivos no lo merecen“. Hasta 1971, cuando los interrogatorios se realizaban en el reducto meridional de Caxias, era allí donde muchos opositores al régimen eran sometidos a palizas y torturas. Era una zona urbana, en pleno centro de Lisboaː los gritos se oían en la calle. El 1 de agosto de 1958, la propia embajadora de Brasil (esposa de Álvaro Lins) presenció la caída de un detenido desde el tercer piso de la sede de la policía política.

Juventud portuguesa (Mocidade Portuguesa)

En 1936 creó la Mocidade Portuguesa, una organización juvenil inspirada en las asociaciones juveniles fascistas italianas y en las Juventudes Hitlerianas, que no se disolvería definitivamente hasta 1974. Era obligatorio pertenecer a ella de los siete a los catorce años. Sus miembros vestían un uniforme verde de estilo militar, un cinturón de lona con la inicial “S” de “Salazar”, y realizaban el saludo nazi con los brazos extendidos. Cuatro meses más tarde, se creó una milicia complementaria para adultos, la Legión Portuguesa.

La Mocidade Portuguesa, sin embargo, nunca fue muy popular entre los jóvenes. El escritor António Lobo Antunes, hablando de su infancia, comenta con humor “aquello de la Mocidade Portuguesa, que incluía uniformes, marchas, discursos patrióticos y tonterías afines.

Salazar y Franco

En la Guerra Civil española, que estalló en julio de 1936, Salazar no dudó en apoyar a Franco desde el principio. De ahí el enorme prestigio ganado por Portugal en las filas franquistas. Salazar nombró a Pedro Teotónio Pereira para el delicado cargo de “Agente Especial” del gobierno portugués ante el gobierno de Franco. Teotónio Pereira llegó a Salamanca el 19 de enero de 1938 encontrando un ambiente de gran simpatía hacia los diplomáticos alemanes e italianos y un ambiente de gran hostilidad hacia los diplomáticos de otros países. Teotónio Pereira pronto comenzó a contrarrestar este ambiente y Portugal pasó a desempeñar un papel clave en la disuasión del alineamiento de España con las Potencias del Eje, en la creación de un bloque ibérico neutral y en el acercamiento de España a los Aliados. Este importantísimo papel de Salazar y Teotonio Pereira es muy elogiado por Carlton Hayes, historiador y embajador estadounidense en Madrid durante la guerra, en su libro “Wartime mission in Spain, 1942-1945” y por el embajador británico, Samuel Hoare, en su libro “Ambassador on a Special Mission.

Hay referencias al envío de fuerzas militares, como el despliegue de voluntarios llamados “viriatos”. El apoyo portugués fue también diplomático y logístico, y Salazar facilitó el envío de armas a las fuerzas franquistas en la fase inicial de la guerra.

Contrariamente a lo que se mantuvo durante mucho tiempo, las relaciones entre Franco y Salazar fueron siempre muy frías y estuvieron marcadas por la desconfianza. Desde el comienzo de la guerra civil, aunque pudo impedirlo, la censura portuguesa permitió la publicación de reportajes sobre las matanzas perpetradas por los franquistas en Badajoz en agosto de 1936. Salazar también permitió la acogida de refugiados de Badajoz, entre ellos su comandante militar republicano, el coronel Puigdengolas, llegando a agilizar el envío de todos (excepto los que prefirieron unirse a las fuerzas franquistas) en el paddle Nyassa, con escolta de una corbeta portuguesa, hacia Tarragona, en la España republicana, donde llegaron el 11 de octubre, un total de 1.550 pasajeros y entre ellos 49 militares republicanos.

La publicación de esa noticia tuvo un tremendo impacto en la evolución de la situación española y fue una demostración de fuerza de Salazar ante Franco. Tras la Segunda Guerra Mundial, Salazar llegó a sugerir al presidente estadounidense Eisenhower que Portugal no se opondría a la sustitución de Franco, en caso de que el gobierno de Washington considerase tal posibilidad.

En una entrevista concedida al diario francés “Le Figaro” el 13 de enero de 1958, Franco afirma que: “Si me preguntan cuál es el estadista más completo, más respetable de todos los que he conocido, les diré: Salazar. He aquí un personaje extraordinario, por su inteligencia, su sentido político, su humanidad. Su único defecto es quizá la modestia”.

Salazar también sentía una gran admiración por otro dictador fascista, Benito Mussolini, e incluso tenía una foto del italiano en su mesa de trabajo.

Atentado contra su vida

Emídio Santana, anarquista, fundador del Sindicato Nacional de Metalúrgicos, intentó asesinar a Salazar el 4 de julio de 1937. Se dirigía a misa en una capilla privada de Lisboa. Cuando salía del coche, una bomba explotó a unos 3 metros, pero Salazar escapó sano y salvo. El coche oficial fue sustituido entonces por un Chrysler Imperial blindado. Hitler felicita a Salazar por haber escapado y Mussolini envía elementos de su Guardia Pretoriana para ayudar en las persecuciones que siguieron. La PIDE inicia una persecución con detenciones indiscriminadas y torturas. Emídio Santana huyó a Gran Bretaña, donde fue detenido por la policía británica y entregado a Portugal. Fue condenado a 16 años de prisión.

Con el apoyo de la Iglesia y de los más altos clérigos, se celebraron misas de acción de gracias en todo el país; el resultado del atentado contribuyó a consolidar la imagen providencial siempre asociada a la figura de O. Salazar, restaurador de las finanzas y conductor de los destinos de la nación.

Concordato con la Santa Sede

En 1911 se había publicado la Ley de Afonso Costa sobre la Separación del Estado de las Iglesias. Un documento que el Papa Pío X había declarado nulo “como ley que desprecia a Dios” y que “desprecia e insulta la majestad del Pontificado Romano, del episcopado, del clero y del pueblo lusitano e incluso de todos los católicos del universo”. Si la religión católica había dejado de ser la religión del Estado, no había dejado sin embargo de ser la de una parte del pueblo, como lo demuestran fenómenos religiosos populares como el de Fátima en 1917.

En 1940, tras largas negociaciones, Salazar firmó el Concordato entre la Santa Sede y Portugal, culminación del acercamiento entre Portugal y la Santa Sede, iniciado poco después del final de la Primera República. La cuestión de la indemnización a la Iglesia Católica por la nacionalización de sus bienes durante la Primera República fue exigida por la Santa Sede, pero Salazar se mantuvo firme en su negativa a devolver estos bienes a la Iglesia o a pagar indemnización alguna por su expropiación. Salazar impuso sus puntos de vista, realizando un acuerdo cuyos beneficios para la Iglesia estaban muy por debajo de las ventajas ofrecidas en otros concordatos, como el italiano o el español, dándole una plasticidad que le permitió persistir en el ordenamiento jurídico portugués hasta 2004 y sobrevivir al 25 de abril de 1974 durante otros 30 años. El Concordato sólo sufrió una modificación, en 1975, en el artículo 24, remitiendo la indisolubilidad del matrimonio católico al ámbito del derecho canónico y de la conciencia de los cónyuges, poniendo fin así a la prohibición del divorcio civil para los matrimonios católicos.

Salazar había aceptado a regañadientes la postura de la Santa Sede, la indisolubilidad del matrimonio canónico civil habiendo dejado claro que no era a su juicio la mejor solución, habiendo constatado que el catolicismo en Portugal aunque arraigado también era a menudo laxo y advirtiendo que era una cuestión que suscitaría fuertes resistencias en el futuro. Curiosamente, la fórmula alternativa que se consagró en la revisión de este artículo del Concordato en 1975 fue precisamente la fórmula que Salazar y sus asesores habían sugerido a la Santa Sede en 1937. El historiador Bruno Reis señala que el futuro vino a dar la razón a Salazar, y dice que el fundador de un régimen que perduró sólo podía conocer bien la sociedad en la que se movía.

