Banderas de nuestros padres

Banderas de nuestros padres es el homenaje de Clint Eastwood a los muertos honrados de la Segunda Guerra Mundial, así como una meditación sobre cómo se forma un icono. Basada en el libro de James Bradley y Ron Powers, la película se centra en la batalla de Iwo Jima, uno de los conflictos bélicos clave de finales de la Guerra del Pacífico.

Sin embargo, a diferencia de otras películas que han pisado un terreno similar (en particular, el vehículo de John Wayne Las arenas de Iwo Jima), la película de Eastwood hace dos cosas diferentes.

En primer lugar, utiliza el enfoque de Salvar al Soldado Ryan en la batalla (lo que no es sorprendente, ya que Steven Spielberg es un productor) mostrando toda la sangre y las vísceras que las antiguas películas de guerra mantenían ocultas. En segundo lugar, intercala las secuencias de Iwo Jima con las que ocurren en Estados Unidos varios meses después, donde se desarrollan los acontecimientos clave.

Una de las fotografías más famosas de la Segunda Guerra Mundial muestra a un grupo de seis soldados izando una bandera estadounidense en el punto más alto de Iwo Jima. El padre de James Bradley, John, fue uno de esos seis y el libro de Bradley cuenta la historia no sólo de la batalla de Iwo Jima, sino de la fotografía, sus antecedentes y sus consecuencias.

El ejército estadounidense utilizó esa instantánea como pieza central de su campaña de propaganda de finales de la guerra. Los tres soldados supervivientes —John Bradley (Ryan Phillippe), René Gagnon (Jesse Bradford) e Ira Hayes (Adam Beach)— fueron enviados a casa para realizar una gira por todo el país para estrechar manos y promover los bonos de guerra.

La verdad sobre su participación (sólo participaron en el izamiento de una bandera “de reemplazo”, no la original) se mantuvo oculta para no avergonzar a todos. Aunque la fotografía no fue falsificada, la icónica imagen es menos prístina de lo que cabría esperar.

Lo mejor de Flags of Our Fathers es que abre los ojos y hace reflexionar. Las escenas de la batalla son crudas y enérgicas, mientras que los segmentos posteriores a Iwo Jima cuestionan nuestras ideas establecidas sobre el heroísmo.

La palabra “héroe” se ha utilizado a menudo tras el 11-S, por lo que es interesante escuchar a los personajes de esta película cuestionar lo que significa llevar esa etiqueta y si se consideran dignos de ella.

De hecho, la mayoría de los soldados no se consideran héroes, pero si se les pregunta, podrían identificar a otra persona -un amigo, un camarada, un líder- que lo fuera. Este aspecto de la película la diferencia de cualquier otra película de la Segunda Guerra Mundial que la haya precedido.

La película no está exenta de defectos. El intercalado no se hace con fluidez. Las películas que cambian libremente de época deben hacerlo de forma que no interrumpan el flujo de la historia, y eso no se consigue aquí.

Además, hay una tercera línea temporal innecesaria que confunde las cosas: la película sigue al hijo de John, James, mientras entrevista a veteranos sobre Iwo Jima mientras investiga su libro. Eastwood utiliza un código de colores para separar los segmentos.

El presente es en color, las secuencias de Iwo Jima están tan desaturadas que son casi en blanco y negro, y las escenas de 1945 están en medio. El problema, sin embargo, no es una cuestión de diferenciar qué está ocurriendo y cuándo, sino de evitar que el espectador pierda el interés cuando hay un cambio incómodo.

El desarrollo de los personajes es secundario con respecto a la narrativa y el tema. Como resultado, nunca llegamos a conocer realmente a ninguno de los protagonistas de la película.

A veces, cuando alguien muere, no estamos seguros de quién es o de cómo encaja en la narración general. Banderas de nuestros padres tiene un largo epílogo que detalla lo que ocurre con los supervivientes.

Por desgracia, estos individuos están tan poco dibujados que no merecen los 15 minutos que se tarda en esbozar sus vidas tras la Segunda Guerra Mundial. Como resultado, la película parece demasiado larga.

No hay actuaciones destacadas ni grandes nombres. Los rostros más reconocibles son los de Paul Walker (que continúa con su intento de darse a conocer como actor serio), Ryan Phillippe (lo mismo) y Barry Pepper.

En general, sin embargo, Eastwood se ha mantenido alejado de los grandes nombres, no sólo para mantener el presupuesto bajo, sino para asegurarse de que los espectadores no se distraigan con la presencia de una estrella. Y la película es lo suficientemente diferente de Las arenas de Iwo Jima como para que el fantasma de John Wayne no ronde por el proceso.

Merece la pena sentarse a ver los créditos finales si te interesa la batalla real, ya que presentan una colección de fotografías fijas. Al verlas, se hace evidente el rigor con el que Eastwood presta atención a los detalles.

El uso de CGI (para crear la enorme flota de barcos de Estados Unidos y para mostrar el bombardeo de la isla) es lo suficientemente limitado como para ser eficaz. Como Japón no permitió que se rodara en Iwo Jima, Eastwood trabajó en Islandia, la única otra isla que tiene playas de arena negra. Banderas de nuestros padres representa la primera de las dos películas que Eastwood ha hecho sobre la batalla de Iwo Jima.

La segunda, realizada a continuación de ésta y titulada Cartas desde Iwo Jima, presenta el conflicto desde el lado japonés.