Con tu compra haces posible una web con más contenidos y libre de publicidad, ¡gracias!👍

Operación Tannenbaum

Tras la conquista de Francia, la Alemania nazi planea invadir Suiza, que siempre había sido neutral. En un crescendo de tensión y alarma, el ejército suizo prepara estrategias de defensa, pero el temido ataque nunca se lleva a cabo. Los preparativos se conocieron como Operación Tannenbaum (Abeto). Descubramos a continuación sus entresijos.

Los años 30: los tambores de guerra alarman a toda Europa

En 1936, varias cancillerías europeas ya empezaban a alarmarse por el comportamiento de las dos potencias, que el 25 de octubre de ese año firmaron un pacto de amistad conocido como el Eje Roma-Berlín.

De hecho, la Italia fascista y la Alemania nazi se mostraban cada vez más intolerantes con las normas y el statu quo internacional: Mussolini había atacado y conquistado Etiopía en 1935, y la Sociedad de Naciones se vio reducida a reconocer un hecho consumado, mientras que Hitler procedía sistemáticamente al rearme alemán.

Suiza fue uno de los países que empezó a sentir los vientos de la guerra en el Viejo Continente: en 1936, el presupuesto militar aumentó considerablemente, se empezaron a construir nuevas defensas fronterizas y se reforzó varias veces la organización del ejército.

El ejército suizo sigue siendo un ejército de milicias, es decir, no está compuesto (al menos en su mayor parte) por soldados profesionales: desde el siglo XIX, se basa en el servicio militar obligatorio de los ciudadanos varones adultos y sólo cuenta con algunos soldados profesionales en sus filas. Sujeto a diversas revisiones y mejoras, el principio fundamental sigue siendo el de la formación y eventual movilización de ciudadanos sanos, que en cualquier caso son llamados periódicamente para un periodo de formación.

El 1 de septiembre de 1939, tras la invasión de Polonia por las tropas alemanas, se declaró inmediatamente la movilización general en Suiza. La víspera, ante el inminente estallido del conflicto cerca de las fronteras de Suiza, la Asamblea Federal elige al general Henri Guisan como comandante en jefe del ejército, en ejercicio de sus prerrogativas de guerra.

Suiza tiene una larga tradición de neutralidad, que fue reconocida oficialmente a nivel internacional en 1815 por el Tratado de París: por lo tanto, incluso en el caso de la Segunda Guerra Mundial, el objetivo militar que se persiguió desde el principio fue la defensa del territorio nacional contra una posible agresión.

La Alemania nazi y Suiza: una relación problemática

Pero, ¿existen realmente riesgos reales para Suiza? Y si es así, ¿en qué medida?

En 1937, en Berlín, el político suizo Edmund Schulthess se reúne con Adolf Hitler a título privado, pero de acuerdo con los diplomáticos de su país. Recibe garantías explícitas de que el gobierno alemán respetará el estatus neutral de Suiza.

Al año siguiente, las relaciones entre Alemania y el pequeño estado alpino se vieron sacudidas por la sentencia de muerte dictada en Múnich contra el estudiante suizo Maurice Bavaud, que había confesado haber orquestado un plan para asesinar al Führer. La diplomacia suiza no hizo ningún movimiento para salvar a su conciudadano y, de hecho, el embajador condenó públicamente al joven, que había declarado a la Gestapo que quería matar a Hitler porque lo consideraba un peligro para la humanidad y para la propia independencia de su país.

La relación de Hitler con Suiza fue, en general, conflictiva y contradictoria. Un ejemplo de ello es su pasión inicial por el mítico héroe suizo Guillermo Tell, que también se menciona en Mein Kampf, pero que luego cayó en desgracia tras el caso Bavaud, hasta el punto de que el dictador ordenó censurar todas las referencias a él.

