La vida en Oflag 64, un campo de prisioneros de guerra nazi único

Prisioneros estadounidenses comparten recuerdos de un singular campo de prisioneros de guerra nazi: Oflag 64.

El 28 de julio de 2018, en el hotel Doubletree Hilton, cerca del aeropuerto de Dulles, a las afueras de Washington D.C., Mariusz Winiecki, profesor polaco de 42 años, contó a un público de estadounidenses sus experiencias al crecer en la pequeña ciudad de Szubin, a 240 km al sureste de Varsovia. Todos los presentes sabían dónde estaba Szubin y lo que había sido durante la Segunda Guerra Mundial: un campo de prisioneros de guerra nazi.

Szubin había sido el emplazamiento del Oflag 64 (abreviatura del término alemán Offizierslager, que significa “Campo de Oficiales”). Antiguamente era una escuela de chicos y consistía en una gran casa blanca de estuco de tres plantas rodeada de barracones de madera, ladrillo y estuco recién construidos para alojar a los prisioneros de guerra estadounidenses.

Los barracones para los Kriegies, como se llamaban a sí mismos (abreviatura de Kriegesgefanganen o “prisionero de guerra”), eran de los mejores que se podían encontrar en cualquier campo de prisioneros de guerra alemán.

Los oficiales estadounidenses de alto rango vivían cuatro por habitación en el edificio principal; cada habitación tenía su propio retrete y lavabo, elementos poco comunes en cualquier campo de prisioneros de guerra.

El resto de los oficiales vivían en los barracones. El teniente Brooks Kleber, capturado en Normandía, recordaba: “Vivíamos en dormitorios. No estábamos hacinados. Teníamos cubículos hechos con camas y taquillas. Nuestros colchones estaban rellenos de paja, lo cual era tolerable”.

El teniente Sidney Thal habló del campo a los 95 años, en 2008. Recordaba: “Nunca abusaron de nosotros. Nunca nos maltrataron. Funcionábamos, actuábamos y reaccionábamos únicamente según la Convención de Ginebra en la medida de lo posible, y lo mismo hacían los alemanes.”

Los estadounidenses dirigían el campo dentro de la alambrada, mientras que los alemanes controlaban el exterior, y Szubin adquirió la reputación de estar entre los mejores de todos los campos de prisioneros de guerra alemanes.

Aun así, ningún americano olvidó nunca que era una prisión, y ninguno de ellos sabía cuán larga sería la condena que tendrían que cumplir. O si los alemanes decidirían matarlos a todos cuando empezaran a perder la guerra.

El comandante estadounidense era el coronel Charles “Pop” Goode, que administraba el campo de unos 1.400 hombres con estricta disciplina, como si se tratara de una base militar en su país. Los hombres se afeitaban y hacían ejercicio todos los días y mantenían sus uniformes tan pulcros como podían.

En una reunión celebrada en 2011, Annette Nelson, viuda del teniente Richard Secor, uno de los prisioneros de guerra, dijo que su ex marido le había contado que los hombres “querían mantener la disciplina militar y poner orden en sus vidas”.

El oficial ejecutivo de Pop Goode, el teniente coronel John Waters, había sido capturado en el norte de África en 1943. Waters era yerno del general George S. Patton. Tanto Goode como Waters se esforzaron por mantener alta la moral de los soldados. Para ello, Goode adquirió un juego de gaitas.

No a todos les gustaban los sonidos que hacían, pero cada uno apreciaba por qué las seguía tocando: para levantarles el ánimo. Además, los hombres adquirieron una radio de onda corta, que mantenían oculta y en la que podían escuchar las noticias de la BBC.

La vida cotidiana de los Kriegie también se hizo más agradable gracias a un abogado sueco, Henry Soderberg, conocido por los Kriegie como “El Sueco Bienvenido”, que visitaba el campo cada dos o tres meses como representante de la YMCA. Traía libros, suministros y equipos para que los hombres tuvieran diversos programas recreativos que les ayudaran a pasar el tiempo de confinamiento.

“Teníamos una cantidad increíble de actividades”, dijo el teniente Kleber. “Teníamos una biblioteca de 3.000 libros. Teníamos ‘Szubin Prep’, en la que los presos impartían cursos de secundaria y de nivel universitario. Teníamos una banda de jazz, una orquesta clásica. Había una liga de béisbol y otra de fútbol de toque”. Y, por supuesto, estaban los interminables torneos de bridge.

Los residentes polacos de Szubin se escondían en los arbustos fuera de la alambrada para escuchar las actuaciones musicales. Wilbur Blaine “Bill” Sharpe recordaba que los espectáculos que organizaban los Kriegie y la camaradería que fomentaban “nos mantenían francamente vivos. Eso fue lo que nos mantuvo en pie”.

