Con tu compra haces posible una web con más contenidos y libre de publicidad, ¡gracias!👍

Operación Crusader

Tobruk había sido invadida desde el 10 de abril de 1941 por las últimas etapas del avance “Sonnenblume” de las fuerzas alemanas recién llegadas del Generalleutnant (desde el 1 de julio, General) Erwin Rommel.

La operación para levantar el asedio fue llevada a cabo por el 8º Ejército del Teniente General Sir Alan Cunningham, bajo el control general del General Sir Claude Auchinleck, al mando de las fuerzas británicas en Oriente Medio, y reflejaba el hecho de que el fracaso de la “Operación Battleaxe” había impulsado al Primer Ministro Winston Churchill a exigir la sustitución del General Sir Archibald Wavell por Auchinleck, que tenía instrucciones estrictas de lanzar una gran ofensiva lo más rápidamente posible.

En ese momento, Tobruk estaba en manos de la 70ª División del general de división R. M. Scobie (tres brigadas de infantería), la Brigada Independiente de Fusileros de los Cárpatos del general Stanislaw Kopański y la 32ª Brigada de Tanques del Ejército del brigadier A. C. Willison.

Para apoyar a la “Operación Crusader”, el 18 de noviembre las balandras australianas Parramatta y Yarra escoltaron al buque de municiones Hanne, de 1.360 toneladas, desde Alejandría a Tobruk.

Bajo la presión de Churchill para que apoyara a “Crusader”, el 23 de noviembre el almirante Sir Andrew Cunningham hizo zarpar a la Flota del Mediterráneo desde Alejandría en dos grupos.

Un torpedo lanzado desde el aire por un avión de guerra del Eje dañó el buque de desembarco Glenroy, de 9.809 toneladas, cuando entregaba suministros para Tobruk y, tras ser remolcado por el crucero antiaéreo ligero Carlisle, escoltado por los destructores de escolta Avon Vale y Eridge, quedó varado en Mersa Matruh.

Las tropas del buque de desembarco fueron transferidas al destructor de escolta Farndale, que las llevó a Tobruk. Los destructores Hasty, Jackal, Kipling, Napier y Nizam recibieron la orden de asistir al buque de desembarco. La balandra Flamingo y el remolcador St Issey partieron de Alejandría.

El Glenroy fue reflotado el 27 de noviembre y remolcado por los remolcadores St Issey y St Monace, escoltados por los destructores y dos arrastreros antisubmarinos, reforzados posteriormente por el destructor de escolta Avon Vale y más tarde aún por los destructores de escolta Eridge y Farndale. Glenroy llegó a Alejandría el 29 de noviembre.

En vísperas de la “Operación Crusader” y excluyendo la guarnición de Tobruk, el 8º Ejército se desplegó con el XIII Cuerpo del Teniente General A. R. Godwin-Austen a la derecha y el XXX Cuerpo del Teniente General C. W. M. Norrie a la izquierda.

En total, el 8º Ejército era una fuerza motorizada y parcialmente blindada con 724 tanques en sus unidades de primera línea y 200 en la reserva. Los 16 escuadrones de cazas, ocho de bombarderos y tres de reconocimiento de la Fuerza Aérea del Desierto Occidental del Vicemariscal H. Coningham, que contaba con unos 1.000 aviones, proporcionaban un potente apoyo aéreo.

Al otro lado de la línea del frente, las fuerzas combinadas alemanas e italianas bajo el mando del Generale d’Armata Ettore Bastico, gobernador de Libia y comandante en jefe de las fuerzas del Eje en Libia, estaban compuestas por el XX Corpo d’Arm ata italiano de Gastone Gambara y el Panzergruppe “Afrika” de Rommel. Las fuerzas del Eje disponían de 414 carros de combate y, en un principio, de 345 aviones útiles, aunque esto último se incrementó posteriormente hasta más de 800.

Para la “Operación Crusader”, Auchinleck ideó un audaz plan en el que el XIII Cuerpo debía utilizar su 4ª División india para inmovilizar a las fuerzas del Eje entre el paso de Halfaya y Sidi Omar, mientras que su 2ª División neozelandesa rodeaba Sidi Omar por el sur y luego golpeaba hacia el norte y después hacia el noreste contra el Fuerte Capuzzo y Sollum en la costa, y el XXX Cuerpo debía atacar aún más al sur antes de girar hacia el noroeste para enfrentarse a las formaciones acorazadas del Eje en la región de Gabr Saleh y sólo entonces empujar hacia el socorro de Tobruk, que resistía contra el XXI Cuerpo de Armada apoyado por la 15ª Panzerdivisión y la División zbV “Afrika” en preparación de la operación prevista por Rommel para tomar Tobruk antes del 4 de diciembre.

En términos generales, el 8º Ejército contaba con 118.000 hombres, 738 carros de combate (477 en el XXX Cuerpo, 135 en el XIII Cuerpo y 126 en la guarnición de Tobruk) y 724 aviones, de los cuales 616 eran utilizables, mientras que las fuerzas del Eje contaban con 119.000 hombres, entre 390 y 414 carros de combate y 536 aviones, de los cuales 342 eran utilizables.

El plan general de Auchinleck debía ser apoyado por el plan de engaño “Collect” para persuadir a la dirección militar del Eje en el Norte de África de que el ataque principal de los Aliados no estaría listo hasta principios de diciembre y que sería un movimiento de flanqueo de barrido a través de Jarabub, un oasis en el borde del Gran Mar de Arena, a más de 150 millas (240 km) al sur del verdadero punto de ataque. Esto tuvo éxito hasta el punto de que Rommel, negándose a creer que un ataque era inminente, no estaba en África cuando se lanzó la “Operación Crussader”.

El 8º Ejército lanzó su ataque por sorpresa antes del amanecer del 18 de noviembre, avanzando hacia el oeste desde su base en Mersa Matruh y cruzando la frontera libia cerca de Fort Maddalena, a unos 80 km al sur de Sidi Omar, y luego empujando hacia el noroeste. El 8º Ejército confiaba en que la Fuerza Aérea del Desierto Occidental le proporcionaría dos días completos sin oposición aérea seria, pero las lluvias torrenciales y las tormentas de la noche anterior a la ofensiva provocaron la cancelación de todas las actividades aéreas que se habían planeado para la interdicción de los aeródromos del Eje y la destrucción de la mayoría de los aviones del Eje en tierra.

A pesar de este contratiempo, todo fue bien al principio para las fuerzas dirigidas por los británicos. La 7ª Brigada Acorazada del brigadier J. H. Anstice de la 7ª División Acorazada avanzó hacia el noroeste en dirección a Tobruk con la 22ª Brigada Acorazada del brigadier J. Scott-Cockburn a su izquierda. El XIII Cuerpo y la 2ª División neozelandesa hicieron su avance de flanqueo con la 4ª Brigada Blindada del brigadier A. H. Gatehouse a la izquierda y la 7ª Brigada india del brigadier H. R. Briggs de la 4ª División india a la derecha en Sidi Omar. El primer día no se encontró ninguna resistencia cuando el 8º Ejército se acercó a las posiciones del Eje.

En la mañana del día siguiente, el avance de la 22ª Brigada Acorazada fue frenado en Bir el Gubi por la 132a Divisione corazzata, que infligió grandes pérdidas a los blindados británicos durante esta fase inicial de la batalla.