La Segunda Guerra Mundial

Mucho antes del estallido de la Segunda Guerra Mundial Salazar dejó claras las diferencias ideológicas en relación con las potencias del Eje. Aunque Salazar reconoció su admiración por el Duce italiano, que conservaba una fotografía en su escritorio, Salazar, como católico, aclaró que el Nuevo Estado obedecía a las limitaciones de orden moral que hacían que las leyes portuguesas fueran menos severas, las costumbres menos vigiladas y el Estado menos absoluto. Según Salazar, la violencia fascista no se adaptaba a la suavidad de las costumbres portuguesas. Salazar se distanció de lo que llamó “cesarismo pagano” y calificó a Mussolini de oportunista, producto de un país de Césares y Maquiavelos.

En cuanto a Hitler, Salazar, como católico, desaprobaba su paganismo y temía sus impulsos imperialistas y su expansión territorial. En 1934, en un discurso oficial, Salazar afirmó que “Portugal no se hizo ni se unificó en los tiempos modernos ni tomó su forma con el ideal pagano y antihumano de divinizar una raza o un imperio.” A la pregunta de António Ferro: “¿Cómo ve a Hitler?”, Salazar respondió: “Europa le debe el gran servicio de haber hecho retroceder, con asombrosa energía y con excitante músculo, las fronteras del comunismo. Sólo temo que vaya demasiado lejos en el terreno económico y social. Y hablando con un diplomático rumano, que consideraba a Hitler un salvaje sin cultura, Salazar no le siguió en tal juicio: “Eché agua al hervor, después de todo, Hitler era un genio político, habiendo realizado una obra colosal”. Sin embargo, en sus discursos Salazar buscó sistemáticamente diferenciar su Estado Novo del totalitarismo, criticando que en Alemania e Italia el Estado “tenía en sí mismo, su fin y su razón de ser”. Según Samuel Hoare, embajador británico en Madrid durante la guerra, Salazar era un gran pensador que detestaba a Hitler y toda su obra, ya que su Estado corporativista era fundamentalmente diferente del Estado concebido por el nazismo o el fascismo.

Según el pensamiento de Salazar, una victoria alemana sería un desastre para el Estado de derecho y para los países periféricos y agrícolas como Portugal. La aversión de Salazar hacia el régimen nazi en Alemania y sus ambiciones imperiales sólo se vio atenuada por su visión del Reich alemán como un baluarte contra la expansión del comunismo procedente de la Unión Soviética. Salazar había favorecido la causa nacionalista española por temor a una invasión comunista de Portugal, pero le incomodaba la perspectiva de un gobierno español reforzado por fuertes lazos con las potencias del Eje. La política de neutralidad de Salazar para Portugal en la Segunda Guerra Mundial incluía un componente estratégico. El país aún conservaba territorios de ultramar que Portugal no podía defender de un ataque militar. Cualquier alineación con el Eje habría puesto a Portugal en conflicto con Gran Bretaña, lo que probablemente habría provocado la pérdida de sus colonias; por otro lado, la alineación con Gran Bretaña habría puesto en peligro la seguridad de Portugal en el continente. El 1 de septiembre de 1939, al estallar la Segunda Guerra Mundial, el gobierno portugués anunció que la Alianza Anglo-Portuguesa, de 600 años de antigüedad, permanecía intacta, pero como los británicos no buscaban la ayuda portuguesa, Portugal era libre de permanecer neutral en ella. En un aide-mémoire del 5 de septiembre de 1939, el gobierno británico confirmó el acuerdo.

Uno de los pilares de la política de neutralidad de Salazar es la creación con España de un bloque ibérico neutral. Este bloque, comienza a dibujarse incluso antes de la guerra, cuando el 20 de septiembre de 1938, el embajador portugués en España, Pedro Teotónio Pereira, preocupado por las simpatías de la España Franquista con Alemania e Italia, envía un telegrama a Salazar sugiriéndole que celebre un “Pacto de No Agresión” con el país vecino. Tras largas negociaciones, el 17 de marzo de 1939 se firma en Lisboa el Tratado Luso-Español de Amistad y No Agresión (también llamado “Pacto Ibérico”). Más tarde, el 5 de julio de 1940, tras la capitulación de Francia, y con los tanques alemanes en los Pirineos, y en un momento en que algunos ministros franquistas sugerían la posibilidad de que España entrara en la guerra del lado del Eje y ocupara Portugal, Salazar envía instrucciones al embajador portugués en Madrid para que “se pueda llevar un poco más lejos el Tratado de Amistad y No Agresión” con España. Tras las gestiones diplomáticas de Portugal, el 29 de julio de 1940 se firma en Lisboa el Protocolo Adicional al Tratado de Amistad y No Agresión entre Portugal y España, reiterando la neutralidad peninsular.

Con este tratado así reforzado, los dos países que estaban ideológicamente en campos opuestos, España simpatizante de Italia y Alemania, y Portugal simpatizante de Gran Bretaña, consiguieron encontrar una fórmula para mantener su neutralidad en la guerra. En el caso de Portugal, el tratado también actuó como freno para quienes en España planteaban la hipótesis de que España ocupara Portugal, como fue el caso del ministro español de Asuntos Exteriores y cuñado de Franco, Ramón Serrano Suñer.

Este logro de Salazar y del embajador Teotónio Pereira en el mantenimiento de un bloque ibérico neutral es reconocido por los aliados y es objeto de copiosos elogios por Carlton Hayes, historiador y embajador estadounidense en Madrid durante la guerra en su libro “Wartime mission in Spain, 1942-1945” y por el embajador británico, Samuel Hoare, en su libro “Ambassador on a Special Mission”. En 1940, Life consideraba a Salazar como “el portugués más grande desde Enrique el Navegante” y el “mejor dictador de la historia“. Un “líder benévolo” de un pueblo retratado como perezoso y apático, que bebe vino barato hasta altas horas de la noche mientras escucha fado. Los británicos no ocultan sus simpatías por el régimen de Salazar y le informan de que la Universidad de Oxford ha decidido concederle un doctorado honoris causa. El historiador Filipe de Meneses comentó que Oxford había dado un cheque en blanco a la maquinaria propagandística del régimen. Winston Churchill no tardó en escribir a Salazar felicitándole por su capacidad para mantener a Portugal fuera de la guerra, añadiendo que “como en muchas otras ocasiones a lo largo de los muchos siglos de alianza anglo-portuguesa, los intereses británicos y portugueses son idénticos en esta cuestión vital”. De visita en Lisboa, el diplomático británico Sir George Rendell, que había estado en Lisboa durante la Primera Guerra Mundial, hace balance del Portugal de las dos guerras y afirma que había sido mucho más difícil tratar con el Portugal aliado de la Primera Guerra Mundial que con el Portugal ordenado y neutral del profesor Salazar.

La estrategia de neutralidad es un imperativo de la diplomacia para no provocar hostilidad en los beligerantes y Salazar no toleraba desviaciones de diplomáticos que pusieran en riesgo su política exterior. Cuando el cónsul portugués en Burdeos, Arístides de Sousa Mendes, concedió indiscriminadamente visados en gran número, sin consultar previamente con Lisboa, ignorando las instrucciones del Foreign Office, y tras una queja formal de la Embajada británica de que el cónsul portugués retrasaba la expedición de visados fuera de las horas de oficina para cobrar más tasas y que además, en al menos un caso, había exigido una contribución indebida a un fondo de caridad, Salazar fue implacable con él y le citó en Lisboa.

