El Gran Dictador

El Gran Dictador comenzó a rodarse en septiembre de 1939, el mismo mes en que Gran Bretaña declaró la guerra a la Alemania nazi de Hitler, y más de dos años antes de que Estados Unidos se implicara.

Por lo tanto, no es posible que Charlie Chaplin fuera consciente de la magnitud total y horrorosa del trato que los nazis daban a los judíos; si lo hubiera sabido, es inconcebible que hubiera construido una película de comedia en torno a un tema tan emotivo.

Motivado, sin duda, por una comprensión premonitoria de las consecuencias mortales de las maniobras políticas de Hitler, creó una farsa satírica que ridiculizaba sin piedad al Führer y a sus aliados.

Fue una decisión audaz, que Chaplin consideró una declaración artística, pero conociendo ahora como conocemos las atrocidades cometidas contra los judíos, es difícil apreciar gran parte del humor porque parece pasar por encima de la realidad cuando, en realidad, fue escrito ignorando los hechos.

Chaplin tiene un doble papel en El Gran Dictador, interpretando a la vez a Adenoid Hynkel (basado en Hitler), dictador del país ficticio de Tomania, que planea invadir el país vecino de Osterlich, y a un barbero judío que padece una amnesia prolongada desde la Primera Guerra Mundial, tras salvar la vida de un piloto llamado Schultz (Reginald Gardiner) que ahora ha ascendido al rango de comandante bajo el reinado de Hynkel.

Sin saber que Hynkel trata injustamente a los judíos, el barbero vuelve a su tienda en el gueto y comienza una relación con Hannah (Paulette Goddard), una lavandera de gran espíritu. Mientras tanto, en un plan para recaudar fondos para financiar la invasión de Osterlich, Hynkel levanta temporalmente el abuso de los judíos y negocia con su aliado Napoloni (Jack Oakie), el dictador de Bacteria.

La decisión de Chaplin de retrasar la adopción del sonido en sus películas durante más de una década tras la llegada del cine sonoro parece haber sido acertada, porque El Gran Dictador es más débil cuando hace chistes verbales.

Por ejemplo, al principio de la película, el Barbero y Schultz están volando boca abajo en un intento de escapar de sus enemigos. ¿Cómo está el gas? le pregunta Schultz al Barbero, a lo que el hombrecillo responde ‘Terrible, me mantuvo despierto toda la noche’.

Se trata de un chiste flojo para cualquiera, pero viniendo de uno de los más grandes cómicos del cine mudo (todavía reconocible como el pequeño vagabundo, aunque esté interpretando un personaje diferente) hace que suene aún peor de lo que realmente es.

Cuando Chaplin recurre al humor mudo, como cuando realiza un delicado ballet con un globo inflado, o intenta inútilmente arrancar hilos de espaguetis para demostrar cómo va a destrozar las fuerzas de Napoloni, no sólo demuestra que no ha perdido nada de su genio cómico, sino que expone la debilidad del resto del material. Irónicamente, hace un uso eficaz del sonido, por ejemplo cuando afeita expresivamente a un desventurado cliente con los acordes de la música clásica.

Hay que aplaudir a El Gran Dictador por su intento de despertar a un mundo dormido de los peligros que le aguardan, y como tal es quizá una de las películas más importantes jamás realizadas.

Desgraciadamente, sólo funciona a duras penas como comedia, y está fatalmente herida por el largo y desacertado discurso de Chaplin a la cámara. No se puede dudar de la sinceridad de Chaplin —es evidente en cada una de las apasionadas palabras que pronuncia— pero parece más un sermón que un discurso, y ofrece una conclusión inapropiada.