En el centro de la división, la 7ª Brigada Acorazada y el 7º Grupo de Apoyo del brigadier J. C. Campbell avanzaron casi hasta la vista de Tobruk y tomaron el aeródromo de Sidi Rezegh, mientras que en el flanco derecho británico la 4ª Brigada Acorazada entró en contacto esa tarde con una fuerza de 60 tanques apoyados por barrerías de 88 mm (3.465 pulgadas) y unidades antitanque de la 21ª Panzerdivisión, que se había desplazado hacia el sur desde Gambut, y se vio envuelta en un intenso combate.

El 20 de noviembre, la 22ª Brigada Blindada libró un segundo combate con la 132a Divisione corazzata y la 7ª Brigada Blindada rechazó un contraataque de la infantería de la División zbV “Afrika” y de la 25a Divisione autotrasportabile en Sidi Rezegh. La 4ª Brigada Blindada libró un segundo combate con la 21ª Panzerdivision, enfrentando la mayor velocidad y agilidad de sus tanques ligeros Stuart contra la mayor potencia de fuego de los tanques alemanes.

El 8º Ejército tuvo la suerte de que la 15ª Panzerdivision había recibido órdenes de dirigirse a Sidi Azeiz, donde no encontró ningún blindaje británico al que enfrentarse. Sin embargo, la 4ª Brigada Blindada pronto empezó a recibir indicaciones de que las dos divisiones Panzer estaban uniendo fuerzas.

En su plan de batalla original, Cunningham esperaba que esto ocurriera para poder hacer que su propia fuerza de tanques, más grande, se enfrentara a los blindados del Deutsches Afrikakorps y los derrotara.

Sin embargo, al unir la 4ª Brigada Blindada al XIII Cuerpo, permitir que la 22ª Brigada Blindada se desviara para luchar contra la 132a Divisione corazzata y permitir que la 7ª Brigada Blindada se dirigiera hacia Tobruk, Cunningham había permitido que su concentración de blindados se dispersara.

Por lo tanto, se ordenó a la 22ª Brigada Acorazada que interrumpiera su lucha con la 132a Divisione corazzata y se desplazara hacia el este para apoyar a la 4ª Brigada Acorazada, dejando a los elementos de infantería y artillería de la 1ª División Sudafricana para que mantuvieran la 132a Divisione corazzata, y la 4ª Brigada Acorazada fue liberada de su tarea de defender el flanco izquierdo del XIII Cuerpo.

Durante la tarde del 20 de noviembre, la 4ª Brigada Blindada se enfrentó a la 15ª Panzerdivision, ya que la 21ª Panzerdivision se había retirado temporalmente para repostar y rearmarse.

Era demasiado tarde para una acción decisiva, pero aun así la 4ª Brigada Blindada perdió unos 40 tanques, y para entonces estaba reducida a menos de dos tercios de su fuerza inicial de 164 tanques. La 22ª Brigada Blindada llegó al anochecer, demasiado tarde para influir realmente en la situación, y durante la noche del 20 al 21 de noviembre Rommel retiró todos sus blindados hacia el noroeste para atacar Sidi Rezegh.

El plan del 8º Ejército para el 21 de noviembre consistía en que la 70ª División saliera de Tobruk y cortara las líneas de comunicación del Eje con las tropas de la frontera egipcia/libia al sureste. Al mismo tiempo, la 7ª Brigada Blindada debía avanzar también desde Sidi Rezegh, en primer lugar para enlazar con las fuerzas de la guarnición de Tobruk en su salida y, en segundo lugar, para arrollar las posiciones del Eje en torno a Tobruk.

Mientras tanto, la 2ª División neozelandesa del XIII Cuerpo debía aprovechar la amenaza en retroceso de la 21ª Panzerdivision y la 15ª Panzerdivision realizando un avance de 48 km (30 millas) hacia el noreste, hacia la zona de Sidi Azeiz, que dominaba las defensas del Eje en Bardia. La fuerza del ataque de la 70ª División sorprendió tácticamente a las fuerzas del Eje, ya que Rommel había subestimado el tamaño de la guarnición y, sobre todo, su fuerza blindada

En la noche del 20 de noviembre, Scobie, al mando de la 70ª División en Tobruk, había ordenado una ruptura.

Aunque el ataque principal de la guarnición de Tobruk, el 21 de noviembre, iba a ser realizado por la 70ª División utilizando la 2/Vigilancia Negra de la 14ª Brigada del brigadier B. H. Chappel, la 2/King’s Own y la 2/Queen’s del teniente coronel R. F. C. Oxley Boyle, y el 4º Regimiento Real de Tanques (con tanques de infantería Matilda) de la 32ª Brigada de Tanques del Ejército de Willison, la Brigada Independiente Polaca de los Cárpatos debía montar su propio ataque de distracción justo antes del amanecer para mantener inmovilizada a la 17a Divisione autotrasportbile.

Los ataques debían ir precedidos de un fuerte bombardeo de artillería, y durante el primer día 100 piezas de artillería debían bombardear las posiciones de la 25a Divisione autotrasportabile, la 27a Divisione autotrasportabile y la 17a Divisione autotrasportabile en el perímetro de Tobruk con 40.000 disparos.

Los combates fueron intensos cuando el triple ataque, formado por la 2/King’s Own a la derecha, la 2/Black Watch en el centro y la 2/Queen’s Own a la izquierda, avanzó para capturar una serie de puntos fuertes preparados que bloqueaban el camino hacia Ed Duda.

Al principio, los italianos se vieron sorprendidos por el bombardeo de artillería que cayó sobre ellos, y una compañía de la 17a Divisione autotrasportabile fue arrollada en la oscuridad previa al amanecer, pero la resistencia de la 25a Divisione autotrasportabile aumentó gradualmente.

A media tarde, los elementos de la 70ª División habían avanzado unos 5,6 km hacia Ed Duda, en la carretera principal de abastecimiento, y luego se detuvieron al quedar claro quela7ª Brigada Blindada no podría enlazar con ellos. El ataque central de la 2/Vigilancia Negra consistió en una carga bajo un intenso fuego de ametralladora, atacando y tomando varios puntos fuertes, hasta llegar al punto fuerte “Tiger”. La 2/Black Watch perdió unos 200 hombres y su oficial al mando. El ataque británico se detuvo lentamente.

Ese mismo día se libró una feroz y costosa acción entre elementos del 155º Regimiento de Infantería ligera, el Artilleriegruppe “Böttcher” y el 5º Regimiento Panzer, por un lado, y las 4ª, 7ª y 22ª Brigadas Acorazadas, por el otro, por la posesión de Sidi Rezegh y las alturas circundantes en poder de la infantería y los cañones antitanque de la 25a Divisione autotrasportabile.

El 22 de noviembre, Scobie ordenó consolidar la posición y ampliar el corredor con la esperanza de que el 8º Ejército aún pudiera efectuar un cruce. El 2/York y el Lancaster de la 14ª Brigada, con apoyo de tanques, tomaron el punto fuerte “Tiger”, dejando un hueco de 7.000 yardas (6400 m) entre el corredor y Ed Duda, pero los intentos de despejar los puntos fuertes “Tugun” y “Dalby Square” fracasaron.

En los combates del 22 de noviembre, los defensores del punto fuerte de “Tugun” hicieron un fuego devastador, reduciendo los efectivos de una compañía atacante a sólo 33 hombres.

