Operación Hannibal

En enero de 1945, la guerra se presentaba sombría para Alemania. En el oeste, las fuerzas aliadas habían rechazado la última ofensiva de Hitler en el bosque de las Ardenas, mientras que, en el sur, la campaña italiana también estaba en las últimas.

Sin embargo, la mayor preocupación de Adolf Hitler en ese momento no era lo que ocurría en el Oeste o en el Sur, sino lo que ocurría en el Este.

En ese momento, los soviéticos estaban haciendo grandes incursiones en el corazón de Alemania. No sólo habían entrado ya en la Prusia Oriental alemana, sino que a mediados de enero habían liberado también Varsovia. El ímpetu soviético era muy grande, y no tenía intención de frenar hasta que sus ejércitos llegaran a Berlín.

En respuesta a esta oleada, el almirante Karl Dönitz inició una de las mayores evacuaciones marítimas de la historia: Operación Hannibal u Operación Aníbal.

La Operación Hannibal parece haber tenido dos intenciones. Se trataba de evacuar al personal militar y a las tropas que aún podían ser enviadas a otro teatro. Pero también debía evacuar a muchos, muchos miles de refugiados civiles. Estos refugiados, que eran en su mayoría alemanes, habían sido empujados hacia el oeste por miedo al Ejército Rojo.

La operación fue excepcionalmente desordenada en su diseño. Utilizaron casi cualquier barco que pudieran conseguir. Cruceros, cargueros, barcos de pesca y otras embarcaciones: los alemanes los reclutaron a todos para ayudar en esta evacuación. Realmente, fue el equivalente alemán de Dunkerque.

Uno de los cruceros involucrados fue el Wilhelm Gustloff. El Gustloff había sido el buque insignia de la flota de cruceros de la organización nazi de ocio Kraft durch Freude (Fuerza por la Alegría) antes de la guerra y ya había servido como barco hospital y como barco cuartel para la flota de submarinos en el Báltico oriental. Ahora, fue llamado para ayudar a la evacuación.

El Gustloff en 1939, tras su reasignación como buque hospital.
Bundesarchiv, B 145 Bild-P094443 / CC-BY-SA 3.0

La decisión fue probablemente fácil para los alemanes. El crucero había sido diseñado a propósito para ser el mayor barco del régimen nazi en tiempos de paz y estaba pensado para transportar a 2.000 personas. Sin embargo, durante la evacuación había unas 11.000 personas en el barco, de las cuales 9.500 murieron cuando el Gustloff fue alcanzado y hundido por un submarino soviético. Esto lo convirtió en el mayor desastre marítimo de la historia.

Junto con su tamaño, la ubicación del Gustloff antes de la operación también había parecido beneficiosa. El Gustloff había estado sirviendo como buque cuartel para el personal de los submarinos en el Báltico oriental.

Varios barcos hicieron varias travesías hacia y desde Gdynia, evacuando a muchos miles de refugiados y soldados heridos.

Los evacuados de la Operación Hannibal llegan a un puerto occidental que ya había sido ocupado por las tropas británicas.
Bundesarchiv, Bild 146-2004-0127 / CC-BY-SA 3.0

Uno de ellos se llamaba Deutschland, otro crucero algo más pequeño que el Gustloff. El Deutschland realizó siete travesías por el mar Báltico desde Gdynia hasta Kiel, y sacó a decenas de miles de refugiados y soldados heridos.

Al final de la evacuación, entre 800.000 y 900.000 civiles alemanes y 350.000 soldados habían sido evacuados con éxito a Kiel. Aunque la historiografía occidental rara vez menciona la escala y la hazaña de la Operación Hannibal, fue la mayor evacuación por mar de la historia.