Alan Turing

6 de junio de 1944. Este sería uno de los principales puntos de inflexión del siglo XX. En apenas un día, 156.000 mil hombres y 20.000 vehículos desembarcaron en las costas normandas, en la Francia ocupada.

Ellos cambiaron el curso de la guerra y comenzaron el asalto final contra los nazis. Pero para que todo eso se hiciera realidad, hubo que añadir a este inmenso ejército un cerebro. Uno sin parangón, lleno de especulaciones abstractas y máquinas todavía no concebidas por mente humana. En el que uno buscaría en vano ideas estratégicas o militares.

El poseedor de tanta materia gris era Alan Turing. Y su biografía es peculiar, trágica y compleja. No era ni líder ni estrategia militar. Era un apasionado de las matemáticas, a las que dedicó toda su vida. Su ámbito de trabajo en esta ciencia era la lógica. Su contribución haría que la Segunda Guerra Mundial pudiera verse abreviada en 24 meses.

¿Cómo pudo tener impacto en la historia una persona con ideas tan abstractas? ¿Y cómo es que tales hazañas fueron tan mal recompensadas? Turing, condenado por homosexual, fue sometido a la castración química y murió a los 43 años en condiciones que aún no se han aclarado.

Las curiosas máquinas vislumbradas por el genio de Alan Turing son la fundamento hoy de los ordenadores actuales. Y jugaron, además, un rol completamente determinante en el triunfo final contra el Tercer Reich. ¿Cómo se puede contar esta historia? Comencemos con una playa. Una playa en la costa atlántica donde, sin Alan Turing, nada podría haber ocurrido en la mañana del 6 de junio de 1944.

Debido a la cantidad de fuerzas terrestres, aéreas y navales desplegadas, el día D fue la mayor acción combinada de todos los tiempos. Pero antes de lanzar las tropas a asaltar la costa de Normandía, tuvieron que traerlas a través del océano, con lo que había que mantener abiertas las rutas de suministro del Atlántico Norte. Desde Liverpool, el mando aliado lideró la batalla del Atlántico en contra de la Kriegsmarine alemana y en particular de los U-Boot, sus formidables submarinos.

El campo de batalla era el Atlántico Norte, con sus 50 millones de kilómetros cuadrados. El desafío era mantener las rutas marítimas abiertas para permitir que los buques mercantes cruzaran a pesar de la presencia de los submarinos alemanes.

La condición adicional imprescindible para una jornada gloriosa para los aliados era la capacidad de sembrar desinformación entre los enemigos. Con la Operación Fortaleza, los aliados pusieron en marcha una campaña diseñada para desviar la atención de la operación en Normandía y hacer creer que el verdadero desembarco se iba a realizar más al este, en el paso de Calais.

Ahora bien, para lograr la victoria en esas dos difíciles empresas (dominar el océano Atlántico y sembrar datos falsos por doquier), en primer lugar había que obtener el triunfo en una tercera, una lucha más abstracta, cuya mayor parte se desarrolló en un pequeño pueblo llamado Bletchley, ubicado al norte de la capital británica.

Bletchley Park, el centro de operaciones de Alan Turing

Aquí se libró otra guerra, lejos de los campos de batalla, que perseguía desifrar los códigos de los nazis en un antiguo caserón de estilo victoriano y en unos refugios destartalados. Una auténtica industria de descifrado que llegó a emplear nueve mil personas hasta el final de la Segunda Guerra Mundial. Bletchley Park fue testigo de la operación de decodificación de mensajes más impresionante que se ha registrado jamás.

Para poder entender bien el rol fundamental que jugó Alan Turing en esta empresa, debemos conocer antes que nada sus ideas, que poco antes de los años 40 ya estaban muchos años adelantadas a su época.

