¿Por qué Rusia está tan obsesionada con la Segunda Guerra Mundial?

El mito y la retórica en torno a la victoria sobre la Alemania nazi están siendo explotados ahora por Putin para justificar la invasión de Ucrania.

A principios de la década de 2000, el gobierno ruso, dirigido ya entonces por el actual presidente Vladimir Putin, empezó a intervenir en los libros de texto escolares de historia.

En 2006, durante una reunión pública a la que asistieron algunos profesores, Putin arremetió contra los “falsificadores del pasado” y prometió que el gobierno supervisaría la redacción de los nuevos libros de texto para que se compilaran de forma “objetiva”.

En 2007, salió a la luz un libro de texto de historia para las escuelas escrito por Alexander Filippov, a menudo recordado como un claro ejemplo de los esfuerzos rusos por reescribir la historia soviética y producir un “pasado utilizable” para que la nación encuentre una nueva unidad.

La forma en que se narran los acontecimientos históricos es algo a lo que el régimen de Putin siempre ha dedicado mucha energía, desde los primeros años. En concreto, se ha dedicado un esfuerzo considerable a construir la retórica en torno a un acontecimiento en particular, la rendición de los nazis el 9 de mayo de 1945.

Es un acontecimiento que se conmemora cada año con el Día de la Victoria, fiesta nacional para los rusos, y ha sido uno de los mitos fundacionales de la identidad nacional construida por Putin. Incluso el falso pretexto con el que Putin inició la invasión de Ucrania, la “desnazificación” del país, se inspira en ese periodo histórico.

Antes de las celebraciones rusas del Día de la Victooria de este año, muchos afirmaron que el objetivo ruso era lograr algún tipo de victoria militar en Ucrania antes del 9 de mayo. Lo cierto es que no lo han conseguido.

Pero, independientemente de ello, el 9 de mayo sigue siendo una fecha de especial importancia, en la que se celebra el mito de la Gran Guerra Patria, como llaman los rusos a la Segunda Guerra Mundial. Pero aunque hoy en día la victoria soviética sobre los nazis se recuerda regularmente y se celebra con ceremonias públicas, no siempre fue así en el pasado.

La Segunda Guerra Mundial comenzó en 1939, cuando la Alemania nazi de Hitler invadió Polonia, pero las referencias temporales de los rusos y la Gran Guerra Patria son diferentes: 1941-1945.

Esto se debe a que en el periodo de 1939 a 1941 la Unión Soviética fue aliada formal de los nazis mediante un acuerdo de no agresión firmado pocos días antes de la invasión polaca, el llamado pacto Molotov-Ribbentrop (llamado así por los ministros de Asuntos Exteriores de los respectivos países).

En el contexto muy tenso y militarizado de la Europa de finales de los años 30, la Unión Soviética comunista había buscado una orilla diplomática con el Reino Unido y Francia, sin encontrarla.

Por ello, para mantener su influencia al menos en parte de Europa Oriental, firmó el pacto con Alemania, que también incluía un protocolo secreto, por el que ambos países dividían sus esferas de influencia: Estonia, Letonia, Finlandia y Besarabia (parte de la actual Ucrania y Moldavia) a la Unión Soviética, Lituania a Alemania.

Este estado de cosas convenía momentáneamente a Hitler porque podía concentrarse en Polonia y en el Frente Occidental, donde consiguió una impresionante serie de victorias militares en pocos meses.

Sin embargo, una vez conseguido el dominio sobre casi toda Europa, con excepción del Reino Unido, los planes de expansión de los nazis se concentraron en el Este. Entre 1940 y 1941, las relaciones entre los diplomáticos alemanes y soviéticos se deterioraron y el 22 de junio de 1941 comenzó la ofensiva alemana contra la Unión Soviética, bautizada con el nombre en clave de “Operación Barbarroja“.

La ofensiva no se desarrolló según lo previsto debido a varias causas, entre ellas la llegada del invierno y una inesperada resistencia soviética en las ciudades. El sitio de Leningrado (actual San Petersburgo), que duró 900 días y fue en sí mismo objeto de glorificación en las décadas siguientes, se hizo especialmente famoso.

