La historia del Keep Calm and Carry On o Mantén la calma y sigue adelante

Para prepararse para la Segunda Guerra Mundial, el gobierno británico creó el cartel motivador Keep Calm and Carry On (Mantén la calma y sigue adelante) en 1939. El cartel se creó para levantar el ánimo del pueblo británico, amenazado por los ataques aéreos masivos que se preveían sobre ciudades importantes.

El cartel no fue muy reconocido hasta que se redescubrió en 2000 en Barter Books, una librería de Alnwick, a pesar de que se hicieron 2,45 millones de copias y de que el Blitz realmente tuvo lugar. Desde entonces, otros negocios privados lo han reeditado, y diversos artículos lo han adoptado como motivo ornamental.

El cartel ha ganado reconocimiento en todo el mundo porque evoca la idea victoriana del estoicismo británico, que incluía el labio superior rígido, el autocontrol, la fortaleza y el mantenimiento de la compostura bajo presión.

Hasta que la hija de un ex miembro del Real Cuerpo de Observadores presentó una colección de unos 15 ejemplares originales a Antiques Roadshow en 2012, se creía que sólo habían sobrevivido dos ejemplares. Desde entonces, se han descubierto algunos ejemplares más.

Diseño

El Ministerio de Información creó el cartel Keep Calm and Carry On (Mantén la calma y sigue adelante) entre el 27 de junio y el 6 de julio de 1939. Los otros dos carteles de publicidad destinada al pueblo británico: eran Freedom Is in Peril / Defend It With All Your Might (La libertad está en peligro / Defiéndela con todas tus fuerzas) y Your Courage, Your Cheerfulness, Your Resolution Will Bring Us Victory (Tu valor, tu alegría, tu resolución nos traerán la victoria).

Cada cartel mostraba la declaración bajo una imagen de una Tudor Crown (Corona Tudor, símbolo del Estado). El Keep Calm fue diseñado para ser difundido con el fin de levantar la moral en caso de una calamidad bélica, como el uso generalizado de explosivos de gran potencia y gas venenoso en los bombardeos de las grandes ciudades, que generalmente se preveía a las pocas horas del comienzo de una guerra.

A. P. Waterfield, funcionario de carrera, propuso Your Courage (Tu valor) como una de varias ideas para un grito de guerra unificador que sacara lo mejor de cada uno de nosotros y nos pusiera de inmediato en una actitud agresiva.

Harold Nicolson, diputado, William Codling, interventor de la HMSO, Gervas Huxley, antiguo jefe de publicidad del Empire Marketing Board, William Surrey Dane, director general de Odhams Press, H. V. Rhodes, que más tarde sería director de la División General de Producción (GPD), y John Hilton, profesor de relaciones industriales de la Universidad de Cambridge, también participaron en la planificación de los primeros carteles. Los diseños de los carteles fueron creados por el artista Ernest Wallcousins.

La planificación detallada de los carteles había comenzado en abril de 1939, y los dibujos definitivos se crearon tras las conversaciones mantenidas entre funcionarios del Ministerio de Información y representantes de HM Treasury y HMSO los días 26 y 27 de junio, respectivamente.

Los bocetos del cartel se terminaron el 6 de julio y el Ministro del Interior, Samuel Hoare, 1er Vizconde Templewood, aprobó los diseños finales el 4 de agosto. A las 24 horas del comienzo de la guerra, los carteles estaban preparados para su exhibición. La impresión comenzó el 23 de agosto de 1939, día en que la Alemania nazi y la URSS firmaron el Pacto Molotov-Ribbentrop.

Había 11 tamaños distintos disponibles para los carteles, siendo el más pequeño de 38 por 25 cm (15 por 10 pulgadas) y el más grande de 48 hojas. El fondo podía ser rojo o azul. La escritura se parece a tipos humanistas sans-serif como Gill Sans y Johnston, aunque presumiblemente fue dibujada a mano por Wallcousins.

Producción y distribución

Entre el 23 de agosto y el 3 de septiembre de 1939 se imprimieron unos 2.500.000 ejemplares de Keep Calm and Carry On, pero aunque Your Courage y Freedom is in jeopardy se difundieron ampliamente, Keep Calm no fue autorizada para su exhibición pública inmediata.

En su lugar, se determinó que los ejemplares debían guardarse en cámaras frigoríficas para su uso tras ataques aéreos importantes (transfiriéndose los recursos a Tu valor y La libertad está en peligro).

Hasta abril de 1940, se conservaron ejemplares de Keep Calm and Carry On, pero después de esa fecha, las existencias se eliminaron como parte del programa más amplio de Recuperación de Papel. Parece ser que se expusieron algunos duplicados, aunque fueron pocos y no se autorizaron.

Según una noticia del Yorkshire Post de octubre de 1940, el cartel se expuso en una tienda de Leeds; una imagen de 2016 lo muestra colgado en la pared de un laboratorio gubernamental de Bedfordshire. y una imagen de Cecil Beaton de 1941 muestra una enorme réplica expuesta en un bar.

