Con tu compra haces posible una web con más contenidos y libre de publicidad, ¡gracias!👍

Operación Alsos

Operación Alsos fue el nombre en clave de tres misiones de inteligencia estadounidenses llevadas a cabo entre finales de 1943 y finales de 1945 como parte del Proyecto Manhattan de EEUU.

El objetivo era averiguar si existía un proyecto alemán para construir una bomba atómica y, en caso afirmativo, quiénes eran los científicos implicados y hasta qué punto había avanzado el esfuerzo, así como impedir que continuara

Muchos físicos nucleares de importancia internacional de la época eran alemanes y trabajaban en Alemania, por ejemplo Werner Heisenberg, Carl Friedrich von Weizsäcker, Walther Gerlach, Otto Hahn y Kurt Diebner.

El nombre Alsos -griego para arboleda, inglés grove- se eligió en honor del comandante supremo de la unidad, el general Leslie R. Groves, aunque según los procedimientos estándar de inteligencia podría asociarse demasiado fácilmente con una de las personas implicadas. Groves fue el jefe militar del Proyecto Manhattan y el iniciador de Alsos.

Al igual que todo el Proyecto Manhattan, las misiones de Alsos se mantuvieron en estricto secreto, incluso ante los aliados en tiempos de guerra. Las llevaron a cabo un equipo militar dirigido por el teniente coronel Boris Pash junto con un equipo científico dirigido por Samuel Goudsmit. Había tres misiones: Alsos I en Italia, Alsos II en Francia y Alsos III en Alemania. El cuartel general estaba en Londres.

Alsos I

En Italia se entrevistó a los científicos que tenían contacto con los investigadores alemanes, pero no se obtuvieron resultados importantes.

Alsos II

En Francia, se llevaron a cabo más investigaciones inmediatamente después de la liberación por los Aliados. El 29 de agosto de 1944, Frédéric Joliot-Curie voló a Londres para dar detalles sobre el proyecto alemán del uranio y el trabajo de los físicos alemanes que habían trabajado en su laboratorio durante la ocupación.

Entre ellos estaban Erich Schumann, Kurt Diebner, Walther Bothe, Abraham Esau, Wolfgang Gentner y Erich Bagge, identificando así a algunos de los científicos alemanes de interés. En Francia se incautaron más documentos y material sensible, como uranio y agua pesada.

Alsos III

En muchos lugares, los archivos y el equipo fueron enviados por el camino. Heinz Maier-Leibnitz describió cómo llevó medio gramo de radio (radiactividad 1/2 Curie = 18,5×109 Becquerel) en un recipiente de plomo en bicicleta desde Heidelberg hasta Tauberbischofsheim, donde el instituto de Walther Bothe se había trasladado a un local alternativo en una escuela.

A mediados de marzo de 1945, las primeras tropas aliadas cruzaron el Rin desde Ludwigshafen hasta Mannheim. El personal de Alsos ya se encontraba entre estas tropas. El primer objetivo fue la importante ciudad universitaria, que también era el lugar del único ciclotrón alemán: Heidelberg.

El ciclotrón se encontraba en el entonces Instituto Kaiser Wilhelm de Investigación Médica, dirigido por Walther Bothe. La toma de posesión del instituto se produjo sin incidentes.

Cuando los científicos del entorno de Heisenberg preparaban el experimento B-8 (ver Reactor de Investigación de Haigerloch), la misión Alsos ya había avanzado hasta Heidelberg (Heidelberg fue tomada el 30 de marzo de 1945).

Allí interrogaron a Bothe y confiscaron su obra. Pero como su principal objetivo era Heisenberg y su grupo de investigación, decidieron -aunque Haigerloch estaba en territorio ocupado por Francia- recoger a los demás científicos en Haigerloch, Hechingen y Tailfingen. El “sótano atómico” de Haigerloch, donde se había instalado la instalación experimental, fue desmantelado y se llevaron el uranio y el agua pesada previamente ocultos.

Un proyecto importante era ahora también evitar que los conocimientos científicos cayeran en manos de la Unión Soviética.

Los laboratorios de Hechingen y Fráncfort del Meno, donde se trabajaba en el proyecto del uranio, fueron capturados y los científicos implicados fueron detenidos. Los científicos capturados fueron internados en la finca Farm Hall, en Inglaterra, y sometidos a escuchas telefónicas durante varios meses (nombre en clave Operación Epsilon).

Cuando el físico Walther Bothe fue interrogado en el Instituto Kaiser Wilhelm de Investigación Médica de Heidelberg, enumeró a los científicos implicados en el proyecto alemán del uranio.

Al mismo tiempo, le dijo a Goudsmit que había quemado todos sus informes secretos de acuerdo con las instrucciones del gobierno. Bothe expresó repetidamente la opinión de que aún faltaban décadas para la realización de la “máquina de uranio” y su uso como fuente de energía, y que el uranio como explosivo no era aplicable en la práctica.

Su colega más joven, el físico Wolfgang Gentner, creía que la bomba era sencillamente imposible debido a la dificultad de separar los isótopos de uranio.

Bothe ya había destruido todos sus documentos sobre investigaciones relacionadas con la guerra y se negó a hacer declaraciones hasta que el gobierno alemán capitulara oficialmente.

La mayoría de los demás miembros del llamado Uranverein fueron internados en Inglaterra durante seis meses, pero sorprendentemente Bothe fue liberado y permaneció en Heidelberg.

La razón de ello fue probablemente el hecho de que el principal científico de Alsos, Samuel Goudsmit, conocía y respetaba personalmente a Bothe. Bothe entregó todos los documentos restantes a Alsos, pero no quiso hacer comentarios sobre las investigaciones secretas de su instituto.

Por otra parte, el equipo de Bothe fue confiscado, su laboratorio fue ocupado por el ejército estadounidense y a Alemania se le prohibió la investigación en física nuclear hasta los años 50.

El proyecto Alsos se interrumpió el 15 de octubre de 1945.

Poco después de su regreso a Alemania, Hahn dijo lo siguiente sobre su trabajo durante la guerra y sobre las armas nucleares:

La cuestión de si era posible generar energía mediante una reacción en cadena era de naturaleza física; de ella se ocupaba un grupo de institutos, los más importantes de los cuales eran el Instituto de Física Kaiser Wilhelm de Berlín-Dahlem, dirigido por el Prof. Heisenberg, y el Instituto de Física del Instituto Kaiser Wilhelm de Investigación Médica de Heidelberg, dirigido por el Prof. Bothe. Mi propio instituto (el Instituto de Química Kaiser Wilhelm de Berlín-Dahlem), con la aprobación de los organismos autorizados, se encargó preferentemente de la investigación química puramente científica de los elementos producidos en la fisión del uranio; también pudimos publicar varios trabajos sobre esta cuestión durante la guerra.

También hubo una intensa investigación por parte de la misión Alsos sobre los posibles preparativos alemanes y también italianos para la guerra biológica. Esto se relata con detalle en el libro de Erhard Geißler Biologische Waffen – nicht in Hitlers Arsenalen (ver bibliografía).


Podría interesarte: Repasamos aquí los mejores libros sobre la Segunda Guerra Mundial 📖🔍

Podría interesarte: Repasamos aquí los mejores libros sobre la Segunda Guerra Mundial 📖🔍