La Wehrmacht

Introducción

Inmediatamente después de que los nacionalsocialistas llegaran al poder en 1933, el nuevo canciller del Reich, Adolf Hitler, reconoció que las disposiciones del Tratado de Versalles de 1919, que fijaban la dotación del ejército del Reichswehr en 100.000 soldados profesionales, ya no eran vinculantes para Alemania.

La dirección del Reichswehr, fascinada por la perspectiva de la reaparición de Alemania como gran potencia militar, apoyó incondicionalmente la política exterior de Hitler, que pretendía abiertamente revisar el Tratado de Versalles.

Para impulsar el rearme que ya había comenzado en secreto en la República de Weimar, Hitler decidió abandonar la Conferencia de Desarme de Ginebra y retirarse de la Sociedad de Naciones en 1933 por iniciativa del ministro del Reichswehr, el general Werner von Blomberg. Blomberg y su jefe de gabinete ministerial, Walter von Reichenau, también forzaron la sumisión voluntaria de los militares a la pretensión de liderazgo de Hitler y del NSDAP (el Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán).

El ejército como instrumento político del partido nazi

En 1934 comenzó la formación política con material del NSDAP en el ejército, en el que se introdujeron las ideas nacionalsocialistas, especialmente por parte de los oficiales y suboficiales más jóvenes.

El uso del águila del Reich con la esvástica como insignia del régimen nazi en el lado derecho del pecho, prescrito por Blomberg, simbolizaba prácticamente el proceso de politización de los militares y el modelo del nacionalsocialista uniformado.

Cuando Hitler contrarrestó las ambiciosas ambiciones de Ernst Röhm de otorgar a las Sturmabteilung (SA) el monopolio estatal de las armas liquidando a toda la cúpula de las SA y declarando al Reichswehr como “único portador de armas del Reich”, Blomberg se lo agradeció el 2 de agosto de 1934 prestando el juramento del Reichswehr a la persona del “Führer”.

Hasta 1945, el juramento personal a Hitler en lugar de a la Constitución representó una barrera ética casi insuperable para que un gran número de soldados se unieran a la resistencia en la Wehrmacht a pesar de su postura contraria al régimen y que participaran en planes de asesinato contra Hitler.

Dado que se alcanzaron rápidamente los límites de personal con el ejército profesional existente, la “Ley para el establecimiento de la Wehrmacht” del 16 de marzo de 1935 determinó la introducción del reclutamiento general.

El comandante supremo de la Wehrmacht era Hitler. Bajo su mando, el Ministro de Guerra del Reich ejercía el mando como Comandante en Jefe de la Wehrmacht. El cambio de nombre de Reichswehr a Wehrmacht en 1935 también cambió abiertamente la estrategia defensiva del ejército desarrollada durante la República de Weimar. El cambio de nombre simultáneo del Reichswehrminister a Reichskriegsminister y de la Reichsmarine a Kriegsmarine ya indicaba las estructuras de un ejército ofensivo, así como el comienzo de los amplios preparativos de armamento y guerra, que Hitler finalmente esbozó por escrito un año después.

En un memorando secreto sobre el Plan Cuatrienal, declaró en agosto de 1936 que la Wehrmacht debía estar lista para la acción en “cuatro años, la economía alemana debe estar lista para la guerra en cuatro años”.

Rearme y preparación para la guerra

Entre 1933 y finales de 1936, la fuerza del ejército de la Wehrmacht se quintuplicó hasta alcanzar los 550.000 hombres, y en 1939 el ejército había alcanzado una fuerza de casi 2,75 millones de soldados.

Para “aumentar el poder ofensivo del ejército”, a partir de 1935 se impulsó la creación de formaciones rápidas y de las tropas acorazadas, que debían responder a las exigencias modernas de la guerra móvil y de largo alcance. La botadura del acorazado “Scharnhorst” en 1936 marcó el inicio del rearme selectivo de la flota alemana.

Al primer acorazado le siguió el “Gneisenau” en 1938 y tres más, el “Bismarck” y el “Tirpitz”, un año después. En 1939, la Kriegsmarine, con 50.000 efectivos, contaba también con tres buques blindados, dos cruceros pesados, seis cruceros ligeros, 22 destructores, 16 torpederos y 57 submarinos.

