Operación Tigre

La Operación Overlord fue la mayor operación ofensiva planeada por las potencias occidentales contra la Alemania nazi, que había ocupado la mayor parte de Europa durante la Segunda Guerra Mundial. Los Aliados necesitaban pasar a la ofensiva y eligieron la costa norte de Francia como lugar para iniciar la invasión y liberación de toda Europa Occidental.

El desembarco de Normandía, más conocido como Operación Overlord, comenzó oficialmente el 6 de junio de 1944, cuando miles de paracaidistas saltaron a la Francia ocupada y 5.000 barcos comenzaron a desembarcar tropas en las playas de Normandía.

Los preparativos para el desembarco empezaron con mucha antelación, ya que los aliados querían asegurarse de que todo saliera bien y de que cada división pudiera seguir un plan preciso y predeterminado. Por este motivo con algunos meses de antelación se organizó un gran ejercicio, denominado en clave Operación Tigre (Operation Tiger), cuyo alcance era mejorar la coordinación y las comunicaciones entre los aliados.

Se eligió una playa del condado inglés de Devon, Slapton Beach, y los preparativos se llevaron a cabo en total secreto. Muchas cosas salieron de forma muy distinta a la prevista y el ejercicio se convirtió en una caótica melé en la que muchos hombres fueron víctimas del fuego amigo.

El gobierno británico decidió utilizar las playas de arena de Devon en 1943, ya que eran similares en muchos aspectos a las playas de Normandía. Se eligió la playa de Slapton por su sorprendente similitud con la playa de Utah en Normandía y se evacuó a los 3000 habitantes de la zona.

Todos los aspectos de la Operación Tigre se planificaron cuidadosamente y se mantuvieron en el máximo secreto y la fecha real de la operación no se decidió, y mucho menos se reveló, hasta el último momento. Se debían probar todos los aspectos de la invasión, incluidos los lugares de desembarco de las tropas y los tanques, así como el uso de municiones. El ejercicio tuvo que realizarse poco antes de que comenzara la operación de invasión real.

La Royal Navy se encargó de la protección de las operaciones navales desplegando 2 destructores, 3 torpederos y 2 buques armados. Todos los buques fueron enviados a patrullar en la bahía de Lyme y en la zona de Cherburgo, donde se creía que tenían su base la mayoría de los Schnellboot o S-Boo alemanes. Eran lanzas torpederas muy rápidas utilizados por la marina alemana, fuertemente armadas y capaces de alcanzar los 43 nudos (cuando la mayoría de sus objetivos potenciales apenas podían alcanzar los 17 nudos).

La operación debía tener lugar del 22 al 30 de abril de 1944. En la noche del 26 de abril las tropas de asalto comenzaron a subir a los barcos de transporte y durante la noche se simuló la travesía del Canal de la Mancha a través de la bahía de Lyme.

El día 27 el ejercicio entró en pleno apogeo, se utilizó munición real, no de simulacro, para que las tropas de choque se familiarizaran con el ruido, la vista y el olor de un campo de batalla real. El general Eisenhower fue uno de los principales defensores de que el ejercicio fuera lo más realista posible. También se ordenó al HMS Hawkins que bombardeara la playa con munición real desde las 6:30 hasta las 7:30.

El almirante estadounidense decidió retrasar el bombardeo una hora, pero no informó a los oficiales encargados de los barcos de desembarco. Esta fue la primera catástrofe que golpeó a las tropas aliadas, ya que comenzaron a desembarcar justo cuando los cañones navales bombardeaban la playa. Las reconstrucciones posteriores dejaron claro que todos los medios de comunicación previstos no funcionaron y que las tropas en la playa no pudieron saber si se trataba de un ejercicio demasiado realista o si fueron víctimas de un error.

Este no era el peor de sus problemas. El 28 de abril, 9 S-Boote alemanes consiguieron entrar en la zona de la bahía de Lyme y atacaron a los barcos que transportaban las tropas de refuerzo. Se asignaron dos barcos como escolta, pero sólo uno, el HMS Azalea, estaba realmente presente, liderando 9 barcos de desembarco, dispuestos en fila india, un objetivo ideal para la Kriegsmarine.

Los S-Boote habían sido avistados por la marina británica, pero ésta no informó al convoy de los buques de desembarco, pensando que ya conocían los movimientos de los barcos alemanes.

Los S-Boote alemanes abrieron fuego entre la 01:33 y alcanzaron a tres de las lanchas de desembarco, que se hundieron rápidamente. Los barcos recibieron la orden de no devolver el fuego, ya que no estaban preparados para un ataque y los destellos de luz de los cañones podrían haber ayudado a señalar su posición. Casi 45 minutos después, el convoy recibió la orden de romper la formación y avanzar en orden aleatorio. Los S-Boote siguieron persiguiéndolos y disparando.

El HMS Azalea no consiguió causar ni una sola pérdida a los S-Boote y como resultado 749 hombres perdieron la vida, a los que hay que añadir unos 200 heridos. Muchas de las pérdidas fueron causadas por el pánico, la mayoría de los hombres no estaban familiarizados con el mar y por eso muchos llevaban los chalecos salvavidas de forma incorrecta, ahogándose al instante.

Fue un caos total y a la mañana siguiente el mando aliado no tenía ni idea de cómo manejar la situación. Se suponía que era un ejercicio en previsión del desembarco de Normandía, pero su ejecución mal preparada y mal coordinada lo convirtió en un desastre.

Entre las bajas había diez de importancia crucial. Cuando se planificó la Operación Overlord, los hombres que tenían acceso a estos planes recibieron el nombre en clave de «BIGOT» y se les mantuvo bajo vigilancia debido a la importancia de la información que poseían. Tras la Operación Tigre desaparecieron diez de estos BIGOT y se temía que hubieran sido hechos prisioneros por los alemanes, en cuyo caso, por razones de seguridad, se cancelaría toda la Operación Overlord y se volvería a planificar por completo. Afortunadamente, los diez cuerpos fueron encontrados más tarde y Overlord pudo continuar.

Los aliados pudieron aprender mucho de sus errores y se introdujeron varios cambios como resultado de la Operación Tigre, en particular se estandarizaron las frecuencias de radio, se introdujeron mejores chalecos salvavidas para las tropas de desembarco y se desarrollaron botes salvavidas más pequeños para los supervivientes.

Los hechos ocurridos en Slapton Sands no se dieron a conocer hasta agosto de 1944, cuando se informó de ellos, junto con las pérdidas del Día D. El personal médico que atendió a los heridos juró guardar el secreto y todos los supervivientes del desastroso ejercicio fueron silenciados bajo amenaza de consejo de guerra.

Incluso cuando se levantó el secreto, la información se difundió con cuentagotas para que nadie supiera los detalles exactos de lo que había sucedido, por esta razón la Operación Tigre está clasificada como olvidada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *