Albert Speer

Introducción

Berthold Konrad Hermann Albert Speer (Mannheim, 19 de marzo de 1905 – Londres, 1 de septiembre de 1981) fue un arquitecto y urbanista alemán.

Durante la dominación nazi de Alemania (1933-1945), fue arquitecto de Estado desde 1937 y, desde 1942, ministro de Estado de Armamento y Municiones.

Debido a su amistad con Adolf Hitler y su ministerio, fue considerado uno de los hombres más poderosos del Tercer Reich. Después de la Seguunda Guerra Mundial, Albert Speer fue condenado a veinte años de prisión en Nuremberg.

Antes de 1933

La familia en la que nació Speer era lo que en alemán se llama grossbürgerlich (burguesía). Su padre y su abuelo eran arquitectos. Por motivos económicos, Speer estudió inicialmente en Karlsruhe.

Desde la primavera de 1924 hasta el verano de 1925, continuó sus estudios en la escuela técnica de Múnich. En otoño de 1925 se trasladó a Berlín y trató en vano de ser admitido en la Escuela Técnica Superior de Berlín-Charlottenburg en el seminario de Hans Poelzig.

En 1926, Heinrich Tessenow, un arquitecto de la escuela conservadora con un estilo muy modesto y no megalómano, recibió una cátedra. Ese año, Speer se convirtió en uno de sus alumnos. Tras licenciarse en 1927, Speer permaneció en la universidad durante varios años como ayudante de Tessenow.

Arquitecto al servicio de Hitler

Speer no estaba especialmente interesado en la política. Sin embargo, se unió al NSDAP en enero de 1931 tras asistir a un discurso de Adolf Hitler en la Hasenheide de Berlín en diciembre de 1930.

Este discurso había causado una profunda impresión en Speer. Escribió que dudó durante un mes, pero que finalmente decidió unirse porque Hitler no fue estereotipado en absoluto en el discurso. Fue un discurso muy tranquilo en el que no se mencionó ni una sola vez la palabra “judío”.

En 1932, Speer abandonó Berlín y regresó a Mannheim. Se estableció allí como arquitecto, pero no recibió ningún encargo. En 1934 se le pidió que diseñara las celebraciones del Día de Mayo del partido.

La idea original de Speer era hacer brillar una serie de reflectores alrededor del campo de Nuremberg donde se celebraban los desfiles. Esto creó un hermoso juego de luces que provocó una cúpula de luz sobre el campo de desfile. Hitler estaba muy entusiasmado con esto y así Speer se convirtió en el arquitecto de la casa de Hitler.

Cuando el Hofarchitekt de Hitler, Paul Ludwig Troost de Munich, murió en 1934, Speer asumió sus funciones, eclipsando rápidamente a su superior formal, Rudolf Hess, en poder y prestigio. Speer diseñó numerosos edificios de estilo clásico, que pretendían mostrar y subrayar el esplendor y el poder del Tercer Reich.

En el Deutsche Arbeitsfront (DAF) dirigió el departamento Schönheit der Arbeit. Además, se convirtió en jefe de la subsección de la Propaganda del Reich y responsable de la planificación urbana en el personal de Rudolf Hess.

Para la Exposición Universal de 1937 en París, diseñó el Pabellón Alemán. El elemento principal era una enorme torre de estilo clásico con una gran águila alemana en la parte superior. Speer recibió el Gran Premio con una medalla de oro por ello.

Sin embargo, Speer diseñó los edificios y espacios urbanos más importantes para el Tercer Reich en Berlín y Nuremberg. Berlín como capital imperial y centro administrativo era evidente.

En Nuremberg, antes de la toma del poder, se celebraron varias de las llamadas jornadas del partido, reuniones de masas propagandísticas organizadas por el NSDAP para mostrar el nacionalsocialismo al electorado alemán.

Esta ciudad bávara no estaba lejos de Múnich, la cuna del partido nazi, y era fácilmente accesible a través de una amplia red de tráfico y, como atracción turística, tenía suficientes hoteles para alojar a mucha gente.

Los nazis también eligieron Nuremberg de forma más simbólica por ser una antigua e importante ciudad imperial del Sacro Imperio Romano Germánico, el lugar donde se guardaban los símbolos rituales del poder imperial, como la manzana imperial, el cetro y la corona.

Al elegir Núremberg, los nazis continuaron una tradición centenaria de ferias, poderosos emperadores y castillos al celebrar allí las Jornadas del Partido Nazi. Tras la victoria electoral de 1933, el recinto de las jornadas del partido fue reconstruido a fondo y ampliado considerablemente por orden de Hitler.