El 23 de noviembre, la 70ª División lanzó otro gran ataque contra la 25a Divisione autotrasportabile en un intento de alcanzar la zona de Sidi Rezegh, pero pronto llegó el apoyo de elementos de la 17a Divisione autotrasportabile y frenó el ataque. El 26 de noviembre Scobie ordenó un ataque, que tuvo éxito, sobre la cresta de Ed Duda y en las primeras horas del 27 de noviembre la guarnición de Tobruk había enlazado con una pequeña fuerza de neozelandeses.

La 7ª Brigada Blindada había planeado su ataque al noroeste en dirección a Tobruk para las 08:30 horas del 21 de noviembre, pero a las 07:45 horas las patrullas informaron de la llegada desde el sureste de una masa de blindados del Eje, unos 200 tanques en total.

Por lo tanto, la 7ª Brigada Acorazada, junto con una batería de artillería de campaña, giró para hacer frente a esta amenaza, dejando que las cuatro compañías de infantería y la artillería del 7.º Grupo de Apoyo llevaran a cabo el ataque hacia el noroeste en previsión de ser reforzada por la 5.ª Brigada Sudafricana del brigadier B. F. Armstrong, que se había desprendido de la 1ª División Sudafricana en Bir el Gubi enfrentándose a la 132a Divisione corazzata y que en ese momento se dirigía hacia el norte para unirse a ellos. Sin apoyo acorazado, el ataque del 7º Grupo de Apoyo al noroeste no tuvo éxito, y al final del día, la 7ª Brigada Acorazada había perdido todos sus tanques, excepto 28, y dependía principalmente de la artillería del 7º Grupo de Apoyo para frenar los ataques del Eje.

La 5ª Brigada Sudafricana estaba ahora atrincherada al sureste de Bir el Haiad, pero tenía el blindaje alemán entre ella y Sidi Rezegh. Sin embargo, al anochecer del 21 de noviembre, la 4ª Brigada Acorazada estaba a 13 km al sureste de Sidi Rezegh y la 22ª Brigada Acorazada estaba en contacto con el blindaje alemán en Bir el Haiad, a unos 19 km al suroeste de Sidi Rezegh.

Durante la noche, Rommel volvió a dividir sus fuerzas: la 21ª Panzerdivision pasó a la defensiva junto a la División zbV “Afrika” entre Sidi Rezegh y Tobruk, y la 15ª Panzerdivision se desplazó 24 km (15 millas) hacia el oeste, hacia Gasr el Arid, para preparar un compromiso de maniobra que, según Crüwell, favorecería al Deutsches Afrikakorps.

Esto ofrecía a Rommel una buena oportunidad de abrirse paso hasta Tobruk, ya que toda la 7ª División Blindada estaba concentrada y se enfrentaba sólo a la debilitada 21ª Panzerdivision. Sin embargo, el comandante del XXX Cuerpo, Norrie, era plenamente consciente de que la 7ª División Acorazada contaba ahora con sólo 200 tanques y decidió optar por la cautela.

En su lugar, a primera hora de la tarde, Rommel atacó Sidi Rezegh con la 21ª Panzerdivisión y capturó el aeródromo n un combate desesperado. A pesar de ser considerablemente más débil en cuanto a blindaje, la 21ª Panzerdivisión demostró ser tácticamente superior e hizo retroceder a la 7ª División Acorazada, que perdió otros 50 tanques, la mayoría de los cuales eran vehículos de la 22ª Brigada Acorazada. Los combates en Sidi Rezegh continuaron hasta el 22 de noviembre, y la 5ª Brigada sudafricana se vio envuelta al sur del aeródromo.

El intento de reconquistar el aeródromo fue un fracaso, y el contraataque del Eje empezó a tomar impulso. La 7ª Brigada Acorazada se retiró con todos sus 150 tanques, excepto cuatro, inservibles o destruidos. En cuatro días de combate, el 8º Ejército había perdido 530 tanques frente a las pérdidas del Eje de unos 100 tanques.

En el frente del XIII Cuerpo, el 22 de noviembre la 5ª Brigada neozelandesa del brigadier J. Hargest, de la 2ª División neozelandesa, se extendió a su derecha y avanzó hacia el noreste para capturar el Fuerte Capuzzo en la carretera principal que une Sollum y Bardia.

Sin embargo, el ataque de la brigada a Bir Ghirba, al sur del Fuerte Capuzzo y donde se encontraba el cuartel general de la 55ª Divisione autotrasportabile, no tuvo éxito. Más al sur, la 7ª Brigada india de Briggs tomó Sidi Omar y la mayoría de los puntos fuertes del lado libio de la frontera, pero las pérdidas de sus unidades de tanques de apoyo hicieron inviables los ataques a los demás puntos fuertes hasta que llegaran más blindados.

El 23 de noviembre, la 5ª Brigada neozelandesa mantuvo su avance hacia el sureste a lo largo de la carretera del Fuerte Capuzzo hacia Sollum, y así aisló las posiciones de las fuerzas del Eje en la zona de Sidi Omar, Sollum y Halfaya de Bardia y su ruta de suministro. Mientras tanto, la 6ª Brigada neozelandesa del brigadier H. W. Barrowclough, situada en el flanco izquierdo de la división en Bir el Hariga, había recibido órdenes de desplazarse hacia el noroeste a lo largo del Trigh Capuzzo (la pista que lleva de Capuzzo a El Adem) y ayudar a la 7ª División Acorazada en Sidi Rezegh.

La brigada llegó a Bir el Chleta, a unos 24 km al este de Sidi Rezegh, con las primeras luces del día 23 de noviembre, y luego se retrasó por un intenso tiroteo tras tropezar inadvertidamente con el cuartel general del Deutsches Afrikakorps. El cuartel general fue destruido y la mayor parte de su personal capturado, aunque Crüwell no estaba presente en ese momento y por tanto escapó. Como resultado, no llegaron suministros a ninguna de las divisiones Panzer durante este día.

Más tarde, ese mismo día, se ordenó a las 4ª Brigada neozelandesa del brigadier L. M. Inglis que se dirigiera hacia el oeste, pero al norte de la 6ª Brigada neozelandesa, para presionar a los sitiadores de Tobruk, mientras la 5ª Brigada neozelandesa seguía cubriendo Bardia y las posiciones de Sollum y Halfaya.

El 23 de noviembre, Rommel concentró sus dos divisiones Panzer y la 132a Divisione corazzata en un ataque coordinado destinado a cortar y destruir el resto del XXX Cuerpo como punto de partida del “Brandung”.

En esto el comandante alemán era algo optimista, pero en la bolsa que Rommel esperaba destruir estaban los restos de la 7ª División Acorazada, la 5ª Brigada Sudafricana y elementos de la recién llegada 6ª Brigada Neozelandesa. Hubo una lucha desesperada y cada bando sufrió grandes pérdidas. Al final del día, la 5ª Brigada sudafricana había sido destruida y lo que quedaba de la fuerza defensora salió de la bolsa, dirigiéndose al sur en dirección a Bir el Gubi.

