Bajo diez banderas

Como es sabido, la madre de los críticos (de cine) imbéciles siempre está embarazada. En el caso de Bajo diez banderas (Sotto dieci bandiere) y a tenor de las críticas escritas en los años en que se estrenó en los cines, evidentemente fue un parto múltiple, ya que todas competían en superarse a sí mismas inventando todo tipo de definiciones que, en rigor, siempre acababan con un elocuente “pro-nazi” o, peor aún, “apología del nazismo”.

Es una pena que incluso hoy, más de cincuenta años después, los críticos no hayan cambiado de opinión sobre Bajo diez banderas. Morandini y Mereghetti, que son amigos míos, siguen escribiendo los primeros “pro-alemanes” y los segundos “alemanes vistos con cierta simpatía”. Les invito a que, si les apetece, vuelvan a ver la película y lean sobre ella.

Por supuesto, el tema no es fácil de tratar y esconde trampas que deben ser abordadas con un grano de arena. La película habla (también) del nazismo, se menciona a Hitler varias veces, hay un drama de una guerra terrible.

Ni siquiera es necesario subrayar que el nazismo fue un fenómeno aberrante (al igual que, en distintos grados y contextos, otros totalitarismos); también es cierto que hombres cuyos cerebros fueron devastados por una ideología absurda basada en la venganza y el deseo de sangre cometieron crímenes atroces indecibles.

Pero la pregunta es: entre estos criminales obedientes a los dictados del hombrecillo de Braunau am Inn, ¿es posible que no hubiera uno, incluso sólo uno, que, cumpliendo sus órdenes, demostrara ser un hombre con un corazón y un alma aún no completamente contaminados por el fanatismo?

Sí, lo hubo. Se llamaba Bernhard Rogge (1899-1982) y no es sólo él quien nos lo cuenta en su autobiografía, sino también la historia. Y la película se centra, aunque con inevitable “espectacularidad”, en su persona.

Hablemos de la Bajo diez banderas y, si alguien todavía la utiliza, quítese el sombrero porque estamos ante una obra maestra absoluta dirigida admirablemente por un gran director, por desgracia, olvidado por la mayoría: Duilio Coletti (1906-1999).

El Atlantis (pero sólo conoceremos su nombre al final de la historia) es un barco pirata alemán que tiene la difícil tarea de hundir el mayor número posible de barcos enemigos. Tiene éxito en la empresa con varias estratagemas: cambiando de vez en cuando su nombre y disfrazándose de buque civil.

El barco es la pesadilla de los británicos y especialmente del almirante jefe Russell, que no puede superar sus constantes derrotas. Está al mando del capitán Rogge, un hombre dedicado a su deber, pero con firmes principios morales en los que cree firmemente. Hundir barcos enemigos, sí, pero salvar a los náufragos, sea cual sea su nacionalidad, incluidos los judíos.

Para deshacerse del Atlantis, los británicos sólo tienen una oportunidad: hacerse con la “tarjeta de la flor”, un código codificado que utilizan los alemanes para sus movimientos. Tendrán éxito con una operación al límite de lo imposible.

Tras identificar al Atlantis, envían un crucero, el Devonshire, para hundirlo. Rogge, ahora vencido pero no derrotado, se hundirá (pero salvará a todos sus marineros) sin revelar el nombre de su barco. Otro engaño para el almirante Russell.

Rodada con maestría, Bajo diez banderas tiene un ritmo implacable. Todos los personajes, incluso los menores, se describen con especial atención a su condición psicológica. El reparto es uno de los impensables hoy en día para una película producida en Italia: Dino De Laurentiis no reparó en gastos.

Van Heflin es un Rogge creíble y humano, el inmenso Charles Laughton se “ríe” demasiado en el papel del almirante perdedor que, sin embargo, aprecia la habilidad del enemigo, Mylène Demongeot, con una camiseta ajustada con pezones rebeldes y unos pantalones cortos a la altura de la entrepierna, es la materia de las pesadillas. Precioso.

El Paco de Folco Lulli, que se enamora de ella, es simpático. El excelente Gregoire Aslan es baboso y repugnante, un comandante cobarde que pone en peligro la vida de sus pasajeros. Gian Maria Volontè (que debuta en el cine) y Eleonora Rossi Drago, su esposa (judía como él) que da a luz en la Atlántida, están excelentes. Notas de mérito para los demás actores, todos en sus papeles.

Gran fotografía en blanco y negro del maestro Aldo Tonti. Música de Nino Rota, un poco convencional. Destaca la sorprendente secuencia del robo. Una de los más emocionantes en cuanto a tensión y suspense. Aunque se haya visto una y otra vez, consigue detener (o acelerar) los latidos del corazón. Bajo diez banderas… ¡gran, gran, gran película!