Lebensborn

Heinrich Himmler pronunció un discurso el 19 de enero de 1935 en el que dijo que esperaba que éste fuera “el año de la purificación del movimiento y del Estado”.

Instó a los miembros de la Schutzstaffel (SS) a casarse e introdujo un sistema en el que cuantos más hijos tuvieran, menos dinero pagarían en impuestos. Por ejemplo, “la deducción para un capitán de treinta y cuatro años casado y sin hijos era del 3 %, con un hijo el 2 %, con dos hijos el 1,25 % y con tres hijos el 0,4 %”.

Himmler también introdujo normas sobre el tipo de mujeres con las que los miembros de las SS podían casarse. Una mujer señaló lo que ocurrió cuando Ernst Trutz, un oficial de las SS, le propuso matrimonio: “Dijo que yo era un modelo de mujer germánica nórdica de pura raza…. y que era un deber sagrado darle al Führer tantos hijos buenos como fuera posible…. Como los hijos de los hombres de las SS iban a ser la nueva clase dominante de Alemania, debían tener mucho cuidado de que las mujeres no fueran racialmente objetables y tuvieran el físico adecuado para producir muchos hijos. El permiso de matrimonio sólo se concedía tras una investigación de la Oficina de Ascendencia del Reich y un examen médico de los médicos de las SS”.

Quedó claro que incluso con estas reformas no era suficiente para animar a los oficiales de la SS a tener familias numerosas. Se esperaba que la pareja de las SS tuviera al menos cuatro hijos, pero de hecho la tasa de natalidad de las SS se mantuvo en la media del país.

En diciembre de 1935, Himmler fundó Lebensborn para atender a las madres solteras de “buena sangre” que quedaban embarazadas de hombres de las SS. Era un intento de evitar que estos hombres organizaran abortos y la consiguiente pérdida para la nación de un “valioso” tronco racial. Estos bebés eran entregados a familias de la SS que querían adoptar niños.

Hijos ilegítimos en la Alemania nazi

El primer hogar Lebensborn se inauguró en 1936 en Steinhöring.

Ese mismo año, Heinrich Himmler informó a los oficiales de las SS de que el objetivo del programa era “(i) Apoyar a las familias racial, biológica y hereditariamente valiosas con muchos hijos. (ii) Colocar y cuidar a mujeres embarazadas racial, biológica y hereditariamente valiosas que, tras un examen exhaustivo de sus familias y las de sus progenitores por parte de la Oficina Central de Raza y Asentamiento de las SS, se puede esperar que produzcan hijos igualmente valiosos.”

Himmler utilizó estas maternidades para promover las virtudes de las gachas de avena y el pan integral.

Durante este periodo se intentó cambiar la opinión sobre los hijos ilegítimos. Se citó a Adolf Hitler diciendo que mientras hubiera un desequilibrio en la población en edad fértil, la gente “tendría prohibido despreciar al niño nacido fuera del matrimonio”.

Según Lisa Pine, autora de Política familiar nazi (1997), el Estado nazi ya no veía a la madre soltera como “degenerada” y situaba a la madre soltera que había dado vida a un hijo, por encima de la mujer que había “evitado tener hijos en su matrimonio por motivos egoístas”.

La historiadora Cate Haste afirma que en la década de 1930 “la mayoría de los países europeos estigmatizaban a las madres solteras como una amenaza para la institución del matrimonio”.

Sin embargo, en la Alemania nazi, la maternidad y la procreación de las mujeres de “buena sangre” eran tan valoradas que se tomaron medidas para “refundir la imagen de la madre soltera y del hijo ilegítimo”.

Se afirmaba que el “concepto bougeoise del matrimonio y la moralidad estaba anticuado en lo que respecta a la política demográfica nazi”. La campaña nazi estaba “diseñada para conferir paridad de estatus, así como de estima pública, a las madres solteras y a sus hijos”.

Heinrich Himmler explicó a su masajista, Felix Kersten: “Hace pocos años los hijos ilegítimos eran considerados un asunto vergonzoso. Desafiando las leyes existentes, he influido sistemáticamente en las SS para que consideren a los niños, independientemente de su ilegalidad o no, como lo más hermoso y lo mejor que existe.

