Ana Frank

Introducción

Ana Frank (Annelies Marie Frank) (nacida el 12 de junio de 1929 en Fráncfort del Meno; fallecida en febrero o principios de marzo de 1945 en el campo de concentración de Bergen-Belsen) fue una niña germano-holandesa de origen judío que emigró a Holanda con sus padres y su hermana Margot en 1934 para escapar de la persecución nazi y quue fue víctima del Holocausto nazi poco antes del final de la Segunda Guerra Mundial en Europa.

Fotografía de Ana Frank en 1941
Dominio Público, Wikimeda Commons

En Holanda, Ana Frank vivió con su familia oculta en una casa en Ámsterdam desde julio de 1942. En este escondite anotó sus experiencias y pensamientos en un diario, que fue publicado después de la guerra como el Diario de Ana Frank por su padre Otto Frank (puedes adquirirlo aquí).

El diario se considera un documento histórico de la época del Holocausto y la autora, la joven Ana Frank, una figura simbólica contra la inhumanidad del genocidio durante la época del terror nacionalsocialista.

Vida

Infancia en Frankfurt

Ana Frank nació el 12 de junio de 1929 como segunda hija de Otto Heinrich Frank y Edith Frank-Holländer en la clínica del Vaterländischer Frauenverein de Eschenheimer Anlage, en Fráncfort del Meno. Esta clínica fue destruida durante la Segunda Guerra Mundial. Ana vivió en una casa en una casa en Marbachweg 307 hasta los dos años y luego en el domicilio de Ganghoferstraße 24 (ambas viviendas en el barrio de Dornbusch).

La familia vivía en una comunidad asimilada de judíos y otros ciudadanos, y los niños crecieron con amigos católicos, protestantes y judíos. Los Frank eran judíos reformistas que conservaban muchas tradiciones de la fe judía, pero mantenían pocas costumbres. Edith era la madre más devota, mientras que Otto, que había sido un oficial activo en la Primera Guerra Mundial y ahora trabajaba como empresario, se preocupaba más por la educación académica de sus dos hijas. El padre de Ana Frank tenía una amplia biblioteca privada y animaba a las niñas a leer.

Ana tenía se comparaba constantemente con su hermana Margot, que era tres años mayor. Margot se consideraba bondadosa, ejemplar y reservada, mientras que Ana era versátil y vivaz, pero también a menudo extrovertida e impulsiva y se sentía en desventaja frente a Margot. Antes de que la política antijudía de los nacionalsocialistas sumiera su joven vida en la confusión y acabara destruyéndola por completo, vivía despreocupada con su familia y amigos en Frankfurt.

Cuando el NSDAP, el temible partido nazi, consiguió la mayoría de los votos en las elecciones locales de Frankfurt el 13 de marzo de 1933 —pocas semanas después de la toma del poder por parte de Adolf Hitler— hubo inmediatamente manifestaciones antisemitas. Otto Frank veía que se avecinaban grandes problemas para su familia, y sus padres se preocupaban por lo que pasaría si seguían en Alemania.

Ese mismo año, Edith se trasladó con los niños a Aquisgrán para vivir con su madre Rosa Holländer. Al principio, Otto se quedó en Fráncfort, pero luego recibió una oferta de Robert Feix para crear una sucursal de la empresa Opekta en Ámsterdam. Se trasladó a Holanda para arreglar los negocios y prepararlo todo para la llegada de su familia. Debido a la Ley de Ciudadanía del Reich, los Frank perdieron la nacionalidad alemana en 1941.

Exilio en Ámsterdam

Edith llegó en septiembre para buscar un piso, Margot le siguió en diciembre y Ana en febrero de 1934. Vivían en un edificio de apartamentos en Merwedeplein 37, en el nuevo barrio de Rivierenbuurt, en lo que entonces era el extremo sur de la ciudad. Numerosas familias judías procedentes de Alemania buscaban allí un nuevo hogar. Querían quedarse en Holanda porque se sentían más seguros aquí que en su país de origen.

