La lista de Schindler

Oskar Schindler habría sido un hombre más fácil de entender si hubiera sido un héroe convencional, luchando por sus creencias. El hecho de que tuviera defectos —bebedor, jugador, mujeriego, impulsado por la codicia y el deseo de vivir a lo grande— convierte su vida en un enigma.

Se trata de un hombre que vio su oportunidad al comienzo de la Segunda Guerra Mundial y se trasladó a la Polonia ocupada por los nazis para abrir una fábrica y emplear a judíos con salarios de hambre.

Su objetivo era hacerse millonario. Al final de la guerra, había arriesgado su vida y gastado su fortuna para salvar a esos judíos y había defraudado a los nazis durante meses con una fábrica de municiones que nunca produjo un solo proyectil utilizable.

¿Por qué cambió? ¿Qué ocurrió para que pasara de ser un victimista a un humanitario? Es un gran mérito de Steven Spielberg que su película “La lista de Schindler” ni siquiera intente responder a esa pregunta.

Cualquier respuesta posible sería demasiado simple, un insulto al misterio de la vida de Schindler. El Holocausto fue un gran motor del mal puesto en marcha por el racismo y la locura. Schindler lo superó, en su pequeño rincón de la guerra, pero parece no haber tenido ningún plan, haber improvisado a partir de impulsos que no estaban claros ni siquiera para él mismo.

En esta película, la mejor que ha hecho, Spielberg trata el hecho del Holocausto y el milagro de la hazaña de Schindler sin las fórmulas fáciles de la ficción.

La película dura 184 minutos y, como todas las grandes películas, parece demasiado corta. Comienza con Schindler (Liam Neeson), un hombre alto y fuerte con una presencia física intimidante. Viste de forma costosa y frecuenta clubes nocturnos, comprando caviar y champán para los oficiales nazis y sus chicas, y le gusta hacerse fotos con los altos mandos.

Lleva con orgullo un emblema del partido nazi en el ojal. Tiene contactos impecables en el mercado negro y es capaz de encontrar medias de nylon, cigarrillos y brandy: Es el hombre adecuado para conocer. Las autoridades están encantadas de ayudarle a abrir una fábrica para construir utensilios de cocina esmaltados que puedan utilizar las cocinas del ejército. Está encantado de contratar a judíos porque sus salarios son más bajos y así Schindler se enriquece.

El genio de Schindler está en el soborno, la maquinación y la estafa. No sabe nada sobre la gestión de una fábrica y encuentra a Itzhak Stern (Ben Kingsley), un contable judío, para que se encargue de ese aspecto. Stern se mueve por las calles de Cracovia contratando judíos para Schindler.

Como la fábrica es una industria de guerra protegida, un trabajo allí puede garantizar una vida más larga.

La relación entre Schindler y Stern es desarrollada por Spielberg con enorme sutileza. Al principio de la guerra, Schindler sólo quiere ganar dinero, y al final sólo quiere salvar a “sus” judíos. Sabemos que Stern lo entiende. Pero no hay ningún momento en el que Schindler y Stern digan sin tapujos lo que está pasando, quizá porque decir ciertas cosas en voz alta podría acarrear la muerte.

Esta sutileza es el punto fuerte de Spielberg en toda la película. Su guión, de Steven Zaillian, basado en la novela de Thomas Keneally, no se basa en un melodrama artificioso. En su lugar, Spielberg se basa en una serie de incidentes, vistos con claridad y sin manipulación artificial, y al presenciar esos incidentes comprendemos lo poco que se puede saber sobre Schindler y su plan.

También vemos el Holocausto de forma vívida y terrible. Spielberg nos presenta a un comandante de un campo de prisioneros nazi llamado Goeth (Ralph Fiennes) que es un estudio de la estupidez del mal. Desde la veran da de su “villa”, que domina el patio de la prisión, dispara a los judíos para practicar el tiro al blanco. Schindler consigue disuadirle de esta costumbre con una apelación a su vanidad tan evidente que es casi un insulto.

Goeth es uno de esos débiles hipócritas que defienden un ideal pero se hacen a sí mismos una excepción a él; predica la muerte de los judíos, y luego elige a una bonita llamada Helen Hirsch (Embeth Davidtz) para que sea su criada y se enamora de ella. No le parece monstruoso que su pueblo sea exterminado, y ella se salva por su afectuoso capricho.

Considera que sus necesidades personales son más importantes que el bien o el mal, la vida o la muerte. Al estudiarlo, nos damos cuenta de que el nazismo dependía de personas capaces de pensar como Jeffrey Dahmer.

Rodando en blanco y negro en muchos de los lugares reales de los acontecimientos de la historia (incluida la fábrica original de Schindler e incluso las puertas de Auschwitz), Spielberg muestra a Schindler lidiando con la locura del sistema nazi.

Soborna, engatusa, se tira un farol y se libra de ser descubierto por los pelos. En la secuencia más audaz de la película, cuando un tren cargado de sus empleados es conducido por error a Auschwitz, él mismo entra en el campo de exterminio y convence descaradamente a las autoridades de sus víctimas, arrebatándolas de la muerte y devolviéndolas al tren de su fábrica.

Lo más asombroso de esta película es lo completamente que Spielberg sirve a su historia. La película está brillantemente actuada, escrita, dirigida y vista. Las escenas individuales son obras maestras de la dirección artística, la cinematografía, los efectos especiales y el control de multitudes.

Sin embargo, Spielberg, el estilista cuyas películas a menudo han glorificado los planos en los que se pretende que nos fijemos y recordemos, desaparece en su obra. Neeson, Kingsley y los demás actores carecen de florituras interpretativas. La empresa se caracteriza por su firmeza, que resulta impresionante.

Al final de la película, hay una secuencia de un impacto emocional abrumador, que involucra a las personas reales que fueron salvadas por Schindler. Nos enteramos de que los “judíos de Schindler” y sus descendientes son hoy unos 6.000 y que la población judía de Polonia es de 4.000 personas.

La lección obvia parecería ser que Schindler hizo más que toda una nación para salvar a sus judíos. Eso sería demasiado simple. El mensaje de la película es que un hombre hizo algo, mientras que ante el Holocausto otros se quedaron paralizados. Tal vez hizo falta un Schindler, enigmático y temerario, sin plan, despreocupado del riesgo, un estafador, para hacer lo que hizo. Ningún hombre racional con un plan sensato habría llegado tan lejos.

El autor francés Flaubert escribió una vez que no le gustaba La cabaña del tío Tom porque el autor predicaba constantemente contra la esclavitud. “¿Hay que hacer observaciones sobre la esclavitud?”, preguntó. “Representarla; eso es suficiente”. Y luego añadió: “Un autor en su libro debe ser como Dios en el universo, presente en todas partes y visible en ninguna”.

Eso describiría a Spielberg, el autor de esta película. Describe la maldad del Holocausto, y cuenta una historia increíble de cómo le robaron algunas de sus víctimas previstas. Lo hace sin los trucos de su oficio, los artilugios de dirección y dramáticos que inspirarían los habituales pagos melodramáticos. Spielberg no se deja ver en esta película. Pero su contención y su pasión están presentes en cada plano.