Los resultados: hoy mis hombres me dicen con ojos brillantes que les ha nacido un hijo ilegítimo. Sus hijas lo consideran un honor, no un motivo de vergüenza, a pesar de las circunstancias legales existentes.”

Programa de cría de la SS

Los dirigentes de la Liga de Muchachas Alemana (BDM) recibieron instrucciones de reclutar a mujeres jóvenes con potencial para convertirse en buenas compañeras de cría de los oficiales de las SS. Hildegard Koch era una joven de 18 años miembro de la BDM en Berlín. Más tarde recordó que siempre aparecía en primera línea durante los desfiles de la BDM.

“La propia líder de la Gau me había elegido entre cientos de chicas. Era media cabeza más alta que la más alta de ellas y tenía un maravilloso pelo rubio y largo y unos ojos azules brillantes…. Una vez me fotografiaron y mi foto apareció en la página de la marquesina de la revista del BDM Das deutsche Mädel“.

A Hildegard le dijo su líder del BDM: “Lo que Alemania necesita más que nada es una población racialmente valiosa”. Dijo que “el Führer había encargado a Heinrich Himmler la tarea de emparejar a una pequeña élite de mujeres alemanas (que debían ser puramente nórdicas y medir más de un metro y medio de altura) con hombres de las SS de igual valor racial para sentar las bases de una raza pura…. Tuvimos que firmar un compromiso en el que renunciábamos a todo derecho sobre los hijos que tendríamos allí, ya que los necesitaría el Estado y serían llevados a casas y asentamientos especiales para matrimonios mixtos”.

Hilegard fue enviado a un viejo castillo cerca de Tegernsee. “Había unas 40 chicas, todas de mi edad. Nadie sabía el nombre de nadie, nadie sabía de dónde veníamos. Todo lo que necesitabas para ser aceptada allí era un certificado de ascendencia aria que se remontara al menos a tus bisabuelos. Esto no fue difícil para mí. Tenía uno que se remontaba al siglo XVI, y nunca había habido olor a judío en nuestra familia”.

Jean Schlösser, una joven de Colonia también fue enviada a Tegernsee: “En el albergue de Tegernsee, esperé hasta el décimo día después del comienzo de la menstruación y fui examinada médicamente; entonces me acosté con un hombre de las SS que también tenía que cumplir su deber con otra chica. Cuando se diagnosticó el embarazo, tuve que elegir entre volver a casa o ir directamente a una maternidad… El parto no fue fácil, pero a ninguna buena mujer alemana se le ocurriría ponerse inyecciones artificiales para amortiguar el dolor”.

Hildegard Koch conoció a varios hombres de las SS en la maternidad Lebensborn. “Todos eran muy altos y fuertes, con ojos azules y pelo rubio… Nos dieron una semana para elegir al hombre que nos gustaba y nos dijeron que debíamos procurar que su pelo y sus ojos se correspondieran exactamente con los nuestros. No se nos dijo el nombre de ninguno de los hombres. Cuando habíamos hecho nuestra elección teníamos que esperar hasta el décimo día después del comienzo del último período, cuando se nos volvía a examinar médicamente y se nos daba permiso para recibir a los hombres de las SS en nuestras habitaciones por la noche… Era un chico muy dulce, aunque me hizo un poco de daño, y creo que era un poco estúpido, pero tenía una pinta estupenda. Durmió conmigo tres noches en una semana. Las otras noches tuvo que cumplir con su deber con otra chica. Me quedé en la casa hasta que me quedé embarazada, lo que no tardó mucho”.

Nació un niño, pero sólo pudo quedarse con él dos semanas antes de entregarlo a las SS. Hildegard aceptó volver dentro de un año para dar otro hijo al régimen.

Hogares de maternidad Lebensborn

Se establecieron 14 clínicas Lebensborn en Alemania y Austria. Se intentó mantener en secreto los detalles del programa de cría de las SS. Los médicos hicieron un juramento de silencio de las SS.

Estaba prohibido fotografiar a los bebés en las maternidades Lebensborn y los nacimientos no se registraban a través de las oficinas oficiales del registro civil, sino que se cubrían con un certificado especial que confirmaba su pureza racial.

Ellen Voie fue una de las niñas nacidas en una maternidad de Lebensborn: “Me quedé allí hasta que me adoptaron a los dos años. Mis padres adoptivos eran increíblemente crueles: me pegaban y me encerraban en una habitación pequeña y oscura durante horas.

A día de hoy sigo teniendo miedo a la oscuridad y tengo pesadillas…. Era muy problemática, no podía concentrarme. A los 16 años, el cura local se negó a confirmarme porque no tenía certificado de bautismo. Tuve que ir a las autoridades locales, donde descubrí que mis padres me habían cambiado el nombre.

Louis P. Lochner, un periodista estadounidense, afirma que en el otoño de 1937 viajaba en un tren local de Baviera cuando una pasajera anunció de repente: “Voy al SS Ordensburg Sonthofen para quedarme embarazada”. Incidentes como éste hicieron correr el rumor de que las SS dirigían “criaderos”. Como resultado, las madres advirtieron a sus hijas que se mantuvieran alejadas de los hombres de las SS por miedo a que fueran “llevadas a uno de los hogares y utilizadas para la reproducción”.

Heinrich Himmler afirmó que creía que su política de Lebensborn podía defenderse por motivos morales. “He hecho saber en privado que cualquier mujer joven que esté sola y anhele tener un hijo puede recurrir a Lebensborn con total confianza. Yo apadrinaría al niño y me encargaría de su educación. Sé que es un paso revolucionario, porque según el código de la clase media existente una mujer soltera no tenía derecho a anhelar un hijo… Sin embargo, a menudo no puede encontrar al hombre adecuado o no puede casarse debido a su trabajo, aunque su deseo de tener un hijo es imperioso. Por eso he creado la posibilidad de que esas mujeres tengan el hijo que anhelan. Como puede imaginarse, sólo recomendamos como ayudantes de la concepción a hombres racialmente intachables”.

Lebensborn y la Segunda Guerra Mundial

El proyecto Lebensborn adquirió aún más importancia tras el estallido de la Segunda Guerra Mundial. Himmler dijo a sus oficiales: “Sólo quien deja un hijo puede morir con ecuanimidad… Más allá de los límites de la ley y los usos burgueses, tal vez necesarios, y fuera de la esfera del matrimonio, será la sublime tarea de las mujeres y las muchachas alemanas de buena sangre, actuando no frívolamente sino desde una profunda seriedad moral, convertirse en madres de los hijos de los soldados que parten a la batalla, de los que sólo el destino sabe si regresarán o morirán por Alemania.”

“El Lebensborn tuvo su papel en la guerra, ya que Himmler extendió sus políticas de población en los territorios ocupados. Tan fanáticos eran los nazis de salvar cada gota de sangre alemana que, cuando invadieron el Este, Himmler ordenó que todos los niños con cualquier rastro de ascendencia alemana en los territorios ocupados fueran rescatados para el Reich”. Himmler dijo a sus oficiales: “Es obvio que siempre habrá algunos tipos racialmente buenos en tal mezcla de pueblos. En estos casos considero que es nuestro deber tomar a los niños y sacarlos de su entorno, si es necesario mediante el secuestro”.

Los niños fueron secuestrados en la Unión Soviética, Polania, Checoslovaquia y Yugoslavia. Se crearon albergues en Alemania bajo el control de las SS y los niños fueron sometidos a pruebas de “pureza racial”.

Los que superaban las pruebas recibían nombres alemanes y eran entregados a padres adoptivos. El plan consistía en ampliar la población de la Alemania nazi trayendo de vuelta a “casa” a 30 millones de personas de sangre alemana para crear una población de 120 millones que le permitiera convertirse en la nación más poderosa de Europa.

Folker Heinicke, fue separado de sus padres en Ucrania y criado por una familia alemana. “Siempre tuve la sensación de que algo no estaba bien…. Me arrancaron de mi madre”.

Heinrich Himmler siguió ordenando a las SS que produjeran el mayor número posible de niños.

“Teniendo en cuenta que las SS contaban con más de tres millones de hombres, esta sugerencia tenía ramificaciones potencialmente importantes”. Himmler se dirigió a una reunión de los líderes de la Liga de Chicas Alemanas (BDM) para discutir este problema de tantos soldados muertos en la guerra. La Dra. Jutta Rüdiger, líder de la BDM, recordó más tarde que Himmler dijo que “no sería tan mala idea que un hombre, además de su esposa, tuviera una novia que también tuviera sus hijos. Y debo decir que todos mis líderes estaban sentados con los pelos de punta”.

Parece que algunos miembros de la BDM también estaban molestos por estas ideas. Un informe oficial decía: “Los padres de las muchachas inscritas en la Liga Femenina Alemana han presentado una queja ante el tribunal de tutela de Habel-Brandenburg en relación con los dirigentes de la Liga que han insinuado a sus hijas que deben tener hijos ilegítimos; estos dirigentes han señalado que, en vista de la escasez de hombres imperante, no todas las muchachas podían esperar conseguir un marido en el futuro, y que las muchachas deberían al menos cumplir su tarea como mujeres alemanas y donar un hijo al Führer”.

Con las grandes pérdidas en el Frente Oriental, Adolf Hitler empezó a preocuparse por lo que ocurriría tras el final de la guerra. En un memorándum escrito por Martin Bormann, Hitler se planteó preguntas sobre “el futuro de nuestro pueblo”.

Después de la guerra, habría un excedente de 3 a 4 millones de mujeres, lo que provocaría una drástica caída de la natalidad. Según Hitler, esto crearía una escasez de hombres capaces de defender el nuevo Imperio Alemán: “La caída de la tasa de natalidad resultante sería imposible de soportar… En veinte o treinta o cuarenta o cincuenta años nos faltarán las divisiones que necesitamos absolutamente para que nuestro pueblo no perezca”.

Hitler propuso varias soluciones: “Los hombres buenos y de carácter fuerte, física y psíquicamente sanos, son los que deben reproducirse de forma extra generosa… Toda mujer sana y capaz de hacerlo tras el fin de la guerra tendrá el mayor número de hijos posible… Nuestras organizaciones de mujeres deben realizar la necesaria labor de esclarecimiento”.

Lebensborn en Noruega

Himmler también animó a los oficiales de las SS a tener hijos con mujeres locales en los países escandinavos ocupados, como Noruega donde “el gen nórdico -y su progenie de pelo rubio y ojos azules- se consideraba clásicamente ario”.

En Noruega se establecieron nueve hogares de maternidad Lebensborn. Según una fuente: “Fueron bautizados en una ceremonia única de las SS. Acunados bajo una daga simbólica de las SS, se pronunciaban juramentos en su nombre prometiendo lealtad de por vida a la ideología nazi. A cambio, a los niños y a sus madres no les faltaba nada, y se les suministraba la mejor comida, casas y ropa para garantizar que la siguiente generación de nazis se acostumbrara a disfrutar del botín de guerra. Otros fueron llevados a orfanatos, y luego vendidos a familias nazis ricas”.

El gobierno noruego en el exilio, con sede en Londres, emitió siniestras advertencias a los colaboradores en Noruega.

Uno de ellos decía: “Hemos emitido anteriormente una advertencia y la repetimos aquí del precio que estas mujeres pagarán por el resto de sus vidas: serán despreciadas por todos los noruegos por su falta de contención”. Al terminar la guerra, los noruegos cortaron el pelo a muchas de las mujeres que habían engendrado hijos con los soldados nazis, y “las hicieron desfilar por las calles y las escupieron”.

Varios miles fueron detenidos y muchos internados. Una de estas mujeres recordó más tarde: “Nunca nos libraremos del estigma, no hasta que estemos muertas y enterradas… No quiero que me entierren en una tumba; quiero que mis cenizas se esparzan a los vientos, al menos así ya no se meterán conmigo”.

Unos 8.000 niños nacieron en Alemania y unos 12.000 en Noruega como parte del programa Lebensborn. Se calcula que alrededor del 60 % de las madres de Lebensborn eran solteras.

Sin embargo, como ha señalado David Crossland en Der Spiegel : “La mayoría de los documentos fueron quemados al final de la guerra. Eso, junto con la negativa de muchas madres de Lebensborn a hablar a sus hijos sobre el programa, ha hecho muy difícil encontrar la verdad.”