Sin embargo, parece seguro que el plan de unificar a todos los alemanes en la “Gran Alemania“, punto clave del programa del partido nazi, incluía también a los suizos de habla alemana. Precisamente la peculiar división lingüística de Suiza dio lugar a algunos planes de partición del territorio suizo, en particular asignando los cantones de habla alemana a Alemania y el Tesino a Italia.

El régimen fascista mostró en varias ocasiones su interés por tal eventualidad, pero Benito Mussolini siempre se mostró desconcertado por la desproporción que se crearía entre el bando italiano y el alemán.

Un momento importante en las relaciones entre los dos países lo representan los enfrentamientos entre la Luftwaffe y las fuerzas suizas en junio de 1940, en los que la fuerza aérea alemana pierde once aviones, atacados por violar el espacio aéreo suizo: a esto le sigue una nota de protesta bastante amenazante de Berlín, y el comandante Guisan prohíbe a su fuerza aérea participar en combates aéreos para evitar crear un pretexto para una invasión alemana.

Unos días más tarde, el 25 de junio de 1940, Francia se rindió y fue finalmente conquistada por el ejército del Reich.

Suiza al borde de la movilización: la reducción del ejército nacional y la estrategia de defensa

Con la conquista de Francia, Suiza se encontró completamente rodeada por las potencias del Eje (o al menos por los territorios ocupados por ellas). La situación tiene paralelismos con la vivida por el país en la Primera Guerra Mundial, con la diferencia de que mientras que en 1914 Suiza se encontraba esencialmente en medio de los dos bandos, con el riesgo de ser aplastada o de convertirse en campo de batalla, en 1940 el Estado alpino tenía una amenaza homogénea pero igualmente peligrosa, si no más, a lo largo de todas sus fronteras.

Al concretarse la posibilidad de un enfrentamiento real, el general Guisan impuso una estrategia defensiva basada en el concepto de reducto nacional” (Réduit national). El punto central era llevar los combates a las zonas montañosas, para dejar al enemigo pocas posibilidades de movimiento y amplias maniobras, y atrincherarse así detrás de los Alpes, que servirían de fortificación natural. El plan preveía la destrucción de las líneas ferroviarias transalpinas, la retirada de casi todas las tropas detrás de las montañas y la construcción de fortificaciones para proteger la línea de reductos.

Por lo tanto, la línea de defensa se trasladó a la frontera del sector alpino, que se convirtió en una especie de búnker natural donde se introdujo el grueso del ejército y se almacenaron los suministros y las provisiones para la población. En algunos aspectos, se trataba de una elección obligatoria: el ejército suizo estaba formado principalmente por soldados de infantería, estaba poco motorizado, era pequeño y, en general, muy inferior a los alemanes o italianos.

Por lo tanto, sería prácticamente imposible sostener un enfrentamiento con el enemigo en campo abierto, mientras que el terreno impermeable y la estrechez de los espacios montañosos podrían servir parcialmente de nivelador de fuerzas.

El plan del reducto no está exento de críticas. En primer lugar, prevé de hecho el abandono de una parte considerable del territorio a una eventual invasión del enemigo sin ni siquiera luchar: se trata de la zona densamente poblada y económicamente crucial de la Meseta Central, donde se encuentran las principales ciudades suizas (Zúrich, Berna, Ginebra). El destino de los habitantes de estas zonas sería incierto, incluso en el caso de que se produjera una fuerte resistencia del ejército en los Alpes.

Además, algunos críticos temían que las tropas suizas se vieran asediadas en sus posiciones y obligadas a rendirse mientras los alemanes arrasaban el resto del país sin oposición. De hecho, al principio se desplegaron algunos cuerpos de ejército en el Altiplano y en la zona del macizo del Jura para, al menos, intentar retrasar la entrada del enemigo, pero en mayo de 1941 Guisan dio órdenes de que también estas fuerzas se retiraran al abrigo del reducto.

