Andrew Cunningham

Andrew Browne “ABC” Cunningham había sido miembro de la Royal Navy ya en 1897. Fue veterano de la Guerra de Sudáfrica (1899-1902) y de la Primera Guerra Mundial. Durante la Segunda Guerra Mundial, fue comandante en jefe del Mediterráneo de 1939 a 1942, y de nuevo en 1943.

Su destacado historial naval le llevó a ser nombrado comandante naval general de los Aliados bajo el mando del general Dwight Eisenhower en 1942, durante las campañas del Norte de África y Sicilia.

Sirvió como Primer Lord del Mar y Jefe del Estado Mayor Naval de 1943 a 1945. Fue absolutamente fiel a la tradición naval británica, ordenando siempre a sus capitanes que lucharan agresivamente y no “defraudaran al ejército”. “Se necesitan tres años para construir un barco”, decía, “se necesitan tres siglos para construir una tradición”.

“Era el tipo de almirante nelsoniano”, recordaba Dwight Eisenhower. “Creía que los barcos salían al mar para encontrar y destruir al enemigo. Pensaba siempre en términos de ataque, nunca de defensa”.

Durante la Batalla frente a Calabria, en julio de 1940, dirigió su buque insignia, el HMS Warspite, en una encarnizada persecución contra la flota italiana. Luego, en la Batalla frente a Matapan, volvió a perseguir a la flota italiana y hundió tres cruceros durante la acción nocturna. “Era un auténtico lobo de mar”, añadió Eisenhower.

En cuanto a los títulos reales, en 1939 fue nombrado Caballero Comandante de Bath. En 1945 fue nombrado Caballero del Cardo y nombrado miembro de la Cámara de los Lores como Barón Cunningham de Hyndhope.

En 1946 fue admitido en la Orden del Mérito y nombrado vizconde. Actuó como Lord High Steward en la coronación de la reina Isabel II en 1953.

Se retiró del servicio de la Marina Real en 1946 y falleció en 1963.