A pesar de la obstinada política de neutralidad, dos días después de la exoneración de Sousa Mendes, Salazar autorizó el traslado de las oficinas del HICEM de París a Lisboa. Tras unos días más, ante la inminencia de un ataque a Gibraltar, Portugal aceptó acoger en Madeira a unos 2.500 refugiados gibraltareños, en su mayoría mujeres y niños, que llegaron a Funchal entre el 21 de julio y el 13 de agosto de 1940. Fueron alojados en hoteles, pensiones y casas particulares y permanecieron allí hasta el final de la Guerra.

En noviembre de 1943, el embajador británico en Lisboa, Sir Ronald Campbell escribió, parafraseando a Salazar, que la “estricta neutralidad fue el precio que los Aliados pagaron por los beneficios estratégicos derivados de la neutralidad de Portugal” y que si la neutralidad en lugar de ser estricta hubiera sido más benevolente a favor de Gran Bretaña, España se habría arrojado inevitablemente en cuerpo y alma en brazos de Alemania y, si eso hubiera ocurrido, la península habría sido ocupada, seguida de la ocupación del norte de África y el curso de la guerra habría cambiado en beneficio del Eje.

El mantenimiento de la neutralidad portuguesa no siempre fue bien aceptado por ambas partes de la disputa, y la cuestión del wolframio era especialmente delicada. En los primeros años de la guerra Salazar estaba convencido de que si no vendía wolframio a los alemanes estos vendrían a por él por la fuerza y por otro lado Portugal necesitaba desesperadamente importar de Alemania abonos agrícolas y acero, bienes que los aliados no podían vender a Portugal. Con el año 1944 Londres intensifica la presión para que Portugal deje de vender a Alemania el wolframio que Portugal también vendía a Gran Bretaña y Estados Unidos. Cuando la presión sobre Portugal se hace insostenible y a pesar de que Salazar se muestra “indigno de ceder a una presión exterior” y considera una violación de la neutralidad vender wolframio sólo a un bando de la guerra, Salazar acepta la petición de los británicos en nombre de la alianza, pero en virtud de la neutralidad opta por la suspensión de las ventas a ambos bandos de la contienda, renunciando así a una importante fuente de ingresos para las arcas del Estado.

Salazar, según Kay, no era el tipo de hombre que se pasara oportunistamente al bando vencedor y, como cuestión de principios, mantuvo la neutralidad portuguesa hasta el último día de la guerra – Hugh Kay señala que su planteamiento general era intentar reunirse con ambos bandos del conflicto en proporciones coherentes con su pretensión de neutralidad. Esta obsesión de Salazar por la estricta neutralidad, llevó a que Teixeira de Sampaio, Secretario General del Ministerio de Asuntos Exteriores, siguiendo las prácticas diplomáticas por fallecimiento de Jefes de Estado con los que Portugal mantenía relaciones diplomáticas, tras el suicidio de Hitler, hiciera colocar las banderas portuguesas a media asta durante 3 días, siendo el único país del mundo que lo hizo. El duelo provocó “una oleada de protestas internacionales y un gran escándalo interno, escribe el historiador Fernando Rosas. Tras ocho días de luto nacional, Salazar ordenó que no se hicieran más referencias públicas al asunto. Sin embargo, según la historiadora Irene Pimentel, Salazar no era “pronazi”, era más bien un “católico conservador” y su régimen no tenía “el componente racista y antisemita”.

Tras estos acontecimientos, Teixeira de Sampaio presentó una solicitud de dimisión a Salazar. Salazar, imperturbable, respondió con una breve nota que contenía un proverbio: “hora a hora Dios mejora”.

Para mantener la neutralidad portuguesa y evitar a Portugal los horrores de la guerra, Salazar se vio obligado durante toda la guerra a mantener intensas negociaciones políticas, militares y económicas, que le exigieron un enorme esfuerzo físico, y los signos de envejecimiento en su aspecto se hicieron visibles a medida que la guerra se acercaba a su fin.

Salazar y los judíos durante la guerra

Salazar siempre se manifestó en contra del antisemitismo nazi. En 1937 publicó una recopilación de textos (“Cómo levantar un Estado”) en los que criticaba los fundamentos de las leyes de Núremberg y consideraba lamentable que el nacionalismo alemán estuviera marcado por rasgos raciales. Y en 1938, salió en defensa de los judíos portugueses, dando instrucciones a la embajada en Alemania de que los intereses de los judíos portugueses debían ser defendidos con diplomacia pero con mucha firmeza.

La política de Salazar desde el inicio de las persecuciones a los judíos en Alemania fue autorizar su entrada siempre que pudieran salir rápidamente del país, es decir, una política de tránsito hacia otros países, principalmente Estados Unidos y Brasil. No porque fueran judíos, sino porque eran potenciales motivos de tensión con Alemania, a la que Salazar temía, o eran agitadores políticos y subversivos. En cuanto a los judíos portugueses,

la política de inmigración selectiva que Portugal aplicó a los judíos no afectó a la situación ni al estatuto de los judíos sefardíes o de los inmigrantes asquenazíes procedentes de Europa del Este que formaban la Comunidad Israelita de Lisboa, los judíos que poseían la nacionalidad portuguesa fueron tratados en pie de igualdad con todos los demás ciudadanos“.

Con el estallido de la guerra, y a pesar del control cada vez más estricto y riguroso de las fronteras, todas estas medidas acabarían fracasando en gran medida, ya que, a las entradas clandestinas, se sumarían la falsificación de documentos y las declaraciones falsas. Para poner fin a los procedimientos irregulares que se producían entonces en muchas de las embajadas portuguesas, Salazar firmó la Circular nº 14 del MNE, distribuida el 11 de noviembre de 1939, que obligaba a los servicios consulares a consultar al PVDE y al Ministerio antes de conceder visados. Además, a partir de 1940, las solicitudes de visado de los consulados se denegarían a los polacos, apátridas, rusos, judíos, checos, “ex alemanes”, holandeses, belgas en edad militar e incluso a los que quisieran trabajar en Portugal. La circular 14 declaraba explícitamente que no tenía intención de obstaculizar o retrasar la concesión de visados a los pasajeros en tránsito hacia otros países que utilizaran Lisboa como punto de embarque. En otras palabras, se autorizó a los consulados a conceder de forma autónoma visados para Portugal en todos aquellos casos en que el pasajero pudiera demostrar que disponía de un billete de salida del territorio portugués, así como de un visado de entrada en el país de destino, que en un clima de guerra eran difíciles de obtener.

Esta Circular 14 ha sido muy criticada, sobre todo por los que quieren atacar al Nuevo Estado, pero es justo decir que las normas establecidas por esta circular eran mucho menos restrictivas que en otros países, como Suecia, Suiza, Estados Unidos, etc. y Canadá, es el caso más extremo de Gran Bretaña que inmediatamente después de la declaración de guerra, anuló completamente la concesión de visados, por temor a la entrada de enemigos infiltrados. Portugal, como los demás países, intentaba protegerse de la entrada indiscriminada de posibles agitadores políticos, delincuentes, apátridas, etc. Por otra parte, como escribe Avraham Milgram, Portugal, un país pobre, no podía recibir hordas de refugiados.

En contra de las instrucciones de Salazar, Aristides de Sousa Mendes, cónsul portugués en Burdeos, concedió visados en grandes cantidades, se dice que a 30 mil, pero según Avraham Milgram, historiador de Yad Vashem, en un estudio publicado en 1999 por el Centro de Recursos de la Shoah, Escuela Internacional de Estudios sobre el Holocausto, la diferencia entre el mito de los 30 mil y la realidad es grande; aunque no se conoce el número real, se estima en unos miles por debajo. Sin embargo, Milgram concluye que la mayoría de los judíos que, en el verano de 1940, consiguieron cruzar los Pirineos y España hasta la frontera portuguesa, lo hicieron gracias a Sousa Mendes.

