El Winterhilfswerk o Auxilio de invierno alemán

Durante la época nacionalsocialista, la Organización de Ayuda Invernal del Pueblo Alemán (Winterhilfswerk o WHW, abreviado) era una fundación de derecho público con sede en Berlín que recaudaba donativos en especie y dinero y los utilizaba para ayudar a los “Volksgenossen” (camaradas del pueblo) necesitados, ya fuera directamente o a través de organizaciones subsidiarias de la “Organización de Bienestar del Pueblo Nacionalsocialista” (NSV).

Mediante la Winterhilfswerk, el régimen nazi pudo aliviar las penurias materiales de parte de la población y contribuir a la estabilización interna. Al mismo tiempo, la recogida de donativos pretendía crear un sentimiento de unión dentro de la “comunidad nacional”.

A partir del ejercicio contable 1939/1940, el importe de las donaciones superó el importe recaudado por los ingresos fiscales de las asociaciones de bienestar público. De este modo, el presupuesto del Estado quedó liberado de gastos sociales.

Antecedentes

Las campañas de ayuda y recaudación de fondos, que se realizaban en los meses de invierno y beneficiaban a sectores necesitados de la población, existían a nivel regional incluso antes de 1933.

Para los parados, por ejemplo, el “Arbeiterrat Groß-Hamburg” (Consejo de Trabajadores del Gran Hamburgo) organizaba colectas de invierno desde 1923; participaban en ellas organizaciones muy diversas, como sindicatos, la Deutscher Beamtenbund (Asociación Alemana de Funcionarios) o la Deutschnationaler Handlungsgehilfen-Verband (Asociación Nacional Alemana de Empleados de Comercio).

A nivel suprarregional, las organizaciones de “bienestar libre” -Cáritas, la Misión Interior, la Cruz Roja Alemana, la Oficina Central de Bienestar de los Judíos Alemanes y la Asociación Alemana de Bienestar Paritario- formaron en 1924 la Liga Alemana de Bienestar Libre como portavoz común.

Mientras los sindicatos y la Arbeiterwohlfahrt (AWO) exigían amplias medidas de política económica y social, la “Liga” planeaba una colecta organizada centralmente para la “Volkshilfe”. El llamamiento titulado “Angustia, amarga angustia se cierne sobre el pueblo alemán” fue apoyado por el canciller del Reich, Heinrich Brüning.

La primera colecta en toda Alemania para la llamada “Ayuda de Invierno” se llevó a cabo del 15 de septiembre de 1931 a marzo de 1932 y recaudó 42 millones de marcos del Reich; le siguió otra colecta en el semestre de invierno 1932/33.

Organización

En el verano de 1933, Joseph Goebbels inició los preparativos organizativos para la campaña de recogida de una Ayuda de Invierno Nacionalsocialista. El 13 de septiembre de 1933, Adolf Hitler inauguró la “Primera Campaña de Ayuda Invernal contra el Hambre y el Frío”.

En su discurso contrapuso la “solidaridad marxista internacional”, siempre opuesta, a la “solidaridad nacional viva del pueblo alemán”, “eternamente fundada en la sangre”. Pocos días después, el Gauleiter de Hamburgo, Karl Kaufmann, calificó la Winterhilfswerk de “gran tarea de la política estatal” con el objetivo de “ganar a los obreros interiormente”.

La Winterhilfswerk estaba subordinada organizativamente a la Beneficencia Popular del NS y a su director Erich Hilgenfeldt, que al mismo tiempo actuaba como jefe de oficina en la Oficina de Beneficencia Popular del NSDAP y como Comisario del Reich para la WHW. Algunas asociaciones de bienestar como la AWO fueron prohibidas, otras como la “Deutsche Paritätische Wohlfahrtsverband” (Asociación Alemana de Bienestar Paritario) fueron afiliadas corporativamente y disueltas.

Las asociaciones predominantemente confesionales debían ser relegadas a los ámbitos asistencial y de gestión de instituciones, mientras que el NSV reclamaba el cuidado material de los necesitados “Volksgenossen”, que podían ser mejor explotados con fines propagandísticos. Los altos funcionarios nacionalsocialistas se presentaban en público como recaudadores orientados al pueblo.

