Los Fallschirmjäger

Los Fallschirmjäger der Wehrmacht fueron una de las unidades de élite más prestigiosas del ejército alemán en la Segunda Guerra Mundial. Los Fallschirmjäger se especializaron en ataques por sorpresa lejos de las líneas enemigas.

Estos ataques se realizaban siempre desde el aire utilizando paracaídas y planeadores. Los Fallschirmjäger formaban parte, desde el punto de vista organizativo, de la Luftwaffe y, por tanto, llevaban uniformes azules de la Fuerza Aérea.

Las cinco divisiones Fallschirmjäger tenían una fuerza total de 35.000 hombres. El concepto de los Fallschirmjäger ha tenido una gran influencia en la técnica de la guerra en general.

Los Fallschirmjäger disponían de armas ligeras, como la ametralladora Beretta Modello 38 de 9 mm, la FG42 y la pistola Browning FN P-35 de 9 mm, especialmente diseñadas para los saltos en paracaídas. Debido a su elevado precio, estas armas sólo estaban disponibles para los Fallschirmjäger.

Los Fallschirmjäger se desplegaron principalmente durante las llamadas invasiones Blitzkrieg. Saltaban muy por detrás de las líneas enemigas y tomaban importantes objetivos estratégicos, tras lo cual era más fácil para las otras divisiones de infantería conquistar la zona.

Entraron en acción por primera vez en Polonia en 1939 y desempeñaron un papel importante en la toma de Holanda, Bélgica y Francia en mayo de 1940.

Sin embargo, debido a la naturaleza del paisaje holandés, los desembarcos en los Países Bajos fueron a menudo infructuosos y se perdió mucho equipo.

En 1941, también se utilizaron en la conquista de la isla de Creta y esporádicamente en la invasión de Rusia.

Tras el fracaso de las operaciones aerotransportadas en Creta, los Fallschirmjäger dejaron de utilizarse a gran escala debido a las elevadas pérdidas, riesgos y costes que suponía el despliegue de tropas aerotransportadas.

En el curso posterior de la guerra, el número de invasiones del ejército alemán disminuyó, lo que hizo que los Fallschirmjäger fueran algo superfluos.

Permanecieron en su mayoría fuera de combate y lucharon, en lo que respecta a los despliegues más grandes, sólo en 1944 en la defensa de la ciudad francesa de Carentan y en Italia en la batalla de Montecassino.

Durante la carrera de los Aliados a través de Bélgica hacia los Países Bajos, el primer ejército de paracaidistas bajo el mando de Kurt Student fue desplegado para llenar un hueco en el frente entre Amberes y Maastricht, pero este ejército sólo tenía 4.000 paracaidistas entrenados.

Más adelante en la guerra, especialmente durante la Batalla de las Ardenas y poco después, el término Fallschirmjäger también se utilizó para referirse a las unidades formadas por personal de tierra de la Luftwaffe.

La idea original de las tropas de élite se perdió. Debido a que a los alemanes les resultaba cada vez más difícil reemplazar a los hombres y el equipo, se crearon los “regimientos de Fallschirmjäger”.

En realidad, no se trataba de regimientos de Fallschirmjäger, ya que no disponían de aviones ni de otros equipos pesados; sólo de todo tipo de armas pequeñas y granadas. Este grupo de “Fallschirmjäger” luchó, entre otros, en la batalla de Broekhuizen en noviembre de 1944.