Con tu compra haces posible una web con más contenidos y libre de publicidad, ¡gracias!👍

Los verdugos también mueren

Lang y Brecht aportan su especial comprensión y odio hacia los nazis y su genio a este emocionante thriller sobre la resistencia checa: Los verdugos también mueren. Aunque la historia se les escapa en el último acto, se trata de una película convincente y bellamente rodada.

La historia de Los verdugos también mueren es un relato ficticio del asesinato en la vida real del Reichsprotektor Reinhard Heydrich por parte de los combatientes de la resistencia checa.

Masha Novotny (Anna Lee) está comprando tranquilamente unos nabos cuando ve a un hombre corriendo por la calle. Unos agentes de la Gestapo la interrogan y ella les señala la dirección equivocada.

Así comienza una pesadilla para toda su familia y la ciudad de Praga. El hombre, que se hace llamar Karel Vanek, (Brian Donlevy) acaba de asesinar a Heydrich, más conocido por la población checa como El Ahorcado.

“Vanek”, que no tiene ningún otro sitio donde esconderse, se dirige al apartamento de Masha con rosas diciendo que la conoció en la sinfonía. Está a punto de llegar el toque de queda y, con cuidado de no hacer preguntas, el padre de Masha, Stephen (Walter Brennan), un destacado historiador, invita a Vanek a pasar la noche.

Al día siguiente, la Gestapo reúne a 400 rehenes, diciendo que ejecutará a diez por día hasta que se capture al asesino. Stephen queda atrapado en esta red. Masha reúne algunos comentarios de Vanek y lo localiza con su verdadera identidad, el Dr. Franticheck Svoboda, cirujano del hospital.

Le reprocha que no se entregue. Está tan indignada que acude a la Gestapo para intentar sacar a su padre de la cárcel revelando que Svoboda es el asesino. Sin embargo, lo que ve en el cuartel general de la Gestapo la lleva a intentar huir en vano.

Ahora está metida de lleno en la sopa, ya que el astuto investigador de la Gestapo, Gruber, empieza a sospechar poco a poco de su conexión y la de su familia con el caso.

El patriotismo se impone y Masha empieza a ayudar a Svoboda en su juego del gato y el ratón con las autoridades. Mientras tanto, tenemos una subtrama sobre la célula de resistencia checa con la que trabaja Svoboda y el informador de la Gestapo Emil Czaka (Gene Lockart).

El tercer acto trata de un elaborado complot de la resistencia para eliminar a Czaka y liberar a los rehenes de un solo golpe maestro. Con Dennis O’Keefe como prometido de Masha y una veintena de fantásticos actores de carácter, muchos de ellos nacidos en el extranjero.

Los nazis de Lang son todo menos estúpidos, un cambio refrescante respecto a otras películas patrióticas de la época. Sin embargo, son cerdos, matones y despiadados. Ni siquiera tienen que hablar.

La forma en que Lang les dispara lo dice todo. La trama, que desgraciadamente se vuelve cada vez más increíble hacia el final, nunca deja de tener suspense. La tensión de la primera parte llega a ser casi insoportable en algunos puntos.

Las interpretaciones son todas de primera categoría. Donlevy está maravilloso y los actores secundarios son aún mejores. Walter Brennan interpreta su papel sin tics y aporta una tranquila dignidad a los procedimientos. El aspecto de la película se ve reforzado por la hermosa iluminación de James Wong Howe. Muy recomendable.

Algunos dirán que esto es “propaganda”. Teniendo en cuenta la lucha a vida o muerte por la supervivencia que se libraba en aquella época, estoy dispuesto a dejar de lado los impulsos patrióticos de los cineastas. La copia recientemente restaurada tiene un aspecto fantástico.

Los verdugos también mueren fue nominada a los Óscar en las categorías de Mejor sonido, grabación y Mejor música, partitura de una película dramática o de comedia (Hanns Eisler)


Podría interesarte: Repasamos aquí los mejores libros sobre la Segunda Guerra Mundial 📖🔍

Podría interesarte: Repasamos aquí los mejores libros sobre la Segunda Guerra Mundial 📖🔍