Operación Marita

La Operación Marita fue el nombre en clave del plan de invasión de Grecia por parte de loos alemanes durante la Segunda Guerra Mundial. Se planificó con el objetivo de resolver la «cuestión balcánica», en un momento en que Yugoslavia, tras un primer acercamiento al Eje, corría el riesgo de caer bajo la esfera de influencia del Reino Unido y la Unión Soviética. Por su parte, Grecia, tras los fracasos de la ofensiva italiana, había visto aumentar la presencia aliada en su territorio. La batalla de Grecia era inevitable.

Situación política y militar

El ataque italiano a Grecia

En 1940, Grecia estaba gobernada por Ioannis Metaxas, un político pro-fascista apoyado por el rey Jorge II, que había sido restaurado en el trono el 3 de noviembre de 1935, tras un golpe militar que había restaurado la monarquía después de haber sido depuesto 11 años antes, con la proclamación de la república.

Metaxas fue contactado a las 03.00 de la mañana del 28 de octubre por el embajador italiano en Atenas, Emanuele Grazzi, que le entregó un ultimátum en el que Italia acusaba a Grecia de violar su neutralidad, junto con una petición de ocupar ciertos puntos del territorio griego que habrían favorecido las operaciones navales italianas en el Mar Egeo, y por tanto también en el Mar Mediterráneo.

Se le dieron solo tres horas para aceptar las condiciones. El Primer Ministro se negó, también por falta de tiempo para examinar las peticiones, a estas condiciones. En consecuencia, a las 06.00, las primeras tropas italianas estacionadas en Albania comenzaron su avance en un frente de unos 150 kilómetros de ancho.

La campaña italiana en Grecia, deseada por Mussolini para intentar equilibrar los éxitos obtenidos hasta ese momento por Alemania, debería haber seguido las modalidades de la blitzkrieg. Pero, en contra de las previsiones, la resistencia del ejército griego, junto con las dificultades debidas a la naturaleza del territorio y al escaso equipamiento del ejército italiano, pronto detuvo la ofensiva, convirtiéndola en una guerra de posiciones, sin avances significativos por parte de ninguno de los dos bandos. Hasta el punto de que el 4 de diciembre, el jefe del Estado Mayor, el mariscal Pietro Badoglio, fue sustituido por el general Ugo Cavallero.

Metaxas permitió que las tropas británicas se establecieran en Creta y Suda y, en los meses siguientes, las fuerzas griegas pudieron pasar al contraataque, penetrando en territorio albanés. La situación en el frente ítalo-griego y la presencia de fuerzas británicas en suelo griego llevaron a Hitler, el 27 de marzo de 1941, a ordenar al OKW que preparara un plan para la invasión tanto de Grecia como de Yugoslavia, cuya estructura interna, influenciada en ese momento por la Unión Soviética y Gran Bretaña, corría el riesgo de limitar el control alemán sobre el país.

La intención británica

El 29 de enero de 1941 murió Ioannis Metaxas y fue sucedido por Alexandros Korizis. El general John Dill estuvo presente en una reunión en Atenas el 22 de febrero entre el ministro de guerra británico Anthony Eden y su asesor militar. El tema era la posibilidad de enviar una fuerza expedicionaria aliada a Grecia, dada la creciente presencia de tropas alemanas en Bulgaria y Rumanía, combinada con el despliegue de tropas búlgaras en la frontera, lo que presagiaba un ataque al país en apoyo de Italia, que estaba en grandes dificultades en ese momento.

Churchill había expresado previamente su intención de abrir un «frente balcánico» que, además de Grecia, incluyera también a Yugoslavia y Turquía, y la expedición diplomática enviada a la capital helena tuvo un resultado positivo y se acordó enviar un contingente de más de 60.000 hombres que incluiría tropas británicas, australianas, neozelandesas y polacas libres, tomando el nombre de Fuerza W.

Sin embargo, la expedición no estuvo exenta de polémica y de opiniones contrarias. El general Dill intentó oponerse en privado, quejándose de que el envío de una gran fuerza a Grecia, ante la posibilidad de un ataque alemán a gran escala, resultaría inútil, ya que sería demasiado débil en comparación con las fuerzas que el enemigo estaba acumulando en la frontera griega.

