Operación Reinhard

Introducción

La Operación Reinhard, también conocida como Operación Reinhardt, Aktion Reinhard(t) o Einsatz Reinhard(t), fue un programa alemán para llevar a cabo el asesinato en masa de judíos. Formó parte del Holocausto y fue preparado por las SS durante la Segunda Guerra Mundial e incluyó tres campos de exterminio: Belzec, Sobibór y Treblinka.

La operación recibió el nombre del SS-Obergruppenführer Reinhard Heydrich, jefe del Reichssicherheitshauptamt (RSHA), el Ministerio de Seguridad de la Alemania nazi y Protector del Reich en Bohemia-Moravia, y tenía como objetivo el exterminio de la población judía de la Gobernación General, la parte de Polonia que no se había incorporado al Tercer Reich.

Antecedentes

Los primeros campos de concentración nazis, creados a mediados de la década de 1930, estaban destinados al internamiento de opositores políticos y criminales, entre otros; estos campos no estaban destinados al asesinato en masa.

En la segunda mitad de 1941, Adolf Hitler y las principales figuras de las SS y la RSHA habían decidido llevar a cabo un genocidio paneuropeo de los judíos, conocido como la Solución Final.

El ataque alemán a la Unión Soviética, la Operación Barbarroja, que comenzó el 22 de junio de 1941, había supuesto un gran éxito para Alemania en los primeros meses, pero en octubre de ese año la marea de la guerra cambió y la conquista alemana de la Unión Soviética parecía que iba a durar más de lo previsto.

La coordinación de la solución final, es decir, su aplicación administrativa y logística, se discutió en detalle en la Conferencia de Wannsee del 20 de enero de 1942. Heydrich, que presidía la conferencia, pretendía conseguir el acuerdo y la cooperación de los ministerios y unidades policiales interesados en llevar a cabo el exterminio físico de la población judía en Europa. En la conferencia, el Secretario de Estado del Gobierno General, Josef Bühler, pidió que se iniciara la solución final en la zona que representaba.

La Operación Reinhard recibió el nombre de Reinhard Heydrich, que murió en Praga el 4 de junio de 1942 tras un intento de asesinato llevado a cabo ocho días antes por agentes checoslovacos.

Los campos del Holocausto

El 13 de octubre de 1941, Odilo Globocnik, jefe de las SS y de la policía del distrito de Lublin, recibió órdenes del Reichsführer-SS Heinrich Himmler de iniciar inmediatamente la construcción del primer campo de exterminio, situado en Belzec, en la Gobernación General del Este.

Globocnik fue nombrado jefe de los tres campos de la Operación Reinhard. Su personal, que incluía a Richard Thomalla, se encargó de construir los campos de exterminio, organizar la deportación de judíos a ellos y encontrar y desarrollar métodos eficaces de asesinato. El personal de los campos estaba formado por unidades del Sicherheitsdienst, batallones de policía de las SS y coloboradores ucranianos, que habían recibido formación de guardia en Trawniki.

La construcción del campo de exterminio de Belzec comenzó en noviembre de 1941 y entró en funcionamiento en marzo de 1942. Cerca de allí, entre mayo y octubre de 1940, hubo un campo de trabajo para trabajadores forzados que realizaban trabajos de fortificación a lo largo de la línea de demarcación germano-soviética.

El campo de exterminio de Sobibór se construyó en marzo de 1942 y los primeros gaseados se llevaron a cabo a mediados de abril. La construcción del campo de Treblinka comenzó a finales de mayo o principios de junio de 1942 y la maquinaria de exterminio empezó en julio.

Varios de los hombres de las SS que habían participado en la Aktion T4, el asesinato por parte de la Alemania nazi de unos 70.000 hombres, mujeres y niños discapacitados mentalmente y físicamente, como Christian Wirth, Franz Stangl e Irmfried Eberl, recibieron papeles clave en la Operación Reinhard. Wirth fue nombrado inspector de los tres campos.

El proceso del Holocausto

Los campos de la Operación Reinhard tenían un único objetivo: asesinar a la gente de la forma más rápida y eficaz posible. En el sistema de exterminio, “la materia prima eran las personas y el producto final la muerte”. Era esencial que las víctimas desconocieran su destino hasta el final.

El personal del campo utilizó diversas formas de engaño para ocultar a los judíos recién llegados el verdadero propósito del campo y para evitar cualquier posibilidad de resistencia. El inspector del campo, Wirth, elaboró normas especiales sobre la rapidez del proceso de exterminio y la deshumanización de las víctimas.

Los guardias del campo tenían instrucciones de tratar a los judíos deportados con brutalidad y rudeza, como si fueran ganado. En Sobibór, el SS-Oberscharführer Hermann Michel recibió a los recién llegados con una bata blanca, para dar la impresión de que era médico. Habló de forma tranquilizadora a los judíos, diciéndoles que habían llegado a un campo de trabajo.

Les informó de que primero se ducharían y desinfectarían para evitar el contagio. De hecho, fueron llevados a las cámaras de gas. En Treblinka se erigió una falsa estación de ferrocarril para hacer creer que los judíos sólo habían llegado a un campo de tránsito de camino a un nuevo hogar más al este. Los carteles indicaban el camino hacia un servicio de coches y un restaurante, así como el lugar para cambiar de tren para los viajeros que iban hacia el este.

