Con tu compra haces posible una web con más contenidos y libre de publicidad, ¡gracias!👍

Milagro en Santa Ana

Milagro en Santa Ana (Miracle at St. Anna) es una película de ficción histórica basada en la novela de James McBride (que escribió el guión). Sigue a cuatro miembros de la 92ª Infantería de Soldados Búfalo atrapados tras las líneas enemigas en un pequeño pueblo de la Toscana durante los últimos días de la guerra.

Los alemanes se han desesperado y se están volviendo contra sus aliados italianos, y los efectos de este conflicto se extienden hasta el aparentemente remoto escondite en el que el sargento Stamps (Derek Luke), el sargento Cummings (Michael Ealy), el cabo Negron (Laz Alonso) y Sam Train (Omar Benson Miller) esperan la extracción. Mientras están allí, comparten algunos momentos de tranquilidad con los lugareños, cuidan de un niño rescatado por Train de un edificio que se está derrumbando y se preparan para lo inevitable que será la llegada de los alemanes.

Lee hace hincapié en los prejuicios experimentados por los soldados negros durante la Segunda Guerra Mundial de forma tanto sutil como evidente. Un personaje comenta de forma reveladora que “se siente más libre en un país extranjero” que en casa.

El sexo entre un hombre negro y una mujer blanca no es el tabú en la Toscana que habría sido en Estados Unidos, aunque las secuencias utilizadas para ilustrar esto tienen un claro aire de “telenovela”.

Los argumentos presentados en Milagro en Santa Ana no son distintos de los que se exponen en el largometraje de Edward Zwick de 1989, Glory, aunque hay una diferencia de 80 años entre los periodos de tiempo reflejados en las películas, y la película anterior es más completa.

Podría decirse que Lee se muestra demasiado pesado con su decisión de hacer que un oficial al mando sea un racista de una sola nota. Pero es bastante fácil entender por qué golpea el púlpito con tanta fuerza, ya que las historias de heroísmo negro en tiempos de guerra son escasas. (El Escuadrón de combate 332 es probablemente el más conocido de los pocos ejemplos).

La actuación de la película es más que adecuada y, como suele ser deseable en las películas de conjunto, ningún actor acapara el protagonismo. La mejor interpretación es la de Derek Luke, que, como líder del grupo, irradia habilidad y rectitud moral.

Stamps es el tipo de hombre al que cualquiera querría servir en circunstancias como ésta, y Luke le da la dignidad necesaria, tanto en la escena en la que planea la huida de los hombres de la Toscana como en la que rechaza las insinuaciones de una atractiva mujer italiana.

En el papel de Cummings, Michael Ealy tiene la poco envidiable tarea de interpretar el papel un tanto estereotipado del hombre que es bueno en una pelea, pero que es un dolor de cabeza cuando no vuelan las balas.

Sin embargo, Ealy hace lo que hace falta, mezclando una hostilidad descarada con un crudo reconocimiento de la realidad, y elaborando una personalidad que es a la vez abrasiva y sobria. Laz Alonso Omar Benson Miller forman los otros dos lados del rectángulo de cuatro hombres. John Leguizamo y John Turturro hacen cameos.

Los que esperen escenas de batalla se sentirán decepcionados. Se trata de un movimiento de guerra con un mínimo de lucha. El total de disparos en pantalla alcanza un máximo de 10 o 15 minutos, muy por debajo de lo que cabría esperar de una película de esta duración sobre este tema.

Limitar la acción permite una mayor interacción entre los personajes; por desgracia, este aspecto es de calidad variable. Algunas de las escenas más tranquilas y reflexivas funcionan, pero muchas de las habladas y con diálogos no.

Aunque la mayor parte de la película tiene lugar en los años 40, la historia se completa con secuencias que transcurren en 1984, cuando se produce un asesinato con raíces en la Segunda Guerra Mundial.

Si bien el comienzo casi contemporáneo atrae al espectador a la historia y crea una sensación de misterio sobre los procedimientos, es cuestionable si este enfoque del material sirve bien a la historia. La parte posterior del final del libro, que constituye el epílogo, es artificiosa y poco convincente.

Milagro en Santa Ana es demasiado larga y está mal enfocada. Tiende a divagar, el contexto militar no está bien establecido y se dedica demasiado tiempo a la interacción con personajes secundarios poco desarrollados.

Por otro lado, hay tres secuencias excepcionalmente potentes: un acontecimiento al principio de la película durante el cual los miembros del 92º deben enfrentarse a un bombardeo verbal del propagandista “Axis Sally” mientras se acercan a un compromiso, una masacre alemana en una iglesia y la batalla final contra probabilidades improbables.

Hay suficiente energía en esas escenas para indicar lo que podría haber sido Milagro en Santa Ana. Debido al tema, es imposible no admirar lo que Lee ha forjado aquí, y la evidente pasión con la que se ha llevado a la pantalla. Sin embargo, la realización es defectuosa, y esos defectos hacen que esta epopeya de 160 minutos se parezca demasiado a un calvario.


Podría interesarte: Repasamos aquí los mejores libros sobre la Segunda Guerra Mundial 📖🔍

Podría interesarte: Repasamos aquí los mejores libros sobre la Segunda Guerra Mundial 📖🔍