Los italianos que estuvieron internados en Texas tras la Segunda Guerra Mundial

5000 soldados italianos fueron encarcelados allí al final de la Segunda Guerra Mundial.

Hoy en día, en Hereford, Texas, sólo hay quince mil habitantes y uno de los mayores rebaños de vacas de Estados Unidos. Pero al final de la Segunda Guerra Mundial, entre 1943 y 1946, esta diminuta ciudad del Sur profundo estadounidense fue escenario de una de las muchas historias olvidadas de la Segunda Guerra Mundial.

Estamos en los días que siguieron al 8 de septiembre, a la rendición y a la huida del rey y del gobierno de Badoglio bajo la protección de los Aliados. En octubre de 1943 y en los meses siguientes, en todos los campos de detención de África, India e Inglaterra, así como en Estados Unidos, se pidió a los prisioneros italianos que firmaran un formulario de cooperación a favor de los Aliados: se les pedía que prometieran trabajar “contra el enemigo común, Alemania”, que no abusaran de la fe y la confianza que se les había dado y que obedecieran todas las órdenes que se les dieran.

La mayoría de los soldados firmaron. Otros se negaron, por lo que fueron llamados “no cooperadores” y encerrados en un campo de prisioneros en Hereford. La historia de aquellos 5000 soldados que permanecieron allí durante tres años fue contada por el escritor Giuseppe Berto en su primer libro, “El cielo es rojo”.

En 2002, Giorgio Serafini lo contó en la película “Texas ’46” con Luca Zingaretti. Ahora llega un nuevo relato de primera mano con el libro de Adriano Angerilli (“Hereford, Texas: Honor y alambre de espino”), que ahora tiene noventa y dos años y que en aquella época era jefe de la milicia fascista del bosque y fue capturado en Túnez tras luchar en los frentes francés y greco-albanés.

Angerilli se licenció en Literatura en Arezzo hace doce años, a la edad de ochenta, y su tesis publicada ahora por Ritter Edizioni (y reseñada ayer por el Secolo) cuenta la historia de quiénes eran los no cooperantes y qué sufrieron durante sus años en Hereford. “Reserva Militar y Centro de Acogida” era el nombre oficial de aquel lugar inhóspito, construido en 1942 a 1000 metros de altitud, asolado a menudo por tornados y tormentas de polvo.

Pero para los que estaban encarcelados allí Hereford se convirtió, sobre todo después de mayo del 45, simplemente en un lugar de sufrimiento. Los oficiales italianos que se habían negado a alistarse y formar así parte de un cuerpo especial llamado “Unidad de Servicio Italiana” acabaron encerrados en el llamado “Campo Criminal de los Fascistas” y allí obligados a soportar un acoso constante con frecuentes castigos y palizas.

La guerra había terminado, pero en Hereford todo seguía igual, cristalizado. Los prisioneros no comprendían lo que ocurría en Italia. En caso de duda, se pusieron rígidos, evitando cualquier colaboración con los estadounidenses.

Quienes, a su vez, recelosos y horrorizados por el descubrimiento de los lagers nazis, hicieron todo lo posible por retrasar el regreso de los italianos a sus hogares: los últimos cuatro mil no fueron repatriados hasta enero de 1946.