La desobediencia de Sousa Mendes también incluyó el delito de falsificación de documentos, para el matrimonio luxemburgués Miny, en mayo de 1940, cuando el ejército francés aún resistía heroicamente la invasión alemana. Paul Miny está en edad militar y quiere escapar a la movilización en el ejército luxemburgués -Luxemburgo ya estaba bajo ocupación nazi-. Sousa Mendes, que conoce a su mujer y quiere ayudarla, decide falsificar los documentos y hacer pasar a Paul por ciudadano portugués, lo que le permitirá, engañando a las autoridades fronterizas francesas, escapar a la movilización. En este punto Aristides arriesgó mucho, la falsificación de documentos es un delito grave, castigado con penas de prisión. El hecho de que Arístides fuera funcionario fue un factor agravante. Posteriormente, en el procedimiento disciplinario incoado contra él, la fiscalía decidió mirar hacia otro lado, ahorrándole a Sousa Mendes cierta condena, por considerarlo un caso ajeno a la competencia del MAE, es decir, un caso de policía y justicia.

En muchos artículos de prensa y libros se ha publicado que Sousa Mendes, con 14 hijos que mantener, fue expulsado de su carrera y privado de su pensión, muriendo en la miseria. Sin embargo, en 1940, los 12 hijos vivos de Arístides, eran en su mayoría adultos, sólo cuatro eran aún menores. De ellas, tres eran legítimas y la cuarta, la futura Marie-Rose, estaba aún en el vientre de la amante francesa de Sousa Mendes, Andrée Cibial. De hecho, Aristides Sousa Mendes pudo disfrutar, hasta su muerte en 1954, de un salario completo de cónsul de 1ª clase, 1.593 $ 30 Escudos al mes, muy por encima de la media nacional de la época, que difícilmente puede considerarse miseria. Rui Afonso, uno de los biógrafos de Arístides, llama incluso nuestra atención sobre el hecho de que, aunque el salario de Arístides no podía considerarse principesco, lo cierto es que en aquella época triplicaba el sueldo de un maestro. La prueba de que Arístides percibió siempre su sueldo de cónsul hasta el final de sus días puede encontrarse hoy en línea en la página web del Ministerio de Hacienda, que ofrece un registro de todos los pagos efectuados a Arístides a lo largo de su carrera.

En 1966, el Yad Vashem de Israel rindió homenaje a Arístides concediéndole el título de “Justo entre las Naciones”.

El caso de Aristides de Sousa Mendes dista mucho de ser único entre los diplomáticos y funcionarios consulares portugueses. La expedición de visados en desobediencia a la Circular 14 estaba muy extendida y era practicada por diplomáticos y cónsules portugueses de todas las procedencias políticas. Tales fueron, por ejemplo, los casos de Veiga Simões, embajador en Berlín, que despreciaba a los nazis, el del cónsul honorario en Milán, Giuseppe Agenore Magno, y el del cónsul en Génova, Alfredo Casanova.

Salazar también permitió que muchas organizaciones sionistas que apoyaban a estos judíos se establecieran y operaran en Portugal.

Es imposible calcular con exactitud cuántos refugiados han podido beneficiarse de la neutralidad y hospitalidad de Portugal. Pero las cifras son impresionantes. Las estimaciones oscilan entre 100.000 y 1 millón de habitantes, cifra notable para un país cuya población rondaba los 6 millones.

Menos mediáticos, pero heroicos, son los casos ocurridos en Budapest, en 1944, año de la invasión de Hungría por las tropas alemanas, de dos diplomáticos portugueses, con la aquiescencia y el apoyo de Salazar. Sampaio Garrido, ministro plenipotenciario en Budapest, sensibilizado por los peligros que corrían los judíos en territorio húngaro tras la invasión alemana, concedió asilo diplomático a judíos en la embajada portuguesa, otorgó pasaportes provisionales y visados colectivos. En abril de 1944, respondiendo a una petición de los Aliados de reducir el nivel de la representación diplomática en Budapest, Oliveira Salazar destituye a Sampaio Garrido dejando en su lugar al Encargado de Negocios, Teixeira Branquinho. Teixeira Branquinho obtuvo entonces de Salazar permiso para dar pasaportes portugueses a los judíos húngaros que demostrasen haber tenido en los últimos años “cualquier tipo de relaciones morales, intelectuales o comerciales con Portugal o Brasil” (país al que Portugal representaba diplomáticamente). En total, con la autorización de Salazar, Branquinho expidió cerca de 1.000 documentos de protección, 700 de los cuales eran pasaportes provisionales sin indicación de la nacionalidad portuguesa, como exigía Salazar para que no pudieran reclamarla posteriormente. Sampaio Garrido y Teixeira Branquinho nunca tuvieron la proyección mediática de Sousa Mendes, probablemente porque fueron autorizados por Salazar y no tendrían ninguna utilidad política en el ataque al Estado Novo. Sampaio Garrido recibió, a título póstumo, la medalla “Justo entre las Naciones” por su acción de protección y rescate de judíos húngaros. El premio fue concedido el 2 de febrero de 2010 por Yad Vashem, la Autoridad Nacional para el Recuerdo de los Mártires y Héroes del Holocausto, creada en 1953 por el Estado de Israel.

Papel de las Azores

Históricamente, las islas atlánticas siempre han sido geográficamente vitales para el dominio del océano Atlántico, y con la llegada de la aviación esta importancia aumentó. Ante la posibilidad de una invasión alemana, el gobierno de Salazar planea realizar una retirada estratégica, establecerse en las Azores y asegurar allí la soberanía portuguesa. Entre finales de 1940 y mayo de 1941, el gobierno portugués movilizó importantes refuerzos del continente y también de las fuerzas locales para aumentar la defensa de las Azores. A partir de mayo, Salazar comenzó a enviar militares en masa a las Azores.

En 1943, la navegación en el Atlántico Central se vio amenazada por los submarinos alemanes, muy presentes en la zona de las Azores, que hundieron numerosos buques aliados, especialmente los que se dirigían hacia el norte de África e Italia. En la Cumbre del Tridente de mayo de 1943, que reunió en Washington a Roosevelt, Churchill y los jefes militares de ambos países, se decidió invadir las Azores.

Ante la creciente importancia de las Azores, el Presidente Roosevelt ordena la preparación de la Operación Alacridad, cuyo principal objetivo era la ocupación de las Azores por razones estratégicas. La operación no se llevó a cabo porque el embajador británico en Lisboa, Ronald Campbell, junto con Anthony Eden, convencieron a Churchill y Roosevelt para que optaran por la vía diplomática. Al final triunfa la opción defendida por Ronald Campbell. Inglaterra invoca la Alianza Luso-Británica y Salazar concede el establecimiento de bases militares británicas (pero no estadounidenses) en las Azores.

Estados Unidos no estaba satisfecho con el acuerdo luso-británico de 1943, ya que no contemplaba la posibilidad de que las fuerzas estadounidenses tuvieran acceso directo a la base británica. Las negociaciones entre Portugal y Estados Unidos sobre las instalaciones en las Azores fueron largas y complejas, y tardaron casi un año en concluir. Dirigido inicialmente por el joven encargado de negocios en Lisboa, George Kennan, el acuerdo final entre los dos gobiernos sería firmado el 28 de noviembre de 1944 por Salazar y el embajador Henry Norweb. Portugal concede a Estados Unidos el uso ilimitado de la base aérea de Santa María. Salazar negocia a cambio el suministro de armas (Alemania podría llegar a atacar Portugal) y la garantía de restitución de la soberanía portuguesa a Timor al final de la guerra, (Timor había sido invadido por los aliados holandeses y australianos, alegando necesidades defensivas) y más tarde por los japoneses. Salazar también obtuvo de Estados Unidos el compromiso formal de respetar la soberanía portuguesa en todas las colonias portuguesas.