Los padres de Ana Frank siguieron ocupándose de la educación de sus dos hijas en el exilio. Margot asistía a una escuela pública y Ana estaba matriculada en la escuela pública Montessori de la vecina Niersstraat. Mientras Margot destacaba sobre todo en matemáticas, Ana mostraba sus habilidades en la lectura y la escritura.

Entre las mejores amigas de Ana a partir de 1934 se encontraban Hannah Goslar y Sanne Ledermann. Goslar contó más tarde que Ana escribía a menudo en secreto y no quería revelar nada del contenido de sus escritos. Estos primeros registros se han perdido.

Pero “Hanneli”, como Ana llamaba a su mejor amiga, es ahora un importante testigo contemporáneo cuyos recuerdos fueron recogidos por Alison Leslie Gold en un libro en 1998. Otra amiga de Ana Frank, Jacqueline van Maarsen, también contó sus experiencias con Ana unos años después de la Segunda Guerra Mundial.

En 1935 y 1936, Ana volvió a pasar unas vacaciones de verano bastante despreocupadas en la finca suiza de su tía abuela parisina Olga Spitzer en Sils im Engadin/Segl, donde se hizo amiga de una chica del lugar.

Otto Frank dirigió la rama holandesa de la empresa alemana Opekta desde 1933. En 1938, junto con el carnicero Hermann van Pels, que había huido de Osnabrück con su familia, también judía, fundó una segunda empresa llamada Pectacon, que vendía especias. Otto estaba muy ansioso por asegurarse un medio de vida permanente, ya que tuvo que presenciar cómo el banco de su padre Michael en Frankfurt, ya debilitado por la crisis económica mundial de 1929, era expropiado por los nacionalsocialistas.

En 1939, la madre de Edith Frank vino a vivir con los Frank en Ámsterdam, donde permaneció hasta su muerte en enero de 1942. Los Frank conocieron de primera mano la crueldad de los nacionalsocialistas por el hermano de Edith, Walter Holländer, que había sido detenido durante la Noche de los Cristales Rotos y llevado al campo de concentración de Sachsenhausen antes de que se le permitiera viajar a Holanda con un permiso especial.

Sin embargo, Otto Frank no dejó que los impactantes informes sobre las sinagogas en llamas le disuadieran de su actitud optimista. Describió el acontecimiento como una “fiebre” que tenía que hacer entrar en razón a todos los implicados. Sin embargo, la esperanza se convirtió en miedo cuando estalló la Segunda Guerra Mundial con la invasión de Polonia en septiembre de 1939.

A los judíos en el exilio les preocupaba que Holanda, que intentaba mantener su neutralidad, también se viera amenazada por el afán expansionista de Hitler. El 10 de mayo de 1940, Holanda fue atacada y ocupada por la Wehrmacht alemana, el ejército del Tercer Reich.

Las fuerzas holandesas capitularon y la reina Guillermina huyó al exilio en Londres. Pronto quedó claro que los judíos de los Países Bajos se enfrentaban al mismo destino que en los demás territorios ocupados. Otto y Edith Frank no podían seguir ocultando los problemas políticos a sus hijos.

Hasta ahora, los padres habían intentado escudar a sus hijas para mantener una cierta normalidad, pero ahora Ana ya no entendía el mundo. Rendirse no se ajustaba a su carácter combativo: estaba acostumbrada a hacer valer su punto de vista.

Como demuestran unas cartas descubiertas en 2007, Otto Frank intentó varias veces obtener asilo en Estados Unidos o Cuba, entre otras cosas con la ayuda de su amigo Nathan Straus, que tenía contacto con la primera dama Eleanor Roosevelt. Sin embargo, los esfuerzos fueron infructuosos.

Las nuevas leyes antisemitas les despojaban de más y más derechos. Los Frank, como el resto de judíos holandeses, fueron excluidos de la vida social y de todas las instituciones públicas. La prohibición del cine afectó especialmente a Ana Frank, que coleccionaba con entusiasmo fotos de estrellas de cine. Con sus compañeros judíos, ahora tenía que asistir a una escuela especial, el Liceo, que la separaba de muchos amigos.

