Con tu compra haces posible una web con más contenidos y libre de publicidad, ¡gracias!👍

La Kriegsmarine

La Kriegsmarine (en español: Marina de Guerra) fue el nombre de la Armada alemana durante la Segunda Guerra Mundial, heredera de la Kaiserliche Marine.

El Tratado de Versalles había impuesto límites estrictos a la marina alemana y le prohibía diseñar y construir submarinos, portaaviones, aviones de guerra y artillería pesada de costa; el desplazamiento de los nuevos barcos no podía superar las 10.000 toneladas.

Pero el 18 de junio de 1935 se firmó el tratado naval anglo-alemán, que, aunque limitaba la fuerza de la marina alemana al 35 % de la británica, permitía a Alemania tener submarinos y otros tipos de barcos que el Tratado de Versalles le había prohibido.

Así, en 1937 se inició un ambicioso plan de construcción naval (Plan Z) y en septiembre de 1939 la marina alemana contaba con 2 acorazados antiguos, 3 acorazados de bolsillo, 2 cruceros pesados, 6 cruceros ligeros, 22 destructores, 20 torpederos y 59 submarinos.

En el transcurso del conflicto entraron en servicio los acorazados Tirpitz y Bismarck, el crucero pesado Prinz Eugen, los acorazados rápidos Scharnhorst y Gneisenau y 15 destructores más.

Al final de la guerra, la marina alemana sufrió una gran reducción debido a las restricciones impuestas a los países vencidos. El rearme y la reorganización en el marco de la OTAN en función antisoviética tuvieron lugar a partir de 1956 bajo el nombre de Bundesmarine.

Organización

La Kriegsmarine se dividió en tres ramas básicas bajo el mando del Gran Almirante Erich Raeder.

Los acorazados dependían directamente del Oberkommando der Marine (OKM) y luego de los comandantes de grupo (Gruppenkommandos). Las flotillas de dragaminas, buques de patrulla, buques de defensa costera y buques auxiliares estaban bajo el mando de la Subdivisión de Seguridad Naval. La tercera rama, que se convertiría en la peor amenaza para los Aliados en el mar, era el Mando de Submarinos de Karl Dönitz.

A diferencia de la mayoría de las otras marinas, la Kriegsmarine no tenía aviones propios; al OKM (Oberkommando der Marine) se le asignó un general de aviación, que debía proporcionar a la marina los medios que necesitaba. El Führer der Marineluftstreitkräfte era el general de división Hans Geisler.

La Kriegsmarine en la guerra

Los primeros años de guerra

La guerra comenzó, tanto con notables éxitos como con importantes fracasos. Los submarinos alemanes consiguieron sus primeras victorias (hundiendo los barcos británicos Courageous y Royal Oak). Las unidades navales desempeñaron un papel importante en la captura de la fortaleza costera polaca de Westerplatte, cerca de Danzig; los barcos alemanes transportaron tropas a Noruega y los submarinos amenazaron las líneas de suministro de Gran Bretaña. En estas operaciones los alemanes perdieron 3 cruceros (1 pesado y 2 ligeros) y 10 destructores.

Operaciones en el Mediterráneo

En junio de 1940 se estableció en Roma una oficina de enlace naval alemana bajo las órdenes del contralmirante Eberhard Weichold: la tarea de esta oficina era mantener las líneas de suministro que necesitaban las tropas alemanas que luchaban en el norte de África.

Tras el inicio del ataque a Tobruk, el 23 de mayo de 1942, la Kriegsmarine creó el Puesto de Mando de África del Norte: dirigía las operaciones navales, incluida la disposición de los submarinos y las flotillas de torpederos y dragaminas, y era responsable de la entrega de suministros y refuerzos.

A principios de 1942 había 24 submarinos en acción en el Mediterráneo, que, con la adición de pequeños barcos y bases costeras, constituían una fuerza de aproximadamente 15.000 hombres. Tras el colapso de Italia en 1943, la armada alemana no pudo hacer mucho para contrarrestar la superioridad naval de los británicos en el Mediterráneo, pero pudo llevar a cabo notables operaciones de transporte de tropas en el Egeo.

Operaciones en el Frente Oriental

Normalmente, la Kriegsmarine mantenía una flota en el Báltico que incluía: 2 viejos acorazados, 2 cruceros ligeros, 3 destructores, 9 torpederos y 8 mineros. Cuando la guerra contra la Unión Soviética comenzó el 22 de junio de 1941, los alemanes iniciaron la ofensiva con minas marinas: en los primeros días de la campaña, alemanes y finlandeses colocaron más de 5.000. Las minas, los torpederos y los aviones de la Luftwaffe infligieron grandes pérdidas a los soviéticos y Alemania pudo controlar el Báltico sin tener que desplegar grandes recursos.

A partir de septiembre de 1944, tras la rendición de Finlandia, Suecia cerró sus puertos a la navegación alemana: las operaciones navales de la Kriegsmarine en el Báltico consistieron, pues, únicamente en la evacuación de tropas y refugiados.

En el Mar Negro, la Kriegsmarine, bajo las órdenes del almirante Von Studnitz, utilizó sus medios en la colocación y el dragado de minas mortales, así como en el transporte marítimo de tropas.

La batalla del Atlántico

En 1940, el almirante Karl Dönitz declaró que“sólo el submarino podía ganar la guerra“; de hecho, el submarino fue el mayor obstáculo para el éxito de los Aliados: por segunda vez en 25 años, Alemania consiguió cortar las comunicaciones marítimas de los Aliados.

Los submarinos estaban organizados bajo el mando de Dönitz, que era el Führer der Unterseeboote (comandante de los submarinos). En 1939, un total de 55 submarinos estaban divididos en flotillas, cada una de ellas con un número de submarinos que oscilaba entre 5 y 8, algunos de los cuales recibieron el nombre de U-boat heroes de la Primera Guerra Mundial.

En 1941, comenzó la Rudeltaktik (táctica de grupo) o táctica de la manada de lobos: grupos de 15 a 20 submarinos patrullaban las rutas en las cercanías de Gran Bretaña; cuando un convoy era avistado, era perseguido por un submarino, que comunicaba por radio su posición, rumbo y composición al cuartel general de Dönitz, con el que se mantenía en contacto hasta que otros submarinos recibían sus órdenes y establecían contacto. Entonces los submarinos atacarían simultáneamente, pero de forma independiente, e informarían más tarde del resultado de su acción a Dönitz, que daría órdenes para un nuevo ataque o patrulla.

Con la adopción de esta táctica, el tonelaje hundido aumentó constantemente y 1942 resultó ser el año más exitoso: los submarinos hundieron 1.160 barcos, con un total de unas 6.300.000 t.

Sin embargo, poco a poco, la mejora de las técnicas de asalto aliadas y el uso de aviones de largo alcance, portaaviones y buques de escolta equipados con radares empezaron a dar sus frutos: entre abril y mayo de 1943 el tonelaje hundido por los submarinos alemanes empezó a disminuir, mientras que sus pérdidas aumentaban. Esto se debió en parte a la capacidad de los mandos aliados para descifrar los códigos secretos del mando alemán.

Fue durante este periodo cuando los mandos aliados consiguieron hacerse con la máquina utilizada por los alemanes para descifrar el código “Enigma“. Las pérdidas entre los submarinos alemanes aumentaron del 13 al 30 % en mayo; entonces los submarinos supervivientes, unos 16, fueron retirados del Atlántico Norte.

La mitad de 1943 marcó un punto de inflexión en la Batalla del Atlántico; la ofensiva aliada comenzó a ser cada vez más sustancial, mientras que el intento alemán de frenarla llegó demasiado tarde.

Los submarinos alemanes causaron la pérdida de 175 buques de guerra aliados y 2.603 vapores de carga, con un total de 14 millones de toneladas, durante toda la guerra. Más de 39.000 oficiales y marineros sirvieron en los submarinos alemanes y 32.000 murieron en acción, la mayor proporción de cualquier fuerza durante la guerra.

Los barcos de superficie

De los acorazados gemelos botados en 1939, el Tirpitz y el Bismarck, este último realizó su primer y último viaje el 18 de mayo de 1941, acompañado del crucero pesado Prinz Eugen. El 23 de mayo de 1941, los dos barcos alemanes entraron en combate con los británicos Prince of Wales (un acorazado) y Hood (un crucero de batalla). Este último fue hundido con un disparo que impactó de lleno en el Bismarck; la explosión partió el casco en dos, mientras que el Prince of Wales, aunque fue alcanzado, logró desprenderse.

El Bismarck, también dañado, trató de repararse en un puerto francés, pero, avistado y de nuevo alcanzado por un obsoleto bombardero torpedero de la RAF que bloqueó su timón, se unió entonces al grueso de la flota británica y se hundió el 27 de mayo de 1941.

Los relatos son contradictorios sobre este episodio. Históricamente, la armada británica, tan pronto como se iniciaba el tiroteo, intentaba atacar inmediatamente el centro de dirección de fuego del Bismarck (situado en la cubierta superior, cerca de la sala de mando).

Una vez cegado, el barco sufrió los golpes y torpedos de los adversarios durante 45 minutos sin dar muestras de ceder. En un momento dado, se hundió repentinamente, lo que aún deja la duda de si realmente fue derribada por los disparos de los adversarios o si se hundió ella misma.

En cambio, el Prinz Eugen consiguió llegar a Brest y reunirse con los cruceros de batalla Scharnhorst y Gneisenau. Sin embargo, más tarde, como le había ocurrido al Gneisenau, los otros dos cruceros también fueron alcanzados por los bombarderos torpederos y Hitler decidió trasladar las tres unidades a Noruega.

De las distintas clases de destructores, el Zerstörer 1934, el Zerstörer 1936, el Zerstörer 1936A y el Zerstörer 1936B, todos terminaron la guerra con grandes pérdidas. La clase Zerstörer 1942 sólo vio una unidad lanzada, la Z51, pero nunca entró en servicio.

Más tarde, tras el hundimiento del Scharnhorst en diciembre de 1943, los demás grandes buques de superficie dejaron de atacar a los convoyes en el Ártico. El Tirpitz también estaba dañado e inmovilizado: sólo había utilizado sus cañones en combate una vez, para bombardear una posición de artillería en Spitzbergen.

En mayo de 1945, sólo quedaban tres cruceros de la flota de superficie de la Kriegsmarine, dos de los cuales, el Prinz Eugen y el Nurnberg, estaban indemnes, y una docena de destructores. El Prinz Eugen fue cedido a la Armada estadounidense, que lo utilizó como buque objetivo durante las pruebas atómicas de posguerra en el atolón de Bikini.

Tras los daños sufridos en estas pruebas, fue hundido cerca del atolón de Eniwetok, donde el casco volcado sigue siendo visible hoy en día. En cambio, el Nurnberg fue cedido a la Armada Soviética y rebautizado como Almirante Makarov, en honor al almirante ruso caído en combate durante la guerra ruso-japonesa. El crucero fue finalmente desechado a finales de la década de 1960.

Tras la declaración de guerra, los barcos piratas de superficie alemanes que ya estaban en el mar, el Deutschland en el Atlántico Norte y el Admiral Graf Spee al sur del ecuador, comenzaron a atacar a los barcos mercantes. El Admiral Graf Spee destruyó un total de nueve barcos durante su navegación por el Atlántico Sur y el Océano Índico, pero acabó hundiéndose tras la Batalla del Río de la Plata en diciembre de 1939.

Otros barcos mercantes, convertidos en buques corsarios, se hicieron a la mar: con un armamento oculto, igual al de un crucero, estaban en condiciones de acercarse a los barcos enemigos sin llamar demasiado la atención. Entre 1940 y 1942, barcos como el Thor, el Atlantis y el Penguin fueron responsables del hundimiento de un número considerable de barcos aliados.

Operaciones militares de la Kriegsmarine

  • Nordseetour (1940) – La primera operación atlántica del almirante Hipper
  • Weserübung (1940) – invasión de Dinamarca y Noruega
  • Juno (1940) – interceptación y destrucción de los suministros aliados a Noruega
  • Wikinger (1940) – Salida alemana en el Mar del Norte
  • Berlín (1941) – Crucero por el Atlántico del Scharnhorst y el Gneisenau
  • Rheinübung (1941) – Crucero por el Atlántico del Bismarck y el Prinz Eugen
  • Doppelschlag (1942) – operación de interceptación de buques aliados frente a Novaja Zemlja por el almirante Scheer y el almirante Hipper
  • Sportpalast (1942) – intento de la flotilla Tirpitz de atacar el convoy ártico PQ-12 y QP-8
  • Rösselsprung (1942) – operación de la flotilla Tirpitz para atacar el convoy ártico PQ-17
  • Wunderland (1942) – operación de interceptación de buques aliados en el Mar de Kara por el Almirante Scheer
  • Paukenschlag (1942) – Campaña de submarinos frente a la costa de Estados Unidos
  • Regenbogen (1942) – ataque fallido al convoy JW-51B del Ártico, por el almirante Hipper y Lützow
  • Cerberus (1942) – traslado de la flotilla desde Brest a puertos alemanes a través del Canal de la Mancha
  • Fritham (1942) – Ataque aéreo de la Luftwaffe contra un comando noruego en Spitzbergen
  • Ostfront (1943) – última operación del Scharnhorst para interceptar el convoy JW-55B
  • Domino (1943) – segunda salida al Ártico del Scharnhorst y el Prinz Eugen
  • Sizilien (1943) – asalto a Spitzbergen (Svalbard) ocupada por los aliados
  • Zitronella (1943) – también conocida como Operación Sizilien
  • Deadlight (1945) – destrucción de submarinos que cayeron en manos de los aliados
  • Aníbal (1945) – (en alemán: Unternehme Hannibal) operación militar llevada a cabo por la Kriegsmarine con el objetivo de evacuar por mar a las tropas y a los refugiados civiles de Courland, Prusia Oriental y el Corredor Polaco

Podría interesarte: Repasamos aquí los mejores libros sobre la Segunda Guerra Mundial 📖🔍

Podría interesarte: Repasamos aquí los mejores libros sobre la Segunda Guerra Mundial 📖🔍