Consecuencias de la neutralidad de Portugal

La posición de neutralidad portuguesa y la consecuente apertura de canales diplomáticos y comerciales con ambas partes beligerantes, la balanza comercial portuguesa se mantuvo positiva durante gran parte del conflicto, particularmente en 1941, 1942 y 1943. En estos años, las exportaciones superaron a las importaciones, algo que no había sucedido en décadas y que no ha vuelto a ocurrir hasta hoy. Esta hábil gestión de la neutralidad le reportó, al final de la guerra, los beneficios de la paz sin tener que pagar el precio de la guerra. Portugal fue una de las pocas zonas de paz en un mundo bajo “hierro y fuego”, y sirvió de refugio a muchas personas de diversos orígenes. Uno de estos refugiados fue el armenio Calouste Gulbenkian, que se quedó en el país habiendo legado una de las instituciones más importantes al servicio de la cultura en Portugal. Esta situación económica también consiguió mitigar los problemas causados por la Guerra Civil española (1936-1939) y por la propia Segunda Guerra Mundial, que trajo consigo problemas de escasez de alimentos (Portugal tenía déficit alimentario) y una inflación disparada.

En Portugal, aunque algunos destacaron los méritos de Salazar en términos de saneamiento financiero, restauración económica y defensa de la paz, muchos consideraron que había llegado la oportunidad del cambio político.

Persistencia del régimen tras el final de la Segunda Guerra Mundial

Con el final de la Segunda Guerra Mundial y el triunfo de los Aliados, muchos esperaban que se instaurara la democracia en Portugal. Esto no ocurrió, y se mantuvieron las dos dictaduras ibéricas, la de Franco y la de Salazar.

En septiembre de 1945, el Gobierno disolvió la Asamblea Nacional y anunció elecciones para noviembre, “tan libres como en la Inglaterra libre“, según las conocidas palabras de Salazar en aquel momento, con la posibilidad de participación de otros grupos políticos. En octubre de ese año se creó el M.U.D. (Movimiento de Unidad Democrática), con la autorización del Gobierno. Fue un movimiento que reunió a socialistas, marxistas, socialcristianos y otras diversas tendencias de la oposición. Durante el periodo electoral se relajó la censura, lo que sirvió para revelar el creciente descontento de una parte importante de la población.

El M.U.D., deseoso de tener tiempo para organizarse mejor para las elecciones, pidió el aplazamiento de las mismas. Ante la negativa de Salazar, la oposición decidió abstenerse de participar, por lo que resultaron elegidos todos los elementos que habían sido propuestos por la Unión Nacional. Tras este episodio de falsa apertura, el gobierno utilizó las listas de apoyo al M.U.D. para detener a cientos de personas, destituir a muchas de sus cargos públicos y poner a otras muchas bajo vigilancia policial. En enero de 1948, el M.U.D. fue ilegalizado.

El 22 de julio de 1946, la revista Time se ocupó de Salazar y, en un artículo titulado “Portugal, qué malo es lo mejor“, en un tono muy desfavorable, lo describió como “el decano de los dictadores europeos” que comandaba “una melancólica tierra de gente empobrecida, confusa y asustada.

En las siguientes elecciones presidenciales, en 1949, la oposición presentó como candidato al general Norton de Matos. Sin garantías de elecciones libres y de revisión de los censos electorales, se retiró pocos días antes de las elecciones. El candidato del régimen, Óscar Carmona, resultó elegido. Una vez más, tras las elecciones, se produjo una oleada de detenciones y persecuciones.

En las elecciones presidenciales que tuvieron lugar en 1958, la oposición democrática presentó esta vez como candidato al general Humberto Delgado. Una vez más, la oposición era una mezcla de las más variadas tendencias: incluía personajes que ya figuraban aún más a la derecha del régimen, como Rolão Preto, fundador de los “camisas azules” – el Movimiento Nacional Sindicalista. El propio H. Delgado había abandonado las filas del sistema salazarista, del que había sido uno de los más radicales defensores.

El candidato propuesto por el régimen era el almirante Américo Thomaz, un hombre sombrío, una figura meramente simbólica que se convirtió en frecuente objeto de burla popular por sus enormes desastres oratorios.

H. Delgado esta vez llevó las elecciones hasta el final. Nada más comenzar la campaña, en una rueda de prensa celebrada el 10 de mayo de 1958 en el café Chave d’Ouro de la capital, en respuesta a una pregunta sobre qué haría con Salazar en caso de ser elegido, respondió con la famosa frase: “¡Claro que lo despediré!”, lo que desencadenó furiosas reacciones del régimen y de la prensa controlada por él. La campaña de Delgado congregó a multitudes entusiastas en todas partes. Tras un mitin en Oporto, donde la afluencia de público sorprendió al propio candidato, regresó a Lisboa el 16 de mayo. Una multitud le esperaba en la estación de Santa Apolónia, pero para entonces el dispositivo policial ya estaba en marcha e impedía cualquier contacto, y Delgado fue escoltado hasta su casa por la policía. Sus partidarios intentaron entonces dirigirse pacíficamente a su sede de campaña, pero fueron dispersados por la GNR y la policía, que abrieron fuego. Hubo heridos y se habló de muertos, pero se desconoce el número real. El 17 de mayo, una nota no oficial de Salazar culpaba a la oposición de los hechos y advertía de que cualquier intento subversivo de desestabilizar el orden sería respondido con “mayor severidad”.

El 18 de mayo, en Lisboa, se repitieron escenas similares, pero con mayor gravedad. La policía, la GNR a caballo y agentes de la PIDE utilizaron armas de fuego contra civiles en una concentración. Time contó 33 heridos, Reuters habló de 80. Una vez más, el régimen culpó a la oposición.

El 8 de junio de 1958 se celebraron elecciones fraudulentas, con un claro vencedor: Américo Thomaz. Tras las elecciones, la represión volvió a aumentar; muchos de sus partidarios fueron destituidos o detenidos, y Delgado también fue destituido inmediatamente, teniendo que pedir asilo político a la embajada brasileña el 12 de enero de 1959, en un embrollo que también provocó la destitución del embajador brasileño Álvaro Lins. Para poner fin a las revueltas, el régimen modificó la Constitución en agosto de 1959, y el Presidente fue elegido por un colegio electoral reducido. Delgado fue asesinado por la PIDE en 1965.

En noviembre de 1965, la revista Time escribió sobre Salazar:

“Cada cuatro años, el Primer Ministro Oliveira Salazar preserva la imagen de Portugal como democracia, sacudiendo el polvo a unos cuantos líderes “opositores” seleccionados y relajando los controles policiales sólo durante unas semanas para presentarse a la Asamblea Nacional de 130 escaños. Hay algunas grietas en la fachada. La Asamblea sólo funciona como un sello de goma. Los candidatos de la oposición suelen ser hombres frágiles que quedaron de un régimen desacreditado y derrocado hace cuatro décadas, y Salazar decide de qué pueden hablar y de qué no.”

Política exterior tras la Segunda Guerra Mundial

Terminada la Segunda Guerra Mundial, y a pesar de su aversión a las democracias, Salazar orientó la política exterior portuguesa claramente hacia el “bloque occidental”, como ya había quedado patente en los últimos años de la guerra por la colaboración cada vez mayor con los Aliados, que incluyó la cesión de la Base de Lajes.

Desde el exterior, Estados Unidos, Reino Unido y Francia percibieron el régimen de Salazar como autocrático, benévolo, de represión muy moderada, muy diferente del franquismo, lo que permitió a Portugal obtener un estatuto de aliado y ser miembro fundador de las principales organizaciones occidentales de posguerra.

Desde el punto de vista militar, Portugal fue miembro fundador de la OTAN en 1949 junto con el Reino Unido, siempre considerado por Salazar como el aliado tradicional de Portugal.

Desde el punto de vista de la integración económica, también fue miembro fundador en 1960 de la Asociación Europea de Libre Comercio (AELC), junto con Austria, Dinamarca, Noruega, Suecia, Suiza y el Reino Unido. Esto permitió a la economía portuguesa abrirse más al comercio internacional, que creció exponencialmente en los años siguientes. Entre 1960 y 1972, el volumen del comercio exterior portugués se cuadruplicó. En ese año, cerca del 70% del comercio exterior de Metrópolis se realizaba ya con los demás Estados miembros de la AELC, y las colonias representaban un porcentaje mucho menor. La entrada de Portugal en la AELC fue el origen del periodo de mayor crecimiento económico de Portugal en el siglo XX. Entre 1960 y 1973, la renta nacional por habitante creció a una media superior al 6,5% anual.

Aunque no tiene relaciones diplomáticas con los países del bloque comunista, ha mantenido relaciones comerciales tanto con la República Popular China, que durante los años cincuenta y sesenta realizó buena parte de su comercio exterior a través de Macao, como con otros países socialistas asiáticos.

En 1961, tras la invasión del Estado portugués de la India, cortó las relaciones diplomáticas con la Unión India.

Ese mismo año comienza la Guerra Colonial. En virtud de la Resolución 1514 de la Asamblea General de las Naciones Unidas, la ONU y muchos de sus Estados miembros comienzan a presionar al gobierno de Salazar para que acelere la descolonización. Este último rechaza la descolonización, pero siempre colabora con el Comité de Administración Fiduciaria de la ONU. Desde que Portugal ingresó en la ONU e incluyó las colonias portuguesas en la lista de territorios bajo su tutela, el gobierno de Salazar ha facilitado estadísticas y datos anuales que demuestran los esfuerzos de Portugal por mejorar la vida de la población de sus territorios de ultramar. En esta época se fundaron las primeras universidades en el África portuguesa, así como una red de escuelas y hospitales que aún hoy se corresponde, con pocos cambios, con las redes escolares y hospitalarias de los países independientes que formaban el Imperio portugués.

El escándalo del Ballet Rose

El 10 de diciembre de 1967, Portugal se vio sacudido por las noticias aparecidas en la prensa británica sobre una atroz trama de pederastia, prostitución y abusos de menores en la que estaban implicados altos cargos del Estado Novo: el caso de la “Rosa del Ballet”.

El ministro de Justicia Antunes Varela dimite en protesta por el encubrimiento del escándalo de corrupción de menores que Salazar silenció expulsando y prohibiendo la entrada en el país a abogados y periodistas extranjeros. Francisco Sousa Tavares y Urbano Tavares Rodrigues son encarcelados durante tres meses por su implicación en la revelación de este escándalo, y son liberados en marzo de 1968. Mário Soares, acusado de difundir noticias falsas sobre Portugal en el extranjero y de ser la fuente de las noticias para periódicos internacionales, pasó las Navidades aislado en la prisión de Caxias, y después fue deportado a Santo Tomé.

Guerra colonial

Desde el final de la Segunda Guerra Mundial, en 1945, la comunidad internacional y la ONU abogaban por la aplicación de una política de descolonización en todo el mundo. El Estado portugués se negó a conceder la autodeterminación a los pueblos de las regiones colonizadas. Salazar, al practicar una política de aislacionismo internacional bajo el lema “Orgullosamente solo”, llevó a Portugal a sufrir consecuencias extremadamente negativas a nivel cultural y económico.

En marzo de 1961 estalla una sangrienta revuelta en el norte de Angola, con el asesinato de colonos civiles, entre ellos mujeres y niños. La matanza merece de Salazar la respuesta: A Angola rápido y con fuerza. Defensor de una política colonialista, Salazar alimenta las filas de la guerra colonial, que se extiende a Guinea y Mozambique, con el propósito de mantener las llamadas provincias de ultramar bajo bandera portuguesa.

En este particular, la defensa del colonialismo, Salazar y gran parte de la oposición estaban de acuerdo. Sólo el Partido Comunista, y sólo a partir de mediados de 1950, debido a la influencia soviética, empezó a defender la descolonización. La defensa de un Portugal de Ultramar contó siempre con el apoyo de las figuras más destacadas de la oposición, a saber, João Soares (padre de Mario Soares), que fue ministro de las Colonias, y también los autodenominados “republicanos de tendencia socialista” de la revista de intervención doctrinal y política Seara Nova, que proclamaban que “Seara Nova entiende que el fin ideal de la nación, la razón mayor y profunda de su independencia, está indisolublemente ligada a la misión colonizadora y, en consecuencia, a la posesión de sus dominios ultramarinos”. Por eso, cualquier peligro que se cierna gravemente sobre las colonias portuguesas perturba y amenaza la vida de Portugal, en el juego íntimo de sus energías y aspiraciones esenciales”. Incluso el general Norton de Matos, líder de la oposición al Estado Novo, apoyado por Mário Soares, en 1953, en su libro “África Nossa” (África Nuestra), sostenía que Portugal debía “poblar estas tierras, intensa y rápidamente, con familias portuguesas blancas y continuar asimilando a los habitantes de color que allí encontramos”. Asimilación completa, material y espiritual”.

La guerra colonial causó miles de víctimas entre los pueblos que acabarían independizándose y entre los portugueses. Tuvo un fuerte impacto económico en Portugal, y en las colonias, donde el desarrollo económico se aceleró enormemente en tiempos de guerra; pero sacudió las estructuras políticas y sociales del país, y fue una de las causas de la caída del régimen y del 25 de abril.

Últimos años

El principio del fin de Salazar comenzó el 3 de agosto de 1968, en el Fuerte de Santo António, en Estoril. La caída de una silla de lona, dejada primero en secreto, acabó por dictar su cese en el Gobierno.

António de Oliveira Salazar se disponía a ser atendido por el podólogo, cuando cayó en una silla de lona. Con el peso, la silla cedió y el jefe del Gobierno cayó violentamente, sufriendo un golpe en la cabeza, sobre las losas de la terraza del fuerte donde pasaba anualmente sus vacaciones, acompañado por el ama de llaves María de Jesús. Se levantó aturdido, quejándose de dolores en el cuerpo, pero pidió que la caída se mantuviera en secreto y no quiso que se llamara a los médicos, según Franco Nogueira. Otro testigo, el barbero Manuel Marques, contradice esta tesis. Según él, Salazar no cayó sobre la silla, que estaba fuera de lugar, sino que cayó al suelo indefenso. Según Marques, Salazar solía distraerse y tenía la costumbre de “saltar sobre las sillas”. Ese día, preparándose para leer el periódico, se cayó donde normalmente había una silla, pero ese día la habían cambiado de sitio. Otro testigo más dice que Salazar no se cayó de una silla, sino de una bañera, testigo que acompañó a Salazar del baño a la habitación el día del suceso.

