Las Sturmabteilung (SA)

Las Sturmabteilung (también conocido como las SA o “camisas pardas”) fueron un servicio de protección (tropas de choque) paramilitar creado por Adolf Hitler en 1921 con la tarea inicial de proteger a los miembros del Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán (NSDAP) contra los oponentes políticos y la tarea secundaria de intimidar a los oponentes políticos.

La SA y el NSDAP

Las SA estaban bajo el mando del Stabchef Ernst Röhm, antiguo capitán del ejército. Como antiguo capitán del ejército y miembro del Freikorps, Röhm tenía los contactos adecuados y podía suministrar a las SA armas de los depósitos del ejército o del Freikorps.

Por lo tanto, los primeros hombres de las SA fueron reclutados de los Freikorps. Los miembros de las SA se llamaban “camisas pardas” o “camisas marrones” por el color de sus uniformes. En la parte superior del brazo llevaban una banda roja con una esvástica.

Camaradería

La SA estaba formada en gran parte por trabajadores, veteranos y (antiguos) parados. Las SA tenían un gran atractivo para ellos y formaban una parte importante, si no la columna vertebral, del partido.

En aquellos primeros tiempos, el NSDAP sólo se ocupaba de la política, los discursos y la distribución de folletos. Sin embargo, en los barracones de las SA siempre había camaradería, y los jóvenes desempleados podían acudir a ellos en busca de amistad, una taza de sopa y un descanso de la monotonía del desempleo. Las SA les dieron un objetivo y una ocupación.

El movimiento de las SA y Röhm propusieron, en parte, el componente “socialista” del nacionalsocialismo. Esto incluía una política anticapitalista y supuestamente más poder para los trabajadores. La economía debe quedar libre de intereses, porque el interés era “usura judía”, según esta lectura.

También se adhirieron a estas ideas los prominentes del NSDAP más “izquierdistas”, como los hermanos Strasser y Gottfried Feder. Los dirigentes de las SA también creían que éstas debían desempeñar un papel dominante y, finalmente, tras la toma del poder, sustituir o incorporar al ejército.

Röhm veía el NSDAP como un medio para que el ejército y los Freikorps ejercieran influencia en la política. No se veía a sí mismo como subordinado a Hitler, sino como su “mentor”. Sin embargo, Hitler lo veía de forma muy diferente: según él, la SA era un mero servicio auxiliar subordinado al partido y a su dirección.

Homosexualidad

Según el NSDAP, las SA eran un lugar de encuentro para los homosexuales. Aunque el régimen nazi lo rechazaba formalmente e incluso lo combatía activamente, había un número bastante elevado de hombres homosexuales en la dirección de los nazis en general, y de las SA en particular, y se decía que el propio fundador Röhm era homosexual. Sin embargo, a pesar de la línea oficial antihomosexual del NSDAP, a Hitler no le importaba mientras pudiera utilizar la Sturmabteilung.

Conflicto

Finalmente, tras la toma del poder en Alemania, Hitler y Röhm se mostraron cada vez más abiertos en un conflicto creciente en el que empezaron a ensuciarse mutuamente. Antes de que esto se convirtiera en una lucha armada, Hitler eliminó la amenaza en la Noche de los Cuchillos Largos de 1934, eliminando a Röhm y a la dirección de las SA.

Historia

Surgimiento y crecimiento (1921-1933)

Al principio, a principios de los años 20, los hombres de las SA no eran más que gorilas que debían proteger las reuniones del partido, que al principio sólo se celebraban en su base de Múnich, de socialistas y comunistas. Los opositores de izquierdas acudían a veces por centenares a las reuniones nazis para provocar peleas y disturbios, o para ridiculizar al Hitler orador.

Cuando esto ocurrió, los hombres de las SA los eliminaron con dureza. Aunque se fundó oficialmente como una “asociación deportiva” o “grupo de gimnasia”, las SA llegaron a parecerse cada vez más a un ejército privado.

En los años 20 y principios de los 30, las SA eran un auténtico terror callejero. Los hombres de las SA asaltaron tiendas judías, interrumpieron las reuniones de los partidos comunistas y socialdemócratas e intimidaron a la gente.

Pero no sólo el NSDAP tenía su propio ejército privado. Sus archienemigos, los comunistas y los socialistas, así como otros grupos de derecha rivales, tenían sus propias alas paramilitares con las que a las SA les gustaba enfrentarse. Esto solía provocar fuertes palizas y, en ocasiones, el asesinato.

