Las “Wunderwaffe” de Hitler contra Jarkov

Contra la ciudad ucraniana de Jarkov, Adolf Hitler prometió “armas maravillosas” (Wunderwaffe).

En marzo de 1943, en el punto álgido de la Segunda Guerra Mundial, el régimen nazi necesitaba desesperadamente una victoria. El frente sur se tambaleaba y en Alemania Stalingrado erosionaba la moral. Por ello, tras la retirada de Járkov, Hitler ordenó un asalto.

Las derrotas pueden desarrollar una dinámica casi extraña. Una vez que un frente empieza a tambalearse, resulta muy difícil evitar una reacción en cadena. La fuerza de combate tiene mucho que ver con la confianza en sí mismos de los soldados, sobre los que recae el peso principal del conflicto.

Por eso era tan peligroso psicológicamente que sólo unos días después de la rendición del 6º Ejército en Stalingrado, el general de las Waffen SS Paul Hausser ordenara la evacuación de la segunda ciudad ucraniana más grande, Járkov.

Uno de los poquísimos oficiales superiores del Reichswehr que se habían pasado a la “Schutzstaffel” de Himmler, había tomado sin duda la decisión tácticamente correcta de no permitir que sus divisiones de élite de las SS, que acababan de ser trasladadas para estabilizar el frente sudoriental, fueran cercadas.

No quería arriesgarse a un segundo Stalingrado, aunque más pequeño, a pesar de la orden explícita del “Führer” de mantener Járkov a toda costa. Así que Hausser abandonó la ciudad ya muy destruida y retiró sus tanques por la ruta más rápida.

Sin embargo, estratégica y políticamente, Hausser asumió un enorme riesgo. El 16 de febrero de 1943, después de que el Ejército Rojo hubiera recuperado el control total de la otrora importante metrópolis industrial, Stalin anunció: “Ha comenzado la expulsión masiva del enemigo de la Unión Soviética.

Este mensaje llegó a la población alemana a través de transmisores soviéticos y británicos interceptados secretamente o a través de rumores, aunque los transmisores y periódicos controlados del aparato de propaganda sólo difundieron la retirada de Járkov de forma muy atenuada y empaquetada.

Un golpe tras otro

La presión ejercida sobre los alemanes por la situación militar había aumentado enormemente como consecuencia de los combates en torno a Kharkov, los estrictamente confidenciales “Mensajes del Reich” de la Oficina Principal de Seguridad del Reich afirmaban: “Los Volksgenossen están consternados porque sus expectativas de una estabilización del frente en el Este aún no se han cumplido.” Un informador había transmitido una formulación preocupante: “Uno espera de un día para otro el gran punto de inflexión, ¡en lugar de eso llega un golpe tras otro!”

El mariscal de campo Erich von Manstein también tenía claro que el Grupo de Ejércitos Sur alemán en la Unión Soviética necesitaba desesperadamente un éxito espectacular. Como estratega sensible, también sabía ya cómo tendría las mayores posibilidades desde el punto de vista militar: con una ofensiva en los flancos del frente de ataque soviético. Pero Hitler no quiso. El “Führer” incluso voló personalmente al cuartel general de Manstein para instar al mariscal a lanzar un ataque frontal sobre Kharkov.

Durante tres días, una discusión sobre la situación siguió a la siguiente. Hitler exigió un ataque inmediato de las divisiones de las Waffen SS, aun a riesgo de acabar con estas importantes unidades. Sólo cuando Manstein le dejó claro que sin cabezas de puente ampliamente aseguradas en la orilla oriental del Dniéper, cualquier avance sería una misión suicida, Hitler cedió.

Además, como la cima de las unidades acorazadas soviéticas estaba a sólo unas decenas de kilómetros del puesto de mando del Grupo de Ejércitos Sur, Hitler decidió volar de regreso al cuartel general del Führer en Vinnitsa.

