Los asedios, de Leningrado a Sarajevo pasando por Ucrania

El asedio es uno de los actos más crueles de la guerra. Y durante siglos se ha combatido con las mismas armas: el hambre, el frío y el terror. La Ilíada describe el primer asedio de la literatura, la destrucción final de Troya y un pueblo disperso.

A pesar del paso de los siglos, pocas cosas parecen haber cambiado, empezando por el sufrimiento de la población, que si no muere de guerra, a menudo muere de hambre y terror. Este año hemos asistido a asedios crueles y trágicos, como el drama ucraniano vivido en la castigada ciudad de Mariupol.

La Edad Media comenzó a reforzar los asedios

Después de los largos asedios de la Antigüedad y la Edad Media, uno de los primeros en Europa en la era moderna que impactó en el imaginario colectivo fue el asedio de Magdeburgo, durante la Guerra de los Treinta Años, primera mitad del siglo XVII, debido principalmente a la crueldad que surgió del sangriento conflicto entre católicos y protestantes.

La ciudad, asediada durante meses, tras rechazar las peticiones de que se le perdonara el dinero, se vio finalmente obligada a rendirse, pero los acontecimientos que siguieron siguen llenando de horror la historia europea. Como la ciudad, a pesar de las insinuaciones y exigencias, había seguido resistiendo, su caída el 20 de mayo de 1631 abrió una serie de violencias sin precedentes.

Temiendo un destino terrible, la población siguió defendiéndose en las calles, lo que enfureció aún más a los mercenarios al servicio del general católico Tilly. Se lanzaron todo tipo de objetos contra los ocupantes y se tendieron emboscadas en las callejuelas: la lucha se prolongó calle por calle y casa por casa hasta que sólo quedaron en pie unos pocos edificios de la ciudad.

Las víctimas civiles ascendieron al menos a veinte mil, cientos de mujeres fueron violadas, mientras que ni siquiera los ancianos y los niños se salvaron. El eco de los horrores fue tal que muchos estados, incluso en campos opuestos, declararon que una masacre así nunca jamás se repetiría, pero la historia -a pesar de las buenas intenciones- desgraciadamente se repitió en otras ocasiones, aunque a menor escala.

El sitio de Leningrado, una de las grandes atrocidades de la Segunda Guerra Mundial

El dominio alemán sobre la ciudad rusa se estrechó a principios de septiembre de 1941, cuando se cortaron todas las conexiones con los alrededores. Leningrado era uno de los ambiciosos objetivos del ataque alemán y el fracaso en la conquista de la ciudad enfureció rápidamente al propio Adolf Hitler, que amenazó con hacerla desaparecer de la faz de la tierra.

Desde el comienzo del asedio hasta la liberación en enero de 1944, el número de muertos fue sencillamente espantoso. Cerca de ochocientas mil personas perdieron la vida en la ciudad sin suministros de ningún tipo, sin agua potable, electricidad, etc., muchas de ellas por inanición o congelación.

Si a esto añadimos los soldados soviéticos que cayeron en el frente durante la defensa, el total alcanza la cifra de un millón y medio de muertos. Los “900 días” de Leningrado se convirtieron pronto, aún durante el asedio, en un poderoso factor moral en la guerra contra el nazismo.

Con frecuencia, en los discursos de guerra, no sólo en la Unión Soviética, se citaba como modelo la historia de la ciudad que se convirtió en mito. No es de extrañar que hayan surgido decenas y decenas de obras literarias y películas en diversos países y lenguas para rememorar el “espíritu de Leningrado” y mantener vivo el recuerdo de aquellos trágicos acontecimientos.

Sarajevo hace 30 años, un horror precursor de Mariupol

Con el final de la Segunda Guerra Mundial, nadie habría imaginado que el asedio más largo del siglo XX ya no sería el de Leningrado, sino el de la capital bosnia de Sarajevo, que no sólo sufriría dolorosas pérdidas y destrucción por los acontecimientos de la guerra, sino también por otras actitudes contradictorias de la comunidad internacional, que durante años no encontró una solución para poner fin a las masacres.

Sarajevo quedó completamente aislada a partir de mayo de 1992 y comenzó el bombardeo de la ciudad por la artillería situada en las montañas circundantes. Las bombas se dirigieron principalmente contra la población civil y sólo hay que recordar las dos masacres que tuvieron lugar en el mercado de Markale, el 5 de febrero de 1994 y el 28 de agosto de 1995.

Además de la destrucción de edificios históricos, bibliotecas y museos, a finales de 1993, ni una sola casa de la ciudad había quedado indemne, mientras que más de treinta y cinco mil viviendas habían quedado completamente destruidas.

A las bombas para aterrorizar a la población se añadieron francotiradores, que a veces llevaron a cabo auténticas masacres, como en junio de 1993, cuando mataron a doce personas que hacían cola para conseguir agua, o cuando dispararon contra la multitud que asistía a un partido de fútbol.

Al igual que el mito de la resistencia al invasor nació del sitio de Leningrado, las vicisitudes cotidianas de los habitantes de Sarajevo suscitaron, sin embargo, una fuerte desconfianza hacia los organismos internacionales encargados de detener las guerras.