Todos los judíos tenían que registrarse. Incluso estaban obligados a registrar sus bicicletas, tan populares en Holanda. Cuando fueron marcados por la obligación de llevar la estrella judía, muchos holandeses se solidarizaron con ellos. Sin embargo, también se formó un partido nacionalsocialista holandés. Para proteger sus empresas de los estrictos controles de los auditores, Otto Frank delegó la gestión oficial a sus empleados arios Johannes Kleiman y Victor Kugler.

El 12 de junio de 1942, Ana Frank recibió un diario a cuadros rojos y blancos por su decimotercer cumpleaños. Ese mismo día, comenzó su diario en holandés.

Escondite en la parte trasera de la casa

Otto Frank había dispuesto un escondite en la parte trasera de su compañía en Prinsengracht 263, tal como le había sugerido su empleado Kleiman. El edificio principal, cerca de la iglesia Westerkerk, era discreto, antiguo y propio de este barrio de Ámsterdam. No llamaba, pues, la atención en modo alguno.

Denominada por Ana Frank como “la Achterhuis” o “la casa de atrás”, era una construcción de 3 plantas pegada a la fachada posterior del edificio principal.

En el primer piso había dos habitaciones más pequeñas con baño y aseo, y encima una habitación grande y otra pequeña; desde esta última una escalera conducía al ático.

Este escondite tenía una superficie total de unos 50 m². Una estantería repleta de libros escondía la puerta que daba acceso a las estancias.

Reconstrucción de la estantería que daba acceso a las estancias de la casa de atrás de Ana Frank User:DieingPenis.com, AnneFrankHouse Bookcase, CC BY-SA 3.0

Otto Frank había pedido ayuda a su secretaria Miep Gies. Aunque tuvo que asumir que sería castigada como judenhelfer o “ayudadora de judíos” si se descubrían los judíos ocultos, aceptó y asumió la difícil responsabilidad.

Junto con su marido Jan Gies, los compañeros de trabajo de Otto, Kugler y Kleiman, y Bep Voskuijl, ayudó a los habitantes de la casa de atrás a permanecer a salvo de las persecuciones de la Gestapo, la policía secreta del III Reich.

La situación de la familia Frank llegó a un punto crítico cuando Margot Frank recibió una llamada de la Oficina Central de Emigración Judía de Ámsterdam el 5 de julio de 1942, ordenando su deportación a un campo de trabajo. Si Margot no se hubiera presentado, toda la familia Frank habría sido detenida.

A causa del llamamiento, Otto Frank decidió esconderse con su familia antes de lo previsto. Por lo tanto, al día siguiente, el 6 de julio, toda la familia comenzó una vida en la clandestinidad, ya que la huida de los Países Bajos ocupados parecía imposible. Cuando el amigo de Ana, Helmut Silberberg, fue a visitarla a su casa, ya no la encontró

Como camuflaje, la familia había dejado su anterior piso desordenado y había dejado una nota para fingir una huida repentina a Suiza. Al cabo de una semana, la familia van Pels les siguió hasta la Achterhuis, y en noviembre de 1942 se les unió el dentista Fritz Pfeffer.

La esperanza inicial de los escondidos de volver a ser libres al cabo de unas semanas o meses resultó vana. Vivieron en la casa de atrás durante algo más de dos años. Durante este tiempo, no podían salir al exterior y no se les permitía llamar la atención (por ejemplo, haciendo ruidos fuertes), lo que limitaba mucho su vida.

El ambiente tenso de la casa de atrás, donde los clandestinos habitantes vivían con miedo e incertidumbre constantes, provocó repetidamente malestar y tensión entre ellos. Cuanto más tiempo vivían juntos en la casa de atrás, más claramente surgían los conflictos personales.

Por ejemplo, Ana estaba molesta con Fritz Pfeffer, que compartía habitación con ella y, por tanto, perturbaba su intimidad. Por eso utilizó para él el seudónimo de “Dussel” (tonto), ignorando que tampoco era fácil para el dentista, cuya compañera Charlotte Kaletta no tenía nada que temer por ser cristiana.

Ana Frank se metía a menudo en conflictos con su madre porque Edith Frank estaba cada vez más desesperada y sin esperanza, lo que no encajaba con el carácter de Ana.

Otto Frank tuvo que mediar. Fue especialmente difícil para Ana porque, al principio de su adolescencia, que se caracteriza por el carácter temperamental y rebelde de otros jóvenes, estaba encerrada con sus padres y tenía que comportarse de forma disciplinada y conformista.

Miep Gies no sólo proporcionó alimentos, sino que también informó a los ocho escondidos sobre los acontecimientos bélicos que iban desarrollándose.

Al mediodía, los ayudantes se reunían con los escondidos para almorzar y por la tarde, cuando los demás empleados de la empresa habían abandonado el edificio, Ana Frank y los demás podían acudir al edificio delantero.

En el antiguo despacho privado de Otto Frank, escuchaban las noticias de la radio de la BBC, lo que les inquietaba cada vez más. El 15 de julio de 1942, el primer tren partió hacia Auschwitz y los judíos fueron privados de su ciudadanía.

Ana Frank leyó muchos libros en la clandestinidad, entrenó su estilo gracias a ellos ellos y rápidamente pasó a ser una escritora por derecho propio. Sus habilidades de escritura y su confianza en sí misma como autora crecía día a día.

El llamamiento del gobierno holandés en el exilio en Londres para recopilar los documentos de la ocupación fue el impulso para que Ana revisara las entradas del diario. Para ello utilizaba hojas sueltas de papel. El 11 de mayo de 1944, escribió que definitivamente quería publicar un libro después de la Segunda Guerra Mundial con el título “La casa de atrás”.

En el diario, Ana Frank dudaba de que Otto amara realmente a Edith y sospechaba que se había casado con ella más bien por la razón. La propia Ana empezó a interesarse por Peter van Pels, amigo con el que compartía escondite. Al principio lo describió en su diario como demasiado tímido y aburrido, pero tras un breve interludio tormentoso con cierta ternura, la relación terminó rápidamente. El diario también revela que Ana estaba al corriente de las deportaciones a los judíos, que ella misma sufrió unos días después de su última entrada.

Traición

Durante mucho tiempo se dio por sentado que alguien se fue de la lengua y traicionó a la familia Frank, revelando su escondite a las autoridades nazis. Lo cierto es que el autor de la traición nunca fue identificado con certeza.

Durante mucho tiempo, el responsable del almacén, Willem Gerard van Maaren (1895-1971), que había sucedido al padre de Bep Voskuijl tras enfermar en 1943, fue considerado el principal sospechoso.

En dos investigaciones no se encontraron pruebas suficientes, por lo que nunca se presentaron cargos. Van Maaren no era antisemita.

Él mismo había ocultado a su hijo durante la Segunda Guerra Mundial porque no quería presentarse al servicio militar. Sin embargo, en la empresa se le consideraba peligroso porque fisgoneaba y presumía ante Miep Gies de supuestas conexiones con la Gestapo.

Kugler, Kleiman y Voskuijl, en particular, sospecharon de él. Más tarde se descubrió que estaba robando. Probablemente trató de encubrir sus propios actos con su comportamiento.

Durante una investigación en 1948, negó la traición a los Frank. Como resultado, el Politieke Recherche Afdeling que lo investigaba lo absolvió en libertad condicional. En 1949 apeló y fue absuelto incondicionalmente por el Tribunal de Distrito.

Entre noviembre de 1963 y noviembre de 1964 volvió a ser juzgado como sospechoso cuando el Departamento de Investigación Criminal localizó al SD-Oberscharführer Karl Josef Silberbauer, que había detenido a los escondidos, y reabrió el caso.

Silberbauer no pudo identificar a van Maaren ni aportar ninguna información nueva porque su superior (que se había quitado la vida tras la derrota alemana) no le había dicho el nombre del informante. Van Maaren fue el sospechoso más investigado del caso e insistió en su inocencia hasta su muerte en 1971.