Gracias a los extensos preparativos secretos, la fuerza aérea, que se incorporó oficialmente a la Wehrmacht el 1 de marzo de 1935 como tercera rama de las fuerzas armadas junto al ejército y la marina, se desarrolló rápidamente. En 1939, contaba con unos 400.000 hombres y más de 4.000 aviones de combate del más moderno diseño.

Los costes del rearme y las consecuencias económicas de la economía militar preparada para la guerra fueron inmensos. En noviembre de 1937, Blomberg y el Comandante en Jefe del Ejército, Werner Freiherr von Fritsch, expresaron sus reservas sobre la rápida política de rearme de Hitler y los arriesgados preparativos para la guerra en términos de política exterior.

Hitler se deshizo de los generales, que se habían vuelto inaceptables para él, en el curso de un doble asunto inteligentemente intrigado a principios de 1938. Al mismo tiempo, Hitler disolvió el Ministerio de Guerra del Reich y asumió personalmente el mando supremo de las fuerzas armadas.

Con el recién creado Alto Mando de la Wehrmacht (OKW), bajo el mando del general Wilhelm Keitel, que estaba directamente subordinado a él, Hitler instauró un mando militar y un nivel administrativo conformes. El Estado Mayor del Ejército se reorganizó en el Alto Mando del Ejército (OKH) bajo el mando de Walther von Brauchitsch.

La resistencia en la Wehrmacht

A pesar de estas medidas, Hitler no logró suprimir una resistencia limitada en la Wehrmacht que se formó en torno al general Ludwig Beck, Hans Oster y el almirante Wilhelm Canaris. Sus esfuerzos por conseguir el apoyo de los oficiales superiores para un intento de golpe de estado contra Hitler debido a la amenaza de guerra durante la crisis de los Sudetes en 1938 fracasaron debido a la actitud hostil de los generales.

El Acuerdo de Múnich y la invasión alemana de la región de los Sudetes en otoño de 1938 pusieron fin a todos los planes golpistas por el momento. Apenas seis años después —con la conciencia de la inminente derrota alemana en la Segunda Guerra Mundial y ante millones de muertos— el único intento serio de golpe de Estado contra Hitler fracasó con el fallido intento de asesinato del 20 de julio de 1944 de Claus von Stauffenberg.

Aunque los conspiradores no eran un grupo pequeño, como había supuesto Hitler, sino un número considerable de oficiales, la mayor parte del cuerpo de oficiales había apoyado, hasta mayo de 1945, la Segunda Guerra Mundial, que había comenzado el 1 de septiembre de 1939 con la invasión alemana de Polonia.

Guerra y crímenes de guerra

En la “campaña polaca”, de cinco semanas de duración, la Wehrmacht utilizó tácticas de “guerra relámpago” para demostrar su fuerza técnica y sus capacidades estratégicas, al igual que había hecho en la ofensiva occidental de seis semanas contra Francia en la primavera de 1940.

Los grupos del ejército alemán que operaban por separado se apoyaban en divisiones acorazadas que actuaban como cuñas de choque, cuyo rápido avance era cubierto por la Luftwaffe. Especialmente los bombarderos en picado (Stukas) del tipo Junker 87 desmoralizaron a las fuerzas enemigas con ensordecedoras sirenas.

A las rápidas unidades acorazadas les siguió la infantería. La ametralladora (MG) 34 formaba parte de su equipo básico tanto como la carabina 98 k y la granada de palo. El transporte de la artillería y de los suministros, a pesar de los considerables esfuerzos de motorización, se llevó a cabo en gran medida con vehículos tirados por caballos.

Sólo para la invasión de la Unión Soviética en junio de 1941, la Wehrmacht dispuso de más de 700.000 caballos durante su marcha en el Este. La mayor fuerza jamás reunida para una campaña comprendía tres millones de soldados, tres cuartas partes del ejército de campaña alemán, con 600.000 vehículos, 3.600 tanques y 7.100 cañones, apoyados por unos 2.000 aviones.

La dirección de la Wehrmacht participó en la guerra de exterminio de Hitler contra la Unión Soviética, que era contraria al derecho internacional, y en la adquisición de “Lebensraum” en el Este. Aceptó el asesinato de cientos de miles de civiles judíos y eslavos o comisarios políticos comunistas por parte de los “Einsatzgruppen” (grupos de operaciones) en los territorios ocupados bajo el control de la Wehrmacht.

Según las instrucciones del OKW, los fusilamientos masivos debían realizarse a escondidas de las zonas de combate para no minar la moral de las tropas combatientes enfrentándolas al “exterminio”.

No obstante, durante las ejecuciones se produjo en repetidas ocasiones una estrecha colaboración entre los Einsatzgruppen y la Wehrmacht, que aportaron capacidades de transporte o acordonaron el terreno. Unidades individuales de la Wehrmacht llevaron a cabo acciones asesinas independientes contra la población civil, también “alentadas” por la “Orden de Reichenau”, en la que el mariscal de campo general von Reichenau pidió a los soldados que “exterminaran la infrahumanidad judía” en 1941.

En el frente oriental

En la guerra contra la Unión Soviética, la Wehrmacht sufrió su primera gran derrota en la batalla por Moscú en diciembre de 1941. El desprecio de Hitler por los generales, a los que acusaba de mala conducta táctica, no tenía ahora límites.

A finales del año 1941/42, destituyó no sólo a los tres comandantes en jefe de los grupos del ejército, sino también a otros 35 generales. Hitler se hizo cargo personalmente del OKH, uniendo así casi todas las competencias militares en su persona.

Desde su “cuartel general del Führer”, el cabo de la Primera Guerra Mundial controlaba ahora operativa y tácticamente las unidades del Frente Oriental, que en el transcurso de la Segunda Guerra Mundial se vieron abocadas cada vez más a la muerte o al cautiverio.

Las representaciones heroicas de la voluntad de lucha y sacrificio de los soldados de la Wehrmacht en cuadros, carteles y postales contrastaban con sus experiencias cotidianas en el frente y con las penurias y horrores que experimentaron durante la guerra.

Con la derrota en Stalingrado en febrero de 1943, la Wehrmacht perdió finalmente su aura de invencibilidad también en casa. La movilización para la “Guerra Total” y el aumento de los efectivos de la Wehrmacht no pudieron evitar el giro de la guerra después de Stalingrado.

En 1944, la Wehrmacht contaba con unos cuatro millones de soldados en campaña, el ejército de reserva —constituido por organismos de mando y administrativos, así como por tropas de escuela, de reemplazo y de guardia— con unos dos millones y medio, la fuerza aérea con un millón y la Kriegsmarine con 700.000 hombres.

Las unidades extranjeras de la Wehrmacht estaban compuestas en gran parte por prisioneros de guerra o “tropas del Este” reclutadas en los territorios soviéticos ocupados, así como por europeos occidentales y del Norte.

Sin embargo, en su mayor parte, la fuerza de combate de las distintas unidades de la Wehrmacht había disminuido drásticamente en los dos últimos años de la guerra, a pesar del reclutamiento de miles de miembros de las Juventudes Hitlerianas.

Por el contrario, incluso al final de la guerra, las Waffen-SS contaban con fuertes divisiones en términos de personal, que se reponían a expensas de la Wehrmacht. En otoño de 1944, las Waffen-SS, que actuaban de forma autónoma y sólo estaban subordinadas al mando de la Wehrmacht en la guerra táctica y operativa, alcanzaron su máximo nivel de efectivos con unos 900.000 miembros.

Los intentos de aumentar la moral y la disposición al sacrificio dentro de la Wehrmacht a través de numerosas condecoraciones al valor, como la Cruz de Caballero, que se concedieron hasta el final de la Segunda Guerra Mundial, no lograron sustituir las elevadas pérdidas de soldados con experiencia en el frente y evitar la derrota de la guerra.

De los más de 17 millones de soldados de la Wehrmacht de origen alemán y no alemán que fueron reclutados entre 1939 y 1945, más de 4,7 millones murieron antes de la rendición alemana el 8 de mayo de 1945. Casi todas las familias del Tercer Reich alemán tenían un muerto o un desaparecido que llorar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *