The Birdcatcher (El cazador de pájaros)

Una de las cosas interesantes de la revolución del streaming, o más bien del nivel de creación y distribución de películas que se ha abierto junto a las salas de cine tradicionales y el DVD/TV, es que algunos géneros conocidos han resucitado.

Y está claro que hay un público importante para los dramas históricos de alta calidad. Uno de los más recientes es The Birdcatcher (El cazador de pájaros) de Ross Clarke, se sitúa muy bien junto a otras películas recientes como El duodécimo hombre, al ofrecer la valentía a la antigua usanza como virtud central.

Desde los primeros fotogramas de The Birdcatcher (El cazador de pájaros) queda claro que Esther (Sarah-Sofie Boussnina) no es una chica normal y corriente; un movimiento de cámara alrededor de una estatua suya sugiere que su experiencia no se olvidará rápidamente.

La ocupación nazi de Trondheim (Noruega) hace que Esther pierda primero a su familia, y su huida de las fuerzas alemanas parece temporal hasta que decide encontrar una forma diferente de refugio: se disfraza de niño.

Los sueños de Esther en Hollywood se contraponen a las sombrías realidades y sufrimientos de los judíos nórdicos en torno a 1942, y The Birdcatcher (El cazador de pájaros) consigue crear una identidad propia al mostrar una considerable sensibilidad hacia la singular situación de la protagonista, con un equipo mayoritariamente femenino que le da vida.

No se trata de una película de intercambio de géneros, sino de un sincero homenaje a quienes lucharon y sufrieron contra una situación imposible; The Birdcatcher (El cazador de pájaros) consigue una tensión genuina de la situación de Esther, que vive con un joven discapacitado y su padre, que simpatiza con los nazis, lo que conduce a inevitables complicaciones y a un desenlace ardiente y satisfactorio.

La historia de Esther es tan extraordinaria que a veces puede resultar creíble, como suele ocurrir con las historias de intercambio de géneros, pero la película de Clarke tiene cierto margen de maniobra para reflejar la intensidad de la experiencia de Esther en su huida a Suecia.

Hay melodrama aquí, sin duda, pero la película refleja un momento extremo de la historia, y The Birdcatcher (El cazador de pájaros) merece respeto por hilar una historia entretenida en torno a acontecimientos demasiado oscuros para ser el centro de atención.

Se han hecho películas brutales sobre este tema, como Shoah; un poco de artificio no es un gran pecado cuando se intenta atraer al público a un material tan doloroso pero gratificante.

The Birdcatcher (El cazador de pájaros) es una buena película para ver en casa en streaming, pero es mejor verla en el cine si es posible, gracias a la nítida y atmosférica fotografía. Cabe destacar quer también ha sido seleccionada para ser la atracción del Festival de Cine Judío de Reino Unido en su edición de 2019.