El 25 de junio, Marcel Pilet-Golaz, presidente en ejercicio de la Confederación, pronunció un discurso radiofónico de tono ambiguo y vago, destinado sobre todo a no comprometerse demasiado adoptando una postura clara contra los alemanes y que fue percibido por muchos como el preludio de una rendición.

Claramente consciente del desconcierto de la población y preocupado por la estabilidad social del país, exactamente un mes después el comandante Guisan reunió a los más altos oficiales del ejército en el gran prado de Grütli, donde según la tradición se había firmado la alianza original entre los cantones en 1291 y que por tanto tenía un fuerte valor simbólico.

En su discurso, conocido en Suiza como el “Informe Grütli“, Guisan da instrucciones militares para la aplicación de la estrategia del Reducto, pero también se dirige indirectamente a la población llamando a la confianza y a la resistencia. El carisma del general fue unánimemente aclamado, y esto continuó después del final de la guerra.

Los planes de ataque que nunca llegaron a materializarse: la Operación Tannenbaum

Por lo tanto, Suiza estableció su estrategia de defensa en respuesta a un ataque de las potencias del Eje, que parecía una eventualidad posible, aunque no segura. Una vez tomada Francia, Hitler dio instrucciones a su alto mando para que planeara la invasión de Suiza. La operación debía ser llevada a cabo por el 12º Ejército, que había participado en la campaña francesa, bajo el mando del general Wilhelm von Leeb.

El proyecto final del plan se denominó Operación “Tannenbaum” (Operación “Abete” en italiano). La táctica prevista era una agresión fingida desde el norte, enviando algunas divisiones de infantería al macizo del Jura (en la frontera francesa) para que sirvieran de señuelo y sacaran a las tropas suizas de sus posiciones, antes de proceder al ataque real desde el sur con el apoyo del ejército italiano.

Además de la planificación militar, parece que también se estudió el asunto desde el punto de vista político para planificar la transformación de Suiza (al menos la parte de habla alemana) en una provincia del Reich. Lo que es seguro es que Hitler nunca daría el visto bueno a una invasión de Suiza, que de hecho se mantuvo neutral durante todo el conflicto sin ninguna agresión.

Las razones de esta elección nunca se han aclarado: una hipótesis es que el curso de la guerra hizo que el Führer dirigiera su atención a otros objetivos como el Reino Unido y los Balcanes, que quizás se consideraban de mayor importancia; sin embargo, también se puede suponer que una Suiza neutral y relativamente estable, especialmente desde el punto de vista económico, se consideraba preferible a un país ocupado pero destruido.

De hecho, los intercambios financieros entre ambos países eran densos e impresionantes, al igual que la importancia estratégica de los pasos suizos, como el paso del Gotardo, que garantizaba el paso de mercancías y suministros desde Alemania al aliado italiano y que Suiza estaba obligada a poner a disposición de los distintos países firmantes del Convenio de 1909 (entre ellos Italia y Alemania). Además, la neutral Suiza ofreció a menudo servicios de mediación y buenos oficios entre los distintos países beligerantes, en beneficio de ambas partes.

Sean cuales sean las razones, el plan de invadir Suiza se pospuso y archivó repetidamente y, tras el final de la guerra, quedó claro que se había archivado definitivamente. Tras el desembarco aliado en Normandía en junio de 1944, todo el mundo tenía claro que el plan se había archivado definitivamente. El comandante Guisan fue aflojando el reducto nacional, trasladando algunas tropas al Altiplano y reduciendo la movilización.

Las fortificaciones del reducto se reforzaron aún más durante la Guerra Fría, hasta que la reforma militar “Ejército 95” de los años 90 excluyó esta estrategia del concepto de defensa suizo.


Podría interesarte: Repasamos aquí los mejores libros sobre la Segunda Guerra Mundial 📖🔍

Podría interesarte: Repasamos aquí los mejores libros sobre la Segunda Guerra Mundial 📖🔍