La segunda persona sospechosa era Lena van Bladeren-Hartog (fallecida en 1963), que trabajaba como limpiadora en la empresa en la que trabajaba Otto Frank. Su marido, Lammert, que trabajaba como ayudante a las órdenes de van Maaren, había oído hablar de sus observaciones y se lo contó a su mujer. Lena se lo comunicó a Anna Genot, que a su vez informó a Kleiman. Anna y su marido Petrus también declararon que ya habían empezado a sospechar de lo que sucedía con los Frank en 1942, en vista de las grandes cantidades de leche y pan que se entregaban a la empresa.

La sospecha contra Lena fue acompañada por la afirmación de que el informe sobre la presencia de judíos ocultos había provenido de una voz femenina. Tampoco se pudo demostrar su culpabilidad. Melissa Müller la nombró informante en 1998, pero se retractó en 2003 cuando la historiadora británica Carol Ann Lee la contradijo y una investigación del Instituto Holandés de Estudios sobre la Guerra, el Holocausto y el Genocidio (NIOD) no llegó a ninguna conclusión clara.

Carol Ann Lee presentó un nuevo nombre en su libro de 2002 La vida oculta de Otto Frank, el cazarrecompensas holandés Anton Ahlers (1917-2000). Los cazadores de recompensas eran numerosos en la época de la ocupación y se ganaban la vida con las recompensas por arrestos de judíos. La investigación de Lee reveló que el posible traidor, que trabajaba como informante para Kurt Döring en el cuartel general de la Gestapo en Ámsterdam, habría chantajeado al padre Otto Frank. Sin embargo, la teoría es controvertida a día de hoy.

El NIOD no lo cree, ya que las suposiciones se basan únicamente en declaraciones del propio Ahlers y de su familia (su esposa Martha negó las acusaciones, su hermano Cas las confirmó).

En 2009, el periodista holandés Sytze van der Zee investigó en su libro Vogelvrij – De jacht op de joodse onderduiker, entre otras cosas, si Ans van Dijk pudo ser quien traicionó a Ana Frank y a su familia. La propia van Dijk era judía y entregaba a los judíos escondidos a la Oficina de Asuntos Judíos, a los que previamente había atraído a una trampa prometiendo esconderlos.

Según van der Zee, Otto Frank sabía que la traidora era una mujer y también que era judía. Había guardado silencio para no fomentar los prejuicios. Ans van Dijk fue la única mujer entre las 39 personas ejecutadas por crímenes de guerra después de la Segunda Guerra Mundial.

En abril de 2015, se hizo pública otra teoría, expuesta por Joop van Wijk, hijo de Bep Voskuijl. Según esta teoría, su tía Hendrika Petronella, llamada Nelly (fallecida en 2001), la hermana menor de Bep Voskuijl, delató el escondite. Bep se ocupó de los escondidos; Nelly colaboró con los ocupantes alemanes.

En octubre de 1945 fue detenida por ello y cumplió condena en la cárcel de Groningen hasta 1953. Bep, al contrario que Miep Gies, apenas estuvo disponible para entrevistas y declaraciones sobre Ana Frank y el escondite de la casa de atrás durante toda su vida. Esto puede interpretarse como un indicio de que conocía la traición de su hermana.

En diciembre de 2016, la fundación que gestiona la Casa de Ana Frank publicó una nueva investigación. En él, se dan explicaciones alternativas que terminaron en el descubrimiento de los escondidos. En lugar de la traición, razones económicas podrían haber conducido al descubrimiento de Ana Frank y los demás judíos escondidos en la casa de atrás.

La operación policial se dirigió posiblemente contra un mercado negro de cupones de alimentos racionados. La propia Ana Frank mencionó en su diario a dos comerciantes: Martin Brouwer y Pieter Daatzelaar. Las investigaciones sobre actividades ilícitas en Prinsengracht 263 serían otro motivo de la búsqueda. Esto se apoya en la presencia de Gezinus Gringhuis, que acompañaba a Silberbauer y trabajaba en una unidad especial para delitos de guante blanco. Además, Kugler y Kleiman fueron detenidos por “favorecer a los judíos” y “negarse a trabajar”, respectivamente.

Detención

Nunca se aclaró quién dio el chivatazo decisivo, pero se considera seguro que los nazis se presentaron en el Prinsengracht hacia las 10 de la mañana del 4 de agosto de 1944, tras recibir una llamada de la Gestapo.

Los ayudantes ya no podían proteger a los judíos y tuvieron que mostrar a Silberbauer el escondite. Kugler y Kleiman fueron llevados a la prisión del SD en la Euterpestraat. Fueron enviados al campo de tránsito de Amersfoort el 11 de septiembre de 1944.

Kleiman fue liberado el 18 de septiembre de 1944 por motivos de salud, Kugler consiguió escapar el 28 de marzo de 1945. Bep Voskuijl pudo aprovechar el caos en el momento de su detención para escapar con algunos documentos que indicaban conexiones con el mercado negro.

Miep Gies recogió las hojas de papel con las notas de Ana Frank que Silberbauer había esparcido por el suelo durante su búsqueda de un contenedor para el dinero y las joyas de los prisioneros y las guardó en un cajón para devolvérselas a Ana Frank después de la guerra (algo que, tristemente, terminó siendo imposible).

Los judíos que habían estado escondidos con Ana Frank y su familia fueron primero interrogados por la Gestapo y retenidos durante la noche. El 5 de agosto fueron llevados a la prisión superpoblada de Weteringschans. Dos días después fueron enviados al campo de tránsito de Westerborkm. Tuvieron que hacer trabajos duros en los barracones de castigo.

Las mujeres trabajaban —separadas de los hombres— en un departamento de baterías. Vivían con la esperanza de hacerse indispensables con su trabajo y escapar así de un destino aún peor. Oyeron rumores sobre los avances de los aliados occidentales tras el desembarco de Normandía y sobre los transportes a los campos de concentración y exterminio del Este. El 2 de septiembre, las familias Frank y van Pels fueron seleccionadas al pasar lista para ser transportadas al campo de concentración de Auschwitz.

Muerte en el campo de concentración

El 3 de septiembre de 1944, el último tren con 1019 judíos partió hacia Auschwitz, donde llegó dos días después. En la rampa, los hombres y las mujeres se vieron por última vez. Todos los habitantes de la casa de atrás sobrevivieron a la selección. Es casi seguro que Hermann van Pels fue gaseado en la cámara de gas el 3 de octubre de 1944, tras una selección en el campo de enfermos al que había acudido a causa de una herida.

Auguste van Pels fue llevado al gueto de Theresienstadt a través del campo de concentración de Bergen-Belsen y del campo de concentración de Buchenwald el 9 de abril de 1945. Murió durante el transporte a Theresienstadt.

Peter van Pels fue enviado en una marcha de la muerte desde Auschwitz al campo de concentración de Mauthausen el 16 de enero de 1945, donde murió poco antes de la liberación. Edith Frank murió de hambre y agotamiento en Auschwitz el 6 de enero de 1945. Antes, Rosa de Winter había cuidado de la madre de Ana y la había llevado a un barracón de enfermos.

Ana tenía 15 años y tres meses antes de llegar a Auschwitz y así se libró de la muerte directa. 549 de los 1.019 pasajeros —entre ellos todos los menores de 15 años— fueron directamente enviados a las cámaras de gas. Los 258 hombres y 212 mujeres que sobrevivieron a la selección tuvieron que soportar el humillante procedimiento de desvestirse, desinfectarse, afeitarse y tatuarse un número en el brazo.

Ana, Margot y Edith Frank fueron internadas en el bloque 29 del campo de mujeres de Birkenau. Cada una de las 212 mujeres del transporte de Westerbork que sobrevivieron a la selección fue tatuada con un número entre A-25060 y A-25271. Como se les había asignado un número alto, estaban en la parte baja de la jerarquía. Tenían que hacer trabajos duros durante el día y congelarse en barracas superpobladas por la noche.

Los otros presos describieron a Ana Frank como fuerte o introvertida. Su anhelo y sus ganas de vivir resultaron ser la fuerza motriz. Sin embargo, no pudo escapar de las enfermedades que proliferaban en el campo debido a las catastróficas condiciones higiénicas, y se infectó de sarna. Para proteger a las demás presas, ella y Margot fueron trasladadas a un bloque de aislamiento, el llamado bloque de la sarna. En este bloque de aislamiento, las condiciones higiénicas eran aún más catastróficas.