En Sobibór y Treblinka, los ancianos, los discapacitados y los niños pequeños eran seleccionados inmediatamente al llegar y llevados a un lugar de ejecución aislado, donde eran fusilados en el cuello por hombres de las SS, entre ellos August Miete.

Otras personas, hombres, mujeres y niños mayores, fueron llevados de la zona de llegada a los barracones de desvestir. En el cuartel, se les ordenó desnudarse y entregar dinero y objetos de valor, que posteriormente se enviaron al Reichsbank alemán a través de la SS-Wirtschafts- und Verwaltungshauptamt, la sede de las SS para las finanzas y la administración.

A las mujeres se les cortaba el pelo con el pretexto de evitar la propagación de los piojos. El pelo cortado se tejía en zapatillas para la tripulación de los submarinos alemanes. Desde los barracones para desvestirse, los hombres y mujeres desnudos eran conducidos a través de “der Schlauch” (“la manguera”), un pasaje con altas vallas de alambre de espino, cubiertas con ramas de árboles para impedir la visibilidad.

Este pasaje también se llamaba “Himmelstrasse” (“El camino del cielo”). Cada uno de los tres campos contaba inicialmente con tres cámaras de gas, pero su número se fue incrementando hasta llegar a seis, duplicando así la capacidad con el tiempo. Las cámaras, camufladas como duchas, albergaban a unas 400 personas apiñadas.

Al principio se utilizaba gas embotellado, ya sea monóxido de carbono o cianuro de hidrógeno, en Belzec. Más tarde, este campo fue equipado con motores diesel de tanques soviéticos, que descargaban una mezcla de monóxido de carbono y dióxido de carbono en las cámaras de gas. Sobibór y Treblinka fueron equipados inicialmente con motores diesel.

Tras unos 20-30 minutos, se abrieron las puertas de las cámaras de gas y los prisioneros del campo pertenecientes al Sonderkommando sacaron los cadáveres. A mediados de agosto de 1942, Kurt Gerstein, funcionario del Instituto de Higiene de las Waffen-SS, recibió el encargo de investigar la posibilidad de introducir el Zyklon B en Belzec. Fue testigo de un gaseo y lo denunció:

La gente seguía de pie como pilares de piedra, sin lugar para caer o apoyarse. Incluso en la muerte podías reconocer a las familias cogidas de la mano. Era difícil distinguirlos cuando la sala se vaciaba para la siguiente ronda. Los cuerpos estaban retorcidos, azules, mojados de sudor y orina, con las piernas embadurnadas de excrementos y sangre menstrual. Dos docenas de trabajadores revisaban rigurosamente las bocas, que abrían con ganchos de hierro. Los dentistas martilleaban los dientes de oro, los puentes y las coronas.

Durante la fase inicial de la Operación Reinhard, los cuerpos de los asesinados fueron enterrados en fosas comunes y cubiertos de cal. Con el tiempo, este método resultó inadecuado. Debido al calor del verano y al proceso de descomposición en las tumbas, los cadáveres se hincharon y el suelo se hundió.

Además del hedor acre, esto suponía un grave riesgo para la salud. En marzo de 1942, Heinrich Himmler había decidido que los cadáveres de los judíos y de los prisioneros de guerra rusos fusilados en el territorio soviético ocupado fueran exhumados e incinerados.

Himmler exigió que se destruyera todo rastro del asesinato en masa y encargó al Standartenführer Paul Blobel que dirigiera la Aktion 1005. Blobel y sus hombres llegaron al campo de exterminio de Chełmno en julio de 1942 para realizar varios experimentos de cremación.

Blobel descubrió que el método más eficaz era quemar los cadáveres en grandes rejillas de hierro colocadas sobre hogueras abiertas. Las cenizas se enterraban en las fosas en las que se habían excavado previamente los cadáveres.

Blobel envió un informe a Globocnik para que aplicara la técnica en los campos de la Operación Reinhard. Sin embargo, Globocnik se opuso inicialmente a la incineración de los cuerpos asesinados. Argumentó que el pueblo alemán se sentiría orgulloso de que la raza judía hubiera sido destruida.

Esto no debe ocultarse a las generaciones futuras. Según el testimonio del SS-Obersturmführer Kurt Gerstein, Globocnik sugirió por razones ideológicas que se colocaran placas de bronce en las fosas comunes con la información de que fueron los nazis alemanes quienes “tuvieron el valor de llevar a cabo esta gigantesca tarea”.

La Operación Reinhard terminó a principios de noviembre de 1943. La mayor parte del personal alemán del campo, incluidos Christian Wirth y Franz Stangl, fueron enviados entonces al norte de Italia para acelerar la deportación de los judíos italianos y participar en la lucha contra los partisanos. Odilo Globocnik fue nombrado comandante del campo de concentración de Risiera di San Sabba, en Trieste, donde hizo torturar y asesinar a prisioneros políticos.

El número de víctimas

Se calcula que alrededor de 2 millones de judíos polacos fueron exterminados en el marco de la Operación Reinhard, que duró de julio de 1942 a noviembre de 1943 y terminó con la Aktion Erntefest. El número de muertos en los tres campos individuales se estima en 1.500.000, con 550.000 en Belzec, 200.000 en Sobibór y 750.000 en Treblinka.