Con la “Ley sobre la Organización de Ayuda Invernal del Pueblo Alemán” (RGBl. I, p. 995) de 1 de diciembre de 1936, la WHW, con sede en Berlín, fue declarada fundación de derecho civil con capacidad jurídica, que debía ser dirigida y supervisada por el Ministro de Ilustración Popular y Propaganda del Reich. La “Constitución para la WHW del pueblo alemán” del 24 de marzo de 1937 (RGBl. I, p. 423) subrayaba el principio rector del “bien común antes que el interés propio”, que ya figuraba en el programa de 25 puntos del NSDAP.

El 10 de octubre de 1945, la Organización de Ayuda Invernal fue prohibida por el Consejo de Control Aliado en la Ley nº 2 del Consejo de Control y sus bienes confiscados.

Campañas de recogida

El número total de “ayudantes permanentes”, en su mayoría voluntarios, ascendió a unos 1.500.000 en el semestre de invierno de 1933/1934 y se estabilizó en los años siguientes en torno a los 1.200.000. Para las colectas mensuales de dinero, las calles se registraban sistemáticamente; los distritos de colecta, de malla fina, se adaptaban a la estructura de la organización del partido nacionalsocialista y los ayudantes estaban subordinados a los jefes de bloque y a los “guardianes de bloque” del Bienestar Popular Nacionalsocialista.

A partir de 1934, las colectas callejeras en todo el país se coronaban con el Día de la Solidaridad Nacional, en el que altos funcionarios del partido y artistas populares salían a la calle con latas de colecta.

La Campaña Invernal de Socorro se abría cada año con un discurso de Hitler, que se emitía por radio. Para la recogida de ropa, que empezó en octubre, se sintonizó a los habitantes con marchas de las Juventudes Hitlerianas y bandas del Sturmabteilung, y después se tocaron todos los timbres de las puertas. Todos los hogares recibieron bolsas y se les pidió que donaran libras. En diciembre, se vendieron billetes para una lotería de Ayuda Invernal del Reich a 0,50 Reichsmark.

En Hamburgo se erigió una esvástica de cinco metros de altura, que se podía clavar a cambio de un donativo fijo. La propaganda nazi hacía especial hincapié en el domingo de cocido mensual, en el que se esperaba el dinero ahorrado en la comida habitual de los domingos y se recaudaba como donativo. Además, había otras fuentes de ingresos a través de competiciones deportivas especialmente organizadas, “rodajes de víctimas”, teatro y conciertos, sellos WHW, colectas callejeras de la Gau y cajas recaudatorias en tiendas.

Un departamento de investigación criminal de Hamburgo señaló en octubre de 1933 que “un requisito previo para el éxito de Winterhilfe [era] la lucha contra la mendicidad”. En una operación especial de búsqueda en el área de la ciudad de Hamburgo, unas 1.400 personas fueron puestas bajo “custodia protectora” durante días y algunas de ellas permanecieron detenidas durante más tiempo en el “Hogar de Abastecimiento de Farmsen”.

Deducciones de sueldos y salarios

En los años anteriores a la guerra, sin embargo, las partidas más importantes en el lado de los ingresos eran los “donativos de empresas y organizaciones” y los “sacrificios de sueldos y salarios”, así como -con importancia decreciente- los donativos en especie.

Las deducciones mensuales de los salarios de los trabajadores para el WHW se consideraron obligatorias en el semestre de invierno. Los empresarios retenían determinadas partes del sueldo o salario y transferían la suma a la cuenta de la Winterhilfswerk.

Al principio, las deducciones no estaban reguladas de manera uniforme en todo el Reich. En Hamburgo, se retenía 1,50 RM a una familia sin hijos con unos ingresos mensuales de 200 RM; con tres hijos, la retención se reducía a la mitad. Con rentas más altas, se elevaba a un máximo de 25 RM.

En otoño de 1936, se ajustaron las deducciones en todo el Reich: durante seis meses, se retuvo una cantidad equivalente al diez por ciento de las deducciones fiscales y se abonó a la Winterhilfswerk. Se animó a los propios empresarios a donar un determinado porcentaje de sus gastos personales. Como muestra visible de agradecimiento, los donantes recibieron insignias mensuales con la inscripción “Ayudamos”.

Al principio, las donaciones en especie eran predominantemente muebles, ropa usada, carbón y patatas. Sólo los gastos de flete de éstos ascendieron a unos 10 millones de marcos del Reich, pero no fueron facturados por la Deutsche Reichsbahn.

Distribución

Los necesitados de ayuda podían presentar solicitudes a través de las oficinas de distrito de la Winterhilfswerk, donde recibían vales para la compra de carbón y patatas de bodega y otras contribuciones en especie.

No se proporcionaron fondos en efectivo. En el semestre de invierno de 1936, una familia con tres hijos con derecho a ayuda podía recibir hasta trece vales de combustible, 200 kg de patatas, vales de comida por valor de 30 marcos del Reich, cinco vales para ropa o alimentos, así como tres paquetes para Navidad, Pascua y el 30 de enero (aniversario de la toma del poder); el valor total de estas prestaciones se calcula en unos 100 marcos.

De las donaciones enumeradas anteriormente para 1937/38, con un valor total de unos 420 millones de marcos del Reich, algo menos del 70% se distribuyó entre 8.931.456 personas necesitadas, según el estado de cuentas.

Alrededor del 30 % se destinó, a través de la Organización Nacionalsocialista de Bienestar Popular (NSV), a la Organización de Ayuda a Madres e Hijos, al “Servicio de Madres del Reich” de la Organización Alemana de Mujeres, a la Organización de Ayuda a la Tuberculosis, a la asistencia dental escolar y a la Cruz Roja Alemana.

La proporción de donativos desviados a organizaciones de ayuda a los VSN aumentó en los años siguientes: De los donativos de la campaña WHW de 1940/41, que ascendieron a 916,2 millones de marcos del Reich, unos 540 millones se transfirieron a la “Organización de Ayuda a la Madre y el Niño”, dirigida por la NSV.

La Winterhilfswerk se convirtió así en un financiador indispensable de la NS Volkswohlfahrt (Beneficencia Popular Nacionalsocialista), que a su vez perseguía una “beneficencia popular racial-hereditaria nacionalsocialista”.

La organización de asistencia social NS y sus suborganizaciones tenían como objetivo principal promover a los “sanos” y a los “racialmente superiores” en el sentido de “asistencia a las personas” con una “misión sociobiológica, eugenésica y educativa” para “preservar y formar a los miembros aptos para sus tareas en la comunidad nacional”.

En los primeros años, la Winterhilfswerk se distinguía claramente de esta restricción ideológica en que, en principio, todos los necesitados podían recibir ayuda. Sin embargo, desde el 30 de octubre de 1935, los “judíos de pleno derecho” empobrecidos ya no eran atendidos por la WHW, sino por la recién fundada Jüdische Winterhilfe (Ayuda Judía de Invierno). Sin embargo, el WHW siguió apoyando a los mestizos judíos y a las familias necesitadas de matrimonios mixtos, siempre que el cabeza de familia fuera de “sangre alemana”.

No queda claro en el relato oficial que Goebbels tuviera control alguno sobre los donativos recaudados y los fondos desviados. Goebbels sí escribió en 1937: “Estamos discutiendo el uso de los fondos. Estoy impidiendo que todos los diletantes lo parasiten. Estos fondos son exclusivamente para la construcción socialista”.

Pero antes, en enero del mismo año, había retenido 100 millones de marcos del Reich “para libre disposición” y había dejado una parte a Adolf Hitler: “… los 30 millones del WHW se utilizarán para [palabra que falta: construir] una fábrica gigante para la Volkswagen”. Los donativos se utilizaron también para financiar la construcción de hospitales y la compra de “40.000 receptores de personas para Austria”.

Interpretaciones de los historiadores

Herwart Vorländer lo resume: a pesar de todo el acoso, entre los contemporáneos prevalecía el sentimiento de haber hecho algo “por una buena causa”: “Que al menos aquí el Tercer Reich tuvo su bien ha quedado en la memoria de muchos como una impresión persistente y como un efecto tardío de la propaganda de la época.”

Comparado con la política social estatal desarrollada en el siglo XIX, que se alimentaba de los ingresos fiscales generales, el sistema de donaciones era una forma anticuada de ayuda.

Florian Tennstedt formula: “Al principio, la Winterhilfswerk también implicó a amplios círculos burgueses, se granjeó más simpatías entre la población pobre y tuvo un efecto despolitizador y disciplinador sobre todo en las filas del partido” al orientar su accionismo hacia las campañas de recogida.

Organizaciones comparables

El concepto de Organización de Ayuda Invernal fue adoptado de la España de Francisco Franco, en forma de Auxilio de Invierno.

En Danzig existía desde 1934 una Organización de Ayuda Invernal, para la que también se emitieron sellos de correos y se organizó una lotería de postales.