A esto se añade que el contingente terrestre solo contaba con una brigada acorazada y estaba casi totalmente desprovisto de unidades de la fuerza aérea, cuyos pocos cazas y bombarderos disponibles en las bases griegas ya se empleaban contra los italianos, y que estos recursos se sustraían del frente norteafricano, donde empezaban a fluir las unidades del Afrika Korps alemán.

Churchill, a pesar de estas objeciones, creyó que, a través de la ayuda ofrecida a Grecia, ésta aceptaría presumiblemente poner a disposición de la Royal Air Force las grandes bases aéreas de Salónica, hecho al que, hasta entonces, se había opuesto para no ofrecer pretextos a Alemania, y esta concesión habría garantizado que los bombarderos británicos pudieran llegar a los campos petrolíferos de Ploiești. El 2 de marzo inició la llamada Operación Lustre, es decir, el transporte de tropas y materiales a Grecia, que se completó el día 26, con la llegada a los puertos de El Pireo y Salónica.

El golpe de estado en Yugoslavia

El 1 de marzo de 1941, Bulgaria se adhirió al Pacto Tripartito, en el que Alemania prometía Tracia y el acceso al Mar Egeo. Al mismo tiempo, se firmó un pacto de no agresión entre el país balcánico y Turquía que, por un lado, tranquilizaba a esta última de que Alemania no violaría su neutralidad, pero, al mismo tiempo, provocaba reacciones de la Unión Soviética por la violación de su zona de seguridad, aunque la protesta formal no fue seguida de ninguna movilización de tropas.

Al día siguiente, las tropas alemanas destinadas a invadir Grecia comenzaron a desplegarse en territorio búlgaro, lo que provocó una ruptura de las relaciones diplomáticas entre Londres y Sofía el 5 de marzo. Yugoslavia seguía siendo el último país neutral de los Balcanes, por lo que fue objeto de una intensa presión diplomática por parte de Hitler, Winston Churchill y el propio rey de Inglaterra Jorge VI, pero el 20 de marzo el príncipe Pablo comunicó a su gobierno que el país se uniría al Pacto Tripartito, que se formalizó en Viena el 25 de marzo.

La adhesión de Yugoslavia al Pacto Tripartito suscitó una oleada de protestas en el país y el 27 de marzo un golpe de Estado dirigido por el general Dušan Simovic puso en el trono a Pedro II de Yugoslavia. El nuevo gobierno firmó inmediatamente un pacto de no agresión con la Unión Soviética, pero esperó hasta el 2 de abril para informar a Alemania de que no se celebraría ningún acuerdo formal con Gran Bretaña, dando a entender que el acuerdo entre las potencias del Eje y Yugoslavia no se disolvería.

El retraso fue suficiente para que Hitler confirmara las órdenes emitidas el 27 de marzo en el momento del golpe, la llamada Directiva 25, que autorizaba al Estado Mayor alemán a elaborar planes para la invasión de Yugoslavia, que debía comenzar, al mismo tiempo que la invasión de Grecia, la llamada Operación Marita, el 6 de abril, posponiendo la fecha de inicio de la ya prevista Operación Barbarroja de mediados de mayo a finales de junio.

Las fuerzas en juego

Para la invasión de Grecia el 6 de abril de 1941, Alemania desplegó las fuerzas enviadas previamente a Bulgaria en previsión del ataque. Éstas incluían el 12º Ejército, comandado por el Mariscal de Campo Wilhelm List, con cinco divisiones de infantería y tres blindadas, el 18º Cuerpo de Montaña, comandado por el General Franz Böhme, complementado por la División Leibstandarte de las SS, comandada por el Obergruppenführer Josef Dietrich, y el IV. Luftflotte, al mando del general Alexander Löhr, con unos 1.200 aviones, cuya zona de operaciones se extendía hasta Yugoslavia.

El ejército griego, comandado por el general Alexander Papagos, contaba en el momento del ataque alemán con tres ejércitos, formados por 5 divisiones y una brigada de infantería, 14 divisiones de montaña, una división motorizada, equipada solo con 24 tanques ligeros de producción italiana y holandesa y algunos camiones italianos, y una división de caballería, para un total de 540.000 hombres, incluidos 50.000 reclutas. La fuerza aérea, tras los enfrentamientos de los meses anteriores contra la Regia Aeronautica, sólo contaba con 41 cazas. Por su parte, la marina disponía de una pequeña flota que incluía un viejo crucero blindado, además de algunas unidades anticuadas: 2 cruceros ligeros, 8 destructores, 4 de los cuales eran de la clase italiana Hydra, 13 torpederos, 2 lanchas torpederas y 6 submarinos.

Los aliados, desplegados en el norte del país, cerca del monte Olimpo, contaban con una fuerza, al mando del general Henry Maitland Wilson, formada por el 1er Cuerpo de Ejército australiano, al mando del general Thomas Blamey, la 2ª División neozelandesa, al mando del general Bernard Freyberg, dos divisiones británicas y una brigada polaca, que sumaban unos 60.000 hombres.

La operación

Las direcciones de los movimientos y la caída de Tesalónica

El 6 de abril de 1941, a las 00:00 horas, el 12º ejército alemán, precedido por el bombardeo de artillería y acompañado por los bombardeos en picado de los Stuka, cruzó las fronteras de Bulgaria y Yugoslavia para iniciar la invasión de Grecia.

El avance se realizaría siguiendo dos líneas principales en el oeste, las principales fuerzas acorazadas tuvieron que avanzar pasando por Skopje, para cruzar la frontera griega cerca de Florina, mientras que la 2ª división acorazada, al mando del general Rudolf Veiel, tuvo que avanzar en dirección a Strumica para ir hacia Salónica.

El 18º Cuerpo de Montaña se encargó de cruzar la llamada línea Metaxas, una barrera fortificada de unos 150 kilómetros de longitud a lo largo de la frontera búlgara, guarnecida por unidades del Ejército griego de Macedonia Oriental, al mando del general Konstantinos Bakopoulos, mientras que las unidades de infantería alemanas, complementadas por tropas búlgaras, se encargaron de ocupar Xanthi y Komotini, y con ellas la región de Macedonia Oriental y Tracia, Tasos, Samotracia y las islas del Egeo frente a Turquía.

Las primeras unidades que avanzaron hacia la línea de Metaxas fueron las divisiones de montaña 5ª y 6ª, al mando de los generales Julius Ringel y Ferdinand Schörner respectivamente, y a finales del día 7, la primera, a pesar de algunos intentos de contraataque por parte de las unidades griegas, consiguió abrirse paso, mientras que la segunda, cruzando el paso de Rupel a unos 2.500 metros de altitud, descendió hacia el valle, alcanzando la línea de ferrocarril que conducía a Salónica.

La línea Metaxas, que terminaba en el punto fronterizo entre Bulgaria y Yugoslavia, fue atravesada en el lado oriental por las dos divisiones de infantería del XXX Cuerpo, al mando del general Otto Hartmann, la 50ª, al mando del general Karl-Adolf Hollidt, y la 16ª, al mando del general Sigfrid Henrici, y en el lado occidental por la 2ª división acorazada y la 72ª división de infantería, al mando del general Philipp Müller-Gebhard, que cruzaron el paso de Strumica hacia la frontera greco-yugoslava, que fue atravesada con muy poca resistencia.

La velocidad de los panzers alemanes permitió a la unidad acorazada alemana llegar a la retaguardia del Ejército griego de Macedonia Oriental, que, tras la rápida ocupación de Salónica el 9 de abril, se rindió incondicionalmente.

El cerco de los ejércitos griegos en Albania

Al mismo tiempo que el ataque contra la línea Metaxas, el XV Cuerpo, al mando del general Georg Stumme, avanzó a través de Yugoslavia, conquistando la ciudad de Skopje el 7 de abril y dirigiéndose hacia Monastir, que fue alcanzada el día 10, continuando hacia Prilep y Bitolj, cerca de la frontera griega, que fue cruzada al día siguiente.

El rápido avance de las tropas acorazadas alemanas estaba sentando las bases para un posible cerco de los dos ejércitos griegos comprometidos contra los italianos en territorio albanés, y el contingente aliado, la llamada fuerza W., no tenía medios suficientes para detener el ataque, no disponía de medios suficientes para detenerlo y, por tanto, el general Wilson decidió replegar la línea defensiva en la zona del sur del río Aliacmone y en el monte Olimpo, para aumentar la posibilidad de defensa de la capital, y la retirada fue protegida por algunas unidades de retaguardia, apoyadas por los pocos aviones de la RAF que los británicos tenían a su disposición en ese momento.