Alan estudió en King’s College, en la célebre ciudad universitaria de Cambridge. Al inicio de los años 30, Turing sólo era un estudiante más. Era tímido, un poco torpe e intimidado por este templo de la educación británica, cuya decoración y tradiciones no han cambiado en siglos. Se sentía más a gusto entre números que con sus contemporáneos y veía el mundo a su alrededor de una forma decididamente irónica.

Pero ya en sus años de adolescencia se hacía algunas preguntas fundamentales, preguntas que decía nunca se tomaban en serio.

¿Pero qué diantres es la mente? ¿Qué relación se da entre la mente y la materia? ¿Son cosas diferentes que se pueden separar y estar en lugares distintos? ¿O estamos hablando de lo mismo? ¿Forman cuerpo y mente, acaso, un todo único? ¿O será la mente una simple máquina? Estas son las cuestiones que se planteó Alan Turing a lo largo de su vida.

En 1935 se encontró con un problema abstracto que cambiaría radicalmente el curso de su vida.

Turing asistía a la facultad de Saint John. Las clases versaban sobre los fundamentos de las matemáticas y eran impartidas por David Gilbert. Gilbert fue un matemático alemán famoso. Era una verdadera eminencia de las matemáticas por aquel entonces y en los años 20 planteó un profundo problema sobre los fundamentos de las matemáticas: la problemática de la decisión.

Para Gilbert, una solución espera a casa problema de matemáticas. Sin excepción. Sí o sí. Y el santo grial de las matemáticas era descubrir un método estrictamente definido, una receta que siempre nos permitiera reconocer una proposición verdadera de una falsa.

Mientras tanto, practicaba un deporte que pronto se convertiría en una obsesión, correr. Y haciéndolo, reflexionaba. ¿Existe una receta como la que buscaba Gilbert? Sería necesario dar con una metodología que pudiera aplicarse sin tener iniciativa o inteligencia. De hecho, una máquina debería ser capaz de hacerlo.

Así, Turing discurrió un ingenio mecánico formado por una cinta de papel que nunca se acababa y un puntero que podía registrar y eliminar símbolos. Era una idea más que una máquina «de carne y hueso», una que podía adoptar muchas formas. Teórica, pero con potenciales aplicaciones prácticas novedosas y revolucionarias.

A Turing se le ocurrió la idea de crear una máquina, ya que, al contrario que la mayoría de los matemáticos, su mente le llevaba a representar problemas abstractos en forma de lógica mecánica, que podían ser relojes, calculadoras o experimentos mentales.

Nadie hubiera imaginado que este experimento mental contenido en un artículo sobre las matemáticas teóricas sería la base de lo que se llamaría informática treinta años después.

En 1936. Sin embargo, no fue el descubrimiento de Turing lo que acaparó los titulares, sino la guerra civil española y el Anschluss, la anexión de Austria por parte de Alemania. La historia se aceleraba y la guerra era inminente e inevitable.

Y gracias a la radio, las diatribas de Hitler se escucharon en toda Europa. Desde la guerra mundial anterior, el uso de la radio se había tornado en un novedoso campo de batalla. Así se notificaba movimientos de tropas, ofensivas terrestres, aéreas o navales. Las ondas de radio también transportaban órdenes, información secreta, las posiciones de los bandos.

Alan Turing acepta el desafío de la máquina Enigma

Usar la radio en cualquier momento y más en tiempos de guerra, nos expone a que un enemigo intercepte nuestras comunicaciones. Así no queda más remedio para mitigar este grave riesgo que ponerse a aplicar cifrados especiales que hagan ilegibles nuestros mensajes para nuestros enemigos. Es cuestión de vida o muerte, de victoria o derrota.

Desde mucho antes de que estallara la guerra, la costa inglesa estaba llena de estaciones de interceptación de señales de radio, donde cientos de mujeres auxiliares escuchaban las frecuencias del ejército alemán y transcribían en los mensajes interceptados en código morse. Mensajes incomprensibles, ya que estaban codificados.

