La liberación de los campos nazis

A mediados de abril de 1945, durante su victorioso avance hacia Alemania, los ejércitos de los aliados occidentales, Estados Unidos, Reino Unido y Canadá, se toparon con los primeros campos de concentración nazis que habían encontrado.

Allí encontraron a decenas de miles de personas, encerradas tras vallas de alambre de espino, demacradas, enfermas. Montones de personas que habían muerto de hambre y enfermedades, reducidas a poco más que esqueletos cubiertos de piel, yacían en fosas comunes o apiladas entre los barracones de los campos.

Aunque el Ejército Rojo de la Unión Soviética había liberado los grandes campos de concentración y exterminio de Europa del Este en los meses anteriores, la censura soviética no había dado mucha importancia a la noticia.

Así, las fotos de los campos de concentración tomadas por los militares estadounidenses y británicos, y las descripciones que de ellos hicieron los periodistas que acompañaban a los ejércitos, fueron los primeros testimonios con los que el público mundial pudo hacerse una idea de la magnitud de los crímenes cometidos por el régimen nazi.

El horror de los campos de concentración nazis

Los campos que los aliados occidentales liberaron en su avance desde Francia fueron Buchenwald, liberado por los estadounidenses el 11 de abril, Bergen-Belsen, liberado por los británicos el 15 de abril, y después Dora-Mittelbau, Flossenbürg, Dachau y Mauthausen, en Austria.

Eran campos de concentración, o Konzentrationslager, según la jerga de la burocracia alemana: lugares donde los prisioneros políticos y de guerra y, más tarde, los judíos, eran encerrados, reeducados y obligados a realizar trabajos forzados.

Los primeros campos de concentración se construyeron en 1933, poco después de que Adolf Hitler llegara al poder, con el objetivo de encarcelar a decenas de miles de militantes y activistas de los partidos políticos enemigos del nazismo: socialdemócratas y comunistas. Antes de la guerra, el número máximo de prisioneros detenidos alcanzó los 45.000.

Con el estallido del conflicto y las primeras victorias rápidas del ejército alemán, los campos de concentración vieron aumentar considerablemente su papel. Millones de prisioneros de guerra, principalmente rusos y polacos, fueron internados; el mismo destino corrieron millones de judíos que vivían en los territorios ocupados (estos últimos fueron encarcelados y exterminados principalmente en Polonia, mientras que los campos en suelo alemán se utilizaron generalmente para prisioneros políticos y prisioneros de guerra).

Según la definición oficial, la finalidad de los campos era recoger elementos peligrosos e indeseables, reeducarlos y someterlos a trabajos forzados. En la práctica, los prisioneros fueron sometidos a un régimen de “exterminio por trabajos forzados”, en el que millones murieron por una combinación de falta de higiene y alimentos, fatiga física, experimentos pseudocientíficos y por el acoso sufrido por los guardias de los campos.

Estos campos de concentración estaban clasificados de forma diferente y funcionaban de manera distinta a los verdaderos campos de exterminio, aunque los resultados eran muy parecidos. Todas ellas estaban situadas en Polonia y Europa del Este, y tenían como único objetivo el genocidio de la población judía y romaní.

En los campos de exterminio, los prisioneros no eran sometidos a trabajos forzados ni a procedimientos de reeducación, sino que eran llevados inmediatamente a las cámaras de gas en cuanto bajaban de los trenes.

En estos campos, como Bełżec, Sobibór, Treblinka y Birkenau (el campo de exterminio que formaba parte del campo de concentración más grande de Auschwitz) fueron asesinadas cerca de 3 millones de personas. Los nazis intentaron desmantelar la mayoría de estos campos, pero varios fueron capturados intactos por el Ejército Rojo en 1944.

La liberación de los campos de concentración nazis

Los soviéticos no dieron mucha publicidad al descubrimiento de los campos de exterminio y concentración que encontraron en Polonia. El dictador ruso Josef Stalin estaba centrado en terminar la guerra lo más rápidamente posible mientras ocupaba la mayor cantidad de territorio posible.