La vida de António de Oliveira Salazar siguió con normalidad y sólo tres días después, el 6 de agosto, el médico del Presidente, Eduardo Coelho, se enteró de lo ocurrido, ya que no había sido llamado de urgencia, sino sólo para una consulta rutinaria programada previamente. Aunque no encontró alteraciones sospechosas en un examen neurológico, el médico aconsejó vigilancia ante posibles síntomas de hematoma cerebral. Salazar opta por seguir adelante con la preparación de la remodelación gubernamental que tenía en mente, ignorando los síntomas de dolor de cabeza y arrastre de la pierna derecha y no llamando al médico Eduardo Coelho. La remodelación del Gobierno se consumó el 19 de agosto, en el Palacio de Belém, ante el Presidente de la República, Américo Tomás, siendo sustituidos los ministros del Interior, Hacienda, Ejército, Marina, Educación Nacional, Comunicaciones y Salud y Bienestar. Salazar, que asistió a la ceremonia, estaba notablemente débil físicamente. El 3 de septiembre, durante la primera reunión del Consejo de Ministros tras la remodelación del Gobierno, los ministros volvieron a constatar la debilidad física de Salazar, que no tomó la palabra. El 5 de septiembre se llamó por fin al médico Eduardo Coelho. El 6 de septiembre, Salazar, mientras tanto de vuelta en el Palacete de São Bento, es trasladado al Hospital de São José y al Hospital Santo António dos Capuchos, en Lisboa, para pruebas, y posteriormente trasladado, después de un examen neurológico sumario que recomendaba cirugía urgente, al Hospital de la Cruz Roja, donde fue ingresado, por elección del neurocirujano Vasconcelos Marques, aunque con la oposición del ama de llaves, Maria de Jesus Caetano Freire, que defendía la hospitalización de Salazar en el Hospital de Jesus. No hubo acuerdo entre los médicos en cuanto al diagnóstico -hematoma intracraneal, según Eduardo Coelho, o trombosis cerebral, según Vasconcelos Marques-, aunque ello no impidió que se decidiera someter a Salazar a una intervención quirúrgica, que tuvo lugar en la madrugada del 7 de septiembre. Durante la intervención quirúrgica, realizada por el equipo de Vasconcelos Marques, se descubre el hematoma intracraneal, tal como lo había diagnosticado Eduardo Coelho. Tras la operación, Salazar tuvo un postoperatorio exitoso, recibiendo visitas de diversas personalidades del régimen, diplomáticos y periodistas y dando muestras de recuperación, lo que llevó al médico Eduardo Coelho a declararlo curado y en condiciones de reanudar su agenda gubernamental. Sin embargo, el 16 de septiembre, Salazar sufrió un derrame cerebral tras una hemorragia interna en el hemisferio cerebral derecho, que le dejó en coma profundo y con respiración asistida.

A raíz de estos acontecimientos, el Presidente de la República, Américo Tomás, se dejó asesorar por varios médicos portugueses y extranjeros, que fueron unánimes en cuanto a la irreversibilidad del estado de salud de Salazar, que quedaría incapacitado incluso si sobrevivía, y el 17 de septiembre se reunió el Consejo de Estado, con vistas a sustituir a Salazar. El Presidente de la República nombró a Marcello Caetano presidente del Consejo de Ministros y Salazar fue destituido el 27 de septiembre de 1968, cuando Marcello Caetano tomó posesión del cargo. El 4 de octubre de ese mismo año, con motivo del 58 aniversario de la Implantación de la República, se le concedió el Grande-Colar de la Orden del Infante D. Henrique. Mientras tanto, Salazar mostró cierta mejoría y consiguió salir de un coma profundo. Sin embargo, en noviembre reveló importantes secuelas del ictus, a saber, parálisis de algunos miembros del cuerpo y pérdida de memoria reciente. El 15 de diciembre, el neurocirujano Vasconcelos Marques propuso a la dirección clínica del Hospital de la Cruz Roja, en nombre del Presidente de la República, Américo Tomás, el alta clínica de Salazar, considerando que no sería posible una recuperación total de Salazar y que debería continuar los tratamientos de enfermería en el Palacete de São Bento. Sin embargo, el 19 de diciembre, Vasconcelos Marques se marchó, en conflicto con Eduardo Coelho, para colaborar en el tratamiento de Salazar, que sólo acabó abandonando el Hospital de la Cruz Roja el 5 de febrero de 1969.

A su regreso al Palacete de São Bento, aunque ya no era Presidente del Consejo de Ministros, los médicos temían que, tras superar su enfermedad, no sobreviviera a la revelación de que ya no era Presidente del Consejo. Así, hasta su muerte en 1970, Salazar nunca supo que había sido sustituido, y siguió hablando como si aún fuera jefe de gobierno.

Muerte y entierro

Falleció a las nueve horas y quince minutos del 27 de julio de 1970, en el Palacete de São Bento, en la parroquia de Lapa, Lisboa, víctima de una embolia pulmonar, agravada por secuelas respiratorias y renales y un edema pulmonar, el 26 de julio. Se decretaron cuatro días de luto nacional por su muerte, del 27 al 30 de julio, cuando se celebró un funeral de Estado en su honor en el Monasterio de los Jerónimos de Lisboa. La urna fue transportada en un vagón especial del Tren Presidencial hasta Vimieiro. Fue enterrado en una fosa poco profunda, junto a sus padres, en el cementerio de su pueblo, Vimieiro.

Los amores de Salazar

La imagen de Salazar ante la opinión pública era la de un hombre dedicado por entero a la nación, casi un monje, alejado de las tentaciones femeninas, y la censura se encargaba de mantener esa imagen. Sin embargo, esto no se corresponde con la verdad. Salazar tuvo varias aventuras amorosas, aunque temía enamorarse. Uno de sus compañeros de seminario comentóː “Nunca pronuncia las palabras que la gente espera, no cede a los impulsos, en cuanto ha dado algo de corazón, se apresura a retirarlo”. La primera mujer de su vida fue una pelirroja, Felismina de Oliveira, amiga de su hermana. Era una joven de origen modesto, que la acompañaba los sábados en sus visitas a Salazar en el seminario. La oposición de la familia de Felismina y la carrera religiosa que seguía O. Salazar acabaron con la relación. Sin embargo, Salazar abandona el seminario e ingresa en la Universidad de Coimbra, en la época de la proclamación de la Primera República de Portugal.

En Coimbra mantiene un romance con la pianista Glória Castanheira, y después con su sobrina, Maria Laura Campos, casada, con la que se reúne varias veces en un hotel -el Hotel Borges, en Lisboa- entre 1931 y 1932, incluso después de casarse por segunda vez. El romance termina cuando Laura, acompañada de su marido, se traslada a Sevilla. También en el hotel Borges conocerá a Mercedes de Castro, rica e hija de un diplomático.

También mantuvo una relación con Maria Emilia Vieira, una joven que, antes de conocer al dictador, ya había vivido aventuras bohemias en París como astróloga y bailarina.

Su último affaire, el más fuerte y duradero, parece haber sido el que mantuvo con Christine Garnier, periodista y escritora francesa. Ella, también casada, había llegado a Portugal en 1961, a propósito, con la idea de escribir un libro sobre Salazar. Él la invita a Portugal de vacaciones; en Santa Comba Dão; a ella le sorprende la modestia de la casa. Christine se convierte en su favorita, y desde entonces realiza frecuentes viajes entre Portugal y Francia. Salazar abandona por un tiempo su habitual avaricia y la colma de regalos. El libro está escritoː Vacaciones con Salazar, un superventas.

Varios historiadores y observadores apuntan al probable amor platónico de su institutriz virgen, Maria de Jesus Caetano Freire, por él. Le había seguido desde Coimbra, donde ya le servía, hasta Lisboa en 1928. Era una mujer dura y fuerte, rígida, vengativa, de una “dedicación canina” al dictador – “un personaje importante“, dice él mismo. El ama de llaves está celosa de las atenciones que éste presta, por ejemplo, a las dos muchachas que recibió en São Bento y que son familia de Maria de Jesus. Micas, (Maria da Conceição Rita) una de las niñas, cuenta que Salazar era incapaz de irse a la cama sin pasar por su habitación para remendarle la ropa y acariciarle el pelo; también era él quien jugaba con ellos y les contaba cuentos. Salazar, visto como un hombre frío y distante, que rara vez sonreía, era sin embargo afectuoso y preocupado con sus más allegados.

