Waiting for Anya

Waiting for Anya (Esperando a Anya), de Ben Cookson, se basa en la novela de 1990 del autor de War Horse, Michael Morpurgo, que lleva el mismo nombre; es importante saber esto porque explica el tono de la película; aunque no se explica, parece estar dirigida al mismo público que el libro, es decir, a los jóvenes y adolescentes.

Los espectadores de más edad estarán familiarizados con muchas películas similares que muestran cómo los ciudadanos de a pie bajo la ocupación nazi durante la Segunda Guerra Mundial sacaron a los niños judíos de sus territorios.

Es sin duda una historia conmovedora, pero en este caso no arroja ninguna luz nueva sobre la valentía de las personas implicadas. Al menos, no para los adultos; sin embargo, los espectadores más jóvenes no estarían tan al tanto de estos terribles sucesos, por lo que, para ellos, Waiting for Anya puede abrirles los ojos.

La película comienza en el verano de 1942 en el norte de Francia, ya ocupada por el ejército alemán, pero rápidamente se traslada al sur libre del país, a los Pirineos, cerca de la frontera española, donde la vida continúa como siempre.

Allí conocemos al joven Jo (Noah Schnapp), un pastorcillo que pastorea su rebaño en las estribaciones. Después de que un encuentro con un oso le obligue a huir, dejando atrás a sus ovejas y a su perro pastor, regresa para encontrar a un extraño que cuida del perro herido.

El hombre (Frederick Schmidt) se niega a decirle a Jo su nombre y le jura guardar el secreto, pero el chico pronto se entera de que se esconde en la granja de la viuda Horcada (Anjelica Houston), una vieja amiga de su abuelo Henri (Jean Reno).

Al poco tiempo, Jo realiza visitas periódicas a la casa de la anciana, entregando provisiones y siendo acogido por ella: alberga a niños judíos y el desconocido, su yerno Benjamín, los lleva a través de las montañas hacia España.

Horcada explica que “algunos coleccionan monedas, sellos. Nosotros coleccionamos enemigos del Reich [niños judíos]. Los pasan a través de Francia. Y cuando llegan aquí, Benjamín me los quita de encima llevándolos de contrabando a través de las montañas hasta España. Allí están a salvo”.

Sin embargo, Benjamin siempre regresa porque está esperando a su hija, Anya, a la que tuvo que abandonar con la instrucción de reunirse con él en casa de la abuela. Sin embargo, sus vidas están a punto de volverse mucho más peligrosas, porque ahora los nazis han llegado al pueblo y están decididos a detener cualquier operación de contrabando de personas, cueste lo que cueste.

Los creadores de esta coproducción británico-belga han decidido contar la historia de Waiting for Anya en inglés, a pesar del escenario galo. Eso es justo, dado que el libro fue escrito por un autor británico, pero luego han tratado de cubrir sus apuestas haciendo que los actores hablen con acentos franceses falsos, con diversos grados de éxito, y la mezcla resultante de enunciados puede distraer del material.

Reno, al ser francés, se sale con la suya con los ocasionales “alors” y “allez!”, pero Huston y Schnapp son poco convincentes y a veces recurren a un dramatismo amateur para transmitir su “afrancesamiento”. Las localizaciones en los Pirineos son la gracia salvadora de la película y están bellamente captadas por el objetivo de Gerry Vasbenter.

Las montañas, los arroyos, los bosques y los picos nevados brillan positivamente, contrastando con los oscuros sucesos del pueblo y las granjas de los alrededores. Lamentablemente, Waiting for Anya es un poco plana y poco emotiva, aunque consigue ser conmovedora en una o dos escenas.

La dificultad parece provenir del hecho de dirigir la historia a un público de secundaria. Si bien funcionó en la versión de Spielberg de War Horse de Morpurgo, no es fácil transmitir la gravedad y el terror de los acontecimientos bélicos sin que la película sea demasiado gráfica y aterradora para los espectadores más jóvenes, y que al mismo tiempo sea lo suficientemente fuerte como para mantenerlos comprometidos. Al intentar caminar por esta fina línea, Waiting for Anya te deja con las ganas.