A la cabeza de las tropas alemanas se encontraba la división blindada SS Leibstandarte Adolf Hitler, que fue la primera en cruzar la frontera greco-yugoslava y, el día 11, alcanzó la ciudad de Vevi, pero la resistencia de la retaguardia aliada hizo inútiles sus asaltos hasta la llegada de la 9ª división blindada, al mando del general Alfred von Hubicki, que consiguió romper la línea defensiva haciendo retroceder a las tropas aliadas hasta la línea previamente alcanzada por el grueso del contingente al mando del general Wilson.

La ocupación de la ciudad de Vevi permitió a los alemanes alcanzar su objetivo de aislar a los dos ejércitos griegos que se enfrentaban a los italianos: El 13 de abril, el general Stumme ordenó al Leibstandarte Adolf Hitler que se uniera a la 73ª División de Infantería, al mando del general Bruno Bieler, y se dirigiera hacia el suroeste, en dirección a Kastoria, para cortar la retirada de los griegos, que habían iniciado su retirada ese mismo día, y, el día 15, la ciudad fue conquistada y se cerraron todas las posibles vías de escape.

Ya el día 12, en cuanto Papagos ordenó a las tropas griegas empeñadas en Albania que comenzaran a retirarse para evitar ser embolsadas, el comandante del ejército de Epiro solicitó a sus superiores que comenzaran a negociar un armisticio, la petición fue rechazada, pero el 20 de abril el comandante del ejército de Macedonia Occidental, Tsolakoglu, tomó la iniciativa y comenzó las negociaciones de rendición sólo con los alemanes.

La retirada del contingente aliado

El 13 de abril, al mismo tiempo que se iniciaba la maniobra de cerco de los ejércitos griegos de Epiro y Macedonia Occidental, la 9ª División Blindada alemana continuaba en dirección a Atenas y, para intentar contrarrestar su avance, el general Wilson sólo disponía de una brigada blindada, posicionada al sur de Tolemaida, donde los ingenieros británicos habían preparado una trampa para los tanques alemanes.

Se voló un puente sobre un profundo canal que hacía intransitable el paso de los blindados, pero la estratagema resultó en vano, ya que los panzers consiguieron atravesar un terreno pantanoso, considerado inicialmente intransitable, y atacaron, apoyados por la Luftwaffe, a los tanques aliados, destruyendo 32 de ellos y continuando su avance. La situación indujo a Wilson a retroceder aún más porque, tras la conquista de Salónica por el XVIII Cuerpo de Montaña, éste avanzaba hacia el sur a lo largo del Mar Egeo, arriesgándose a cerrar en vilo todo el contingente aliado y el general Papagos desarrolló la idea de sugerir la evacuación del contingente aliado de Grecia.

 El comandante británico no consideró posible otra solución y ordenó la retirada en dirección al paso de las Termópilas, dejando algunas unidades en la retaguardia para frenar el avance alemán, para intentar llegar a Atenas, con el fin de permitir a los soldados embarcarse hacia Creta o Alejandría.

El 14 de abril, la 9ª división acorazada alemana conquistó la ciudad de Kozani, estableciendo una cabeza de puente al sur del río Aliakmon, pero la resistencia de las unidades de retaguardia de la 2ª división neozelandesa consiguió contener su avance y el general Stumme se vio obligado a ordenar la 5ª división acorazada, al mando del general Gustav Fehn, recién llegado de Yugoslavia donde había servido en el 1º grupo acorazado, al mando del general Paul Ludwig Ewald von Kleist, para dirigirse hacia el oeste, hacia Grevena, con el fin de evitar el paso tenazmente ocupado por las tropas del general Freyberg. Pero debido a que el terreno era difícil de atravesar para los vehículos blindados, la división tardó cuatro días en alcanzarlo, lo que permitió a las tropas de Wilson continuar la retirada del ala occidental de su despliegue hacia las Termópilas.

Al mismo tiempo, al este, la 2ª División Blindada alemana continuaba su marcha hacia el sur, seguida por el 18º Cuerpo de Montaña, pero, incluso en ese lado de la alineación, el terreno dificultaba enormemente el movimiento de los carros de combate y, para no perder velocidad, el general Veiel ordenó que una división de motos precediera el avance.

El 15 de abril, bajo la presión de las divisiones panzer y de infantería que sortearon las posiciones defensivas, los neozelandeses se vieron obligados a retirarse hacia el desfiladero del río Peneo, que representaba el último obstáculo natural frente a las Termópilas.

El 16 de abril se ordenó a las 5ª y 6ª Divisiones de Montaña que flanquearan el desfiladero por donde debía pasar la 2ª División Acorazada, que atacó el 18, cruzó el río y llegó a Larissa el 19 de abril, infligiendo grandes pérdidas al enemigo, mientras, en el centro del frente, la 5ª división acorazada ocupó Trikala, cerrando en vilo a las fuerzas de retaguardia aliadas que protegían la retirada del contingente principal, impidiéndoles unirse a la línea defensiva preparada por Wilson en el paso de las Termópilas.

La rendición del ejército griego

El 20 de abril, las 5ª y 2ª Divisiones Acorazadas alemanas, puntos avanzados de sus respectivos cuerpos, continuaron en dirección a las Termópilas, mientras que en Atenas se desarrollaba una intensa actividad entre la cúpula militar aliada y las autoridades griegas: el 19 de abril se celebró una reunión entre el rey Jorge II, el general Papagos y los generales ingleses Wilson y Wavell, donde se definieron los términos de la evacuación del contingente aliado.

Al mismo tiempo, en el norte, el general Tsolakoglu, desobedeciendo las directivas que había recibido anteriormente, aceptó firmar la rendición del 1er Ejército griego en manos de Josef Dietrich y al mismo tiempo de todas las fuerzas armadas del país, rendición que se formalizó el 21 de abril al mando del 12º Ejército alemán.

La noticia de las negociaciones llegó a Mussolini a través del general Alfredo Guzzoni que, tras una conversación telefónica con el general Enno von Rintelen, había sido informado por éste de que el mariscal de campo List había pedido al general Cavallero que detuviera el avance de las tropas italianas para no entorpecer las negociaciones de armisticio en curso con el general Tsolakoglu.

El Duce recibió con indignación la comunicación del general Guzzoni y exigió que se formalizara el armisticio en presencia de los representantes italianos, y, con este fin, durante todo el día se produjeron comunicaciones entre los ministerios de Asuntos Exteriores de los dos países, con la intervención directa de Galeazzo Ciano y Joachim von Ribbentrop, y, a pesar de las reiteradas protestas de los griegos, se acordó repetir la ceremonia el día 23 en una villa cercana a Salónica, con la presencia del general Ferrero en representación de Italia.

La ocupación de Atenas y el Peloponeso

El 21, el XVIII cuerpo de ejército llegó a Volos, para continuar rápidamente hacia Lamia, situada al noroeste de las Termópilas, a la que también llegó la 5ª división acorazada. El 23 de abril las vanguardias de las fuerzas alemanas iniciaron el ataque hacia las Termópilas, que tuvo lugar tanto desde la costa como desde las colinas que dominan el paso.

Lla 6ª División de Montaña, tras un intenso bombardeo de los Stukas, llevó a cabo el primer asalto que, a pesar de la extenuante defensa de las tropas neozelandesas, registró los primeros avances apreciables, mientras que los panzers, retrasados por el terreno que les era inadecuado, sufrieron algunas pérdidas.

El general Freyberg, comandante de la 2ª División neozelandesa, que permaneció en línea con los soldados, recibió la orden de dirigirse hacia uno de los puntos de embarque acordados, pero permaneció en el lugar, iniciando la retirada sólo después de la medianoche. El ataque dirigido por los alemanes al día siguiente rompió las últimas defensas aliadas, permitiendo un rápido avance hacia el sur, y las fuerzas restantes de Wilson retrocedieron hasta Tebas, en un intento de establecer allí una nueva línea de defensa, pero ésta también fue violada el 26 de abril, obligando al contingente a retirarse definitivamente a los puertos del sur de Grecia.