Los carteles se diseñaron teniendo en cuenta que habría una enorme necesidad de una abundante emisión de amplio material tranquilizador y que los ataques enemigos contra la población civil comenzarían en cuanto se declarara la guerra. En realidad, la campaña inaugural de carteles coincidió con la Guerra Falsa, llegando a una población que aún no había sufrido directamente el impacto de un enfrentamiento enemigo.

En octubre de 1939, se abandonó la campaña de carteles restantes debido a las quejas sobre su gasto y eficacia. La reacción del público a la campaña fue muy desfavorable, según un análisis de Mass Observation.

Se criticó a Tu Valor por ser excesivamente escrito, largo y, en general, desagradable debido al gran volumen de carteles. La gente interpretó específicamente que el mensaje de Tu Valor significaba que las clases bajas sufrirían en beneficio de las clases altas.

Según la historiadora del diseño Susannah Walker, la campaña fue un rotundo fracaso y una prueba de que los funcionarios de clase alta malinterpretaron el sentimiento del público. Según Stuart Manley, fue un error retrasar el lanzamiento de Keep Calm tras la mala acogida de los dos carteles anteriores: Si hubieran empezado con éste, creo que habría sido tan popular entonces como lo es ahora.

Evolución posterior

A finales de mayo y principios de junio de 1941 se publicaron 14.000.000 de ejemplares del folleto Beating the Invader (Vencer al invasor), que contenía un mensaje del Primer Ministro Winston Churchill. El folleto insta a la población a Stand Firm (Mantenerse firme) y Carry On (Seguir adelante) y comienza así: If invasion comes… (Si llega la invasión…).

Redescubrimiento y comercialización

Uno de los carteles originales de Keep Calm and Carry On fue descubierto en 2000 por Stuart Manley, copropietario con su esposa Mary de Barter Books Ltd. en Alnwick, Northumberland, mientras revisaba una caja de libros usados que habían comprado en una subasta.

La pareja la enmarcó junto a la caja registradora y la expuso allí. Debido a la atención que generó, Manley empezó a fabricar y vender duplicados del mismo. Susie Steiner, periodista de The Guardian, recomendó las réplicas como regalo de Navidad a finales de 2005, lo que aumentó aún más su popularidad. Siguiendo el ejemplo de los Manley, otras empresas utilizaron rápidamente el diseño como inspiración para diversos artículos.

No quería que se trivializara, pero, por supuesto, ahora se ha trivializado más de la cuenta, comentó Mary Manley más tarde.

The Story of Keep Calm and Carry On (La historia de Keep Calm and Carry On), un cortometraje educativo, fue publicado por Barter Books a principios de 2012 y ofrece un relato visual de cómo la frase y su diseño se modernizaron y se convirtieron en un eslogan. Desde febrero de 2022 ya no está disponible en YouTube.

El cartel ha evolucionado hasta convertirse en una alusión al estoicismo británico, incluidos el labio superior rígido, el autocontrol, la fortaleza y el mantenimiento de la compostura bajo presión.

Hoy se considera no solo una destilación de un periodo crítico de la britanidad, sino también un mensaje edificante del pasado al presente en una época de crisis, según Susannah Walker. Continúa señalando que tal interpretación, sin embargo, ignora las circunstancias que subyacen a su creación y el fracaso general de la campaña.

Reclamaciones de derechos de marca

Tras no conseguir registrar la frase como marca en el Reino Unido, en agosto de 2011 se supo que una empresa con sede en el Reino Unido llamada Keep Calm and Carry On Ltd (dirigida por el empresario Mark Coop) la había registrado como marca comunitaria en la UE (n.º de marca comunitaria: 009455619) y en Estados Unidos (n.º 4066622).

La empresa envió un aviso de retirada a un minorista que vendía productos de Keep Calm and Carry On. Los Manley de Barter Books, entre otros, cuestionaron la legitimidad de la empresa para reclamar la marca porque el término se utilizaba ampliamente antes del registro y no podía identificarse como denotativo de origen comercial.

Trade Mark Direct, un asesor británico en propiedad intelectual, presentó una solicitud para anular el registro alegando que las palabras se utilizaban con demasiada frecuencia para que una sola persona tuviera los derechos exclusivos. Sin embargo, la solicitud fue denegada, y la marca sigue registrada y protegida en toda la UE. Posteriormente, la empresa intentó registrar el eslogan como marca tanto en Canadá como en Estados Unidos.

Imitaciones y parodias

El cartel se ha convertido en un conocido meme como resultado de las numerosas parodias, imitaciones y cooptaciones que han surgido a medida que aumentaba su popularidad en otros medios de comunicación. Algunos ejemplos son Mantén la calma y cómete una magdalena, Mantén la calma y llama a Batman (con el logotipo de Batman), Mantén la calma y pásate a Linux (con Tux) y Mantén la calma y lávate la mano. Otros ejemplos son Ahora entra en pánico y alucina, Emociónate y haz cosas (con una corona que incorpora llaves inglesas), Sigue gastando y sigue comprando.