Ideología

Relación con el monarquismo

Salazar consiguió alimentar durante mucho tiempo la leyenda de sus sentimientos monárquicos. El conocimiento que hoy tenemos de sus “escritos de juventud”, la atenta observación de los acontecimientos políticos de la época y el contenido de la correspondencia entre Salazar y Caetano, revelan que su supuesto “monarquismo” formaba parte de un hábil juego político a través del cual Salazar consiguió el apoyo de algunos monárquicos para sostener su “Nuevo Estado”.

Su antimonarquismo comenzó a revelarse en el seno del Centro Católico Portugués, cuando, en su congreso de 1922, reivindicó la tesis de Salazar de que el Centro debía aceptar el régimen republicano “sin reservas”. Los monárquicos católicos, con énfasis, entre otros, en Fernando de Sousa (Nemo), Alberto Pinheiro Torres, Diogo Pacheco de Amorim, abandonaron entonces el Centro Católico.

Cuando llegó al poder, en su discurso del 9 de junio de 1928, la solución del “problema político” del régimen (monarquía o república) seguía ocupando el último lugar en sus prioridades. Sin embargo, una resolución tomada dos años más tarde reveló la gran distancia que había entre sus palabras y sus hechos. Tras el fracaso de la Monarquía del Norte en 1919, algunos centenares de oficiales del ejército fueron apartados del servicio o destituidos, mientras que el Partido Democrático de Afonso Costa dominaba la escena política. Más tarde, el gobierno de António Maria da Silva, en un intento de calmar los sentimientos ya muy encendidos contra la Primera República, presentó un proyecto al parlamento y al senado destinado a reintegrar a esos oficiales en el servicio activo. El golpe militar del 28 de mayo de 1926 interrumpió el proceso, pero en 1930 el teniente coronel Adriano Strecht de Vasconcelos presentó al presidente Óscar Carmona un documento titulado “Situación Jurídica de los Militares retirados del servicio activo en el Ejército en 1919”, solicitando justicia. Oliveira Salazar reaccionó impidiendo la reincorporación de aquellos oficiales monárquicos.

Tras la muerte de Dom Manuel II, el 2 de julio de 1932, la ilusión de “monarquismo” de Salazar cayó por completo cuando su gobierno se apropió de los bienes de la Casa de Braganza mediante la creación de la Fundação da Casa de Bragança. La prueba definitiva de que Salazar no quería la monarquía llegó en 1951, en el congreso de la União Nacional en Coimbra. En un discurso encargado por Salazar, Marcello Caetano viene a frenar en ese congreso las tesis de la restauración de la monarquía.

Seguimos sabiendo que Salazar no apoyó a la monarquía pero que utilizó a los monárquicos que le admiraban y persiguió a los que no lo hacían en la historia del Integralismo Lusitano.

Cultura

Televisión

Salazar fue interpretado por Diogo Morgado en la serie “La vida privada de Salazar”, producida por SIC en 2009.

Los Grandes Portugueses

En el programa de RTP Los Grandes Portugueses, emitido en marzo de 2007, Salazar fue la personalidad más votada, con el 42% de los votos emitidos, seguido de Álvaro Cunhal, con el 19%, y Aristides de Sousa Mendes, con el 13%. Jaime Nogueira Pinto, profesor universitario, hizo su presentación.

El concurso no es en absoluto representativo de la opinión pública portuguesa, ya que consta de 159.245 votos telefónicos, lo que no llega ni al dos por ciento de la población. Está devaluada por algunos historiadores como José Mattoso, António Reis, António Manuel Hespanha y Fernando Rosas, que acusaron a RTP de desinformación y manipulación en un texto publicado en el diario Expresso. En declaraciones al Diário de Notícias, Nuno Santos, ex director de programas de RTP, considera que la acusación es de mal gusto y demuestra mala fe.

Tras el concurso, RTP encargó un sondeo/estudio de opinión a Eurosondagem en marzo de 2007, con 1048 entrevistas personales y resultados muy diferentes. Otra encuesta de Marktest también llegó, con sólo 807 entrevistas, a resultados muy diferentes.

Literatura

Según el historiador António José Saraiva, que fue opositor al régimen, exiliado político y militante del Partido Comunista, quien lee los “Discursos e Notas” de Salazar “queda sobrecogido por la limpidez y concisión del estilo, la más perfecta y cautivadora prosa doctrinal que existe en lengua portuguesa, atravesada por un poderoso ritmo afectivo. Según este autor de “História da Literatura Portuguesa” (obra conjunta con Óscar Lopes) la prosa de Salazar merece un lugar destacado en la Historia de la Literatura Portuguesa (y sólo consideraciones políticas le han quitado el lugar que le corresponde). Salazar es poseedor de “una prosa que conserva la lucidez de la gran prosa del siglo XVII, y donde está desterrada toda la nebulosidad, toda la distracción, toda la laxitud, todo lo que a menudo hace oscura o irrazonablemente ofuscante la prosa de nuestros doctrinarios”.

Biografía cronológica

  • 1889: Nace en Vimieiro, Santa Comba Dão.
  • 1914: En Coimbra, termina la carrera de Derecho.
  • 1918: Catedrático de Ciencias Económicas.
  • 1926: Tras el golpe de Estado del 28 de mayo, fue invitado a ocupar el cargo de Ministro de Hacienda; al cabo de 13 días dimitió.
  • 1928: Se le invita de nuevo a ser Ministro de Hacienda; nunca dejará el poder.
  • 1930: Nace la Unión Nacional.
  • 1932: Presidente del Ministerio.
  • 1933: Se plebiscita una nueva constitución que da inicio al Nuevo Estado. Fin de la dictadura militar. La denominación “Presidente del Ministerio” pasa a ser “Presidente del Consejo de Ministros”.
  • 1936: En la Guerra Civil Española apoya a Franco; crea la Legión Portuguesa y la Juventud Portuguesa; abre las colonias penales de Tarrafal y Peniche.
  • 1937: Escapa de un ataque de anarquistas.
  • 1939: Estalla la Segunda Guerra Mundial, Salazar consigue mantener la neutralidad del país.
  • 1940: Exposición del Mundo Portugués.
  • 1943: Cede a los aliados una base militar en las Azores.
  • 1945: PIDE sustituye a PVDE.
  • 1949: Carmona es reelegido Presidente de la República frente a Norton de Matos; Portugal es admitido como miembro de la OTAN.
  • 1951: Frente a Quintão Meireles, Craveiro Lopes es elegido Presidente de la República.
  • 1958: Frente a Humberto Delgado, Américo Tomás es elegido Presidente de la República; António Ferreira Gomes, obispo de Oporto, critica la política de Salazar.
  • 1960: Portugal celebra su adhesión al Fondo Monetario Internacional.
  • 1961: 22/01, ataque al navío Santa Maria por antisalazaristas, que se refugian en Brasil poco después de la toma de posesión de Janio Quadros; 04/02, asalto a las prisiones de Luanda; 11/03, intento de golpe de Estado de Botelho Moniz; 21/04, resolución de la ONU condenando la política africana de Portugal; 19/12, la Unión India invade Goa, Damão y Diu; 31 de diciembre de 1961 a 1 de enero de 1962, revuelta de Beja.
  • 1963: El PAIGC abre un nuevo frente en Guinea.
  • 1964: El FRELIMO inicia la lucha por la independencia en Mozambique.
  • 1965: Crisis académica; la PIDE asesina a Humberto Delgado.
  • 1966: Salazar inaugura el puente sobre el Tajo.
  • 1968: Tras sufrir un derrame cerebral, Salazar queda físicamente incapacitado para gobernar.
  • 1970: Muerte de Salazar.