En lo que se refiere a los códigos, los alemanes habían desarrollado lo que ellos consideraban el arma definitiva: sustituir los viejos métodos por una máquina llamada Enigma, que podía configurarse en miles de millones de maneras diferentes.

Para descifrar sólo uno de sus mensajes por fuerza bruta, un ordenador de los de hoy tardaría un año entero. Turing nunca había visto una máquina Enigma, pero no tardaría en conocerla por completo, sin dejar pasar ni el aspecto aparentemente más nimio que pudiera tener.

Era un dispositivo de cifrado rotatorio. Su funcionamiento consiste en que cada vez que pulso una tecla del teclado, esta letra queda codificada por otra letra. Por ejemplo, al pulsar la tecla D se enciende la luz de la K.

Dentro de la máquina, cada rotor tiene un cableado interno que transforma la letra introducida en otra, la D pasa por el primer rotor que se convierte en una R. A continuación, se convierte en una U y finalmente en una K, que es la letra que se ilumina en la caja.

Por supuesto, el código sería demasiado sencillo si cada vez que presionar a la letra D se iluminara la K, por ejemplo. Así que, cada vez que se introduce una letra del teclado, al menos uno de los rotores gira hasta el punto de que el circuito eléctrico cambia y se transforma en otra letra. Para poder decodificar un mensaje, saber cuál era la disposición inicial de la máquina era imprescindible.

El receptor del mensaje necesitaba saber la posición inicial de los rotores elegida por el transmisor. Una vez que tenía los rotores configurados de la misma manera, se ponía a escribir el mensaje codificado en el teclado y recibía el mensaje descodificado en el tablero de luces.

La ventaja de esta máquina enigma era que un mensaje podía cifrarse y descifrarse con la misma configuración de codificación. Pero, como ha demostrado, la historia, acabó siendo la debilidad de la máquina.

En 1938, Turing se encontraba en Estados Unidos, donde estaba llevando a cabo una investigación fundamental sobre el razonamiento matemático. Viajó, descubrió Washington, Nueva York y comenzó a interesarse en la criptografía, el arte de la codificación y decodificación. Ahí encontró una especie de pasatiempo que le daba un descanso de la seriedad de las matemáticas: crear códigos e cifrados.

El primero de septiembre de 1939, las tropas de la Wehrmacht alemana inician la invasión de Polonia. El 4 de septiembre de 1939, el día después de que Gran Bretaña entrara en la Segunda Guerra Mundial, llamaron a Turín a Bletchley Park, donde tenía su sede el servicio británico de decodificación de códigos. Ahí descubrió un establecimiento atípico donde la disciplina militar tenía que adaptarse a unos soldados muy peculiares.

Habían reclutado a una treintena de individuos de todo tipo y condición: expertos en idiomas, ajedrecistas de prestigio, etc. Pero únicamente a dos expertos en matemáticas. Lo que indica que las autoridades británicas todavía veían los códigos más como una obra literaria que como un problema matemático.

Es difícil imaginar el tipo de personas que trabajaban aquí y que prosperaron en el entorno de Bletchley Park. Incluso algunos procedentes de organizaciones secretas alemanas. Había homosexuales, judíos, anarquistas, librepensadores y todos unían sus talentos en esta sociedad impía y clandestina de descifrado de códigos que hubo en Bletchley Park.

Pero incluso en este pequeño mundo de criptógrafos, Alan Turing no pasó desapercibido. Despreciaba ciertas normas sociales que analizaba a través de la racionalidad. Si llevaba una máscara de gas en verano, no era por una alerta química, sino porque era alérgico al polen.

Poco a poco se fue creando esta organización en Bletchley Park. Cada día, las operadoras de radio que interceptaban las radiocomunicaciones enemigas transcribían día a día centenares de mensajes ilegibles que se amontonaban en los escritorios de los criptógrafos, con pocos resultados.

Y sin embargo, los criptógrafos ingleses tenían dos réplicas exactas de la máquina Enigma. Se las habían entregado los polacos unas semanas antes de que su país invadido.

Pero el hecho de tener las máquinas aquí no les servía de mucha ayuda, porque Enigma había sido diseñada para mantener la seguridad de su sistema incluso si el enemigo se hacía con ella. En una máquina de generación de códigos hay dos tareas diferentes.

Primero, si no sabes como funciona, debes averiguar cómo está configurada la máquina, el número de ruedas que tiene y como verán, tienes que «romper la máquina», como se suele decir. Y la segunda tarea consiste en idear métodos de descifrado de códigos que te permitan leer los mensajes diarios enviados por las máquinas alemanas. Y esa fue la parte difícil. Ahí era donde se necesitaba ingenio y brillantez.

Alan Turing abordó el problema de Enigma e investigó su funcionamiento hasta el más mínimo detalle. Pero mientras los descifradores de códigos tradicionales usaban papel y lápiz, Turing estaba convencido de que la mayor parte del razonamiento humano se podía mecanizar. ¿Y si hacía falta una máquina para luchar contra otra máquina? El resultado sería la máquina Bombe, diseñada por el propio Turing.

A partir de 1940, los ingleses fabricaron máquinas Bombe en masa. Estos dispositivos exploraban de forma sistemática las millones de posibles configuraciones de la máquina Enigma.

Las máquinas Bombes fueron se convertirían en uno de los secretos mejor preservados de toda la contienda. Gracias a ellas, no se descifraba un mensaje de cuando en cuando, sino decenas de miles. Los ingleses ahora disponían de acceso a una gran cantidad de información.

Órdenes de atacar o de retirarse. Informes del tiempo. Reconocimientos navales o aéreos. Informes de daños y solicitudes de refuerzo. Todo, o casi todo, se había redactado el máquinas Enigma y se descifró y tradujo en los escritorios de los comandos aliados. Pero además de la función que desempeñó en el proceso de la guerra, también fue la primera vez que una máquina se asentaba en un campo hasta entonces dominado por la inteligencia humana.

Corría el verano agobiante de 1940 y desentrañar los enigmas de la mente no era una prioridad ni para Turing. Desde que los franceses se rindieron, Gran Bretaña se quedó sola contra Alemania. En septiembre llegó el Blitz de la batalla de Inglaterra. La Luftwaffe bombardeó Inglaterra, Londres, Coventry, Plymouth, Liverpool, etc.

Gracias a las primeras máquinas Bombe, los mensajes de las máquinas Enigma utilizadas por la Luftwaffe fueron descifrados y la Real Fuerza Aérea británica contra atacaba cada vez con mayor eficacia. Pero la batalla cambió de repente su curso, como Hitler no podía invadir Gran Bretaña decidió hacerla morir de hambre.

Alan Turing contra las manadas de lobos de Karl Dönitz

En junio de 1940, Karl Dönitz, el comandante de la flota de submarinos de la Marina de Guerra Alemana, visitó Lorient y decidió instalar allí una base submarina gigantesca, así como su centro de mando. Su misión era la de cortar las rutas de navegación de las que dependía Gran Bretaña para traer aceite, metal, madera y alimentos.

La flota de los U-Boot, los temibles submarinos de la Kriegsmarine, permitió a Dönitz aplicar una estrategia que se le había ocurrido en 1935: la táctica de la manada de lobos.

Dönitz empleó un mapa del sector norte del océano Atlántico y lo segmentó en cuadrantes numerados, al más puro estilo hundir la flota. Cada uno de los U-Boot hacía contacto radiofónico como mínimo una vez cada 24 horas para notificar su posición y recibir órdenes. De esta forma, Dönitz podía desplegar los submarinos como piezas en un tablero de ajedrez.