A medida que los Aliados se acercaban, los nazis decidieron desalojar gradualmente Auschwitz. El 28 de octubre, deportaron a 1.308 mujeres de Birkenau al campo de concentración de Bergen-Belsen. Formaban parte de un total de 8.000 “mujeres enfermas pero potencialmente restaurables” que se destinaron a un uso posterior en la industria armamentística.

Rosa de Winter escribió en su libro Aan de gaskamer ontsnapt! en agosto de 1945 que el tren que llevó a Ana y Margot a Bergen-Belsen partió la noche del 1 de noviembre de 1944. Las dos hermanas fueron así separadas de su madre.

Ana y Margot llegaron a Bergen-Belsen dos días después. Tras una caminata de ocho kilómetros, fueron alojadas inicialmente con otros prisioneros en tiendas de campaña, que fueron destruidas por una tormenta poco después.

Allí Ana Frank se reencontró con sus amigas Hannah Goslar y Nanette Blitz, que estaban presas en otra parte del campo como “judías de intercambio” desde febrero de 1944. Durante sus conversaciones en la valla, Ana les dijo que ella y su hermana estaban solas porque creía que sus padres habían muerto. Nanette Blitz describió a Ana Frank así: “Entonces ya era un esqueleto. Estaba envuelta en una manta. No podía ponerse su propia ropa porque estaba llena de piojos”. Pero Ana mostró más preocupación por Margot, a pesar de su propia enfermedad.

A medida que se llevaban más y más prisioneros a Bergen-Belsen, las deficiencias higiénicas del campo empeoraban. En marzo de 1945 comenzó una epidemia de tifus que mató a unos 17.000 prisioneros. El tifus y otras enfermedades también estaban muy extendidas en el campo.

Según los testigos, Margot cayó debilitada de su catre en la litera y murió. Unos días después, Ana también estaba muerta. Las fechas exactas no se registraron poco antes del final de la Segunda Guerra Mundial. Unas semanas después, el 15 de abril de 1945, las tropas británicas liberaron el campo. Las investigaciones realizadas por la Fundación Ana Frank a finales de marzo de 2015 revelaron que Ana y Margot probablemente ya habían muerto en febrero de 1945.

No se sabe con certeza de qué enfermedades fueron víctimas Ana y Margot. Según las últimas investigaciones, la cronología y los síntomas descritos por los testigos presenciales sugieren que Ana murió de tifus.

La tumba de Ana Frank se encuentra en el recinto del monumento conmemorativo de Bergen-Belsen. Los familiares erigieron allí una piedra conmemorativa para Ana y su hermana Margot tras la liberación del campo de concentración. La piedra no marca un lugar exacto de enterramiento, ya que ambas descansan en una de las fosas comunes anónimas de los alrededores.

Otto Frank fue el único de los judíos escondidos en el escondite de la casa de atrás que sobrevivió. Tras la liberación del campo de concentración de Auschwitz-Birkenau por el Ejército Rojo el 27 de enero de 1945, siguió viviendo en Ámsterdam hasta 1952. Luego se trasladó a Basilea, Suiza, donde vivía su hermana.

Un año después se casó con Elfriede Markovits, natural de Viena, que había perdido a su primer marido, Erich Geiringer, y a su hijo: habían muerto en el campo de concentración de Mauthausen. Hasta su muerte, el 19 de agosto de 1980, Otto Frank vivió en Birsfelden, cerca de Basilea, y se dedicó a promocionar el diario de su hija Ana y a difundir el mensaje que contenía.

Nacionalidad, identidad y lengua

Ana Frank nació en Fráncfort del Meno en el seno de una familia alemana y vivió allí hasta el verano de 1933. En 1933, la familia tuvo que emigrar a Holanda, donde Ana fue a la escuela. Aunque nació en Alemania, Ana Frank hablaba principalmente neerlandés desde los cinco años.