Berlín

En 1937, fue nombrado comisario de construcción del gobierno en el equipo del Führer e inspector general de la construcción en Berlín. Sus diseños eran del gusto de Hitler, a quien le gustaban los edificios de estilo neoclásico con aspecto minimalista pero ampliados hasta proporciones desorbitadas.

Para la escasa decoración, Hitler prefirió utilizar estatuas arias clásicas de la mano de Arno Breker, a quien admiraba. Hitler tenía planes especialmente grandiosos para Berlín. Esta ciudad iba a ser rebautizada como Germania después del Endsieg (Speer es la única fuente que lo ha afirmado).

Con innumerables edificios señoriales y amplios bulevares, Hitler quiso dotar a su capital de una enorme grandeza. El lema megalómano de Hitler y Speer era: “cuanto más grande, mejor”. Speer ordenó pruebas de estabilidad en el suelo pantanoso de Berlín para determinar si podía soportar el enorme peso de los edificios previstos.

Para ello, la empresa Dyckerhoff & Widmann AG construyó en 1941 el Schwerbelastungskörper en las afueras de Berlín por un precio de 400.000 Reichsmark. Era un cilindro de hormigón que pesaba 12 360 toneladas y tenía un diámetro de 21 m. Según las mediciones de Speer, el coloso aún intacto provocó un hundimiento de 19 cm. Por lo tanto, el metro de Berlín era adecuado para la construcción de estas estructuras a gran escala.

Al mismo tiempo, se inició la construcción de los amplios bulevares. En 1938 y 1939, la construcción de la nueva Cancillería del Reich en la Wilhelmstrasse y la Voßstrasse se completó en un tiempo récord. Speer demostró aquí ser un buen planificador de edificios.

La gigantesca estructura (todo el edificio medía 200 hectáreas) era un lugar representativo para que Hitler recibiera a invitados y diplomáticos extranjeros. Debían quedar impresionados por la grandeza del Reich alemán.

La parte más curiosa de toda la estructura era una larga galería recta de 146 metros de longitud, dos veces más larga que el salón de los espejos de Versalles, de 73 metros, con un suelo liso como un espejo que conducía a las salas de recepción personales de Hitler; esta “calle” se llamaba “der lange Marsch der Diplomaten”.

Algunos comentaron que el suelo resbaladizo era realmente peligroso para caminar. Hitler desechó estas objeciones con las siguientes palabras: “Los diplomáticos están acostumbrados a caminar sobre hielo resbaladizo”.

Sin embargo, el estallido de la guerra obligó a archivar los planes. Ahora bien, el aeropuerto de Tempelhof se completó y sigue siendo uno de los mayores edificios aeroportuarios del mundo. El Estadio Olímpico de 1936, aún en uso, también formó parte de la reconstrucción de Berlín. La nueva cancillería de Hitler sufrió graves daños durante la batalla final de 1945 y fue demolida poco después de la guerra.

Nuremberg

En este antiguo Reichstag, al que se suele llamar Nuremberg, Speer diseñó a partir de 1934 una serie de edificios en el Reichsparteitagsgelände (terreno del partido del Reich), basándose en el plan maestro del arquitecto-urbanista Paul Ludwig Troost.

El partido encargó a Troost que transformara una zona de recreo en las afueras de la ciudad en un lugar adecuado para un evento de masas, el llamado Reichsparteigelände, una zona de 11 km². El zoo fue trasladado y el faro fue demolido.

Se proyectó una Große Straße de 1,5 km de longitud y 50 m de anchura, que conectaba visualmente con el castillo imperial medieval de Núremberg. Los prisioneros de los campos de concentración de Flossenbürg y Mauthausen cortaron el granito para las 6.000 baldosas sobre las que marcharían los soldados.

A lo largo de este largo eje de calles se proyectaron la Luitpoldarena, el Campo Zeppelin, el Deutsches Stadion, un Hitlerjugendstadion, un Campo Marte y dos estaciones de ferrocarril. Sólo se completó el Campo Zeppelin (Zeppelinfeld) con su tribuna diseñada por Speer.

Los costes de la industria bélica impidieron el desarrollo de todos estos planes megalómanos. La tribuna, con una longitud de 360 metros, fue modelada a pequeña escala en el antiguo altar de Pérgamo. 320 000 espectadores pudieron seguir los desfiles en el Zeppelinfeld.

Por la noche, 250 grandes focos brillaban en el cielo como una catedral de luz que podía verse desde lejos. Ahora el lugar se ha convertido en una ruina y se puede entrar en él bajo tu propio riesgo. Puedes acercarte al Campo Zeppelin a través de Google Earth y hacerte una idea de lo deteriorado que está hoy.

Aquí es donde Leni Riefenstahl filmó la película de propaganda de Hitler Triumph des Willens, sobre el Día del Partido del Reich celebrado allí el 5 de septiembre de 1934.

Nuremberg es también conocida por las Leyes Raciales de Nuremberg y la negación de los derechos civiles a los judíos. Los juicios de Nuremberg de la posguerra también tuvieron lugar en esta ciudad. Mediante el engaño al tribunal, Speer consiguió librarse de la pena de muerte.

Speer como organizador y Ministro de Armamento a partir de 1942

Más tarde, cuando Hitler se vio cada vez más absorbido por la guerra, su atención por Speer disminuyó, pero en realidad no perdió de vista a Speer por sus buenas cualidades directivas. El 8 de febrero de 1942, a pesar de sus aspiraciones políticas relativamente bajas (o tal vez debido a ellas), Hitler nombró a Speer como sucesor de Fritz Todt, Ministro de Armamento y Municiones del Reich, que murió en un accidente aéreo.

Speer utilizó toda su capacidad de organización, reorganizando la producción de armas y municiones y consiguiendo así aumentar la producción en 1944 hasta cuatro veces la de 1942, a pesar de los numerosos bombardeos aliados.

Por ello, muchos historiadores creen que fue Speer quien se encargó de que la Segunda Guerra Mundial durara tal vez un año más de lo que habría durado de otro modo. Es aleccionador pensar que en ese último año murieron tantas personas como en los cuatro años anteriores.

Las últimas órdenes de Hitler a Speer

En las últimas semanas de la guerra, se negó a seguir cumpliendo las extrañas órdenes de Hitler. Hitler sabía que la guerra estaba perdida y quería arrastrar al pueblo alemán, que a sus ojos había fracasado en su misión, al abismo con él en una especie de Götterdämmerung con el mando de Nerón.

Esto debía conseguirse destruyendo las partes vitales que quedaban de Alemania y de los territorios ocupados: la táctica de la tierra quemada. Speer ya estaba pensando en la supervivencia de la población y en la reconstrucción de Alemania después de la guerra y no transmitió las órdenes de Hitler al departamento que debía aplicarlas.

Un ejemplo anterior fue la orden de Hitler en 1944 de destruir París cuando los aliados se acercaban a la ciudad. El comandante alemán de París (el teniente general Dietrich von Choltitz) no cooperó y el rapidísimo cerco y toma de París lo impidió.

Detención

El 24 de abril de 1945, Speer, que ya había huido de Berlín, voló de vuelta especialmente para poder despedirse de su Führer en el búnker bajo la Cancillería del Reich. Finalmente, Hitler se suicidó el 30 de abril, junto con Eva Braun, que se había casado con él poco antes, dejando su “Tercer Reich”, que se derrumbaba, en un caos total.

El 23 de mayo de 1945, Speer fue detenido junto con Karl Dönitz (designado por Hitler como su sucesor por voluntad propia) en Flensburg, desde donde varios dirigentes nazis, que no habían permanecido en Berlín, intentaron en vano negociar la paz con los aliados.

Juicio de Nuremberg y encarcelamiento

El 1 de octubre de 1946, Speer fue condenado a veinte años de prisión en los Juicios de Nuremberg, principalmente por el hecho de que, bajo su dirección, un millón del total de seis millones de trabajadores forzados de los territorios ocupados fueron empleados en la industria armamentística durante los años de la guerra.

De todos los dirigentes nazis condenados, fue el único que se declaró “responsable” de los crímenes del Estado nazi. Sin embargo, se declaró inocente, argumentando que nunca había firmado personalmente órdenes de deportación de presos.

Speer trasladó toda la culpa al Ministro de Trabajo, Fritz Sauckel, que fue ahorcado. Cumplió la mayor parte de su condena en la prisión de Spandau, en Berlín. Fue liberado el 1 de octubre de 1966.

Speer como el “buen nazi

Durante el juicio de Núremberg, Speer fue el único nazi de alto nivel que confesó su responsabilidad compartida en los crímenes cometidos durante el Tercer Reich. Sin embargo, se apresuró a restar importancia a su propia culpabilidad, presentándose como alguien cegado por los sueños megalómanos de Hitler.

En particular, la posibilidad de poder realizar sus gigantescos diseños arquitectónicos sin límites, con la ayuda del apoyo de Hitler, había conquistado a Speer, ingenuo como era entonces, según él mismo.

Con este punto de vista, Speer sugirió que su cooperación con el régimen había sido en cierto modo sin culpa: no sabía nada mejor. Speer (según sus propias palabras) no tenía ni idea de las horribles condiciones de los campos de exterminio ni de la persecución de los judíos.

Además, para defenderse durante el juicio de Nuremberg, atribuyó a su nombre algunas medidas “buenas”; por ejemplo, cuando vio los dormitorios de los trabajadores forzados en los astilleros de ladrillos y las fábricas de cohetes V2, declaró que había proporcionado un alojamiento mejor.

Después de “Spandau” y muerte

Tras su liberación, Speer vivió en la villa de Heidelberg que su padre había construido en 1905. Después de eso no salió a la luz, aparte de una única entrevista, y se dedicó a trabajar en sus apuntes y a publicarlos en varios libros.

Los ingresos procedentes de sus libros y, como resultó, también de la venta clandestina de cuadros robados durante la guerra, permitieron a Speer llevar una vida próspera hasta su muerte. En 1981, durante una visita a Londres, Speer murió de forma bastante inesperada de un infarto cerebral.

El legado y el fin del mito

Speer dejó muchos dibujos y una enorme cantidad de anotaciones en su diario que había sacado de la cárcel. Se publicaron en 1969 en forma de libro con el título Spandauer Tagebücher (posteriormente traducido al inglés con el título Spandau – the secret diaries).

La historia de su vida se cuenta en Erinnerungen (Memorias). También escribió un libro sobre el papel de las SS: Der Sklavenstaat: Meine Auseinandersetzungen mit der SS. Por último, el libro Technik und Macht también es más o menos de su mano, palabras de Speers, grabadas por Adelbert Reif.

Poco antes de la inesperada muerte de Speer, los investigadores alemanes descubrieron la verdadera responsabilidad de Speer en los crímenes de guerra.

Wolters, antiguo colaborador de Speer, había seguido siendo un nazi fanático y estaba tan indignado por la “traición” de Speer a Hitler que, a su vez, hizo revelaciones sobre Speer.

Por ejemplo, fue Speer quien dispuso que durante los preparativos para la construcción de los amplios bulevares de Berlín, a los residentes alemanes de 23.765 casas expropiadas se les asignaran las casas de los judíos. Los residentes judíos fueron transportados a los campos de concentración. Albert Speer no vivió para ver su desenmascaramiento.

Las investigaciones publicadas tras la muerte de Speer por Matthias Schmidt demostraron que Speer había tejido una cuidadosa red de engaños en torno a su verdadera participación en los crímenes de guerra.

La meticulosa investigación histórica del historiador alemán Magnus Brechtken desmiente sistemáticamente el mito de Speer como arquitecto ignorante de Hitler. Entre otras cosas, Speer afirmó no haber estado presente en el infame discurso de Posen en el que Heinrich Himmler implicó a los líderes nazis en el asesinato en masa de los judíos.

En cambio, Himmler habló directamente con Speer en la grabación de audio, es decir, como si Speer estuviera presente. Un documento en el que se publicaba el material para la construcción de hornos crematorios y morgues en un campo de concentración con la firma de aprobación de Speer también era altamente incriminatorio para éste.

En consulta con el líder de las SS, Heinrich Himmler, Speer, como Generalbauinspektor, discutió y dirigió la ampliación del campo de concentración de Auschwitz. Los campos de Sachsenhausen y Mauthausen fueron creados a instancias de Speer para suministrar mano de obra esclava para la extracción de granito necesaria para las monumentales construcciones nazis de Speer.

Después de la guerra, Speer ordenó a su cómplice Rudolf Wolters que destruyera los documentos incriminatorios. En las memorias, Speer miente sobre sus actividades justo antes de la caída del Tercer Reich. Speer escondía una valiosa colección de cuadros románticos, robados o extorsionados de propiedades judías.

Tras su liberación, vendió los cuadros con cuidado y de forma anónima. Los ingresos en efectivo fueron desviados, probablemente a su joven amante.

Las obras de arte alcanzaron un millón de marcos. Speer tuvo que devolver el producto de la especulación sobre un valioso terreno edificable a orillas de Schwanenwerder, cerca de Berlín, extorsionado a la heredera banquera judía Marie-Anne von Goldschmidt-Rothschild. A pesar de la condena, nunca lo hizo.

Las conversaciones con Gitta Sereny dieron lugar a un libro suyo. Presentó a Speer como un hombre que no podía llegar a un acuerdo consigo mismo.