Armas desconocidas y únicas

Antes, sin embargo, emitió una proclama dirigida específicamente a los soldados del Grupo de Ejércitos Sur, la primera desde la rendición de Stalingrado. Comenzaba de forma bastante convencional con un llamamiento: “¡El resultado de una batalla de importancia decisiva para el mundo depende de usted! A mil kilómetros de las fronteras del Reich se decidirá el destino del presente y el futuro alemanes. La carga principal de esta batalla es suya”.

Los Landser, la mayoría de los cuales llevaban en acción desde 1940 con la excepción de unas pocas semanas de permiso, estaban acostumbrados desde hacía tiempo a estas cosas.

Hitler continuó refiriéndose a la proclamación de “guerra total” de su ministro de propaganda Joseph Goebbels: “Toda la patria alemana está, por tanto, movilizada. Hasta el último hombre y la última mujer, todo se pone al servicio de su lucha. La juventud defenderá las ciudades y los centros de trabajo alemanes a cañonazos”.

A continuación siguió el núcleo de la proclamación. La promesa de Hitler fue: “Siempre se están desplegando nuevas divisiones. Armas desconocidas y únicas están de camino a sus frentes”.

Sin embargo, este mismo anuncio consiguió el efecto contrario al que pretendía. La Oficina Principal de Seguridad del Reich informó el 4 de marzo de 1943 sobre lo que se especulaba en el interior del país: “En relación con la ofensiva, que en general se prevé segura, se habla mucho de nuevas armas, especialmente de gas venenoso o de armas con el mismo efecto (los llamados “desgarradores de pulmones”).” Este fue el resultado directo de la vaga promesa de la proclamación de Hitler.

El miedo al gas venenoso

Sólo formalmente ocultos, los “Informes del Reich” informaban de las preocupaciones que acompañaban a esta perspectiva: “La población se muestra constantemente aprensiva ante el posible uso de tales agentes, ya que cabe suponer que el enemigo responderá con las mismas armas y también lanzará agentes de guerra química durante los ataques aéreos sobre el territorio del Reich alemán.” El trauma de la Primera Guerra Mundial, la guerra del gas, parecía asomar de repente en el horizonte.

No está claro a qué se refería exactamente Hitler cuando hablaba de “las únicas armas disponibles”. En cualquier caso, no se trataba de gas venenoso; en la primavera de 1943, no existían preparativos concretos para el uso de este agente devastador que, sin embargo, los alemanes desarrollaban constantemente.

Las bombas volantes y los misiles balísticos denominados posteriormente “armas V” no eran armas de campo de batalla que pudieran haberse utilizado en una batalla de tanques. Los tanques pesados del tipo “Tigre” aún no eran numerosos, pero sin embargo ya estaban en uso; tampoco se podía hablar del nuevo tanque de peso medio V “Panther”, porque no era un arma “desconocida”, sino un diseño muy bueno, pero aún bastante convencional.

Lo mismo se aplicó al perfeccionamiento del legendario “Achtachter”, el cañón estándar de la Wehrmacht en calibre de 8,8 centímetros, y al carro de combate “Hornisse” equipado con él. Por el contrario, las armas antitanque realmente nuevas, el “Panzerfaust” y el perfeccionamiento del bazooka americano llamado “Panzerschreck“, aún estaban a meses de estar listas para su uso y producción en serie en la primavera de 1943, al igual que el Sturmgewehr 44.

Probablemente Hitler no se refería a ninguna “arma única” en concreto. Más bien, probablemente sólo utilizó esta fórmula para reforzar la maltrecha autoestima de los soldados. Si este cálculo tuvo éxito debe seguir siendo una cuestión abierta.

En cualquier caso, el 6 de marzo de 1943, las divisiones de las SS al mando de Paul Hausser comenzaron a atacar los flancos de las puntas de lanza blindadas soviéticas. El plan de Manstein funcionó. El contraataque psicológicamente importante en el sur del frente oriental tuvo éxito. El ímpetu de la derrota se frenó, por última vez.