Operación Husky

El 10 de julio de 1943, las tropas aliadas lanzaron la Operación Husky. Esto marca el inicio del desembarco en Sicilia y la invasión de la Italia fascista.

Ataque al corazón del Mediterráneo

En la conferencia de Casablanca de enero de 1943, el mando aliado, tras el deseo de Churchill de pasar al contraataque en Europa y la petición de Stalin de abrir un nuevo frente para aliviar la presión alemana en el frente ruso, orientó su estrategia hacia una nueva ofensiva en el frente mediterráneo tras la rendición de las fuerzas del Eje en el norte de África, que tuvo lugar en mayo de ese mismo año.

Varios son los objetivos posibles pero, bajo la presión británica, considerando la proximidad con las bases de partida aliadas y la posibilidad de asegurar las rutas en el Mediterráneo, los aliados eligen Sicilia como objetivo de la Operación Husky. Aunque las mejores tropas del Eje en la zona del Mediterráneo fueron derrotadas en Túnez, los Aliados temían la posibilidad de que la presencia de grandes tropas alemanas mejor armadas y entrenadas que las italianas pudiera llevar al fracaso de las operaciones.

Para confundir al mando alemán y obligarle a desplegar sus tropas en zonas alejadas de la línea del frente, el servicio secreto británico idea la Operación Mincemeat. El cadáver de un falso oficial británico, víctima de un amago de planes estratégicos falsos en los que se señalan Cerdeña y Grecia como objetivos principales y Sicilia como objetivo de distracción, es abandonado en la costa española. Los alemanes llaman al farol y mueven valiosas divisiones a Cerdeña y Grecia, dejando un número limitado de unidades en Sicilia.

Lugares de desembarco en Sicilia

El 3 de mayo de 1943 se ultimaron los planes de la operación. Al amanecer del 10 de julio de 1943, el 7º Ejército estadounidense al mando de George Patton y el 8º Ejército británico al mando de Bernard Montgomery, unos 150.000 hombres en total con 600 tanques, desembarcaron en el este y el sur de la isla, en veintiséis puntos a lo largo de 150 km de costa: los estadounidenses en el sector entre Scoglitti, Gela y Licata, los británicos entre Siracusa y Pachino, precedidos por el lanzamiento nocturno de dos divisiones aerotransportadas y bombardeos aéreos y navales.

Una vez establecidas las cabezas de puente, Montgomery se dirigió directamente al norte, hacia Mesina, para cortar la capacidad del enemigo de reforzar la isla a través del estrecho, mientras Patton ocupaba el resto de la isla, protegiendo el flanco izquierdo británico.

Las tropas del Eje en la isla ascendían a 220.000 hombres, 60.000 de ellos alemanes, con 250 tanques. Estas tropas formaban el VI ejército bajo el mando del general Alfredo Guzzoni, compuesto por cuatro divisiones de infantería italianas y tropas de defensa costera y las divisiones alemanas “Hermann Goering” y 15ª Panzer Grenadier bajo el mando del general Hans Hube.

La organización de una defensa eficaz de la isla fue compleja debido a los desacuerdos entre los mandos italianos, el creciente clima de descontento con el gobierno de Mussolini y la presencia cada vez más inoportuna del ahora incómodo aliado alemán en territorio italiano.

Consciente de un probable desembarco aliado en la parte oriental de la isla, Guzzoni trató de mejorar al máximo la defensa costera siciliana y desplegó las divisiones Nápoles, Leghorn y “Hermann Goering” en las alturas al norte del Golfo de Gela, preparadas para futuros contraataques, dejando la defensa de las playas a las débiles unidades costeras.

Operación Husky: el desembarco en Sicilia el 10 de julio de 1943

Aunque una tormenta retrasó el reagrupamiento de las fuerzas de invasión, este acontecimiento inesperado garantizó el éxito absoluto del desembarco. Al amanecer del 10 de julio de 1943, las tropas italianas fueron tomadas por sorpresa y ofrecieron poca resistencia, permitiendo a las tropas invasoras establecer cabezas de puente seguras con la captura de cientos de prisioneros. Las divisiones aerotransportadas 82 americana y 1ª británica, aunque dispersas en un radio de 80 km, ocuparon objetivos estratégicos, abriendo el camino a la penetración estratégica aliada.

La reacción italo-alemana no se hizo esperar y golpeó de lleno al sector americano. A las 10:30 horas, un grupo blindado italiano formado por 32 tanques Renault R35 apuntó a Gela, directamente contra la cabeza de puente de la 1ª División de Infantería y los Rangers estadounidenses.

Debido a la afluencia de suministros en las playas reina el caos y las fuerzas acorazadas aún no han desembarcado, por lo que la cabeza de puente está en peligro. A pesar de que varios tanques son destruidos por los Bazookas, los tanques italianos se adentran en la plaza de Gela sólo para ser destruidos por el bombardeo de los acorazados. Los tanques Tiger de la división “Hermann Goering” procedentes de Caltagirone hacen su aparición al día siguiente, pero son rechazados por las fuerzas blindadas estadounidenses y el fuego de los acorazados.

Para los británicos, la situación fue más tranquila: una vez aseguradas las cabezas de puente, no sufrieron ningún contraataque y ocuparon fácilmente el extremo sureste de la isla, tomando Siracusa y Augusta.

La conquista de Sicilia

Tras rechazar los primeros intentos de contraataque, los aliados avanzaron hacia el interior. El 13 de julio el 8º Ejército apuntó a la llanura de Catania. El mando alemán envió a la 1ª división Fallschirmjager (aerotransportada) a reforzar el sector para vigilar el estratégico puente de Primosole, el punto de acceso a la llanura. Tras una dura lucha con los paracaidistas británicos, los alemanes ocuparon el puente y fueron necesarios tres días de lucha con el apoyo de los tanques Sherman para romper la resistencia enemiga.

Con la continua afluencia de refuerzos alemanes al sector, el avance de Montgomery a través de la llanura se paralizó y el VIII ejército tuvo que intentar sortear la llanura a través de Enna y las montañas del escarpado interior de Sicilia. Mientras tanto, el 7º Ejército de Patton llegó a Palermo el 22 de julio, ocupando la mal defendida Sicilia occidental en un rápido y enérgico avance.

En este momento, el papel de punta de lanza de las tropas británicas pasó a las tropas estadounidenses. Se planeó una ofensiva conjunta hacia Messina para finales de julio. Consciente de no poder defender la isla hasta el final, el mando alemán ordenó al general Hans-Hube, nuevo comandante de operaciones, que llevara a cabo una acción de desarticulación para evacuar el grueso de las fuerzas del Eje hacia la península.

Los alemanes retiran sus tropas a lo largo de la Línea del Etna, un cordón defensivo que conectaba el Etna y la llanura de Catania con Troina y terminaba en la costa del Tirreno en San Fratello. La batalla más cruenta es la de Troina: las tropas italo-alemanas mantienen la posición hasta el 5 de agosto y la 15ª División Panzer de Granaderos pierde el 40% de sus hombres luchando contra la 1ª División de Infantería estadounidense.

A partir de este momento, las tropas comenzaron su evacuación, abandonando la Línea del Etna para llevar a cabo una dura retirada. La ofensiva aliada no fue, sin embargo, un éxito total: tanto Patton como Montgomery lanzaron varios ataques anfibios para flanquear las defensas alemanas sin conseguir, sin embargo, su propósito.

Con la retirada de las tropas italo-alemanas, el avance aliado continuó inexorablemente hacia Mesina, alcanzada por los estadounidenses en la mañana del 16 de agosto, justo antes que las tropas británicas, que fueron recibidas por los abucheos de un eufórico general Patton, feliz de haber ganado la partida a los británicos.

La evacuación de Sicilia

En sólo seis días, 40.000 alemanes y 60.000 italianos fueron evacuados de la isla, sin la intervención de las fuerzas navales aliadas. En este caso, los aliados mostraron demasiada indeterminación en sus acciones: con una simple operación de desembarco en la punta de Calabria, más de 100.000 soldados del Eje habrían sido rodeados y la victoria aliada habría sido completa.

La Operación Husky no sólo fue una especie de ensayo general para el desembarco de Normandía, sino que fue la operación militar que asestó el golpe de gracia al régimen de Benito Mussolini, que había caído el 25 de julio de 1943, y permitió a los Aliados abrir el nuevo frente europeo que pedía Iosif Stalin.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *