Alfred Jodl

Introducción

Alfred Jodl (nacido el 10 de mayo de 1890 en Würzburg, fallecido el 16 de octubre de 1946 en Núremberg), fue un oficial del ejército alemán (coronel general desde 1944). Durante la Segunda Guerra Mundial, desempeñó un papel destacado en la planificación de las operaciones militares alemanas como jefe del Estado Mayor de la Wehrmacht.

Alfred Jodl fue una de las 24 personas acusadas en el Juicio de Núremberg a los Principales Criminales de Guerra ante el Tribunal Militar Internacional. Fue declarado culpable de los cuatro cargos presentados contra él el 1 de octubre de 1946, condenado a muerte en la horca y ejecutado con otros nueve condenados en Nuremberg el 16 de octubre de 1946.

Vida

Familia

Alfred Baumgärtler era hijo del capitán de artillería bávaro (más tarde teniente coronel) Alfred Jodl y de Therese Baumgärtler. Su padre procedía de una familia militar bávara, originalmente tirolesa. Los padres no se casaron inicialmente porque Therese, como hija de un granjero, no era propia de un oficial bávaro.

No se casaron hasta 1899, después de que el padre se licenciara del servicio militar, y sólo a partir de entonces Alfred llevó su nombre. Jodl creció con su hermano menor Ferdinand Jodl; tres hermanas murieron en la infancia. Su tío era el filósofo Friedrich Jodl.

En septiembre de 1913, Alfred Jodl se casó con Irma Gräfin von Bullion, con quien estuvo casado hasta su muerte el 18 de abril de 1944. El 7 de abril de 1945 se casó con Luise von Benda, amiga íntima de su primera esposa. Ninguno de los dos matrimonios tuvo hijos.

Reino de Baviera y Primera Guerra Mundial

Alfred Jodl asistió a las escuelas primarias de Landau, en el Palatinado, a partir de 1895 y de Múnich desde 1899. Tras asistir al Theresien-Gymnasium de Múnich hasta los 13 años, Jodl ingresó en el cuerpo de cadetes de Múnich en 1903. Debido a un rendimiento fluctuante, no aprobó el examen Abitur hasta 1910, a la edad de 20 años, como uno de los mejores de su año, eso sí.

En julio de ese mismo año, Jodl se incorporó como alférez al 4º Regimiento de Artillería de Campaña “König” del ejército bávaro en Augsburgo. De 1911 a 1912, estuvo al mando de la escuela de guerra de Múnich y fue nombrado teniente a su regreso, el 28 de octubre de 1912.

Al comienzo de la Primera Guerra Mundial, Jodl participó con su unidad en la batalla de Saarburg (20 de agosto de 1914) y fue herido en el muslo el 24 de agosto de 1914. Jodl recibió entonces la Cruz de Hierro de II Clase. No fue hasta marzo de 1915 cuando Jodl pudo regresar a las tropas.

En 1916, Jodl fue ascendido a teniente primero y trasladado al Frente Oriental a finales de año. En 1917 se convirtió en comandante de batería del 72º Regimiento de Cañones de Campaña de Hungría. A principios de 1918, fue trasladado de nuevo al Frente Occidental como oficial de Estado Mayor. Allí, Jodl recibió la Cruz de Hierro de primera clase el 3 de mayo.

República de Weimar

Tras el armisticio de Compiègne, Jodl permaneció en el ejército. En junio de 1919, se convirtió en comandante de batería en el regimiento de artillería ligera 22 del Reichswehr provisional y fue transferido al regimiento de artillería 21 del Reichswehr en Landsberg am Lech el 1 de octubre de 1919.

En 1921, Jodl fue ascendido a capitán; luego asistió al Führergehilfenlehrgang I en Munich. Fue uno de los diez mejores del año y posteriormente jefe de la 4ª Batería de Montaña del 7º Regimiento de Artillería (bávaro).

El 1 de octubre de 1923 fue destinado de nuevo al Führergehilfenlehrgang II de Berlín. En mayo de 1924, Jodl fue trasladado al Ministerio del Reichswehr en Berlín y en octubre fue asignado como oficial de Estado Mayor a la 7ª División (Bávara) en Múnich, donde trabajó hasta octubre de 1927.

El 1 de octubre de 1927, se convirtió en Jefe de la 5ª Batería del 7º Regimiento de Artillería (Bávaro). De 1928 a 1932 fue profesor de táctica e historia de la guerra. El 1 de febrero de 1932 fue ascendido a Mayor y el 1 de junio de 1932 fue nombrado Jefe de Grupo en el Departamento de Operaciones de la Oficina de Tropas del Ministerio del Reichswehr.

Era nacionalsocialista

Antes de la guerra

El 20 de junio de 1935, Jodl se convirtió en Jefe del Departamento de Defensa Nacional en la Wehrmacht-Führungsamt (WFA); el 1 de agosto de 1935, fue ascendido a Coronel. Jodl se alojaba ocasionalmente en Bischofswiesen-Stanggaß, lugar donde se construyó la Oficina de la Cancillería del Reich en Berchtesgaden, cuando Hitler se alojaba en el Berghof.

En febrero/marzo de 1938, tras la crisis Blomberg-Fritsch, se reorganizó la cúpula de la Wehrmacht y se creó el Mando Supremo de la Wehrmacht (OKW), con personal nacionalsocialista de confianza.

La WFA, con Jodl como su nuevo jefe, era ahora parte del OKW y estaba directamente subordinada a su jefe, el general Wilhelm Keitel.

El 1 de octubre de 1938, Jodl fue trasladado de su anterior puesto de Estado Mayor a un mando de tropa como comandante de artillería de la 44ª División de Infantería. El anterior sustituto de Jodl al frente de la WFA, Walter Warlimont, asumió las funciones de Jodl.

Tras medio año de servicio en la tropa, Jodl fue nombrado general de división el 1 de abril de 1939. Estaba previsto que se hiciera cargo de la 4ª División de Montaña como comandante en octubre de 1939.

Sin embargo, debido a la orden de movilización que se le aplicó hasta el 30 de septiembre de 1939, fue llamado a su antiguo puesto como Jefe de la Oficina de WFA incluso antes de ser nombrado Comandante de División el 23 de agosto de 1939.

Segunda Guerra Mundial

No fue hasta el inicio de la guerra contra Polonia cuando Jodl conoció en persona a Adolf Hitler por primera vez durante un viaje al frente en un tren especial el 3 de septiembre de 1939.

Mientras que la guerra contra Polonia había sido planificada únicamente por el Alto Mando del Ejército (OKH), el ataque a Dinamarca y Noruega (nombre en clave: Unternehmen Weserübung) fue planificado por el OKW bajo las órdenes de Jodl debido a la actitud más bien escéptica del OKH en relación con la campaña occidental.

Más tarde, también, todas las operaciones en el Oeste y en el Norte de África fueron denominadas teatros de guerra del OKW, sólo el Frente Oriental permaneció operativamente bajo el control del OKH.

En la gran oleada de ascensos que siguió a la victoria sobre Francia, Jodl fue ascendido a General de Artillería el 19 de julio de 1940, saltándose el rango de Teniente General.

En el período que siguió, Jodl se ocupó pronto de elaborar planes para una campaña contra la Unión Soviética. La directiva nº 21 del 18 de diciembre de 1940, que esbozaba el ataque a la URSS bajo el nombre encubierto de Operación Barbarroja, procedía en gran medida de Jodl y su personal en el Estado Mayor de la Wehrmacht.

Jodl también participó en la redacción de la Orden del Comisario, que era contraria al derecho internacional y que ordenaba específicamente:

Estos comisarios [es decir, los “comisarios políticos como órganos de la fuerza enemiga”] no son reconocidos como soldados; la protección aplicable a los prisioneros de guerra según el derecho internacional no se les aplica. Deben eliminarse después de la segregación.

En marzo de 1941, Jodl abogó por que en la campaña planeada los Einsatzgruppen de las SS debían “dejar inofensivos” a los comisarios soviéticos y a los “jefes bolcheviques” en la zona de operaciones sin demora. De hecho, tras la invasión de la Unión Soviética, los Einsatzgruppen de la Policía de Seguridad y del SD cometieron crímenes de proporciones inimaginables.

En el transcurso de la ofensiva alemana de verano de 1942 (Fall Blau), se produjeron repetidos desacuerdos entre Jodl y Hitler. Ya en la fase de planificación, Jodl consideró que las fuerzas previstas eran demasiado débiles para poder alcanzar los objetivos previstos.

Alfred Jodl criticó duramente la intervención de Hitler en la planificación operativa y la consiguiente división del Grupo de Ejércitos Sur a principios de julio (“división de fuerzas”), pero finalmente no sirvió de nada.

Cuando el ataque alemán se empantanó en el camino hacia el Cáucaso, Jodl se opuso a la acusación de Hitler de que los comandantes sobre el terreno eran los culpables de la situación; simplemente seguían las órdenes de Hitler. En vista de este enfrentamiento abierto, Hitler planeó sustituir a Jodl por el general Friedrich Paulus tan pronto como éste hubiera capturado Stalingrado.

Exteriormente, Jodl ocultó el conflicto y elogió explícitamente a Hitler por su previsión estratégica. En una conferencia sobre la situación estratégica pronunciada el 7 de noviembre de 1943 en Múnich ante el Reich y los Gauleiters, citó como sentimiento natural del pueblo que en esta guerra sólo existe la lucha hasta el final. La rendición es el fin de la nación, es el fin de Alemania. La confianza en la victoria final era inquebrantable.

No obstante, el 30 de enero de 1943, Jodl recibió la Insignia de Oro del NSDAP, el partido nazi. Su número de afiliación al NSDAP era de 9.640.812.

Alfred Jodl también participó en las deportaciones de judíos europeos a los campos de exterminio. En otoño de 1943, por ejemplo, Jodl anotó en una carta del comandante de la Wehrmacht alemana en Dinamarca, Hermann von Hanneken, que no quería que se abusara del estado de emergencia militar como pretexto para las deportaciones de judíos: Chismes. Es una cuestión de necesidad estatal.

El 30 de enero de 1944, aniversario de la toma del poder por parte del régimen nazi, Jodl fue ascendido a coronel general. El 18 de abril de 1944, su esposa Irma murió en Königsberg. Jodl resultó ligeramente herido en el intento de asesinato de Hitler el 20 de julio de 1944. El 7 de abril de 1945, Alfred Jodl se casó con Luise Katharina von Benda (1905-1998), amiga de su primera esposa y antigua secretaria del OKH. Este matrimonio tampoco tuvo hijos.

El 28 de octubre de 1944, ordenó la deportación (evacuación) completa y despiadada de la población noruega y la destrucción de todas las viviendas al este del Lyngenfjord en el curso de la Operación Nordlicht. La orden se llevó a cabo con la dureza y minuciosidad ordenadas en la mayoría de los lugares y causó la mayor migración y destrucción en suelo noruego.

En el juicio de Núremberg a los principales criminales de guerra, la orden fue considerada en la motivación del tribunal como uno de los casos en los que Jodl había cometido crímenes de guerra y contra la humanidad.

Final de la guerra y juicio de Nuremberg

La víspera de la rendición, Jodl recibió la Cruz de Caballero de la Cruz de Hierro de manos del Gran Almirante Karl Dönitz el 6 de mayo de 1945. En las primeras horas del 7 de mayo, Jodl firmó la rendición incondicional de la Wehrmacht en el cuartel general de las fuerzas aliadas occidentales en Reims, ratificada el 8 de mayo por el Mando Supremo de la Wehrmacht (OKW) y los Comandantes en Jefe del Ejército, la Fuerza Aérea y la Marina en Berlín-Karlshorst.

Después de que el mariscal de campo Wilhelm Keitel fuera arrestado por los aliados el 13 de mayo de 1945, Jodl fue puesto al frente del OKW. El 15 de mayo de 1945, utilizó la tesis de la guerra preventiva para justificarse ante las esperadas acusaciones de las potencias vencedoras:

No atacamos […] a Rusia porque queríamos el espacio, sino porque día tras día la acumulación rusa se prolongaba enormemente y habría conducido a las demandas finales.

El 23 de mayo de 1945, Jodl fue detenido por las tropas británicas en la zona especial de Mürwik junto con los miembros del gobierno ejecutivo del Reich e internado en el campo de prisioneros de guerra nº 32 (campo Ashcan) en Bad Mondorf, Luxemburgo, junto con otros miembros de la Wehrmacht y del NSDAP, antes de ser trasladado a la prisión de Núremberg.

En el Juicio por Crímenes de Guerra de Núremberg, Jodl fue juzgado por cuatro cargos y finalmente, tras casi un año de juicio, fue declarado culpable de los cuatro cargos y condenado a muerte.

Este veredicto fue controvertido incluso entre los aliados y fue calificado de error judicial por el juez francés Henri Donnedieu de Vabres. Los profesores Franz Exner y Hermann Jahrreiß asumieron la defensa. La petición de Jodl de ser ejecutado por el pelotón de fusilamiento en lugar de por la horca fue rechazada, al igual que las peticiones correspondientes de Keitel y Göring.

El 16 de octubre de 1946, Alfred Jodl fue ejecutado en la horca, junto con otros nueve condenados. Su cuerpo fue incinerado un día después en el crematorio municipal del Cementerio del Este de Múnich; las cenizas fueron esparcidas en el Wenzbach, un afluente del Isar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.