Los Kriegies publicaban un periódico mensual de una sola página, The Oflag 64 Item, que imprimía Anna Kricks, esposa de Willi Kricks, que había tenido una imprenta antes de ser reclutado por el ejército alemán. La administración del campo alemán aprobó el proyecto y nunca interfirió en su publicación. El Oflag 64 Item sigue siendo una publicación trimestral de los supervivientes activos.

La Cruz Roja traía un paquete de comida para cada hombre una vez a la semana para complementar las escasas raciones suministradas por los alemanes. Los paquetes incluían carne (compartida a partes iguales por todos en el comedor), así como leche, chocolate, queso y pasas.

Sin embargo, los hombres casi siempre tenían hambre. Los alemanes sólo les proporcionaban una dieta casi famélica a base de sopas aguadas y poco espesas, sucedáneos de café que sabían tan mal que muchos hombres lo utilizaban para afeitarse, y un dieciseisavo de hogaza de pan por persona y día.

El teniente Jay Drake recordaba: “A muchas de nuestras sopas se les añadía cebada. Junto con la cebada también te daban gusanos de la harina que, al empaparse, se hundían en el fondo del cuenco. Como no podías permitirte desechar ningún alimento, nunca mirabas dentro de tu cuenco mientras sacabas con la cuchara lo último de tu sopa”.

La falta de comida no era el único problema al que se enfrentaban los Kriegies en Oflag 64. A pesar de los programas y actividades que se proponían, sus mayores enemigos eran el aburrimiento y la apatía, sobre todo cuando llegaba el invierno.

Algunos sucumbieron a una especie de sopor y permanecieron en cama gran parte del día durante la larga y fría estación, demasiado desanimados para seguir intentando ser activos. La moral se desplomó con el descenso de las temperaturas.

Una dificultad con la que no tuvieron que lidiar los internos del Oflag 64 en Szubin, a diferencia de los de otros campos alemanes, fue la brutalidad de los guardias. Los guardias del Oflag 64 dejaron en paz a los estadounidenses para que dirigieran el campo, en su mayor parte; algunos incluso se hicieron amigos.

El teniente coronel Waters dijo en una entrevista de 2012 que los estadounidenses “podíamos ‘domar’ a casi cualquier soldado alemán si le dábamos una D-Bar (la barra de chocolate de ración Hershey de cuatro onzas que venía en los paquetes de la Cruz Roja) y cigarrillos. Esos pobres desgraciados estaban hambrientos. Fumaban flores secas de los tilos con un poco de tabaco mezclado. No tenían jabón decente, ni chocolatinas, y con la barra D y los cigarrillos podíamos conseguir casi todo lo que queríamos de los soldados alemanes”.

Un día de principios de junio de 1944, tres guardias alemanes irrumpieron en el campo para informar a los americanos sobre el desembarco de Normandía. Estos guardias habían servido anteriormente en el frente ruso. Waters los describió como “…esos pobres malditos lisiados que nos custodiaban. Pies congelados, dedos congelados. Brazos y piernas rotos, pero [no] pudieron entrar lo bastante rápido para decirnos que EEUU había invadido. Se alegraron mucho de ello; estaban hartos de la guerra”.

Los Kriegie se volvieron locos de emoción cuando se enteraron de la noticia, seguros de que la guerra acabaría pronto y volverían a casa, quizá en sólo unas semanas. Pero los combates se prolongaron durante todo el verano y hasta el comienzo del invierno de nuevo.

El 1 de octubre de 1944, el teniente coronel Waters escribió una críptica línea en su cuaderno (lo llamó Recuerdos) que se hacía eco de los pensamientos de la mayoría de los hombres. “Y así comienza otro mes. ¿Cuándo acabará esto?” En 2017, el hijo de Waters, George, visitó a Szubin llevando consigo el cuaderno descolorido de su difunto padre.

Pronto llegó otra Navidad melancólica. “La moral bajaba cada vez más”, escribió el teniente Brooks Kleber. “Los paquetes de la Cruz Roja cesaron. El tiempo se hizo más frío. Los guardias nos decían que los rusos se acercaban. A veces nos parecía oír combates”.

A mediados de enero de 1945, los estadounidenses se dieron cuenta de que diariamente pasaban por delante del campo corrientes de refugiados que caminaban hacia el oeste a través de la nieve y el frío intenso. Los Kriegies observaban las interminables columnas con creciente excitación. Entonces, el 20 de enero, la autoridad alemana les dijo que se prepararan para salir por la mañana; iban a ir a un nuevo campo. También los guardias alemanes querían salir de Polonia antes de que llegaran los rusos.

A la mañana siguiente, 1.350 Kriegies emprendieron la marcha hacia el oeste; sólo 490 llegarían a su destino. Algunos escaparon, otros regresaron a Szubin y algunos murieron por el camino. Tardaron cinco semanas en recorrer 362 millas. “Tuvimos ventiscas”, escribió Waters. “Tuvimos nieve, temperaturas bajo cero, lluvia, de todo. Fue amargo”.

Cuando por fin llegaron al nuevo emplazamiento, el Oflag 13-B, cerca de la ciudad de Hammelburg, Alemania, los prisioneros de guerra estadounidenses pensaron que sus peores pesadillas se habían hecho realidad. La primera visión del lugar les produjo una sensación de opresión; estaban a punto de ser encerrados como animales.

Nunca imaginaron que sentirían nostalgia del Oflag 64, pero las condiciones del campo de Hammelburg, y de los prisioneros de guerra ya confinados allí, eran deplorables, las peores que ninguno de los hombres Szubin había visto jamás.

Un mes después de su llegada, el 27 de marzo de 1945, una fuerza especial del ejército estadounidense de 300 hombres, mal equipada y con escasa dotación, fue enviada 60 millas detrás de las líneas alemanas. La operación fue ordenada por el general Patton, aparentemente para rescatar a los prisioneros de Hammelburg.

Sin embargo, el verdadero objetivo de Patton era salvar a su yerno, John Waters. El general Omar Bradley escribió más tarde que la misión “empezó como una búsqueda inútil y acabó como una tragedia”. El célebre historiador británico Alex Kershaw la calificó de “trágico fiasco”.

Casi todos los hombres del grupo especial murieron, resultaron heridos o fueron capturados, junto con varios de los kriegies. El coronel Waters resultó tan gravemente herido que necesitó múltiples operaciones a lo largo de un año antes de poder volver al servicio activo.

Los prisioneros que quedaban en Hammelburg, incluidos los que habían venido de Szubin, fueron enviados al este en los días siguientes. Sufrieron hambre y frío y los bombardeos y ametrallamientos de los Aliados. El número de muertos durante esta agonizante caminata sigue siendo desconocido.

Teniendo en cuenta las desgracias de Hammelburg y sus secuelas, no es de extrañar que muchos de los Kriegies recordaran el campo Oflag 64 casi más como un refugio que como una prisión. Formaron una activa asociación de supervivientes que celebró reuniones a partir de 1947, y muchos de los hombres y sus familias viajaron a Szubin en años posteriores para revivir sus recuerdos.

Y eso explica por qué un profesor polaco cautivó tanto al público del hotel de las afueras de Washington D.C., más de 70 años después del final de la guerra. Los estadounidenses que le escuchaban eran hijos y nietos de antiguos prisioneros de guerra, junto con un superviviente del campo, Bill Sharpe, que entonces tenía 96 años.

El profesor Mariusz Winiecki les contó cómo, de niño, había atravesado todos los días, de camino a la escuela, un grupo de edificios en ruinas parcialmente rodeados por una alambrada de espino. Cuando se hizo mayor, sintió más curiosidad por saber qué había sido aquel lugar. Cuando se enteró de que había sido un campo de prisioneros de guerra alemanes para estadounidenses, estaba ansioso por saber más.

“Mi generación no sabe lo que ocurrió en el campo”, dijo Winiecki, “porque durante la larga ocupación rusa, al pueblo polaco no se le permitió celebrar, ni siquiera reconocer, nada que tuviera que ver con el papel de los soldados estadounidenses en la Segunda Guerra Mundial”. Cuanto más aprendía sobre el campo, más decidido estaba Winiecki a concienciar a los habitantes de Szubin “sobre la Segunda Guerra Mundial y la atrocidad que puede causar la guerra”.

Winiecki dijo a su público en 2018: “Quiero contar vuestras historias, las historias de vuestros padres”. ¿Y qué mejor manera de hacerlo que creando un museo en el emplazamiento del campo, para recrear la vida de los prisioneros de guerra estadounidenses que vivieron allí?

Los hijos y nietos de los prisioneros de guerra estuvieron de acuerdo, al igual que el único superviviente. “Pensé que estaría bien conservarlo, aunque fuera un lugar de adversidad”, dijo Bill Sharpe. Recordó que su peso descendió de 150 a 96 libras durante sus 19 meses de cautiverio. Pero también señaló que tuvo “muchas experiencias agradables allí”, como el teatro y la música, y cómo todos los prisioneros intentaban cuidarse unos a otros.

Y así, como uno de los últimos supervivientes del Oflag 64, Sharpe se ofreció voluntario para asumir el papel principal en la recaudación de fondos para el museo conmemorativo.

Cuando regresó a Polonia, Winiecki trabajó con el alcalde de Szubin y el director del reformatorio que ahora ocupa el recinto de la prisión, y convenció al gobierno nacional para que cediera la propiedad de uno de los edificios de la prisión que quedaban para que sirviera de sede del museo.