Antiguos compañeros de clase señalaron más tarde que Otto y Edith Frank tampoco hablaban alemán en casa, sino sólo holandés con Ana y Margot. Mientras que en el neerlandés de sus padres se notaba un acento alemán, ambas niñas hablaban sin acento. En su diario, que escribió en holandés, Ana describe cómo se sentía judía en lugar de alemana.

Ana Frank explica en su diario cómo quiere ser holandesa después de la guerra y habla de Holanda como “su” país.

Monumentos y árboles

Casa de Ana Frank

El 3 de mayo de 1957, un grupo dirigido por Otto Frank creó la Fundación Ana Frank (Anne Frank Stichting) para preservar la casa de Prinsengracht 263 del deterioro y hacerla accesible al público.

Otto Frank mencionó el contacto y la comunicación entre jóvenes de diferentes culturas, religiones u orígenes étnicos como el objetivo principal de la fundación para contrarrestar la intolerancia o la discriminación racista. El museo y el centro de documentación de la Casa de Ana Frank se inauguraron el 3 de mayo de 1960.

Antiguos domicilios de la familia Frank

En 2005, el antiguo piso de Merwedeplein 37 de Ámsterdam fue restaurado para devolverle el estado en que se encontraba cuando la familia Frank vivía allí. Está disponible para los escritores que no pueden trabajar libremente en su país de origen durante un año. En febrero de 2015, Gunter Demnig colocó cuatro Stolpersteine delante de la casa para Ana, Margot, Edith y Otto Frank (piedras en el camino para captar la atención del caminante).

En Fráncfort hay placas conmemorativas en los antiguos domicilios de los Frank, en Marbachweg 307 y Ganghoferstraße 24, y se han instalado otros monumentos conmemorativos en el barrio de Dornbusch.

Delante de la última casa elegida libremente por los Frank en la Pastorplatz 1 de Aquisgrán, unas Stolpersteine (piedras de tropiezo) colocadas en el pavimento y colocadas por Demnig en junio de 2009, así como una piedra conmemorativa delante de la casa de la abuela, que ya no existe, recuerdan el destino de la familia bajo el reinado del terror nacionalsocialista.

Villa Spitzer / Villa Laret

Un monumento frente a la “Villa Spitzer” (“Villa Laret”), cerca del lujoso Hotel Waldhaus, recuerda las estancias vacacionales de Ana Frank en 1935 y 1936 en Sils im Engadin/Segl en la finca de su tía abuela parisina Olga Spitzer. Un jarrón que regaló a su amiga de vacaciones Tosca Nett, del pueblo, como regalo de despedida en 1936, forma parte ahora de la colección de la Casa Nietzsche de Sils.

Árbol de Ana Frank

Un castaño que Ana Frank pudo ver desde su escondite y que mencionó en su diario se conoció como el Árbol de Ana Frank. El árbol fue destruido por una tormenta en agosto de 2010. Se plantaron retoños del árbol en una escuela de Frankfurt y en las Naciones Unidas en Nueva York, entre otros lugares.

Árbol de Ana Frank en 2006
original by huliana90212, edit by user:Arthena., Annefranktree edit1CC BY 2.0

Lugares de recuerdo y conmemoración

  • Placa conmemorativa con una cita de su carta de despedida y una breve biografía en varios idiomas en el Monumento a la Resistencia Europea de Como.

  • Cuerpo celeste: Un asteroide recibió el nombre de (5535) Annefrank. Se descubrió en 1942, el año en que Ana comenzó su diario y se escondió.

  • Escuelas: Muchas escuelas de Alemania y otros países llevan el nombre de Ana Frank. Entre ellas, la escuela Montessori de Ámsterdam, a la que ella misma asistió de 1934 a 1941.

  • Calles y plazas: Muchas calles y plazas de todo el mundo llevan el nombre de Ana Frank. En España, destaca la Plaza de Ana Frank en la ciudad de Barcelona.
Estatua de bronce en la Plaza de Ana Frank en Barcelona
VcarcelerBCN Anna Frank-FCC BY-SA 3.0