El día que vendrá

Aunque se comercializa como una historia de amor, El día que vendrá trata más del dolor y la recuperación que del romance. De hecho, la relación ilícita de la película es un asunto frío y sin pasión que genera tanto calor como una brasa moribunda en una tormenta de nieve.

A pesar de sus impresionantes credenciales, la exagerada Kiera Knightley y el apuesto Alexander Skarsgard (que luce muy bien con una rebeca cortando leña) son tan poco compatibles como cualquier otra pareja reciente en la pantalla.

Ambos actores ofrecen interpretaciones sólidas… excepto cuando la química sexual es intencionada. Son capaces de transmitir dolor y tristeza, pero no alegría o deseo.

La base histórica de El día que vendrá es interesante. Se han hecho muchas películas sobre Alemania durante la Segunda Guerra Mundial, pero pocas se han centrado en los difíciles meses que siguieron al Día de la Victoria.

El director James Kent (que anteriormente realizó la conmovedora historia de la Primera Guerra Mundial, Testamento de la Juventud) nos lleva a una réplica meticulosamente recreada de un Hamburgo bombardeado durante los últimos meses de 1945.

Medio año después de que Adolf Hitler se pegara un tiro en su búnker y de que Alemania se rindiera, la ciudad es una ruina, con cuerpos quemados que siguen apareciendo entre los escombros enterrados, escasez de alimentos que hace que la población sobreviva con 900 calorías al día y una creciente sensación de malestar social.

Unos hombres enfadados que utilizan el símbolo del “88” (para representar el “¡Heil Hitler!”) inician una campaña de terror contra sus ocupantes británicos, poniendo a los soldados al límite y creando un polvorín.

Lewis Morgan (Jason Clarke) es un oficial británico encargado de ayudar a la reconstrucción de Hamburgo. Para ello, solicita alojamiento y le ceden una mansión propiedad del arquitecto Stephen Lubert (Skarsgard). Una vez que se ha asegurado un lugar para vivir, Lewis invita a su esposa, Rachael (Kiera Knightely), a unirse a él.

Aunque no le hace mucha gracia tener que vivir en Alemania, ella hace el viaje porque no quiere separarse de él. Sin embargo, vivir en la misma casa y en la misma ciudad no es garantía de que vayan a tener tiempo para estar juntos: Lewis está constantemente de guardia y se ocupa más de alguna crisis que de ayudar a su mujer a sentar la cabeza.

A Stephen y a su hija adolescente, Freda (Flora Theimann), se les permite permanecer en su casa, aunque tienen que trasladarse al segundo piso de la casa, dejando el piso principal disponible para el uso exclusivo de los Morgan.

Como resultado de este acuerdo, Stephen está más a menudo que Lewis y comienza un romance con una solitaria Rachael. Las tragedias del pasado crean un sentimiento de parentesco y empiezan a preguntarse si es posible un futuro juntos teniendo en cuenta todas las barreras existentes.

Los cuatro protagonistas de El día que vendrá han sufrido pérdidas devastadoras por culpa del “enemigo” durante la guerra. El hijo de 11 años de Rachael y Lewis murió a causa de las bombas alemanas en la batalla de Londres y la esposa de Stephen murió en el bombardeo británico de Hamburgo.

La película es eficaz a la hora de mostrar cómo los personajes afrontan su dolor. En el caso de Rachael, está encerrado y enterrado en lo más profundo, mostrando atisbos a través de las fisuras hasta que la presión aumenta con demasiada fuerza para que pueda permanecer contenida.

Lewis sobrevive sin enfrentarse del todo al agujero de su vida, llenando el vacío con trabajo duro y distracciones. La pérdida de Stephen es diferente, pero no menos profunda, y ha encontrado un camino hacia adelante cuidando de su hija. Por su parte, la ira de Freda la lleva a tomar decisiones precipitadas y desacertadas.

En un esfuerzo por añadir un elemento de “thriller” a la historia, los guionistas incorporan una subtrama sobre un grupo de terroristas del “88” decididos a asesinar a Lewis.

Este aspecto de la narración (especialmente la absurda escena culminante en la que varios personajes se reúnen en circunstancias inverosímiles) parece algo extraído de una película de serie B. Es indigno de los elementos más serios de la película. El final, aunque quizás pretendía ser agridulce, se siente apropiado. Sin duda, habría tenido más peso si el romance se hubiera avivado por completo.

El día que vendrá tiene una pinta estupenda; ofrece una visión creíble de algo que rara vez vemos en las películas: la devastación causada por los Aliados en su empeño por derrocar a Hitler. Resulta aleccionador ver el coste humano del conflicto.

La actuación de Kiera Knightley es sólida cuando interpreta a la madre desconsolada, pero nunca se desprende lo suficiente como para habitar el papel de la amante. Incluso la supuesta escena de sexo con Skarsgard parece más clínica que erótica.

Podría decirse que la interpretación más conmovedora corresponde a Jason Clarke, cuyo cornudo Lewis parece auténtico en todo momento.

El día que vendrá da la sensación de ser una producción que, salvando la única escena de sexo, podría haberse realizado hace medio siglo, cuando las películas de este tipo estaban de moda, acaparando premios y llenándolos en los grandes palacios del cine de mediados del siglo XX.

El día que vendrá aspira a ser un romance épico, pero no se dan las cualidades necesarias para que se eleve. En cambio, es una curiosidad para los aficionados a la historia y los que disfrutan con los melodramas de época de medio pelo.