La propaganda nazi sobre los escombros de Italia

Las imágenes de monumentos y edificios destruidos en Italia por los bombardeos aliados se utilizaron para desacreditar al enemigo en la fase final de la Segunda Guerra Mundial. Y muchas de esas fotografías han resurgido tras años de investigación en archivos.

El historiador alemán Ralf Peters acababa de empezar un nuevo trabajo en el Zentralinstitut für Kunstgeschichte (Instituto Central de Historia del Arte) de Múnich cuando se enfrentó a un enigma que le mantendría ocupado durante unos diez años. En un armario del Instituto, el investigador había encontrado una caja llena de viejas fotografías en blanco y negro sin ninguna referencia concreta.

En palabras al diario Spiegel: Dentro de la caja había 600 fotos en blanco y negro sin fecha. No estaban en ningún orden concreto y no aparecían en ningún inventario. “Nadie sabía lo que hacían en aquel armario”, recuerda Peters. “No estaban en buenas condiciones. Las imágenes mostraban edificios quemados, monumentos destruidos y palacios en ruinas, todas ellas tomadas en Italia durante la Segunda Guerra Mundial. Al principio, Peters estaba desconcertado sobre la procedencia de las fotografías: ¿quién las había tomado? ¿Cuándo exactamente? Y lo que es más importante, ¿con qué fin?.

Para responder a estas preguntas, el historiador tuvo que trabajar durante años reconectando los sujetos retratados en las fotos con los edificios correspondientes en Italia.

Un largo y meticuloso trabajo de catalogación, que finalmente dio sus frutos, condujo a un interesante descubrimiento: las fotografías habían sido tomadas por la propaganda nazi para mostrar al mundo la devastación causada por los Aliados en el patrimonio histórico y artístico de Italia durante la guerra de liberación de la península que comenzó en 1943.

En julio de ese año, las fuerzas aliadas habían desembarcado en Sicilia e iniciado su avance hacia el norte para derrotar a las fuerzas nazi-fascistas. La caída del régimen de Benito Mussolini y el ambiguo armisticio del 8 de septiembre habían convertido oficialmente al ejército alemán en un enemigo al que los italianos debían oponerse.

Desde el punto de vista de los mandos alemanes, la situación era muy grave. Pero los nazis de Berlín hicieron lo que puede considerarse la elección menos convencional para sus estándares de la Segunda Guerra Mundial.

Los nazis decidieron enviar a Italia a varios expertos alemanes en arte para cumplir uno de los artículos de las convenciones de guerra que estipulaba que las fuerzas de ocupación debían proteger los tesoros históricos y artísticos de las zonas invadidas.

El equipo de expertos incluía también a Ludwig Heydenreich, el historiador del arte que pocos años después asumiría la dirección del Zentralinstitut für Kunstgeschichte de Múnich.

El equipo catalogó numerosos edificios principalmente en el norte de Italia, donde aún no habían llegado las Fuerzas Aliadas, señalando a los cuarteles generales del ejército los lugares de interés cultural que debían conservarse y los edificios que no debían utilizarse para instalaciones militares temporales.

Pero mientras en Francia una iniciativa similar se ocupaba de documentar y fotografiar los edificios intactos, en Italia el trabajo de catalogación afectaba a menudo a edificios que ya habían sido destruidos por los bombardeos llevados a cabo por los Aliados.

Los nazis decidieron así explotar las imágenes para demostrar la devastación causada por las fuerzas aliadas en nuestro país. Los jefes del ejército y de la propaganda presentaron a los aliados como bárbaros, insensibles al arte y dispuestos a pocos escrúpulos para no detener su avance hacia el norte de Italia.

Al fin y al cabo, los estadounidenses utilizaron las mismas armas propagandísticas en las zonas bombardeadas por los alemanes, colocando a menudo carteles llamativos delante de los edificios en ruinas que decían: Destruido por los alemanes.

Al poco tiempo, la tarea del equipo de historiadores del arte enviados a Italia cambió considerablemente. La producción de fotografías para demostrar la devastación de edificios, iglesias y monumentos aumentó significativamente y se convirtió en la actividad principal, dejando en un segundo plano la tarea de conservación.

A menudo, las tomas fueron realizadas por fotógrafos de propaganda nazi, que luego produjeron folletos y octavillas con imágenes de los edificios antes y después de los bombardeos aliados.

Pero, ¿cómo acabaron las fotografías en la misteriosa caja encontrada por Peters hace una década en el Instituto Central de Historia del Arte de Múnich? Según el historiador, durante los años de la guerra Heydenreich participó activamente en la producción de folletos sobre la devastación de los bombardeos de las fuerzas aliadas. Así pues, el célebre historiador del arte estaba en posesión de cientos de fotografías que acabaría depositando en el instituto después de la guerra, una vez que fue nombrado director.