Tras el éxito de Rommel en Sidi Rezegh, el Comando Supremo (cuartel general italiano en Roma) acordó poner el XX Cuerpo, compuesto por la 132a Divisione corazzata y la 101a Divisione motorizzata, bajo el mando directo de Rommel. Para el 23 de noviembre, la 132a Divisione corazzata, la 101a Divisione motorizzata y la 55a Divisione autotrasportabile habían destruido probablemente unos 200 tanques británicos e inutilizado un número similar. En términos generales, las fuerzas del Eje habían destruido sin duda más de 350 tanques y dañado gravemente otros 150 en el periodo comprendido entre el 19 y el 23 de noviembre.

Tras considerar la mejor manera de explotar su éxito, y teniendo en cuenta que después de la batalla el Deutsches Afrikakorps sólo disponía de 40 tanques para la acción inmediata, Rommel decidió que su primera prioridad, ahora que la amenaza inmediata del relevo de Tobruk había terminado, era reimponerse en las posiciones fronterizas.

El 24 de noviembre, por tanto, comenzó el “Brandung” cuando el Deutsches Afrikakorps y la 32a Divisione corazzata se dirigieron a Sidi Omar, dispersando en el proceso las unidades de apoyo, principalmente de retaguardia, que se encontraban en su camino, y también dividiendo el XXX Cuerpo y casi cortando el XIII Cuerpo. Tras llegar a la frontera egipcia/libia, Rommel planeó atacar y rodear a las considerables fuerzas que pensaba erróneamente que estaban invirtiendo los bastiones fronterizos del Eje.

Este gran golpe, que Rommel pensó que destruiría efectivamente la capacidad de combate del 8º Ejército, fue revelado por los acontecimientos como un error, y que probablemente se habrían obtenido mayores resultados con nuevos empujes hacia el cuartel general del 8º Ejército, los principales depósitos de suministros británicos y las principales pistas aéreas de la Fuerza Aérea del Desierto Occidental.

La esperanza de Rommel era levantar el asedio británico a Bardia, Sollum y Halfaya, y también suponer una amenaza lo suficientemente grande para la retaguardia británica como para poner fin a la “Operación Crusader”. El pensamiento de Rommel se derivaba del hecho de que la 7ª División Acorazada había sido derrotada, pero al mismo tiempo el comandante alemán ignoró los informes de inteligencia sobre los depósitos de suministros británicos que se encontraban en su camino en la frontera, y esto le costaría la batalla.

El 25 de noviembre, la 15ª Panzerdivision partió hacia el noreste en dirección a Sidi Azeiz, y pronto descubrió que se adentraba en un desierto vacío y no en una zona ocupada por fuerzas importantes que invertían el sector norte de las posiciones fronterizas del Eje. Además, la división había sido encontrada por la Fuerza Aérea del Desierto Occidental y fue atacada constantemente desde el aire

Al sur de las posiciones fronterizas, el 5º Panzerregimiento de la 21ª Panzerdivision atacó las posiciones de la 7ª Brigada india en Sidi Omar y fue repelido por el fuego de los cañones/howitzers de 25 pdr del 1º Regimiento de Campo de la Real Artillería que disparaban con miras abiertas a una distancia de 550 yardas (545 m).

Un segundo ataque provocó la destrucción efectiva del 5º Regimiento Panzer al final del día. Mientras tanto, los demás elementos de la 21ª Panzerdivisión habían avanzado hacia el noreste en dirección a Halfaya. Al anochecer del 25 de noviembre, la 15ª Panzerdivisión se encontraba al oeste de Sidi Azeiz, donde se encontraba el cuartel general de la 5ª Brigada neozelandesa, pero con una fuerza de sólo 53 tanques.

Esta era casi toda la fuerza de tanques que le quedaba al Deutsches Afrikakorps. Sin embargo, la columna del Eje estaba ahora muy expuesta y el suministro se convirtió en un gran problema logístico, ya que sus principales depósitos de suministros se encontraban en la costa entre Bardia y Tobruk, por lo que los convoyes de suministros tenían que encontrar un camino para pasar por la 4.ª y la 6.ª Brigadas neozelandesas.

El 26 de noviembre, la 15ª Panzerdivisión evitó Sidi Azeiz y dirigió su rumbo hacia Bardia para reabastecerse, llegando hacia las 12:00 horas. Mientras tanto, los restos de la 21ª Panzerdivisión atacaron hacia el noroeste desde Halfaya en dirección a Fuerte Capuzzo y Bardia, y la 132a Divisione corazzata, que se acercaba a Bir Ghirba, a unos 24 km al noreste de Sidi Omar, desde el oeste, recibió ahora instrucciones de dirigirse a Fuerte Capuzzo, despejar cualquier oposición y unirse a la 21ª Panzerdivisión. Debían ser apoyados por el muy reducido 115º Regimiento de Infantería de la 15ª Panzerdivisión, que había recibido instrucciones de avanzar con algo de artillería al sureste de Bardia hacia el Fuerte Capuzzo.

Los dos batallones de la 5ª Brigada neozelandesa situados entre el Fuerte Capuzzo y el Cuartel de Sollum fueron atacados por los elementos convergentes de la 15ª Panzerdivisión y de la 21ª Panzerdivisión al anochecer del 26 de noviembre, y durante la noche el 115º Infanterieregimiento llegó a menos de 800 yardas (730 m) del Fuerte Capuzzo antes de recibir la orden de cambiar su ataque hacia el Alto Sollum para encontrarse con la 21ª Panzerdivisión que llegaba desde el sur

En las primeras horas del 27 de noviembre, en Bardia, Rommel se reunió con Neumann-Silkow y von Ravenstein, comandantes de la 15ª Panzerdivisión y la 21ª Panzerdivisión respectivamente. Los tres comandantes alemanes coincidieron en que lo más importante ahora era que el Deutsches Afrikakorps volviera al frente de Tobruk, donde la 70ª División y la 2ª División neozelandesa habían ganado la iniciativa.

El 25 de noviembre se reanudaron los intensos combates en el frente de Tobruk. En el sector de la 102a Divisione motorizzata, la 2/Queen’s atacó el punto fuerte de “Bondi”, pero fue rechazada en duros combates, y la posición de “Bondi” no fue evacuada por la división italiana hasta la retirada general de las fuerzas del Eje, unas dos semanas más tarde. Mientras tanto, la defensa del punto fuerte de “Tugun”, ahora en manos de una fuerza agotada que había perdido cerca de la mitad de sus hombres y que carecía de municiones, alimentos y agua, se rindió durante la noche del 25 al 26 de noviembre.

Mientras el Artilleriegruppe “Böttcher” luchaba desesperadamente para contener los ataques blindados británicos en el sector de la 25a Divisione autotrasportabile, Navarrini y Gotti reunieron un batallón de Bersaglieri de la 101a Divisione motorizzata y lo utilizaron para rechazar la fuga británica de Tobruk.

Rommel seguía decidido a resolver los combates en la frontera en beneficio de su Panzergruppe “Afrika“. Aceptó que la 21ª Panzerdivision ya no poseía la fuerza necesaria para tener un impacto ofensivo, y ordenó a la división que se dirigiera a Tobruk. Las órdenes que dio a la 15ª Panzerdivision eran las de realizar un ataque de amplio frente contra las fuerzas dirigidas por los británicos que aún creía que estaban invirtiendo las posiciones fronterizas entre Fort Capuzzo y Sidi Omar.

