Escuadrón 633

El Comandante de Ala Roy Grant (Cliff Robertson) es el comandante del Escuadrón 633 de la Real Fuerza Aérea, que vuela con Mosquitos de Havilland en incursiones contra las fuerzas alemanas en la Europa ocupada durante la Segunda Guerra Mundial.

En el período previo al Día D de 1944, el Escuadrón 633 recibe una misión muy peligrosa para bombardear una fábrica alemana de combustible para cohetes en Noruega. Para complicar las cosas, su objetivo no es la fábrica en sí, sino una pared de roca que sobresale y que se derrumbará sobre la fábrica y la destruirá. Para ello tienen que volar a un nivel extremadamente bajo a lo largo de un fiordo noruego y bajo los cañones de los defensores alemanes.

Para aumentar ligeramente sus posibilidades, la resistencia noruega, dirigida por el teniente Erik Bergman (George Chakiris), atacará los cañones antiaéreos alemanes a lo largo del fiordo justo antes de que se produzca el ataque.

Grant no está muy entusiasmado con el plan, pero mientras el escuadrón se entrena para la misión, al menos tiene la distracción de la atractiva hermana de Bergman, Hilde (Maria Perschy).

El Mosquito de Havilland tiene derecho a ser el mejor avión de la Segunda Guerra Mundial. Se utilizó como bombardero, caza-bombardero, avión de reconocimiento, caza nocturno y avión de ataque a tierra, y destacó en todas esas funciones.

Construido principalmente de madera, lo que lo hacía muy ligero y rápido, la versión bombardera del Mosquito no llevaba originalmente armamento defensivo, ya que podía volar más rápido que cualquier caza alemán. Y con una tripulación de sólo dos personas, el Mosquito podía llevar a Berlín una carga de bombas de tamaño similar a la del Boeing B-17 de diez hombres.

A pesar de sobresalir en muchas funciones, fue como avión de ataque a tierra y bombardero ligero donde el avión se hizo más famoso, y algunas de sus misiones pasaron a la leyenda de la Segunda Guerra Mundial.

Entre ellas, la Operación Jericó, en la que los Mosquitos volaron a la altura de la copa de un árbol sobre Amiens y abrieron un agujero en el muro de la prisión para permitir la huida de los combatientes de la resistencia capturados. La escena del Escuadrón 633 en la que un Mosquito lanza bombas sobre el cuartel general de la Gestapo en Bergen se inspiró probablemente en los ataques reales con Mosquitos a los cuarteles de la Gestapo en Oslo y Copenhague.

Si estás razonablemente familiarizado con el cine británico de los años 50, el argumento del Escuadrón 633 te puede sonar. Un escuadrón de bombarderos de la RAF recibe una misión casi suicida de alto secreto, para volar a muy bajo nivel sobre el agua y contra las feroces defensas alemanas, para bombardear un objetivo en la Europa ocupada por los nazis.

Sí, el Escuadrón 633 tiene un claro eco de una película anterior de la Segunda Guerra Mundial, “The Dam Busters” (1955), basada en la historia real de la Operación Chastise, el asalto a las presas de Möhne, Eder y Sorpe en Alemania en 1943.

La comparación entre “The Dam Busters” y “633 Squadron” es útil, porque nos dice mucho sobre lo que ocurrió con las películas de la Segunda Guerra Mundial, o al menos con el cine británico de la Segunda Guerra Mundial, en la década de 1960.

“The Dam Busters” está hecha en blanco y negro, se basa en una historia real, tiene un guión cuidadoso e inteligente sin heroicidades falsas, y cuenta su historia directamente y de forma contenida. También es una película muy británica y tiene poco o ningún interés en atraer al público estadounidense, y desde luego no lo consiente ni hace concesiones.

Escuadrón 633“, en cambio, es una historia de ficción, filmada en color de lujo y en Panavisión, con estrellas americanas importadas y con énfasis en la acción, las explosiones y el autosacrificio. El guión es notablemente más débil que el de The Dam Busters, pero se beneficia de un presupuesto decente y de ser una de las primeras películas de aviación realizadas en color y pantalla panorámica.

“Escuadrón 633” fue producido por Mirisch Films, una rama británica de la Mirisch Corporation, productores independientes que gozaron de gran éxito en la década de 1960 con “Los siete magníficos” (1960), “La gran evasión” (1963) y la serie “La pantera rosa”.

La película se basó en la novela de 1956 de Frederick Smith, y fue adaptada por James Clavell, que había coescrito La gran evasión, y que más tarde sería más conocido como guionista-director (“Al señor con amor”, “El último valle”) y novelista de éxito, autor de las novelas históricas Shogun y Tai-pan.

Cuando Cliff Robertson expresó algunas dudas sobre el guión, se recurrió a Howard Koch (no confundir con el productor Howard W. Koch), guionista de “El halcón del mar” (1940), “El sargento York” (1941) y “Casablanca” (1942), después de que los productores descubrieran que vivía en Londres, tras haber sido incluido en la lista negra de Hollywood como supuesto simpatizante comunista. El director de la película, Walter Grauman, había trabajado sobre todo en la televisión, y sólo hizo un puñado de largometrajes en los años 60.

Las estrellas importadas no están del todo bien. Cliff Robertson está bien como comandante del Escuadrón 633, cansado de la guerra, aunque el papel no es especialmente exigente, pero George Chakiris no es seguramente la idea que nadie tiene de un noruego y está extrañamente mal interpretado como líder de la resistencia.

Para agravar el error, el griego-americano de pelo oscuro Chakiris es elegido para interpretar a su hermana, la rubia y llamativamente nórdica actriz austriaca Maria Perschy, lo que parece una especie de meta-broma para enfatizar lo absurdo de su elección. Chakiris había ganado recientemente el Oscar al mejor actor de reparto por “West Side Story” (1961) y su presencia se explica en parte por el hecho de que estaba contratado por Mirisch.

El personaje de Maria Perschy es poco más que un interés amoroso simbólico y, como suele ocurrir en las películas bélicas de los años 60, su pelo y su maquillaje la identifican como una mujer de 1964 y no del ficticio 1944 en el que está ambientada la película.

El reparto es mejor e incluye a los fiables actores británicos Donald Houston, Michael Goodliffe y Harry Andrews, este último como el duro vicemariscal del aire que sanciona la misión. Andrews estaba muy encasillado en papeles militares, sobre todo de oficiales superiores y, al principio de su carrera, de sargento mayor, y rara vez dejaba de llevar el uniforme del ejército o de las fuerzas aéreas en los años 50 y 60.

Cliff Robertson también hizo muchas películas bélicas en los años 60, como “PT 109” (1963), “Up from the Beach” (1965) y “The Devil’s Brigade” (1968), así que probablemente era inevitable que él y Harry Andrews volvieran a coincidir en una película de la Segunda Guerra Mundial, lo que finalmente hicieron en 1969 en Comando en el mar de China para Robert Aldrich.

La mayoría del resto de la tripulación del escuadrón no está realmente caracterizada, pero la película muestra al menos la naturaleza internacional del Mando de Bombarderos de la RAF en la Segunda Guerra Mundial, con un simbólico australiano engreído (John Meillon) y un sij (Julian Sherrier) entre los pilotos.

Las verdaderas estrellas de la película, por supuesto, son los Mosquitos. Los productores contrataron al capitán de grupo T. G. Mahaddie, que más tarde ayudaría a dotar a las minifuerzas aéreas de la epopeya de la Segunda Guerra Mundial “La batalla de Inglaterra” (1969), para encontrar los aviones. La compañía cinematográfica tuvo suerte, porque los Mosquito acababan de ser retirados del servicio y se obtuvieron varios de una Unidad de Cooperación Antiaérea Civil con sede en Exeter, en Devon.

Según Jonathan Falconer en RAF Bomber Command in Fact, Film and Fiction, finalmente se adquirieron nueve Mosquitos. Cinco para las secuencias de vuelo y otros cuatro para utilizarlos en tierra, junto con algunas secciones del fuselaje para las escenas de la cabina.

La escena cercana al principio, que muestra doce Mosquitos volando en formación, es una toma de efectos especiales en la que se utilizan tres tomas de cuatro aviones juntos. La reputación del Escuadrón 633 entre los entusiastas de la aviación se ve un poco mermada por el hecho de que tres Mosquitos completos fueron destruidos intencionadamente durante el rodaje de las escenas del accidente aéreo.

Se utilizaron dos Nord 1002, versiones construidas en Francia del Messerschmitt 109, para interpretar a los cazas alemanes, y un B-25J Mitchell norteamericano se utilizó como avión de cámara para filmar las escenas aéreas. El Mitchell también aparece en la película en un improbable esquema de color blanco y plateado como el avión de la RAF que lleva al personaje de George Chakiris de vuelta a la Noruega ocupada.

El guión del Escuadrón 633 no es todo lo bueno que podría ser y la subtrama romántica parece forzada. La fábrica de combustible para cohetes es un MacGuffin tan obvio que en realidad nunca la vemos, sólo la roca que sobresale y algunos de los defensores alemanes.

La película también tiene un par de momentos absurdos, especialmente una escena en la que una oficial de las SS tortura al personaje de Chakiris después de cernirse sobre él y ordenar a sus subordinados que le “quiten la ropa”, una escena que se acerca incómodamente al territorio del sadomasoquismo nazi.

La película también muestra cierto cinismo que se cuela en la película de la Segunda Guerra Mundial, con el escuadrón 633 al que se le ordena una misión casi suicida, aunque signifique la destrucción de todo el escuadrón. Además, el personaje de Robertson es más pragmático que heroico, y argumenta que atacar a los alemanes es “un trabajo, no el Santo Grial” (ya dije que el guión era débil). Pero como estadounidense, uno pensaría que podría haber encontrado un trabajo más seguro en ese caso, como tal vez un maestro de escuela en Modesto o un contable en Des Moines.

Al final, Harry Andrews, en el papel de vicemariscal del aire, admite que bombardear la fábrica de combustible para cohetes no impedirá que se utilicen los cohetes contra los Aliados, sólo los retrasará. Su frase “No puedes matar a un escuadrón” suena a desafío, sugiriendo que el escuadrón es más grande que sus miembros individuales. Pero también conlleva la implicación de que cada individuo es, por tanto, prescindible. La escena final, cuando Andrews y Goodliffe discuten sobre la incursión y su resultado, es otro claro préstamo de las escenas finales de The Dam Busters.

Es en las escenas de acción y en las secuencias de vuelo donde el Escuadrón 633 realmente cumple. Hay un excelente trabajo de la unidad aérea, especialmente las escenas de los Mosquitos volando sobre las montañas del oeste de Escocia en las escenas de entrenamiento de la película, y el ataque alemán a la base aérea de la RAF está bien montado. El ataque final en el fiordo noruego es una orgía de disparos, explosiones y modelos de Mosquito destruidos.

El trabajo de maquetas fue alabado en su momento, pero ahora resulta un poco obvio, al menos en las escenas de ataque. Es menos evidente en las secuencias de entrenamiento, en las que las maquetas sólo se ven brevemente en las tomas en las que los Mosquitos vuelan muy cerca del objetivo ficticio en la ladera de la montaña. En algunas de las últimas escenas, las aeronaves tienen demasiado movimiento de las alas para parecer totalmente reales, incluso en algunas tomas con efectos bastante buenos.

Un elemento destacado es la partitura de la película, obra de Ron Goodwin. Es una partitura relativamente sencilla, orientada a la acción, basada en la excepcional y contundente melodía de Goodwin, que se utiliza prácticamente cada vez que el Escuadrón 633 entra en acción. La película hizo que Goodwin se convirtiera en una elección popular para componer música para películas bélicas, como Operación Ballesta (1965), Donde las águilas se atreven (1968), La batalla de Inglaterra (1969) y Fuerza Diez de Navarone (1978).

El escuadrón 633 se rodó en su mayor parte en los estudios Elstree y en el aeródromo de Bovingdon, en Hertfordshire. El ataque final en el fiordo noruego se filmó en Loch Morar, en la costa oeste de Escocia, y las escenas que muestran a los aviones cruzando el mar hacia Noruega se filmaron en la costa de Norfolk. La película fue un gran éxito en Gran Bretaña y obtuvo buenas críticas, ganando elogios en particular por las escenas de vuelo y el trabajo de efectos.

La popularidad del Escuadrón 633 animó a Mirisch a realizar más películas de la Segunda Guerra Mundial en el Reino Unido, aunque, a diferencia de la 633, eran generalmente películas de serie B, a menudo realizadas por Oakmont Productions, una filial de Mirisch. Entre ellas se encontraban Attack on the Iron Coast (1967), Submarine X-1 (1968) y Mosquito Squadron (1969).

El Escuadrón Mosquito se inspiró obviamente en el Escuadrón 633, aunque se realizó con un presupuesto mucho menor. Reutilizó imágenes del 633, incluidas las secuencias del accidente del Mosquito y partes del ataque aéreo alemán a la base de la RAF. La película también se rodó en Bovingdon y los Mosquitos utilizados estaban pintados con los mismos códigos de escuadrón “HT” que los del 633, para que coincidieran con las secuencias recicladas de la película anterior.

Probablemente fue la popularidad duradera de la versión cinematográfica del 633 Escuadrón lo que inspiró a Frederick E. Smith a empezar a escribir secuelas de su novela original. Empezaron con Operación Maiden del Rin en 1975, y la serie llegó a tener diez libros en total a lo largo de 50 años, desde 1956 hasta 2007.

Es discutible hasta qué punto la secuencia del ataque a la Estrella de la Muerte en La Guerra de las Galaxias se inspiró en el final del Escuadrón 633. No cabe duda de que hay similitudes, aunque algunas de ellas se deban a la deuda de 633 Squadron con The Dam Busters, otra influencia en La guerra de las galaxias. Pero parece probable que las escenas de 633 estuvieran en algún lugar de la mezcla cuando George Lucas utilizaba imágenes de películas de guerra como base para sus batallas de naves espaciales en los primeros cortes de La guerra de las galaxias.

A pesar de un guión débil, un reparto cuestionable y una gran dosis de clichés, el Escuadrón 633 es una película bélica bastante entretenida. Aunque el guión y la actuación nunca llegan a las cotas de su antecedente, The Dam Busters, destaca por sus excelentes secuencias aéreas y por la insistente partitura de Ron Goodwin. Los mosquitos nunca se han visto tan bien en una película, y el Escuadrón 633 es una recomendación bastante segura para los entusiastas del cine bélico y de la aviación.