Sin embargo, la judicatura conservadora de Baviera se mostró relativamente comprensiva con las SA y otras bandas de derechas y trató de evitarlas en la medida de lo posible. Esto contrastaba con los duros castigos con los que contaban los alborotadores comunistas.

Durante el golpe de Bierkeller de 1923, Röhm se aseguró de que los golpistas estuvieran bien armados, y las SA desempeñaron un papel importante en el propio levantamiento. Esto llevó a la prohibición temporal del NSDAP y de las SA en 1924. De 1929 a 1933, la dirección diaria de las SA estuvo en manos de Pfeffer von Salomon.

A Hitler no le gustaba el creciente poder de las SA, pero inicialmente necesitaba el movimiento. Aunque las SA en su conjunto nunca recurrieron a la desobediencia abierta, hubo varios incidentes en los que una parte de la dirección de las SA criticó a Hitler. Esto terminó con una reconciliación y, a menudo, con la purga de los mayores alborotadores.

En 1926 se formó un grupo de defensa privado dentro de las SA para proteger a Adolf Hitler (también de las SA): las SS. Este grupo quedó posteriormente bajo la dirección del Reichsführer-SS Heinrich Himmler.

En 1928, Röhm fue finalmente llamado al orden y, decepcionado, se marchó a Bolivia durante unos años para trabajar como asesor del ejército boliviano. En 1933, Röhm regresó de Bolivia para dirigir de nuevo “su” SA.

Una persona conocida que fue miembro de la rama berlinesa de las SA es Horst Wessel.

El punto culminante y el final como factor de poder (1933 – 1934)

Las SA adquirieron un poder sin precedentes a finales de la década de 1920. Cuando tomó el poder el 30 de enero de 1933, las SA ya contaban con 400.000 hombres, mucho más que el ejército oficial (Reichswehr) de la República de Weimar, que estaba limitado a 100.000 hombres en virtud del Tratado de Versalles.

Este crecimiento se aceleró en 1933 y 1934 con la afluencia de oportunistas que esperaban hacer carrera en el “nuevo orden”. Sin embargo, el ejército y los empresarios no estaban contentos con este hecho. Al ejército le preocupaba la competencia de las SA y a los empresarios la hostilidad de las SA hacia las grandes empresas.

Además, los hombres de las SA tenían fama de alborotadores y alborotadoras. Los incidentes eran frecuentes, alienando no sólo a los industriales sino también a los ciudadanos de a pie, que veían a las SA como “escoria”.

Por eso, incluso cuando el NSDAP estaba en el gobierno, los jefes preferían no contratar a un miembro de las SA. Como resultado, el desempleo entre los hombres de la SA siguió siendo alto.

El “socialista” Ernst Röhm y su personal se volvieron cada vez más irritantes para Hitler, sobre todo tras el ascenso de éste al poder en 1933. Hitler necesitaba el apoyo del ejército y de los industriales y no podía utilizar las ideas de Röhm.

Las SA, al darse cuenta de que la “revolución social” no se producía, comenzaron a distanciarse del Führer. Los hombres frustrados de las SA a veces incluso atacaban las oficinas de las SS o del NSDAP.

Hitler se dio cuenta de que había que acomodar a las SA y a Röhm de alguna manera y nombró a Röhm ministro sin cartera. Sin embargo, esto fue contraproducente, ya que ahora Röhm afirmaba abiertamente que se trataba del primer paso hacia la formación de un “Ministerio de las SA”, que en el futuro podría asumir el Ministerio de la Guerra.

El ejército estaba muy preocupado por esto. Además, las SA habían sido nombradas policía auxiliar en Prusia por Hermann Göring, donde actuaron con extrema violencia contra judíos, comunistas, socialistas y otros opositores reales o percibidos. Con el tiempo, se retiró esta autoridad a las SA; no por la violencia, sino por el miedo a que las SA se volvieran demasiado poderosas.

En la primavera de 1934, las SA, con 4 millones de hombres, eran mucho más grandes que el propio NSDAP. Tenía su propia revista, SA-Mann, que en lugar de Hitler comenzó a alabar a Röhm como su líder. También Hitler observó esto con creciente descontento, porque no podía, por supuesto, tolerar un segundo Führer junto a él.

Los hombres de las SA, que en su mayoría seguían en el paro un año después de llegar al poder, eran imparables a principios de 1934. La “revolución social” no se materializó, estaban y seguían estando en el paro, y Hitler se volcó en las grandes empresas. adolf está podrido”, dijo una vez Röhm en privado, “sólo trata con reaccionarios”.

Otra de las declaraciones de Röhm se refería a la revolución social que tendría lugar “si fuera necesario sin Hitler”. Esta declaración, hecha quizás sin pudor por la ira, fue escuchada por Viktor Lutze y transmitida a Hitler. Este último decidió finalmente cortar el nudo y eliminar al molesto competidor, que parecía ser cada vez más peligroso para su posición, mientras aún estaba a tiempo.

Exteriormente, las relaciones con el NSDAP siguieron siendo buenas hasta el final y Röhm nunca criticó a Hitler en público. No había pruebas de un golpe de estado, como los nazis afirmaron más tarde.

Como una sola declaración airada no es mucha prueba, los nazis empezaron a recopilar e incluso a fabricar pruebas de un plan golpista. Se utilizó como excusa una inocente reunión de altos dirigentes de las SA el fin de semana del 30 de junio de 1934: en realidad, según Hitler, se habían reunido para planificar el supuesto golpe, con apoyo financiero de los franceses.

En la Noche de los Cuchillos Largos, el 30 de junio de 1934, la dirección de las SA fue ejecutada por las SS. La parte restante de las SA declaró su lealtad a Hitler y fue dirigida por Viktor Lutze. Pero, por lo demás, el poder de la SA había terminado.

La purga y la desaparición (1934-1945)

El número de miembros fue purgado y pronto disminuyó constantemente: en agosto de 1934 todavía había 2,9 millones de hombres de las SA, en abril de 1938 sólo 1,2 millones.

El movimiento seguía estando representado en días de fiesta y similares, pero se convirtió cada vez más en un lugar de encuentro para los veteranos. Además, tras la reintroducción del servicio militar obligatorio en 1935, la mayoría de los hombres eligieron el ejército en lugar de las SA.

El papel paramilitar de las SA fue asumido por las SS. Los que querían hacer carrera en el movimiento nazi y en el Estado nazi, lo mejor era no tener vínculos con las SA.

La SA volvió a desempeñar un papel importante. Durante la Noche de los Cristales Rotos de 1938, hombres de las SA vestidos de paisano destrozaron tiendas judías y maltrataron a sus propietarios.

A pesar de su menor importancia, las SA fueron declaradas organización ilegal después de la guerra.

Administración y organización

Las SA estaban dirigidas por un Oberster SA-Führer. Se trata de las siguientes personas. Röhm, aunque era el verdadero cerebro de las SA, no era el jefe titular de las mismas.

  • Emil Maurice (1920-1921)
  • Hans Ulrich Klintzsche (1921-1923)
  • Hermann Göring (1923)
  • Vacante (1923-1925)
  • Franz Pfeffer von Salomon (1926-1930)
  • Adolf Hitler (1930-1945)

En 1930, Hitler tomó personalmente el mando de las SA para asegurar su lealtad. A partir de ese momento, el Oberster SA-Führer se convirtió en un cargo puramente titular. La gestión diaria recaía en el Stabschef SA, el Jefe de Estado Mayor de las SA. Se trata de las siguientes personas.

  • Ernst Röhm (1931-1934)
  • Viktor Lutze (1934-1943)
  • Wilhelm Schepmann (1943-1945)

Este Jefe de Estado Mayor era el jefe de la Oberste SA-Führung, la dirección suprema de las SA, que residía cerca de Stuttgart. Las SA se dividían en grandes formaciones, los Gruppe. Estos Gruppen estaban a su vez subdivididos en Standarten y Brigaden.

Los Standarten formaban la organización de las SA a nivel local y se subdividían en Sturmbannen y Sturme. Las SA tenían una jerarquía muy extensa, que iba desde el SA-Mann hasta el SA-Obergruppenführer y el propio Jefe de Estado Mayor.

Además, la SA contaba con muchas suboficinas y organizaciones para las finanzas, la captación de socios, la administración, la gestión de existencias, etc. Sin embargo, a diferencia de las SS, las SA no tenían personal médico ni presencia en los territorios ocupados.

Sin embargo, con el tiempo se formaron modestas ramas militares. Ejemplos de ello fueron la SA-Marine, una unidad que ayudaba a la Marina alemana, y la Feldherrnhalle, que acabó convirtiéndose en un Panzerkorps independiente.