La 15ª Panzerdivision tendría que capturar primero Sidi Azeiz para proporcionar espacio a esta ambiciosa maniobra. Sin embargo, Neumann-Silkow consideró que el plan tenía pocas posibilidades de éxito y resolvió avanzar hasta Sidi Azeiz, donde creía que había un importante depósito de suministros británico, antes de dirigirse a Tobruk.

Defendiendo el cuartel general de la 5ª Brigada neozelandesa en Sidi Azeiz había una compañía de su 22º Batallón junto con los carros blindados de la caballería de la división, además de algunas unidades de artillería de campaña, antitanques, antiaéreas y ametralladoras. Muy superados en número, los neozelandeses fueron superados en un feroz intercambio en la mañana del 27 de noviembre y se vieron obligados a rendirse. Aunque unos 700 hombres fueron hechos prisioneros, los blindados consiguieron escapar.

Mientras tanto, la 21ª Panzerdivisión, que se dirigía hacia el oeste desde Bardia en dirección a Tobruk, se había topado con otro batallón de infantería de la 5ª Brigada neozelandesa en Bir el Menastir y, tras un intercambio que duró casi todo el día, se vio obligada a desviarse hacia el sur por Sidi Azeiz, lo que retrasó un día su regreso a Tobruk. A primera hora de la tarde, el cuartel general del 8º Ejército se había enterado por interceptaciones de radio de que las dos divisiones del Deutsches Afrikakorps se dirigían hacia el oeste, hacia Tobruk, al igual que la 132a Divisione corazzata, situada al sur.

La maniobra demasiado audaz de la Deutsches Afrikakorps de “lanzarse a la alambrada” había fracasado, aunque sólo por un pequeño margen, ya que se había acercado a 6,4 km de la principal base de suministros del 8º Ejército, pero sin saberlo.

El avance hacia el sur del Deutsches Afrikakorps había eliminado una grave amenaza para el flanco izquierdo de la 2ª División neozelandesa, aunque Freyberg no había sido consciente de la amenaza porque en la confusión de la batalla las noticias de las pérdidas de la 7ª División Acorazada no habían llegado al XIII Cuerpo y las pérdidas de los blindados alemanes se habían sobreestimado radicalmente.

La 2ª División neozelandesa se vio envuelta en duros combates con elementos de la División zbV “Afrika” y la 101a Divisione motorizzata, la 25a Divisione autotrasportabile y la 17a Divisione autotrasportabile que avanzaban hacia el oeste para retomar el aeródromo de Sidi Rezegh y las posiciones que dominaban la ruta hacia el norte de Tobruk.

La ofensiva de la 70ª División se reanudó el 26 de noviembre, y el 27 de noviembre los elementos habían enlazado con el avance de la 4ª Brigada neozelandesa en Ed Duda, en la carretera de circunvalación de Tobruk, y la 6ª Brigada neozelandesa había despejado finalmente la escarpa de Sidi Rezegh después de sufrir grandes bajas.

A las 12:00 horas del 27 de noviembre, la 15ª Panzerdivisión llegó a Bir el Chleta, donde se topó directamente con la reorganizada 22ª Brigada Acorazada, que ahora no era más que una unidad de tamaño regimental compuesta por menos de 50 tanques. A media tarde, la 22ª Brigada Blindada estaba bajo presión pero aguantaba, y la 4ª Brigada Blindada, con 70 tanques, había llegado al flanco izquierdo de la 15ª Panzerdivisión después de correr más de 32 km hacia el noreste a través del campo y estaba causando confusión en los escalones de retaguardia de la división Panzer.

La división Panzer también estaba sufriendo grandes bajas por los bombardeos. Al caer la noche, los tanques británicos se retiraron para reabastecerse, pero inexplicablemente se desplazaron hacia el sur con este fin, dejando la ruta hacia el oeste abierta para la 15ª Panzerdivisión.

Una vez más, la 2ª División neozelandesa, comprometida en duros combates en el extremo sureste del tenue corredor hacia Tobruk, volvería a estar bajo la amenaza directa del Deutsches Afrikakorps.

El 27 de noviembre las cosas volvían a mejorar para el 8º Ejército: el XXX Cuerpo se había reorganizado más o menos tras el caos de la ruptura, y la 2ª División neozelandesa se había unido a la guarnición de Tobruk. Auchinleck había pasado tres días durante el periodo de la ruptura en el cuartel general de Cunningham.

Cunningham había querido detener la “Operación Crusader” y hacer retroceder al 8º Ejército, pero el 25 de noviembre Auchinleck dio a Cunningham órdenes escritas que incluían las palabras “Sólo hay una orden, Atacar y Perseguir” Auchinleck regresó a El Cairo el 26 de noviembre y, tras consultar con Londres, sustituyó a Cunningham por su propio jefe de gabinete adjunto, el general de división N. Ritchie, ahora ascendido a teniente general en funciones.

El 26/27 de noviembre, unidades de la 70ª División mataron o capturaron a los defensores de varios fortines de hormigón italianos antes de llegar a El Duda. El 27 de noviembre, la 6ª Brigada neozelandesa libró una feroz batalla con un batallón del 9º Reggimento Bersaglieri, que se había atrincherado y utilizaba sus ametralladoras con gran eficacia.

A pesar de la feroz oposición, la brigada neozelandesa consiguió enlazar con la 32ª Brigada de Tanques del Ejército en El Duda. La 6ª Brigada neozelandesa y la 32ª Brigada de Tanques del Ejército aseguraron y mantuvieron una pequeña cabeza de puente en el frente de Tobruk, pero ésta sólo duraría cinco días.

El 28 de noviembre, la 25a Divisione autotrasportabile se había reagrupado en gran parte en las zonas de Bu Amud y Belhamed, y ahora se extendía a lo largo de un frente de unas 8 millas (13 km) desde la Vía Balbia hasta la carretera de circunvalación, y había combates en varios lugares.

Durante los días 27/28 de noviembre, Rommel había discutido con Crüwell los planes para el día siguiente, indicando que su prioridad era cortar el corredor de Tobruk y destruir las fuerzas británicas que luchaban allí. Sin embargo, a Crüwell le preocupaba la amenaza de los tanques de la 7ª División Blindada al sur, y consideraba que había que atenderla primero.

La 15ª Panzerdivision pasó la mayor parte del 28 de noviembre comprometida de nuevo con las 4ª y 22ª Brigadas Acorazadas, y tratando de mejorar su situación de suministro. A pesar de ser superada 2/1 en número de tanques, y a veces inmovilizada por la falta de combustible, la 15ª Panzerdivisión fue capaz de hacer retroceder a los blindados británicos hacia el sur mientras ella misma se desplazaba hacia el oeste.

Los combates intensos continuaron hasta el 28 de noviembre en torno al corredor de Tobruk, dominando primero un bando y luego el otro. Aquí resultó imposible establecer un enlace firme de comunicaciones entre la 70ª División y la 2ª División neozelandesa, lo que dificultó la coordinación.

Cuando dos batallones motorizados de Bersaglieri, junto con tanques, cañones antitanque y artillería, se dirigieron hacia Sidi Rezegh, invadieron un hospital de campaña neozelandés, donde capturaron a 1.000 pacientes y 700 miembros del personal médico, y también liberaron a unos 200 alemanes que estaban cautivos en el recinto del hospital.

En la noche del 28 de noviembre, Rommel, consciente de la total falta de éxito de las fuerzas del Eje en los ataques directos durante los meses que habían seguido a su inversión del puerto a principios de abril, rechazó el plan de Crüwell de un avance directo hacia Tobruk y, en su lugar, se decidió por un movimiento en círculo para atacar Ed Duda desde el suroeste y luego presionar para cortar y destruir las fuerzas dirigidas por los británicos fuera del perímetro de Tobruk.

En la mañana del 29 de noviembre, la 15ª Panzerdivisión se desplazó hacia el oeste siguiendo un eje al sur de Sidi Rezegh. Los restos de la 21ª Panzerdivisión debían avanzar por la derecha para formar una pinza, pero estaban desorganizados después de que von Ravenstein no hubiera regresado de un reconocimiento esa mañana, habiendo sido capturado.

Por la tarde, al este de Sidi Rezegh, el 21º Batallón neozelandés fue superado en el muy disputado Punto 175 por elementos de la 132ª Divisione corazzata, que los neozelandeses habían pensado que eran refuerzos de la 1ª Brigada sudafricana que debía llegar desde el suroeste para reforzar al XIII Cuerpo.

Los batallones neozelandeses 24 y 26 corrieron una suerte similar en Sidi Rezegh el 30 de noviembre, y el 1 de diciembre un ataque blindado alemán en Belhamed prácticamente destruyó al 20º batallón. Los neozelandeses sufrieron mucho en estos ataques, perdiendo 880 muertos, 1.699 heridos y 2.042 capturados.

Mientras tanto, los elementos principales de la 15ª Panzerdivision llegaron a Ed Duda, pero avanzaron poco antes del anochecer contra unas defensas decididas. Sin embargo, un contraataque del 4º Regimiento Real de Tanques, apoyado por la infantería australiana, recuperó las posiciones perdidas y las unidades alemanas retrocedieron 1.000 yardas (915 m) para establecer una nueva posición.

Durante el 29 de noviembre, las dos brigadas blindadas británicas se mostraron extrañamente pasivas. La 1ª Brigada Sudafricana estaba efectivamente atada a las brigadas acorazadas, incapaz de moverse en campo abierto sin ellas debido a la amenaza de las divisiones Panzer.

En la noche del 29 de noviembre, la 1ª Brigada Sudafricana fue puesta bajo el mando de la 2ª División neozelandesa y se le ordenó avanzar hacia el norte para reconquistar el punto 175. Mientras tanto, las interceptaciones de radio habían persuadido al 8º Ejército de que la 21ª Panzerdivision y la 132ª Divisione corazzata estaban en problemas, y Ritchie ordenó a la 7ª División Acorazada que mantuviera un estrecho contacto.

Tras la resistencia en Ed Dedu, Rommel decidió retirar la 15ª Panzerdivision a Bir Bu Creimisa, 8 km al sur, y relanzar desde allí su ataque al noreste el 30 de noviembre a lo largo de un eje entre Sidi Rezegh y Belhamed, y dejar así Ed Dedu fuera de su bolsa de cerco. A media tarde, la 6ª Brigada neozelandesa estaba sometida a una fuerte presión en el extremo occidental de la posición de Sidi Rezegh.

El debilitado 24º Batallón fue arrollado, al igual que dos compañías del 26º Batallón, aunque en el flanco oriental de la posición el 25º Batallón repelió un ataque de la 132ª Divisione corazzata que avanzaba desde el punto 175.

A las 06:15 del 1 de diciembre, la 15ª Panzerdivision reanudó su ataque hacia Belhamed con la ayuda de un gran esfuerzo de artillería, y una vez más la 2ª División neozelandesa se encontró bajo una gran presión. Durante la mañana se ordenó a la 7ª División Acorazada que avanzara y prestara ayuda directa.

La 4ª Brigada Blindada llegó a Belhamed y podría haber tenido la oportunidad de una intervención decisiva, ya que superaba en número a la fuerza de unos 40 tanques con que contaba la 15ª Panzerdivisión para atacar la posición. Sin embargo, el comandante de la brigada acorazada creyó que sus órdenes eran cubrir la retirada de los restos de la 6ª Brigada neozelandesa y, por tanto, optó por no atacar a los blindados alemanes. Lo que quedaba de la 2ª División neozelandesa se agrupaba ahora cerca de Zaafran, a 8 km al este de Belhamed y un poco más al noreste de Sidi Rezegh.

Durante la mañana del 1 de diciembre, Freyberg vio una señal del 8º Ejército que indicaba que la 1ª Brigada sudafricana quedaba ahora subordinada a la 7ª División Acorazada, y dedujo que el 8º Ejército había abandonado toda esperanza de mantener abierto el corredor de Tobruk. Por lo tanto, Freyberg señaló, a media mañana, que sin los sudafricanos su posición sería insostenible y que planeaba una retirada; Freyberg ordenó a su división que se preparara para moverse hacia el este a las 17.30.

La 15ª Panzerdivision, que había estado repostando y rearmándose, reanudó su ataque a las 16.30 y la 101a Divisione motorizzata cortó el estrecho enlace que se había establecido con Tobruk.

La 2ª División neozelandesa se vio ahora envuelta en una desesperada retirada de combate de sus posiciones occidentales, pero con gran disciplina la división estaba sin embargo formada a las 17.30 y, tras esperar una hora a que los tanques y la artillería se le unieran desde el oeste, se puso en marcha a las 18.45. La 2ª División neozelandesa alcanzó las líneas del XXX Cuerpo sin apenas interrupción, y a primera hora los 3.500 hombres y 700 vehículos que habían salido se dirigían de vuelta a Egipto.

Una vez más, Rommel se preocupó por sus unidades aisladas en los puntos fuertes de la frontera y el 2 de diciembre, creyendo que la batalla de Tobruk estaba ganada, envió unidades de avanzada del tamaño de un batallón, dirigidas por el oberst Erich Geissler y el oberstleutnant Gustav-Georg Knabe, para abrir las rutas hacia Bardia y hacia Capuzzo, y de ahí a Sollum.

El 3 de diciembre, la unidad de Geissler fue fuertemente derrotada por elementos de la 5ª Brigada neozelandesa en la carretera de Bardia, cerca de Menastir. Al sur, a la unidad de Knabe le fue un poco mejor en el Trigh Capuzzo (la pista principal hacia Capuzzo), topándose con la Fuerza “Oro” que tenía como base el regimiento de reconocimiento de la Caballería de la India Central de la 2ª División neozelandesa y retirándose tras un intercambio de fuego de artillería.

Rommel insistió una vez más en intentar aliviar los fuertes de la frontera. Todos los carros de combate del Deutsches Afrikakorps estaban siendo revisados, por lo que ordenó al resto de la 15ª Panzerdivision y al XXI Corpo d’Armata que se dirigieran al este el 4 de diciembre, en un movimiento que, al ser visto, provocó una considerable alarma en el cuartel general del 8º Ejército. Rommel no tardó en darse cuenta de que no podía hacer frente a la vez a la situación de Tobruk y al envío de una poderosa fuerza al este, por lo que la 132a Divisione corazzata no fue más allá de Gasr el Arid.

El 4 de diciembre, Rommel lanzó otro ataque sobre Ed Duda, pero éste fue rechazado por la 14ª Brigada de la 70ª División de Chappel. Cuando quedó claro que el ataque iba a fracasar, Rommel decidió retirar sus fuerzas del lado oriental de Tobruk para poder concentrar todas sus fuerzas contra la creciente amenaza del XXX Cuerpo al sur.

Tras la retirada de la 2ª División neozelandesa, Ritchie había reorganizado sus unidades de retaguardia para liberar a la primera línea refuerzos en forma de la 5ª Brigada india del brigadier D. Russell y la 11ª Brigada india del brigadier A. Anderson de la 4ª División india, así como la 22ª Brigada de Guardias del brigadier J. C. O. Marriott de las tropas de cuerpo del XXX Cuerpo.

El 4 de diciembre, la 11ª Brigada india estaba muy comprometida en una acción contra un punto fuerte cerca de Bir el Gubi, a unos 40 km al sur de Ed Duda. Aquí, desde una posición en la cima del punto 174, el 1 y el 2/136o Reggimento “Giovani Fascisti” rechazaron repetidos ataques de los blindados británicos y de las unidades de infantería indias durante la primera semana de diciembre.

Una vez más, la infantería británica se vio expuesta a un posible ataque blindado, ya que el 8º Ejército había ordenado a Norrie que enviara la 4ª Brigada Blindada al este para dar cobertura a la amenaza que se cernía sobre Bardia y Sollum.

El 4 de diciembre, la 17ª y 102ª Divisióni motorizzate contraatacaron a la 70a División en un intento de contener a la formación británica dentro del perímetro de Tobruk, y al parecer recapturaron dos puntos fuertes. El 5 de diciembre, la 11ª Brigada india continuó su costosa lucha para tomar el punto 174. Al acercarse el anochecer, el Deutsches Afrikakorps y la 132a Divisione corazzata intervinieron para relevar al grupo de batallones del 136º Reggimento “Giovani Fascisti” en el punto 174 y provocar el pandemónium en las filas de la 11ª Brigada India.

Crüwell no sabía que la 4ª Brigada Acorazada, ahora con 126 tanques, estaba a más de 32 km de distancia y se retiró hacia el oeste. La brigada india estaba rota y tuvo que retirarse para reabastecerse, y hubo que hacer arreglos para que entrara la 22ª Brigada de Guardias en su lugar.

Crüwell aún podría haber atacado el 6 de diciembre, ya que la 4ª Brigada Acorazada no hizo ningún esfuerzo por avanzar en apoyo de la 22ª Brigada de Guardias, pero dudó hasta demasiado tarde y no pudo dar un golpe definitivo antes de que anocheciera. El 7 de diciembre, la 4ª Brigada Blindada se había cerrado y había perdido la oportunidad.

Peor aún para los alemanes, el comandante de la 15ª Panzerdivisión, Neumann-Silkow, fue herido de muerte a finales del 6 de diciembre.

El 7 de diciembre, la 4ª Brigada Acorazada se enfrentó a la 15ª Panzerdivisión, inutilizando otros 11 de sus decrecientes efectivos de tanques.

El 5 de diciembre, el Comando Supremo de Roma informó a Rommel de que la situación de los suministros no podría mejorar hasta finales de mes, cuando estuviera disponible una ruta de suministro aéreo desde Sicilia.

Al darse cuenta de que el éxito era ahora improbable en Bir el Gubi, Rommel decidió estrechar su frente y acortar sus líneas de comunicación abandonando el frente de Tobruk y retirándose a las posiciones de Gazala, a 16 km de su retaguardia, que habían sido preparadas por unidades italianas de retaguardia y que había ocupado el 8 de diciembre.

Colocó el X Corpo d’Armata y el XXI Corpo dArmata en los extremos costero e interior de esta línea, mientras que el debilitado XX Corpo d’Armata ancló el extremo sur de la línea en Alem Hamza y el Deutsches Afrikakorps se colocó detrás del flanco sur, listo para contraatacar.

El 6 de diciembre, Rommel ordenó a sus divisiones que se retiraran hacia el oeste, dejando a la 55a Divisione autotrasportabile que aguantara todo lo que pudiera en la zona de Bardia, Sollum y Halfaya: las guarniciones italianas que se quedaron atrás no se rindieron hasta el 17 de enero de 1942.

En la noche del 6 al 7 de diciembre, la 70ª División capturó los puntos fuertes “Walter” y “Freddie”, controlados por los alemanes, sin encontrar ninguna resistencia, pero un batallón de la 17a Divisione autotrasportabile se mantuvo en el punto 157, y su infantería atrincherada infligió grandes pérdidas a la 2/Durham Light Infantry.

Tobruk fue finalmente relevada el 10 de diciembre tras una batalla de 19 días.

Ritchie se esforzó ahora por revitalizar el 8º Ejército, en gran parte mejorando la coordinación de la infantería y los blindados. Ritchie transfirió la 7ª División Blindada al XIII Cuerpo, que también recibió la 4ª División india y la 5ª Brigada neozelandesa, y ordenó al XXX Cuerpo que tomara la 2ª División sudafricana del Mayor General Isaac de Villiers bajo el mando de la reserva y emprendiera la reducción de los fuertes fronterizos.

El 8º Ejército comenzó su ofensiva contra las posiciones del Eje en la línea de Gazala durante el 13 de diciembre. La 5ª Brigada neozelandesa atacó a lo largo de un frente de 8 millas (13 km) desde la costa hacia el interior, y la 5ª Brigada india realizó un ataque de flanqueo en Alem Hamza.

Aunque la 101a Divisione motorizzata mantuvo Alem Hamza, la 1/Buffs de la 5ª Brigada india tomó el punto 204, a unas millas al oeste de Alem Hamza, pero se encontraba así en un saliente vulnerable. Por lo tanto, se ordenó a la 7ª Brigada india, situada a su izquierda, que enviara a sus 4/11 Sikhs, apoyados por cañones del 25º Regimiento de Campo y 12 tanques de infantería Valentine del 8º RTR, para aliviar la situación de los Buffs.

Esta fuerza fue recibida por el Deutsches Afrikakorps con 39 tanques, cañones y 300 camiones de infantería. Una vez más, la 7ª División Acorazada no pudo intervenir, por lo que la artillería y los tanques de apoyo de la fuerza británica tuvieron que hacer frente a la amenaza. A pesar de las grandes bajas, la fuerza británica derribó 15 tanques alemanes y paralizó el contraataque.

Godwin-Austen ordenó a Gott que llevara el blindaje británico a una posición desde la que pudiera enfrentarse al Deutsches Afrikakorps, pero no sabía que Gott y sus altos mandos ya no creían, a pesar de su superioridad numérica, que pudieran derrotar a los alemanes en un enfrentamiento directo debido a la superioridad táctica y de artillería antitanque alemana. Por ello, Gott era partidario de dar un amplio rodeo para atacar los elementos blandos del Eje y las líneas de comunicación como forma de inmovilizar a los alemanes.

El 14 de diciembre, la Brigada Independiente de Fusileros de los Cárpatos polacos se adelantó para unirse a los neozelandeses y preparar un nuevo ataque para las primeras horas del 15 de diciembre. El ataque se produjo a las 03:00 horas y tomó a los defensores por sorpresa. Las dos brigadas avanzaron mucho, pero por poco no consiguieron romper la línea.

El 14 de diciembre, mientras tanto, hubo poca actividad del Deutsches Afrikakorps al sur, y la 7ª Brigada india se limitó a patrullar, ya que los problemas de abastecimiento la dejaron sin munición.

En Alem Hamza, la 5ª Brigada india reanudó su ataque, pero no avanzó ante una defensa decidida, y en el punto 204, el 1/Buffs de la 5ª Brigada india, con el apoyo de 10 tanques de infantería, un escuadrón de carros blindados de la Caballería de la India Central, una compañía de Zapadores y Mineros de Bombay, los cañones del 31º Regimiento de Campo, elementos del 73º Regimiento Antitanque y algunos cañones antiaéreos, fue atacado por los últimos 10 o 12 tanques de la 132a Divisione corazzata, a los que expulsó.

El 15 de diciembre, la 27ª Division e autotrasportabile y la 17ª Divisione autotrasportabile, con la 102ª Divisione motorizzata en apoyo, repelieron un fuerte ataque polaco y neozelandés, liberando así a la 15ª Panzerdivision, que había regresado a la línea de Gazala, para utilizarla en otra parte.

Rommel creía que el punto 204 era una posición clave, por lo que comprometió a una parte importante de las unidades acorazadas y de infantería de la zona a atacarlo en el transcurso del 15 de diciembre.

En duros combates, la 132ª Divisione corazzata y la 15ª Panzerdivision, con las tropas de motocicletas de los Bersaglieri y la infantería de a pie del 115º Leichte Infanterieregiment, arrollaron a la 1/Buffs y a sus elementos de apoyo durante la tarde. Los Buffs y sus elementos de apoyo perdieron más de 1.000 hombres muertos o capturados, y sólo escaparon 71 hombres y una batería de artillería de campaña.

Afortunadamente para el resto de la 5ª Brigada india, para entonces ya era demasiado tarde para que la fuerza atacante se reuniera y avanzara más para intervenir en Alem Hamza. Los atacantes también habían sufrido mucho en el combate: se oyó al comandante alemán en una intercepción de radio informar de la incapacidad de su fuerza para explotar su éxito debido a las pérdidas de su fuerza.

El 15 de diciembre, el Deutsches Afrikakorps sólo tenía ocho tanques útiles, y la 132ª Divisione corazzata unos 30. Rommel, que en ese momento respetaba más las capacidades de la 7ªDivisión Acorazada que Crüwell y, de hecho, que Gott, se preocupó por la percepción de un movimiento de flanqueo hacia el sur por parte de los blindados británicos.

Por ello, a pesar de las vehementes objeciones de los generales italianos y de Crüwell, ordenó que se abandonaran las posiciones de la línea de Gazala durante la noche del 15 al 16 de diciembre. La 27a Divisione autotrasportabile dio cobertura a la retirada del Eje.

En la tarde del 15 de diciembre, la 4ª Brigada Acorazada había sorteado el final de la línea del Eje por el sur y había llegado a Bir Halegh el Eleba, a unos 48 km al noroeste de Alem Hamza, y estaba en una posición ideal para atacar la retaguardia del Deutsches Afrikakorps y también para avanzar hacia el norte y cortar las líneas de comunicación costeras de las que dependía el Panzergruppe “Afrika“.

Godwin-Austen instó a la brigada a hacer precisamente eso, pero a principios del 16 de diciembre sólo se envió un pequeño destacamento al norte, que causó una grave confusión en la retaguardia de las fuerzas del Eje, pero fue demasiado pequeño para ser decisivo. El resto de la brigada se dirigió hacia el sur para abastecerse de gasolina.

Por la tarde, la 15ª Panzerdivisión, que se movía hacia el oeste, pudo rodear la retaguardia de la 4ª Brigada Acorazada y bloquear cualquier movimiento hacia el norte. Los británicos habían perdido la oportunidad de obtener una victoria decisiva.

Aun así, la combinación de la determinación de Auchinleck y la agresión de Ritchie había eliminado así la amenaza del Eje sobre Egipto y el Canal de Suez, al menos durante un tiempo.

Durante los 10 días que siguieron, las fuerzas del Eje se retiraron a una línea entre Agedabia y El Haseia, acortando y asegurando así sus líneas de comunicación, y evitando ser cortadas y rodeadas como lo habían sido las italianas el año anterior. Al acortarse sus líneas de suministro y mejorar el abastecimiento de El Agheila, Rommel pudo reconstruir su fuerza de tanques, mientras que, por otro lado, las líneas de comunicación del 8º Ejército se alargaron y se hicieron más tensas.

El 27 de diciembre, en una batalla acorazada de tres días en El Haseia, Rommel pudo infligir graves daños a la 22ª Brigada Acorazada y obligar así a los mandos del 8º Ejército a retroceder. Esto hizo posible que las fuerzas del Eje retrocedieran a una línea defensiva tácticamente más deseable en El Agheila para el 31 de diciembre, y que durante las dos primeras semanas de enero de 1942 comenzaran el proceso de recuperación a corto plazo sin tener que lidiar con la presión de las fuerzas británicas.

La batalla hasta ese momento había costado a las fuerzas dirigidas por los británicos unas 17.700 bajas, unos 800 tanques destruidos o inutilizados y unos 300 aviones perdidos; en el otro lado del frente, las fuerzas del Eje habían sufrido 38.300 bajas, 340 tanques destruidos o dañados y más de 330 aviones perdidos.

Sin embargo, Rommel no había conseguido relevar los reductos italianos y alemanes aislados en la frontera egipcia/libia y la guarnición de 7.000 hombres de Bardia se rindió el 2 de enero de 1942 tras un ataque de la 2ª División sudafricana. Sollum cayó en manos de los sudafricanos el 12 de enero tras un pequeño pero feroz combate.

Esto completó el aislamiento de la posición fuertemente fortificada de Halfaya, que incluía la escarpa, la meseta sobre ella y los barrancos circundantes, y la aisló del mar y, por tanto, de cualquier posibilidad de suministro por barco. Los 5.000 defensores, principalmente de la 55a Divisione autotrasportabile, estaban ya muy escasos de alimentos y agua, y después de esto tuvieron que depender de limitados lanzamientos aéreos para abastecerse.

Las posiciones, cuidadosamente preparadas, permitieron a los defensores resistir obstinadamente a la artillería pesada y al bombardeo aéreo con relativamente pocas bajas, pero el hambre y la sed les obligaron finalmente a rendirse el 17 de enero.

El 21 de enero, las fuerzas de Rommel, algo revitalizadas, atacaron por sorpresa al este de Agheila. Esta operación “Theseus” había sido concebida como un reconocimiento de fuerzas, pero al encontrar a los elementos de vanguardia del 8º Ejército dispersos y cansados, Rommel explotó la situación de forma típicamente audaz e hizo retroceder al 8º Ejército hasta Gazala, donde ocupó posiciones defensivas a lo largo de la antigua línea de Rommel. Aquí se produjo un estancamiento mientras ambos bandos se reagrupaban, reconstruían y reorganizaban en preparación de lo que más tarde tuvo lugar como la Batalla de Gazala.

En términos generales, aunque la “Operación Crusader” sólo fue un éxito británico limitado en términos objetivamente militares, tuvo quizás una mayor importancia psicológica al demostrar que la combinación de fuerzas alemanas e italianas en el norte de África podía ser vencida de hecho en el campo de batalla.


Podría interesarte: Repasamos aquí los mejores libros sobre la Segunda Guerra Mundial 📖🔍

Podría interesarte: Repasamos aquí los mejores libros sobre la Segunda Guerra Mundial 📖🔍