Enemigo a las puertas

“Enemigo a las puertas” se abre con una secuencia de batalla que merece la comparación con “Salvar al soldado Ryan”, y luego se centra en dos hombres que juegan al gato y al ratón en las ruinas de Stalingrado. El nazi está seguro de ser el gato. El ruso teme ser el ratón.

La película está inspirada en hechos reales, según se nos dice, aunque dudo que la vida real haya implicado un triángulo amoroso; la película podría haber sido mejor y más ágil si hubiera contado la historia de los dos soldados y hubiera dejado de lado las cosas sensibleras. Aun así, es notable, una historia de guerra contada como una partida de ajedrez en la que el perdedor no sólo muere, sino que va por necesidad a una tumba sin nombre.

Se trata de una rara película de la Segunda Guerra Mundial en la que no participan estadounidenses. Tiene lugar en el otoño de 1942, en Stalingrado, durante el demencial ataque de Hitler a la Unión Soviética. Al principio parecía que los alemanes iban a arrollar a la desvencijada resistencia rusa, pero finalmente la tozudez de los soviéticos se combinó con el brutal clima y los problemas con las líneas de suministro para propinar a Adolf Hitler una aplastante derrota y, según muchos, cambiar las tornas de la guerra.

Vemos la desesperación inicial de la causa soviética en las tomas que muestran a los aterrorizados soldados rusos intentando cruzar un río y realizar un desembarco ante el fuego abrasador. Se les ordena que carguen contra los alemanes a través de una tierra de nadie expuesta, y cuando la mitad muere y los demás son rechazados, sus propios oficiales les disparan como si fueran cobardes. Se trata de una secuencia sostenida tan desgarradora, a su manera, como la obra de Steven Spielberg.

Destaca uno de los rusos. Su nombre es Vassili Záitsev (Jude Law), y sabemos por la secuencia del título que es un pastor de los Urales, cuya puntería la aprendió matando lobos que se cebaban con su rebaño. En el fragor de la batalla, mata a cinco alemanes y Danilov (Joseph Fiennes), el oficial político asignado a su unidad, se fija en él. Mientras la moral rusa se hunde, Danilov imprime un folleto en el que se elogia al heroico pastorcillo.

Nos enteramos de que Vassili es realmente un buen tirador, pero tiene poca confianza en sus propias habilidades (en la secuencia inicial, tiene una bala para usar contra un lobo, y falla).

Danilov le anima y, a medida que las líneas de batalla se consolidan y ambos bandos se atrincheran en sus posiciones, Vassili sigue eliminando alemanes y protagonizando la propaganda de Danilov. Incluso Nikita Khrushchev (Bob Hoskins, con un aspecto increíblemente parecido al real), el líder de la defensa soviética de Stalingrado, elogia al chico y la estrategia publicitaria.

Cuando la determinación alemana flaquea, traen a su mejor francotirador, un francotirador llamado Konig (Ed Harris), un aristócrata bávaro que en tiempos de paz dispara a los ciervos. Es mayor, tiene cara de halcón, ojos claros y es un profesional. Su misión es matar a Vassili y acabar con la propaganda. “¿Cómo lo vas a encontrar?”, le preguntan. “Haré que él me encuentre a mí”.

El núcleo de la película es el duelo entre los dos hombres, que se desarrolla en un paisaje urbano devastado de fábricas bombardeadas y escombros. La guerra pasa a un segundo plano mientras los dos hombres, que nunca se han visto con claridad, acuerdan tácitamente su campo de batalla. El director, Jean-Jacques Annaud, deja clara la geografía: los espacios abiertos, las sombras, las tuberías huecas que sirven para pasar de un punto a otro.

El duelo se complica cuando Vassili conoce a Sacha (Gabriel Marshall-Thomson), un niño de 7 u 8 años que se mueve como un espectro entre las líneas enfrentadas y es conocido por ambos francotiradores.

A través de Sacha, Vassili conoce a su vecina Tanya (Rachel Weisz), una mujer judía cuyos padres fueron asesinados por los nazis. Vassili se enamora de Tanya, al igual que Danilov, y este triángulo parece un recurso argumental para separar las escenas que realmente interesan.

Sin embargo, Sacha es un personaje útil. Como hijo de la guerra, es mayor de edad, pero no lo suficiente como para saber en qué juego despiadado y mortal está metido. Su aparición final en la película provoca un suspiro en el público, pero encaja en la lógica implacable de la situación.

Annaud (“En busca del fuego”, “En el nombre de la rosa”, “Siete años en el Tíbet”) hace películas a gran escala en las que los hombres se ponen a prueba contra sus ideas. Aquí muestra al francotirador nazi como un profesional frío, casi sin emoción, adoptando un enfoque cerebral del desafío.

El ruso es muy diferente; su confianza flaquea cuando se entera de a quién se enfrenta, y dice, simplemente, “es mejor que yo”. La estrategia del enfrentamiento final entre los dos hombres tiene una especie de poesía, y me gustan las decisiones físicas que toma Harris en la escena final.

¿Es la película también un duelo entre dos ideologías opuestas, el marxismo y el nazismo? Danilov, el propagandista, lo pinta así, pero en realidad se trata de dos hombres colocados en una situación en la que tienen que intentar utilizar su inteligencia y sus habilidades para matarse mutuamente. Cuando Annaud se centra en eso, la película funciona con una rara concentración. Las cosas adicionales de la trama y el romance son una pena.