Los hombres detrás del sol

Los hombres detrás del sol (título original: Hei Tai Yang 731 o Sol negro 731) es una película de 1988 producida en Hong Kong por Tun Fei Mou (T. F. Mous) sobre el Escuadrón o Unidad 731 del Japón estacionada en Manchuria durante la Segunda Guerra Mundial.

Película no apta ni recomendada para personas sensibles, en nuestra humilde opinión no recomendamos verla, basta con leer este artículo sobre el Escuadrón 731 o leer la sinopsis a continuación para conocer las barbaridades que hizo el Escuadrón 731, sin falta de añadir imágenes atroces a nuestra mente, que pecan de un excesivo aspecto gore.

Sinopsis

La película ofrece una visión de las actividades en torno al Campo 731 (Campamento 731) y está inmersa en la descripción de los experimentos y asesinatos llevados a cabo por la Unidad 731 del Ejército Japonés (Escuadrón 731) hacia el final de la Segunda Guerra Mundial.

La trama se centra en un grupo de jóvenes japoneses que están siendo entrenados en el Campamento 731, a los que se les va a entrenar sistemáticamente para eliminar cualquier compasión humana que pueda interponerse en el camino de Japón para ganar la Segunda Guerra Mundial.

En imágenes a veces drásticas, la película muestra la vida cotidiana y los experimentos humanos en este campo de concentración (incluidos los experimentos en cámara fría y de vacío, la vivisección). Se llevan a cabo sobre la población civil china y los rusos, ingleses y estadounidenses que eran prisioneros de guerra.

Polémica

En Japón, la película fue criticada con vehemencia en los círculos nacionalistas, ya que negaban la existencia de la Unidad 731 y, sobre todo, esas actividades.

A la mayoría de los espectadores les resultó especialmente chocante el contraste entre la producción sobria, casi documental, y la representación explícita de la violencia mental y física. Hasta ahora, sólo se conocía de esta forma por las llamadas películas splatter y gore, principalmente de ficción.

Dado que la mayoría de los acontecimientos de Los hombres detrás del sol se consideran históricamente auténticos, se impide al espectador retroceder a la posición de la ficcionalidad.

Cabe destacar que el estreno de la película estuvo sujeto a restricciones en algunos países.

Secuelas

Se filmaron otras tres partes de Los hombres detrás del sol, algunas de las cuales sólo tienen una conexión limitada con la primera parte. La segunda parte de la serie, Los hombres tras el sol 2: el laboratorio del diablo, suele considerarse un remake y, al igual que la tercera parte (Los hombres tras el sol 3), no fue dirigida por T. F. Mous, sino por Godfrey Ho. La cuarta parte no oficial, o secuela, Sol negro: la masacre de Nankín, de T. F. Mous, trata de la masacre de la población de la ciudad china de Nankín por parte de las tropas japonesas. El vínculo unificador es la denuncia de los crímenes de guerra japoneses.

Críticas

Algunos críticos critican la película por hacer pasar por verdades unos hechos que no están adecuadamente documentados en la película o que no pueden documentarse en absoluto. Esto es cierto en la medida en que la Unidad 731 destruyó casi todos los registros cuando se retiró y sólo quedaron algunos documentos, como las notas privadas de Shiro Ishii, el jefe de la unidad de investigación disfrazada de unidad de tratamiento de aguas.

Estos registros fueron entregados por él, para garantizar la inmunidad, a los estadounidenses. Otros documentos fueron confiscados por la Unión Soviética. El director hace referencia a estas fuentes.

Esencialmente, la crítica a esta película cae en la misma controversia que rodea a los crímenes de guerra japoneses, como la Masacre de Nankín. No fue hasta agosto de 2002 cuando el Tribunal de Distrito de Tokio declaró que la Unidad 731 y los crímenes de guerra que cometió existieron realmente. Ya en diciembre de 1949, durante los juicios por crímenes de guerra de Khabarovsk, doce militares japoneses fueron declarados culpables.