No le interesaba hacer especial hincapié en el exterminio de judíos y polacos, que, entre otras cosas, a sus ojos corría el riesgo de eclipsar el gran sufrimiento padecido por el pueblo ruso. En el primer artículo sobre la liberación del campo de Auschwitz, publicado en Pravda el 2 de febrero, no se mencionaba a los judíos, sino sólo a las genéricas “víctimas del fascismo”.

Las primeras fotografías y artículos que describían los horrores de los campos nazis llegaron tres meses después, cuando estadounidenses y británicos llegaron a los campos de concentración de Alemania. El primero en ser liberado, el 11 de abril, fue el campo de Buchenwald, en Baja Sajonia.

Cuando los prisioneros se dieron cuenta de que los alemanes se disponían a evacuarlos para impedir que los aliados los liberaran, enviaron una señal de socorro con una radio que habían conseguido esconder en uno de los barracones. Para su enorme sorpresa, el mensaje fue respondido por el cuartel general del III Ejército estadounidense, dirigido por el general George Patton, que les hizo escribir que una partida de rescate estaba en camino.

Los prisioneros, casi todos ex soldados, iniciaron una revuelta contra los pocos guardias que quedaban y consiguieron apoderarse del campo poco antes de la llegada de los estadounidenses (el campo, lleno de prisioneros políticos, contaba con una amplia estructura política y militar clandestina en su interior, formada casi en su totalidad por socialdemócratas y comunistas).

Entre los primeros en visitar el campo y a sus 20.000 prisioneros supervivientes, el 12 de abril, estuvo el periodista estadounidense Edward Murrow, que dejó una descripción radiofónica del mismo que ha entrado en la historia periodística:

Quiero contarle lo que podría haber visto y oído si hubiera estado conmigo el jueves: no será agradable escucharlo. Si está comiendo, o si no quiere oír lo que hicieron los alemanes, ahora es un buen momento para apagar la radio, porque voy a hablarle de Buchenwald. […] Pido ver uno de los barracones. Fue ocupada por checoslovacos. Cuando entro, los hombres se agolpan a mi alrededor, intentando subirme a sus hombros. Son demasiado débiles. Muchos no pueden levantarse de la cama. Me han dicho que el edificio llegó a albergar 80 caballos. Dentro hay 1.200 hombres, cinco por litera. El hedor es indescriptible. […]

Pregunto cuántos hombres habían muerto en ese edificio en el último mes. Llaman a un médico. Miramos su expediente. Sólo nombres en un pequeño libro negro – nada más – nada sobre quiénes eran, de dónde había venido cada uno, qué habían hecho o qué esperaban. Junto a los nombres de los muertos una cruz. Los conté: un total de 242 – 242 de 1.200, en un mes. Mientras caminaba hacia la parte trasera del barracón, se oyó un aplauso de los hombres demasiado débiles para levantarse de sus camas. Sonaba como el aplauso de los niños. Eran muy débiles. […] Al salir al patio, un hombre cae al suelo muerto. Otros dos, deben tener más de 60 años, se arrastran hacia la letrina. Lo vi, pero no lo describiré.

En Bergen-Belsen, donde los soldados británicos llegaron el 15 de abril, la situación era aún peor. En todo el campo los soldados encontraron 60.000 prisioneros, la mayoría al borde de la muerte o gravemente enfermos. A principios de año, el campo se había visto afectado por una epidemia de tifus que había matado a 35.000 prisioneros.

En los alrededores del campo, los británicos encontraron más de diez mil cadáveres sin enterrar. Las fotografías y películas que mostraban pilas de cadáveres y las excavadoras utilizadas para empujarlos a fosas comunes se convirtieron en una de las imágenes más tempranas y simbólicas de las atrocidades cometidas por los nazis y, antes de ser sustituido por Auschwitz, el nombre de Belsen se convirtió en el emblema de todos los campos de concentración y exterminio.