La inercia de la guerra empezó a cambiar gracias a la enorme cantidad de mano de obra desplegada por el ejército soviético —el Ejército Rojo— que derrotó estrepitosamente a Alemania en la batalla de Stalingrado, y gracias a la intervención de Estados Unidos que se enfrentó a los nazis en varios frentes. Sin embargo, tras la histórica entrada del Ejército Rojo en Berlín y la rendición de los nazis, durante años el régimen soviético habló a regañadientes de aquella victoria.

Las enormes pérdidas de la Unión Soviética, más de 26 millones de hombres, se celebran hoy, pero en los primeros años después de la guerra se ocultaron. El entonces líder soviético, Stalin, difundió cifras mucho más bajas, temiendo ofrecer al mundo una imagen de debilidad. Los relatos de los asedios —escritos principalmente por mujeres intelectuales que permanecieron en las ciudades— fueron censurados en sus partes más crudas, donde se narraba el hambre y la miseria.

Además, Stalin probablemente era consciente de que cometió un trágico error de juicio entre 1940 y 1941, cuando se negó sistemáticamente a escuchar a los servicios de inteligencia que le advertían de la inminente invasión alemana, de la que había claros indicios. Por tanto, cualquier celebración oficial corría el riesgo de subrayar también estos errores y la contradicción de haber permanecido aliados hasta el final de un país que luego resultó ser el agresor y el principal culpable de la mayor catástrofe del siglo XX.

Una nueva narrativa pública de las victorias de la Segunda Guerra Mundial y del heroísmo de la resistencia soviética sólo se introdujo tras la muerte de Stalin, con la llegada al poder de Nikita Jruschov. Aunque en muchas repúblicas socialistas el 9 de mayo ya era fiesta nacional, en Rusia no lo fue hasta 1965.

A partir de ese momento, la victoria sobre los nazis se convirtió en uno de los temas más explorados en la propaganda y la cultura del régimen, se le dedicaron películas, libros y documentales, y comenzaron los rituales masivos de celebración con desfiles militares, que se redujeron en la década de 1990 y luego fueron reactivados por Putin.

Según el historiador Nikolay Koposov, experto en historia de las ideas y memoria histórica, en la década de 2000 la Gran Guerra Patria “se convirtió en un verdadero mito de los orígenes para la Rusia postsoviética […]. Aunque la historiografía reciente presenta una imagen de la guerra mucho más contrastada que su imagen heroica convencional, esto no impide que este mito, apoyado por la propaganda estatal, se gane a la opinión rusa”.

Koposov añade otro elemento a la importancia de este mito: citando a la historiadora rusa Dina Khapaeva, califica el recuerdo de la Gran Guerra Patria de “mito de barrera”, es decir, funcional para oscurecer otro recuerdo, “el del terror estalinista, y para convencer a los rusos del papel positivo del Estado en la historia nacional”.

Al hacer hincapié en el mito de la victoria sobre los nazis, el régimen pudo así eclipsar los aspectos más problemáticos del pasado soviético, como el autoritarismo y la violencia indiscriminada contra los oponentes políticos.

“La sociedad postsoviética ha tendido a mostrar más indulgencia hacia su pasado”, escribe Koposov. Se ha fijado en su lado supuestamente heroico, sin reflexionar sobre sus aspectos trágicos, de los que, por otra parte, es perfectamente consciente”.

En resumen, desde hace veinte años se está produciendo un proceso de reevaluación del pasado, en cuyo centro se encuentra un pueblo —el pueblo ruso— representado como inocente y glorioso, que no merece sentirse inferior a Occidente, como ocurrió en el último periodo del régimen comunista y en la década de 1990, caracterizada por una grave crisis económica que marcó profundamente a la sociedad rusa.

Este proceso fue, por una parte, favorecido por el gobierno y, por otra, explotado, escribe Koposov: “En la medida en que la guerra de 1941-1945 puede considerarse tanto un triunfo del Estado como una acción heroica del pueblo, su recuerdo sirve de lugar de encuentro privilegiado entre la ideología estatista y el orgullo nacional.