Operación Mincemeat

En el intermedio de la Segunda Guerra Mundial, en la guerra contra Alemania e Italia, era evidente que las fuerzas aliadas tenían como objetivo el sur de Europa. Mientras se decidía que Sicilia sería el lugar de una gran ofensiva, la agencia de inteligencia británica MI5 planificó la Operación Mincemeat (Carne Picada) en un esfuerzo por crear falsas localizaciones alternativas con la esperanza de que los dirigentes del Eje se vieran obligados a desviar tropas a los lugares equivocados o, como mínimo, a dispersar las defensas.

El oficial de inteligencia de la RAF, el teniente de vuelo Charles Cholmondeley, asignado al MI5, concibió un plan que consistía en colocar documentos falsos en el cuerpo de un hombre fallecido con este propósito de engaño.

Su idea original fue desarrollada por el capitán de corbeta de la Royal Navy, Ewen Montagu, quien perfeccionó el plan, que en última instancia implicaba hacer flotar un cuerpo frente a la costa de Huelva, donde el conocido espía alemán Adolf Clauss y el favor general que los españoles habían mostrado hacia la Alemania de Hitler significaban que los documentos falsos capturados probablemente serían transmitidos a los dirigentes alemanes en Berlín.

A finales de 1942, Montagu consultó con el renombrado patólogo Bernard Spilsbury para determinar qué tipo de cuerpo sería el más adecuado para dicha operación. El 24 de enero de 1943, el vagabundo galés Glyndwr Michael, de tan solo 34 años, fue encontrado muerto en un almacén abandonado en King’s Cross, en la ciudad de Londres.

Fotografía de Sir Bernard Spilsbury
Dominio público, más información en Wikimedia Commons

Había muerto por ingerir veneno para ratas que contenía fósforo; se desconoce si se había suicidado o si simplemente había comido lo que creía que era comida desechada mezclada con veneno para el control de plagas.

Montagu fue informado del hallazgo de este cadáver y, a pesar de la presencia de fósforo en el cuerpo y del color amarillento de la piel debido al envenenamiento, el equipo del MI5 decidió que el cuerpo convencería a los españoles y a los alemanes de que era una víctima de hipotermia o ahogamiento. Se convenció al forense Bentley Purchase para que infringiera la ley certificando que Michael había muerto y había sido enterrado en el extranjero, y transfirió el cuerpo al MI5.

El equipo del MI5 creó entonces una identidad falsa, William «Bill» Martin, capitán temporal y mayor en funciones de los Royal Marines. En el cuerpo se incluyeron varios objetos, como su tarjeta de identificación militar, una carta de su prometida, una carta de su padre, recibos de compra, talones de un espectáculo en un teatro de Londres, etc., mientras que en el cuerpo se colocó un maletín que contenía correspondencia personal entre oficiales británicos y estadounidenses de alto rango en la que se insinuaba que Kalamata (Grecia) y Cerdeña (Italia) serían los objetivos de la siguiente ofensiva, y que Sicilia (Italia) sería una farsa.

Fotografía de la novia fictia de la Operación Carne Picada: todos los detalles se cuidaron hasta el extremo en aras de la mator credibilidad posible.
The National Archives, UK National Archives – WO 1065921, dominio público, más información en Wikimedia Commons

El 19 de abril de 1943, el submarino británico HMS Seraph partió de Holy Loch, Escocia, con el cuerpo de Glyndwr Michael, el ficticio William Martin, dentro de un compartimento de acero especialmente diseñado para seguir retrasando la descomposición del cuerpo, totalmente estanco.

El 30 de abril, el cuerpo fue depositado en el agua a una milla náutica de Huelva. Aunque se sabía que los funcionarios españoles mostraban un favor especial hacia los alemanes, los británicos también conocían la presencia de Adolf Clauss, un agente de la inteligencia alemana, en Huelva. Ambos hechos ayudarían hipotéticamente a asegurar que la información falsa se transmitiría a Berlín, consiguiendo el ansiado efecto de confusión en los servicios de inteligencia del Tercer Reich.

El cuerpo fue puesto a la deriva a las 04:30 horas y el submarino salió a aguas más profundas. Hacia las 9:30 horas, el pescador José Antonio Rey María descubrió el cadáver en el agua y lo llevó a Huelva. El patólogo español Eduardo del Torno realizó la autopsia. Aunque descubrió incoherencias, como el avanzado estado de descomposición del cuerpo, declaró sin embargo que se trataba de una víctima de ahogamiento, por lo que apenas se levantaron sospechas, si es que las hubo en algún momento.

Poco después del descubrimiento del cadáver frente a las costas españolas, se enviaron mensajes urgentes al agregado naval británico en España para intentar recuperar los documentos que llevaba Martin. Estos mensajes se enviaron para despertar a propósito la sospecha española y alemana de que los documentos contenían secretos militares.

Con la ayuda de los hombres del teniente coronel Ramón Pardo Suárez, se abrieron los documentos, se entregaron al jefe de la Abwehr alemana, Wilhelm Leissner, en Madrid, para que los copiara, y se devolvieron a los sobres originales, todo ello con sumo cuidado para que no quedara ninguna señal de manipulación (sin embargo, los británicos descubrieron más tarde que las cartas habían sido abiertas, basándose en la forma en que se curvaron al secarse y en la forma en que las cartas fueron dobladas y replegadas originalmente por los españoles). El texto de las cartas se envió inmediatamente por radio a Berlín, y las copias en papel llegaron unos días después.

En Berlín, Adolf Hitler conocía las estrechas relaciones entre Gran Bretaña y Grecia antes de la guerra, y siempre había recelado de una invasión aliada en Grecia. Estos documentos interceptados, con la información falsa que insinuaba que Kalamata, Grecia, era el próximo objetivo aliado, alimentaron lo que él quería creer. En respuesta, trasladó divisiones a los falsos lugares de invasión. Cuando se lanzó la invasión real de Sicilia, la Operación Husky, el 9 de julio de 1943, los alemanes siguieron preguntándose si el ataque a Sicilia era sólo un ataque de distracción, como demostró el envío de un escuadrón a Cerdeña desde Sicilia el día de la invasión en busca de objetivos.

Aunque fue difícil cuantificar concretamente el grado de éxito de esta operación, se determinó que el engaño fue efectivamente exitoso. Ewen Montagu fue nombrado Oficial de la Orden del Imperio Británico y Charles Cholmondeley fue nombrado Miembro de la Orden del Imperio Británico por llevar a cabo la Operación Mincemeat.

Imagen de la tumba de Glyndwr Michael en Huelva
JaviergarceaLapida de William MartinCC BY-SA 4.0

La identidad de Michael era desconocida para el público hasta 1996, cuando el historiador aficionado Roger Morgan encontró un documento recientemente desclasificado que contenía el nombre de Michael. El nombre de Michael se añadió a la lápida de Huelva en enero de 1998.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *