La rendición de la Alemania nazi

La historia del día en que la victoria aliada se hizo oficial y del periodista que, hace más de 70 años, informó por primera vez y pagó un alto precio por ello.

La mañana del domingo 6 de mayo de 1945, Edward Kennedy recibió una de esas noticias que todo periodista espera toda la vida: había sido elegido para presenciar uno de los acontecimientos más importantes del siglo.

En su caso fue la rendición de la Alemania nazi al final de la Segunda Guerra Mundial, el mayor y más sangriento conflicto que la humanidad había visto jamás. El ejército estadounidense le pidió que hiciera una promesa: no debía difundir la noticia de la rendición hasta que le dieran permiso. Kennedy lo prometió, pero no pudo mantener su palabra durante más de 24 horas.

La noticia que Kennedy, entonces corresponsal de Associated Press, iba a mantener bajo embargo, como se dice en la jerga, se esperaba en todo el mundo desde hacía días. Una semana antes, el 30 de abril, Adolf Hitler se había suicidado en su búnker de Berlín; dos días después, la guarnición nazi de la capital alemana se había rendido y el 4 de mayo todo el ejército alemán del norte de Europa había hecho lo mismo.

La victoria de los Aliados estaba ya asegurada, pero la situación política en Europa era delicada. Son días difíciles”, escribió a principios de mayo el comandante en jefe del ejército aliado, el general Dwight D. Eisenhower, que sería presidente de Estados Unidos dos veces después de la guerra: “No se puede hacer nada si no es con la mayor prudencia”.

En aquellos días, empezaban a sentirse los primeros elementos de lo que se llamaría la “Guerra Fría”, y el clima entre los Aliados, estadounidenses y británicos por un lado y rusos por otro, era de sospecha mutua.

La mayor preocupación era que ocurriera algo parecido a lo que había pasado en 1939, seis años antes, cuando Alemania y Rusia eran aliadas. En aquel momento, los dos países se estaban repartiendo Polonia, pero como los dos ejércitos no habían fijado zonas de demarcación precisas, se produjeron una serie de enfrentamientos entre ambos ejércitos que causaron numerosas muertes.

Un incidente así en 1945 habría tenido consecuencias catastróficas, quizás incluso una nueva guerra entre Estados Unidos y la Unión Soviética. Eisenhower era el hombre encargado de garantizar que tales incidentes no volvieran a repetirse.

Su cuartel general en Reims, situado en un instituto técnico rebautizado “Pequeña Escuela Roja”, fue el destino de Kennedy y de los otros dieciséis periodistas elegidos por el alto mando para presenciar la rendición de Alemania. Kennedy llegó a la ciudad cuando creía que la firma era inminente y fue conducido con los demás periodistas a un aula vacía donde les dejaron esperar.

Era la hora de comer, pero aún no había llegado ninguna comunicación del ejército: lo único que podían hacer los periodistas, y que hacían sin reparos, era fumar cigarrillos y beber café. En un momento dado, la tensión de la espera se rompió cuando un par de periodistas que no formaban parte del grupo se dieron cuenta de que pasaba algo y aparecieron delante de la escuela.

Hubo gritos y protestas, pero finalmente la policía militar los expulsó. Kennedy miró su reloj: ya era más de medianoche, pero aún no había llegado ninguna noticia del alto mando. Los periodistas empezaron a pensar que algo había salido mal.

Tenían razón: en otra sala del edificio, el negociador alemán, el general Alfred Jodl, se había negado a firmar y llevaba toda la tarde repitiendo que una rendición incondicional alemana era “impensable”. Describió las atrocidades cometidas por los rusos en Alemania Oriental y explicó que todavía había millones de refugiados intentando escapar del Ejército Rojo.

La única forma de garantizar la vida de estas personas era firmar una rendición parcial: el ejército alemán dejaría de luchar contra los angloamericanos, pero seguiría frenando el avance ruso. Era una condición inaceptable para Eisenhower: de haberla aceptado, habría provocado sin duda un conflicto armado con los rusos.

Este escenario político-fantástico era la última esperanza desesperada de los dirigentes nazis: empujar a los estadounidenses y británicos a luchar contra los rusos y obligarles así a aliarse con Alemania en un frente anticomunista, para seguir al mando del país y evitar ser juzgados por sus crímenes de guerra.

Era una situación delicada y Eisenhower decidió tratarla con la mayor dureza posible. A medianoche hizo saber a Jodl que si no firmaba la rendición inmediatamente, las tropas angloamericanas empezarían a disparar contra todos los soldados alemanes que intentaran rendirse y comenzarían a hacer retroceder a los refugiados. A las dos menos cuarto de la madrugada, el gobierno alemán autorizó a Jodl a firmar.

Media hora más tarde, a las 2.20, el portavoz del ejército entró por fin en la sala donde Kennedy y los demás llevaban nueve horas esperando. Los periodistas fueron conducidos a una sala en forma de L. En el centro había una larga mesa detrás de la cual estaban los representantes de los Aliados: estadounidenses, británicos, franceses y rusos.

Para impresionar a los alemanes, Eisenhower había hecho colgar en las paredes grandes mapas de Europa que mostraban la disposición de los ejércitos aliados y unas líneas imaginarias de ataque hacia los últimos focos de resistencia alemana. Kennedy y los demás periodistas, junto con fotógrafos y cámaras, se instalaron a un lado de la mesa.

A las 2.40 h, los oficiales aliados se sentaron detrás de la mesa y entraron los alemanes: Jodl, seguido del almirante Hans-Georg von Friedeburg, su predecesor en las negociaciones, que había sufrido una crisis de estrés durante las conversaciones, y otro oficial que hacía de intérprete. Los tres oficiales alemanes se alinearon ante la mesa aliada, chasquearon los tacones de sus botas y se sentaron.

Un oficial estadounidense presentó a Jodl los documentos por los que los alemanes aceptaban la rendición incondicional a partir de la medianoche del 8 de mayo. El documento fue leído y traducido a Jodl, se le preguntó si entendía los términos de la rendición y Jodl a través de su intérprete contestó que sí.

Jodl firmó las tres copias del documento. A su lado, von Frideburg aún parecía conmocionado y hacía una mueca de dolor cada vez que alguien pasaba a su lado. Al final de la firma, Jodl pidió la palabra. Se concedió el permiso y el oficial nazi se levantó. En posición de firmes, pero con los ojos bajos y la voz temblorosa, Jodl dijo: ‘Con esta firma, el pueblo alemán y el ejército alemán se entregan en manos de los vencedores.

En esta guerra que dura ya cinco años, los alemanes han sufrido más que ningún otro pueblo del mundo. En este momento sólo puedo esperar que los vencedores les traten con generosidad”. No hubo respuesta. Esa noche, Eisenhower envió un mensaje a Washington anunciando el final de la guerra: “La misión de las fuerzas aliadas se completó a las 2.41 horas del 7 de mayo de 1945.

Mientras Eisenhower hacía gala de un prodigioso understatement anglosajón, Kennedy y los demás fueron llevados a una sala de la escuela para trabajar en sus artículos. Kennedy mecanografió rápidamente su artículo y lo hizo aprobar por un funcionario de la censura: para enviarlo a su redacción, sin embargo, como había prometido, tuvo que esperar el permiso oficial.

A las 4 de la mañana, tras más de una hora de espera, llegó el portavoz del ejército con una noticia que enfureció a todos los periodistas presentes: el anuncio del fin de la guerra no podría hacerse hasta las 15 horas del 9 de mayo, es decir, 36 horas después del momento de la rendición. Los periodistas abrumaron al portavoz con gritos y protestas, pero no hubo forma de hacerle cambiar de opinión. Recordando aquel día, Kennedy escribió lo siguiente:

Volamos de vuelta a París bajo la pálida luz dorada de una mañana de mayo. París nunca tuvo un aspecto tan hermoso como aquel día desde el cielo: coronada por la cúpula blanca del Sacre Coeur, cuando los parisinos ya habían empezado a llenar las calles de camino al trabajo, las calles se llenaron de puntitos negros. ¡Qué noticias teníamos para ellos y para los trabajadores de todo el mundo! Noticias que les harían abandonar sus máquinas y celebrar tras años de preocupación y sufrimiento.

Durante toda la mañana Kennendy intentó comprender lo que estaba ocurriendo y por qué no se podía comunicar la noticia del fin de la guerra. Finalmente, algunos oficiales del alto mando le revelaron que ahora el problema eran los rusos: pocas horas después de la rendición de Reims, el alto mando soviético había hecho saber que el delegado ruso no había sido autorizado a firmar una rendición, por lo que el documento no era válido y había que organizar inmediatamente una nueva ceremonia en Berlín.

En realidad, en los documentos firmados por Jodl ya existía la obligación de que los alemanes se presentaran de nuevo en Berlín para una segunda firma, pero los rusos hicieron el asunto especialmente urgente. A ojos de Kennedy, los Aliados sólo mantenían al mundo en la oscuridad sobre la noticia más importante del siglo para que los rusos pudieran organizar mejor su espectáculo propagandístico.

Kennedy luchó por reprimir su deseo de hacer estallar el plan que consideraba inmoral. Entonces, a las 14.3 h. del 8 de mayo, llegó el engaño: el gobierno alemán anunció por radio que se había rendido y la BBC difundió la noticia por todo el mundo.

A juicio de Kennedy, se había violado el embargo. Aunque el compromiso de no revelar la noticia sólo se aplicaba a los periodistas presentes en Reims, Kennedy ya no se sintió obligado a mantener su palabra y decidió enviar la noticia. Enviarla directamente a su oficina de Nueva York era imposible, ya que todas las líneas telegráficas estaban controladas por el ejército estadounidense, pero Kennedy pudo eludir la prohibición comunicándose con la oficina de Associated Press en Londres.

A través de sus colegas envió a Nueva York un relato detallado de la rendición, con pormenores que sólo un testigo presencial podría haber dado. Al día siguiente, el 9 de mayo por la mañana, la noticia saltó a la portada del New York Times. Haber revelado la noticia le costó caro a Kennedy: su acreditación como corresponsal fue inmediatamente revocada, al igual que todas las demás acreditaciones de Associated Press.

Cuarenta y cuatro periodistas firmaron un documento exigiendo que durante un periodo punitivo no se permitiera a Associated Press seguir enviando despachos. Kennedy fue criticado por el propio New York Times, que había dedicado toda una portada a su despacho. Tras llamarlo a Estados Unidos, Associated Press lo despidió en noviembre de ese año.

A pesar de las críticas casi unánimes, al cabo de unas semanas quedó claro que Kennedy tenía razón. Los militares estadounidenses habían ocultado la noticia sólo para dar tiempo a los soviéticos a organizar su espectáculo. El despacho de Kennedy no se envió hasta dos horas después de la emisión de la BBC, momento en el que la noticia de la rendición ya era de dominio público.

Eisenhower devolvió a Kennedy su acreditación de corresponsal, un gesto simbólico puesto que ya no había guerra de la que informar. En 2012, Associated Press se disculpó por haberle despedido, afirmando que había manejado todo el asunto “de la peor manera posible”. Varios periodistas llevan años pidiendo que se conceda a Kennedy el Premio Pulitzer. Sin embargo, fue demasiado tarde para Kennedy: murió en 1963 en un accidente de coche; tenía 58 años.