Múnich en vísperas de una guerra

El drama británico de la Segunda Guerra Mundial “Múnich en vísperas de una guerra” comienza como un primitivo thriller de espías y termina como una insufrible lección de civismo.

Y aunque la mayor parte de la película (una adaptación de la novela Múnich de Robert Harris) se refiere a dos diplomáticos ficticios de extremos opuestos de la división entre el Eje y los Aliados, la trama de la película del director Christian Schwochow se centra en hechos reales, en particular la conferencia de Múnich de 1938 y su frustrado acuerdo de paz entre Alemania e Inglaterra.

La película también incluye algunas escenas con el primer ministro británico Neville Chamberlain (Jeremy Irons) y, oh sí, el Führer alemán Adolf Hitler (Ulrich Matthes).
Una vez que Hitler entra en escena, “Múnich en vísperas de una guerra” coquetea inevitablemente con el viejo experimento mental sobre si volverías o no al pasado para matar a un fascista genocida.

La respuesta templada y muy matizada de esta película no sólo es molesta, sino que se construye de tal manera que, incluso cuando la película no es una especie de fan-ficción histórica acartonada, se presenta con una cinematografía monótona, diálogos insistentes y giros dramáticos artificiales.

“Múnich en vísperas de una guerra” seguiría siendo encantadora e interminable aunque sus peticiones de tolerancia a ultranza no fueran hechas por gentiles educados que se muestran constantemente pensando en sus responsabilidades para con su país (como quiera que se defina eso), sin dirigirse a los judíos que fueron amenazados, demonizados y luego exterminados por los nazis.

Pero eran otros tiempos, se podría decir incluso antes de ver el plomizo flashback introductorio de la película: nos unimos a tres compañeros de universidad en la Universidad de Oxford en 1932 mientras beben champán, contemplan los fuegos artificiales y declaman sobre su “generación loca”.

Es el fin de una era para estos chicos, ya que su cómoda burbuja está a punto de estallar. El orgulloso transplantado alemán Paul (Jannis Niewöhner) grita sobre la “identidad” alemana a su despreocupado amigo británico Hugh (George MacKay) y a su futura ex novia Lenya (Liv Lisa Fries).

Seis años más tarde, Paul, que ahora trabaja en la oficina del Servicio Exterior alemán, trama de forma encubierta para desenmascarar a Hitler con algunos colegas, mientras que Hugh, un secretario del Ministerio de Asuntos Exteriores británico, se relaciona con Chamberlain y finalmente intenta aconsejarle sobre cómo negociar con Herr Hitler.

La mayoría de los giros argumentales de “Múnich en vísperas de una guerra” sirven para frustrar las expectativas de los espectadores, y rara vez de forma productiva. Hay algo de atractivo suspense cada vez que Hugh intenta mostrar al primer ministro información vital, incluido un documento de alto secreto que revela las verdaderas intenciones de Hitler.

También hay unas cuantas escenas entretenidas en las que Irons hace la corte y, mientras está en el personaje, da repetidamente a Hugh lo que Chamberain, en una escena posterior, llama “una lección de realidad política”.

“Múnich en vísperas de una guerra” desafía a los espectadores a aceptar algunas duras verdades sobre la “realidad política” de la guerra, pero sus creadores nunca caen lo suficientemente bajo como para ganarse nuestra confianza o simpatía más allá de las circunstancias hipotéticas ligeramente tensas de los protagonistas.

La película atrae a los espectadores con su tono plácido y su drama situacional superficialmente convincente hasta que nos pide que respetemos su enrevesada lógica, y entonces nos muestra bruscamente la puerta.