En cuanto alguno de ellos veía un convoy aliado, informaba su posición al centro de mando, que luego reunía a todos los submarinos disponibles para un ataque en grupo. En la noche del 17 de octubre de 1940, el submarino U-48 avistó un convoy de 35 barcos cargados de metal y madera. Dönitz envió cinco submarinos para atacarlos simultáneamente. En una sola noche, hundieron 20 barcos.

A finales de 1940, los U-Boote ya habían hundido cientos de barcos y más de cinco millones de toneladas se habían perdido en el fondo del océano. La propaganda aliada se esforzaba en advertir de lo que sucedería si algún marino se iba de la lengua.

Pero la propaganda no era suficiente. Parecía que los submarinos iban en camino de ganar la batalla del Atlántico. Sin embargo, la técnica de las manadas de lobos tenía un defecto: el uso excesivo de la radio. Si los aliados descifraban el código utilizado por los submarinos, podrían revertir el equilibrio de poder.

Pero la complicación venía de que había numerosas Enigmas, no una sola, con todo lo que ello implicaba. Los alemanes utilizaban redes separadas para sus comunicaciones. Por ejemplo, la fuerza aérea alemana tenía una red Enigma propia. Y lo mismo sucedía para la infantería que luchaba en la Unión Soviética o para los submarinos que trataban de conquistar las aguas del océano Atlántico.

Cada red tenía sus propias claves, sus propios procedimientos y a veces sus propias variantes de la máquina Enigma, la que usaban en los submarinos llamada Delfín en Bletchley Park resultó particularmente difícil de descifrar.

Cuando estás a tres mil kilómetros de distancia en mitad del Atlántico, no puedes utilizar un cable de comunicación. Por tanto, la Kriesgmarine dependía de la comunicación por radio. Este es un punto muy importante. Por eso la marina alemana siempre trató de alcanzar los estándares de seguridad más altos para Enigma.

Todos en Bletchley Park parecían creer que la máquina Enigma naval era invulnerable. Pero para Turing era obvio lo importante que era descifrar la Enigma naval. Y también era un problema que tenía un atractivo peculiar para él, porque él era un trabajador solitario y como nadie más abordaba la Enigma naval. Se dijo que este problema es suyo y que de él se encargaría en solitario.

Alrededor de la mansión comenzaron a construir barracones, cabañas, en la jerga de Bletchley Park. Turing se trasladó a la cabaña 8, dedicada a la Enigma naval. Allí pasaba días y noches estudiando detenidamente las pilas de mensajes incomprensibles.

El sabía que detrás de todas esas cadenas de caracteres había información esencial que podría salvar vidas y tal vez incluso cambiar el curso de la Segunda Guerra Mundial. Pasaron los días, uno tras otro. Todos los intentos fracasaron sistemáticamente. Hasta que, finalmente, llegó una noche como ninguna otra. A Turing se le ocurrieron varias ideas en esta noche en particular que entre abrieron la puerta de la Enigma naval.

La fecha de esa noche no quedó registrada, pero fue una de las noches más importantes de la historia de la Segunda Guerra Mundial. Fue un logro doble para Alan Turing porque descifró la nueva característica de seguridad de los mensajes de la Enigma naval que los hacía tan difíciles de entender. Y esa misma noche inventó un método llamado «bamburismo», que se usó para interpretar el tráfico diario de Enigma.

Si superponemos dos cadenas de caracteres al azar, la probabilidad de obtener dos letras idénticas es de 1 entre 26 para cada letra. Por el contrario, en un texto alemán algunas letras son más comunes que otras, por lo que la probabilidad es mucho mayor. 1 entre 17.

Partiendo de esta base, Turín inventó un método matemático para sincronizar los textos cifrados, multiplicando así las posibilidades de descifrarlos. La Enigma de la Kriesgsmarine no se encontraba lejos de su alcance. Aunque todavía hacía falta un impulso final para doblegarla y vencerla.

En la primavera de 1941, se capturaron una serie de barcos alemanes, lo que permitió a Turing y su equipo complementar sus conocimientos. En un incidente en junio, un submarino alemán dañado se vio obligado a subir a la superficie.

El comandante dio la orden de evacuar. Y él y toda la tripulación saltaron por la borda. El U-Boot, casi milagrosamente, no se fue al fondo del mar. Así que los ingleses desplegaron una unidad que no tardó en subirse e incautar una máquina Enigma con documentos que incluían códigos para varios meses. Los submarinos que seguían en pie abandonaron el puerto con tres meses de códigos, por lo que todavía había códigos para varias semanas.

Gracias a estos nuevos datos y con la ayuda de las Bombes, la cabaña 8 consiguió desencriptar la Enigma naval de forma tan eficaz que el Almirantazgo sabía las posiciones diarias de todos los submarinos presentes en el Atlántico Norte. Esto se tradujo en que los grandes convoyes aliados pudieron librarse de las terribles cacerías de los submarinos U-Boot. Durante los 23 días siguientes al primer descifrado. Ni un solo U-Boot consiguió hacer mella en ningún convoy de transporte de los Aliados. ¡Algo impresionante!

Los cálculos realizados después de la guerra mostraron que el 30 % de los convoyes y, por tanto, el 30 % de la mercancía que transportaban, se salvó de la destrucción gracias al descifrado de este código. Aunque la batalla del Atlántico no tomó esa dirección sólo por este hecho, sí que fue un factor decisivo en la batalla.

Progresivamente, Bletchley Park pasó de ser un taller a una unidad industrial en toda regla. Se construyeron docenas de nuevos edificios a toda prisa para acoger a un ejército de mecanógrafos, archivistas y traductores. En este momento la Segunda Guerra Mundial alcanzó un punto crítico: el bombardeo japonés de la base estadounidense de Pearl Harbor.

Un nuevo desafío: el código Lorenz

A finales de 1941, la entrada de Estados Unidos en la guerra presentó rápidamente la oportunidad de un eventual desembarco en las costas europeas. Había muchas posibilidades a lo largo de la costa francesa, pero la base militar avanzada se encontraba en el Reino Unido y los americanos debían dirigir allí un flujo considerable de material y personal, además del flujo de suministros que se había iniciado desde el comienzo de la Segunda Guerra Mundial.

Pero mientras las tropas estadounidenses se acumulaban en la costa inglesa, los criptógrafo de Bletchley Park se enfrentaban a un nuevo reto. Los interceptadores de señales británicos estaban acostumbrados a escuchar el «ti-ti-ti» del código morse y lo identificaban con Enigma. Y entonces, un día, en 1940 o 1941, oyeron una nueva y extraña música a través de sus auriculares. Sonaba completamente distinto al código morse.

Se basaba en dos tonos y hacía una especie de sonido burbujeante de alta velocidad a la vez que se transmitía. Debemos recordar que Enigma era una máquina totalmente convencional. Podríamos haber fabricado una enigma en 1900.

Al comienzo de la Segunda Guerra Mundial, los alemanes se pusieron a fabricar máquinas de cifrado más modernas y mucho más sofisticadas, incluyendo la más conocida construida por la empresa Standard Electric Lorenz y a la que los ingleses llamaron Tunny.

Tunny, como atún en inglés. A diferencia de Delfín y Tiburón, los nombres en clave para la Enigma Naval, la máquina Tuny no se basaba en el código morse, sino en un código digital utilizado para los teletipos: el código Lorenz.

Los ingenieros del departamento de investigación fueron capaces de descubrir la estructura de codificación de la nueva máquina de códigos de los nazis y lograron montar su propia réplica… ¡sin haber visto nunca una original antes! Toda una hazaña. Pero al igual que con Enigma, tener la máquina no fue suficiente para descifrar su código. Y a finales de 1942, Alan Turing fue llamado al rescate.

En tan sólo unas semanas encontró una manera de descifrar los mensajes de Tunny, un descubrimiento que desempeñaría un papel importante casi inmediatamente en el frente ruso. En el verano de 1943, tras la derrota del ejército alemán en Stalingrado, Hitler trató de retomar la iniciativa moviendo tropas y tanques hacia la ciudad rusa de Kursk.

Hubo mucha planificación en este ataque y las conversaciones entre Hitler y sus generales se llevaron a cabo por medio de Tunny. Así que en Bletchley Park se sabían las instrucciones del Führer casi en tiempo real. Y así se las arreglaron para descubrir prácticamente todo acerca de los planes alemanes sobre Kursk.

Esta información, transmitida de inmediato a Moscú, permitió a los rusos triunfar en la batalla de tanques más grande de la historia y comenzar su victorioso avance hacia Berlín.

Pero el volumen de mensajes de Tuny iba en constante aumento y el método de Turing, que dependía de la intuición de los criptógrafos, era manual y por tanto, demasiado lento. Una vez más necesitaban una máquina. Pero las Bombes ya eran una tecnología antigua. Hacía falta algo nuevo y lo que Turing encontró en esa época fue un ingeniero llamado Tommy Flowers, especialista en válvulas.

Los ingenieros creían que las válvulas eran demasiado poco fiables para usarse en grandes cantidades. Se podían utilizar un par de docenas, pero la idea era usar un par de miles y a la gente le parecía una locura. Así que le dieron una negativa a Flowers, que quería construir una máquina con 2000 válvulas. Pero Flowers sabía que tenía razón, por lo que volvió a su laboratorio, su oficina de investigación del norte de Londres, y en silencio fabricó la máquina electrónica que necesitaban los descifrador de códigos.

La máquina de Flowers era tan gigantesca que la llamó Colossus. Turing estaba encantado con su rendimiento: su sueño de tener una máquina inteligente ya no parecía algo tan lejano.

Desde comienzos de 1944, con la guerra en su punto álgido, Colossus descifra automáticamente las conversaciones intercambiadas al más alto nivel del Estado Mayor alemán. Los Aliados, infiltrados en el corazón de sus comunicaciones, estaban a punto de poner en marcha el mayor engaño de la Segunda Guerra Mundial: la famosa Operación Fortaleza, destinada a disenimar desinformación entre los alemanes para convencerles de que el desembarco aliado sería mucho más al oeste de las playas de Normandía. Y se comieron con patatas el engaño.

Lo que sucedió después es bien sabido, ya que ha sido narrado, filmado, fotografiado y recreado docenas de veces en el cine. En la madrugada del 6 de junio, Alan Turing se enteró de la noticia al mismo tiempo que todos los demás. La operación del desembarco había comenzado.

Hitler no respondió plenamente a la invasión de Normandía, sino que mantuvo sus fuerzas en reserva a la espera de la invasión de Calais, y los comandantes aliados sabían que tenían un poco de espacio para respirar en Normandía antes de que las fuerzas alemanas les atacaran.

Para Harry Kinsley, un veterano de Bletchley Park que se convirtió en un historiador especializado en códigos morse, las operaciones de descifrado ayudaron considerablemente a cortar la Segunda Guerra Mundial e incluso podrían haber sido responsables de que Berlín se hubiese ahorrado el desastre nuclear de Hiroshima y Nagasaki.

No se lanzó ninguna bomba atómica sobre Berlín. El 8 de mayo de 1945, los ciudadanos de toda Europa se echaron a la calle para celebrar la victoria aliada sobre la Alemania nazi. Sin duda, Turing debería haber estar al lado de la familia real y ser tratado como a un héroe nacional. Desgraciadamente, nada más lejos de la realidad: Alan Turing fue prácticamente borrado del relato oficial de la guerra.

Una victoria amarga para Alan Turing (y un trágico final)

La victoria también fue celebrada en Bletchley Park, pero ni Alan Turing ni Tommy Flowers, ni nadie podía reclamar los grandes progresos que habían hecho allí. El secreto militar todavía era la norma. Sobre las ruinas todavía humeantes que cubría en Europa, la Guerra Fría ya había comenzado.

Mientras las fuerzas alemanas se retiraban al final de la guerra, dejaron atrás máquinas Tunny por toda Europa y los rusos, a medida que avanzaban, las fueron capturando y reconfigurando, las cambiaron de varias maneras y las utilizaron para codificar sus propios mensajes. Así que Tunny marcó la derrota de Alemania, pero siguió vigente. Lo único que cambió fue el idioma.

Alan Turing sabía demasiado sobre temas que eran muy sensibles. Su afición a ir por libre, sumada a su orientación homosexual le apartaron porque eso molestaba a las autoridades. Se le consideró un peligro para la seguridad británica y no como a un héroe de guerra merecedor de altos honores.

Finalizada la Segunda Guerra Mundial, en 1945, Turing elaboró los planes de un prometedor ordenador con las bases de la informática que conocemos. Ojalá sus jefes del Laboratorio Nacional de Física lo hubieran considerado una prioridad. Tres años después, Turing anticipó con varias décadas de antelación el auge de la IA y de las redes neuronales artificiales. En 1950 escribió algunos de los primeros programas de ordenador, entre ellos el primer programa de ajedrez.

En una casa cerca de Manchester, Turing pasó sus últimos años. Fue en ella donde cierto día invitó a un joven que había conocido en la ciudad y con quien tuvo una aventura, una aventura que acabó en los tribunales. En el año 1952, Alan Turing fue declarado culpable de un cargo de indecencia grave.

Logró esquivar el presidio aceptando someterse a un terrible e inhumano régimen de castración química, un tratamiento con hormonas femeninas para reducir la libido. No obstante, su sentido del humor se mantuvo intacto, como lo demuestra este relato de sus desventuras a un amigo.

La mitad de la policía del norte de Inglaterra estaba buscando a un supuesto novio mío. Era todo muy gracioso. La castidad y la virtud habían regido todos nuestros actos. Pero esos pobrecitos no lo sabían. Para conseguir la libertad condicional tuve que mostrar un comportamiento espléndido. Si algún día hubiera aparcado mi bicicleta en el lado equivocado de la calle, podrían haberme caído doce años.

Alan Turing

Pese al humor del que pudo hacer gala, la terapia hormonal se ensañó con él y cambió su cuerpo. Gano peso, le salieron pechos, incluso le afectó a su estado de ánimo. Desde que comenzaran sus problemas con la justicia inglesa, supo que de ésta no iba a salir de rositas.

Actualmente no me encuentro en un estado en el que pueda concentrarme bien. Está claro que me voy a transformar en un hombre diferente, pero al que aún no conozco.

Alan Turing

El 8 de junio de 1954 fue hallado muerto en una estancia de su casa de Manchester. Su cuerpo contenía una alta dosis de cianuro y había una manzana a medio comer en su mesa de noche. El veredicto que se declaró fue el suicidio.

Este fue el inicio de una leyenda. La manzana de Turing se ha unido a las de Newton y Blancanieves en el imaginario colectivo. Se dice incluso que el famoso logotipo de Apple es un homenaje críptico al inventor de los ordenadores.

Isabel II le concedió oficialmente a Alan Turing un indulto a título póstumo en 2013. Nadie sabe qué habría pensado el receptor de esta rehabilitación tan tardía. Se cremó su cuerpo el 12 de junio de 1954. En cuanto a su espíritu, hasta el momento no ha habido noticias. Y el vínculo entre pensamiento y materia sigue siendo un misterio. Una cosa es cierta: sin el excepcional aporte de Alan Turing, el resultado de la guerra mundial que asoló el mundo entre 1939 y 1945 podría haber sido muy, pero que muy diferente. Desde esta página, nuestro homenaje y reconocimiento, Alan Turing.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *