Operación Valkiria

La Operación Valkiria (en alemán, Unternehmen Walküre) fue un plan alemán creado durante la Segunda Guerra Mundial con el fin de mantener el gobierno del país en funcionamiento en caso de emergencia, movilizando al ejército de reserva alemán para que tomara el control de la situación en caso de que se produjera algún tipo de levantamiento entre la población civil alemana o una revuelta de los trabajadores extranjeros (en su gran mayoría esclavos traídos de los territorios ocupados) en las fábricas del país.

Desarrollo operativo

Los generales del ejército alemán (Heer) Friedrich Olbricht, Henning von Tresckow y el coronel Claus von Stauffenberg modificaron el plan con la intención de utilizar la fuerza de reserva alemana para tomar el control de las ciudades del país, desarmar a las SS y detener a los dirigentes nazis tras el asesinato del dictador Adolf Hitler en el atentado del 20 de julio.

La muerte de Hitler (en lugar de simplemente arrestarlo) era necesaria para desvincular a los soldados y oficiales alemanes de su juramento de lealtad personal hacia él (Führereid).

En julio de 1944, la operación se ejecutó pero terminó en un fracaso, con la detención de los conspiradores y la ejecución de muchos de ellos. El plan original, creado para hacer frente a los disturbios internos en situaciones de emergencia, fue creado por el personal del general Friedrich Olbricht en su calidad de jefe de la Oficina del Ejército.

El plan fue aprobado por Hitler. La idea de utilizar el ejército de reserva para dar un Golpe de Estado ya existía, pero el problema para los conspiradores residía en la falta de cooperación del Coronel General Friedrich Fromm, Jefe del Ejército de Reserva, el único, además de Hitler, que podía iniciar Valquiria.

Sin embargo, tras las lecciones aprendidas del fallido bombardeo del 13 de marzo de 1943, Olbricht consideró que el plan original era inadecuado y que habría que movilizar al ejército de reserva para el golpe sin la cooperación de Fromm.

El plan original de la Operación Valkiria sólo se refería a la estrategia de asegurar la preparación para el combate de las escasas unidades de reserva del ejército. Olbricht añadió una segunda parte al plan, “Valquiria II”, que promulgaría cambios en la agrupación de las unidades listas para la acción.

En agosto y septiembre de 1943, el general Henning von Tresckow consideró que las revisiones de Olbricht eran inadecuadas, por lo que amplió el plan e hizo varias revisiones. La declaración secreta inicial sería: “¡El Führer Adolf Hitler ha muerto! Un grupo traicionero de dirigentes del partido ha intentado aprovecharse de la situación atacando por la espalda a nuestros soldados preparados para hacerse con el poder”.

Se redactaron instrucciones con detalles para la ocupación de los ministerios del gobierno en Berlín, el cuartel general de Heinrich Himmler en Prusia Oriental, las emisoras de radio, las centrales telefónicas, la infraestructura militar nazi en varios distritos y los campos de concentración.

La esposa de Tresckow, Erika, y Margarete von Oven, su secretaria, se encargaron de todos los documentos. Ambas mujeres llevaban guantes para no dejar huellas dactilares. En esencia, el plan consistía en engañar al ejército de reserva para que tomara el poder y destituyera al gobierno civil de la Alemania nazi en guerra, bajo el falso pretexto de que las propias SS estaban intentando un golpe de estado y habían asesinado a Hitler.

El requisito principal era que los soldados de a pie y los oficiales de menor rango secundaran el plan motivados por las falsas afirmaciones de que los dirigentes civiles nazis habían sido desleales y habían traicionado al Estado y que, por tanto, debían derrocarlos.

Los conspiradores contaban con que los soldados obedecieran sus nuevas órdenes y para ello debían proceder directamente de los canales oficiales, como el Alto Mando de la Reserva del Ejército. Aparte de Hitler, sólo el general Friedrich Fromm, comandante del Ejército de Reserva, podía iniciar la Operación Valquiria. Así, para que el plan funcionara, Fromm tenía que ser persuadido por los conspiradores para que participara en el plan o tenía que ser neutralizado.

El general Fromm, al igual que muchos oficiales superiores del ejército alemán, conocía el complot contra Hitler, pero no apoyó a los conspiradores o simplemente los ignoró y no informó de sus actividades a la Gestapo. En 1944, el plan definitivo se aplicó en el Ataque del 20 de julio.

Aunque la movilización de la reserva del ejército mediante la Operación Valkiria tuvo un éxito inicial, Hitler sobrevivió y otros oficiales nazis suplantaron la orden de los conspiradores y volvieron al ejército de reserva contra ellos. Al final, el coronel Claus von Stauffenberg (el cerebro del bombardeo de 1944), los generales Tresckow y Olbricht y el mariscal Erwin von Witzleben fueron ejecutados por los nazis, mientras que Ludwig Beck se suicidó. Miles de alemanes fueron detenidos y al menos 5.000 miembros de la resistencia murieron también en las represalias.

En el cine

El resultado de la Operación Valkiria está escrito en la historia, y ya se le han dedicado decenas de libros, películas y series de televisión. Sin embargo, Valkiria, película de Bryan Singer, es una buena forma de difundir el recuerdo de un acontecimiento de máxima importancia, combinando una reconstrucción histórica precisa con una atmósfera tensa.

El peligro al que se enfrentan los protagonistas es siempre claro y perceptible, al igual que se recuerdan a menudo las posibles consecuencias del fracaso, en una atmósfera de total paranoia.

La producción de Valkiria fue decididamente problemática, y aquí y allá afloran algunos inconvenientes, con cortes de montaje bruscos, giros narrativos demasiado sutiles y personajes que quedan poco desarrollados (uno sobre todo: la esposa de Stauffenberg, que tal como está parece inútil).

Si bien es cierto que algunas escenas se rodaron después de la conclusión oficial del rodaje precisamente para rellenar “huecos”, da la impresión de que, para conseguir una duración aceptable, se hicieron importantes cortes de montaje, eliminando secuencias que podrían haber explicado mejor ciertos pasajes o caracterizado mejor a ciertas figuras.

Cuando la Operación Valkiria empieza a tomar forma de verdad, la narrativa y la calidad de la filmación también mejoran rápidamente, y la parte de la película que se suponía que era la más importante es finalmente la más exitosa.

Bryan Singer ha dirigido una película histórica que parece felizmente tradicional hoy en día, con unos subtítulos que no se veían desde hace unos años, y también ha hecho una elección ganadora al limitar la acción sólo al prólogo en África y a la parte final, sugiriendo las posibilidades de un ejército de la época y el poder que suponía tenerlo bajo control.

En cuanto a la escenografía y el vestuario, la puesta en escena es bastante fiel (aunque casi sólo vemos el aspecto más militar de Alemania y su población en la película), y el reparto ofrece una actuación satisfactoria, con un Tom Cruise menos exagerado y un reparto de personajes con un currículum de hierro.

Incluso como thriller por sí solo, Valkiria funciona bien, y eso se nota en la forma en que consigue infundir una sutil esperanza en el transcurso del visionado, una sensación de que estos hombres podrían realmente llevar a cabo su desesperado plan. Esto es así a pesar de que las circunstancias de la muerte real de Hitler son universalmente conocidas. Y eso no es poco.