El embarque de las tropas aliadas podría haber tenido lugar con relativa facilidad desde el puerto del Pireo, pero un bombardeo, que tuvo lugar el 6 de abril, el día en que comenzó la Operación Marita, había reducido mucho su capacidad, por lo que tuvieron que dirigirse a algunos puertos pequeños de la Grecia continental, como Rafina, Megara y Porto Rafti, y a otros lugares de desembarco en el Peloponeso, como Nafplio, Monemvasia y Kalamai.

El Oberkommando der Wehrmacht, para cortar la retirada del contingente aliado, preparó rápidamente un plan para bloquear el canal de Corinto y atrapar a las unidades que aún debían cruzar el puente y, el 26 de abril, unidades de la 7ª División de Paracaidistas se lanzaron sobre Corinto y cerca del puente, pero los británicos consiguieron volarlo, haciendo ineficaz la acción alemana, pero muchos de los soldados aliados que ya habían cruzado el puente y que no pudieron llegar a tiempo para embarcar fueron, sin embargo, hechos prisioneros por las unidades de la división Leibstandarte que estaban ocupando rápidamente todo el Peloponeso.

El 27 de abril, las 2ª y 5ª Divisiones Acorazadas entraron en Atenas e izaron la bandera alemana en la Acrópolis, poniendo fin a las hostilidades en la Grecia continental. La Operación Marita se había completado en tres semanas con pérdidas modestas y, durante la campaña y en los días inmediatamente posteriores, las islas del Mar Egeo y del Mar Jónico caerían una tras otra ante las fuerzas del Eje, con la única excepción de Creta.

Ésta, en opinión de Hitler, debía ser conquistada para evitar el peligro que suponía para las operaciones alemanas e italianas en el Mediterráneo la actividad aérea o naval desde la isla e, inmediatamente después de que las tropas de la Wehrmacht entraran en la capital, dio instrucciones para la preparación de un plan, la llamada Operación Merkur, para la ocupación de Creta.

La invasión de Creta

La «Operación Merkur», el plan de conquista de la isla de Creta, comenzó el 20 de mayo, cuando alrededor de 3.000 paracaidistas de la 7ª División de Paracaidistas, al mando del general Wilhelm Süssmann, pertenecientes al 11º Cuerpo de la Luftwaffe, al mando del general Kurt Student, precedidos de un intenso bombardeo aéreo, fueron lanzados sobre la isla como primera oleada para ocupar rápidamente las pistas de aterrizaje de Heraklion, Maléme y Rhethymos, y los puertos de Chania, Kissamos, Mires, Sfakia, Suda y Messara.

La segunda oleada, compuesta por divisiones de la 5ª División de Montaña, desembarcaría en las laderas recién conquistadas y a las operaciones aerotransportadas les seguiría la llegada por mar, bajo la protección de la Regia Marina, de otras 6.000 hombres, complementados con equipo pesado, concretamente artillería, camiones y algunos tanques ligeros de la 5ª División Blindada.

El Estado Mayor del OKW había pedido previamente que las fuerzas se utilizaran para la ocupación de la isla de Malta, considerada más peligrosa para las rutas marítimas del Eje hacia el norte de África. Pero el general Student se opuso, argumentando que las fuerzas aliadas en la isla, combinadas con su fuerte defensa aérea, harían imposible un ataque desde el aire, mientras que la guarnición de Creta, compuesta, a excepción de una brigada británica que ya se encontraba en la isla, por supervivientes de la evacuación de Grecia y reservistas del ejército griego, y sin prácticamente ninguna aviación, podría verse desbordada por una rápida acción desde el aire.

Los paracaidistas alemanes sufrieron muchas pérdidas durante el desembarco, o inmediatamente después, al ser atacados no sólo por los soldados aliados sino también por la población civil, y el sturmregiment, comandado por el general Eugen Meindl, encargado de tomar el aeródromo de Maléme, se quedó, a finales del 20 de mayo, con menos de 1.000 de sus 3.000 soldados a su salida y ninguna de las pistas de aterrizaje fue ocupada durante el primer día.

La acción desde el mar también fue obstaculizada por la Royal Navy, que consiguió hundir varios barcos de la flotilla que se dirigía a la isla, pero, entre el 20 y el 22 de mayo, los aviones alemanes dañaron gravemente el acorazado HMS Warspite y consiguieron hundir dos cruceros ligeros, el HMS Gloucester y el HMS Fiji, y cuatro destructores, con la ayuda también de la Regia Aeronautica, cuyos bombarderos CANT Z.1007 hundió el destructor HMS Juno.

A pesar de que la pista de Maléme seguía en manos de los Aliados, los aviones de transporte Junkers Ju 52 aterrizaron allí bajo el fuego enemigo, desembarcando a unos 650 hombres de la 5ª División de Montaña y consiguiendo conquistar el primer aeródromo que, a pesar del intento de contraataque de las divisiones neozelandesas el 22 de mayo, se mantuvo, a pesar de que el aeródromo seguía en manos de los Aliados, que tuvo lugar el 22 de mayo, permitió el desembarco de refuerzos alemanes y la continua acción de los Stuka y Zerstörer Messerschmitt Bf 110, que bombardearon y ametrallaron continuamente a las tropas del general Freyberg, le indujeron a iniciar una retirada hacia el oeste.

La retirada permitió a los alemanes introducir fuerzas cada vez mayores sin ser molestados y, el 23 de mayo, la 5ª División de Montaña había desembarcado casi por completo en la isla, empezando a ganar terreno hacia el este. El general Ringel, comandante de las operaciones terrestres en Creta, decidió dividir las fuerzas que habían desembarcado en Maléme: los paracaidistas debían avanzar por la carretera costera del norte de la isla, mientras que las tropas de montaña debían dirigirse al sur, marchando por el terreno montañoso, para tomar a los aliados por la espalda.

La situación se tornaba rápidamente a favor de los alemanes y, el día 26, el general Freyberg se comunicó con el Mando de Oriente Medio e informó al general Wavell de que la pérdida de Creta era ya sólo cuestión de tiempo y, para evitar que la Luftwaffe hiciera imposible una evacuación, se decidió evacuarla al día siguiente: la guarnición de Candia fue evacuada el 28 de mayo, la guarnición de Retimo no pudo ser alcanzada por la Royal Navy y tuvo que ser abandonada y, en los tres días siguientes, todas las posiciones defensivas fueron abandonadas y el grueso de las tropas de la isla se dirigió a través de las montañas hacia el puerto de Sfakia, donde llegaban unidades navales aliadas para recogerlas.

El 1 de junio se completó la evacuación de la guarnición aliada: de los aproximadamente 32.000 hombres que había en la isla, 18.000 pudieron salvarse, mientras que el resto pereció o fue hecho prisionero por los alemanes. Por otra parte, los alemanes sufrieron la pérdida de aproximadamente 3.700 hombres y unos 2.500 heridos, en su mayoría paracaidistas, e incluso la propia estructura de transporte aéreo había sufrido graves daños, ya que 220 de los 600 aviones de transporte habían sido destruidos, y estas pérdidas resultaron más tarde completamente desproporcionadas con respecto al resultado obtenido.

La partición de Grecia y el Estado helénico

Con el fin de las hostilidades en Atenas se estableció un gobierno militar griego y un estado títere-colaborador, el Estado Helénico (29 de abril de 1941 – 12 de octubre de 1944), encabezado por el teniente general Georgios Tsolakoglu (29 de abril de 1941 – 2 de diciembre de 1942), Luego siguieron el profesor de medicina Konstantinos Logothetopoulos (2 de diciembre de 1942 – 7 de abril de 1943) y el político Iōannīs Rallīs (7 de abril de 1943 – 12 de octubre de 1944), sometidos sin embargo al control de la Alemania nazi y la Italia fascista.

El país heleno fue ocupado y dividido en zonas de influencia entre las fuerzas victoriosas, es decir, Italia, Alemania y Bulgaria.

  • La Alemania nazi ocupó militarmente el centro y el este de Macedonia con el importante puerto de Salónica, la capital Atenas, las islas del Egeo Norte y parte de la isla de Creta.
  • El Reino de Bulgaria obtuvo Tracia.
  • La Italia fascista, que ya estaba presente en el Egeo con sus posesiones en el Dodecaneso, se hizo con el control de la mayor parte de la Grecia continental y de las islas Jónicas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *