La 93.ª División de Infantería: los soldados afroamericanos en el Pacífico

Elementos de la 93ª División de Infantería (de color) estadounidense lucharon contra la discriminación en casa y capturaron al oficial japonés de más alto rango en el Pacífico.

El 2 de agosto de 1945, dos semanas antes de la rendición de Japón, el oficial japonés de más alto rango capturado durante la guerra en el Pacífico fue apresado en la isla de Morotai, Nueva Guinea Holandesa.

Lo que hace notable ese acontecimiento es el hecho de que quienes lo capturaron eran miembros de la 93ª División de Infantería, 25º Regimiento de Infantería. De los 14.000 miembros de la división, más del 90 % eran afroamericanos. La historia de la 93ª es la de la superación de obstáculos.

La mayoría de las unidades militares sólo tienen que luchar contra el enemigo; la 93ª tuvo que luchar contra el odio y la discriminación en casa, contra un estamento militar dominado por los blancos que no los quería y contra oficiales que no querían dirigirlos.

Lo peor de todo es que la 93ª tuvo que luchar contra la creencia generalizada de que los soldados negros de la Segunda Guerra Mundial no eran capaces de actuar con un valor ejemplar en el campo de batalla.

La 93ª División de Infantería se inició como un destacamento exclusivamente negro durante la Primera Guerra Mundial y demostró su temple en feroces batallas en Francia. Sin embargo, existían recelos sobre qué esperar de 20.000 afroamericanos armados concentrados en un solo lugar. Los interrogantes más acuciantes eran lo bien que lucharían -o si lucharían. ¿Cómo de bien seguirían a sus oficiales blancos en combate?

Al principio, miles de soldados del 93 se encontraron haciendo nada más que trabajos manuales dentro del Ejército. Por la razón que fuera, el Ejército estadounidense, segregado y dominado por los blancos, pensaba del 93º lo mismo que los británicos y los franceses pensaban de los soldados estadounidenses en general. ¿Podría cualquier estadounidense, independientemente de su color, luchar y tener éxito en una guerra europea?

A su llegada a Francia, la propia Fuerza Expedicionaria Estadounidense estuvo a punto de ser repartida para servir bajo las estructuras de mando británicas y francesas, pero el general John J. Pershing dijo que no. (En realidad, algunas unidades sí sirvieron bajo las británicas, y las unidades negras estadounidenses estuvieron bajo mando francés).

Después de demostrar su valía, el ejército estadounidense seguía en un dilema sobre qué hacer con la 93ª. Los oficiales negros eran generalmente considerados incompetentes, y ningún oficial blanco quería el mando.

Los franceses no tuvieron esa vacilación. Acogieron de buen grado al 93º, pero asignaron sus cuatro regimientos a tres divisiones francesas. El 369º Regimiento fue a la 161ª División, el 370º Regimiento fue a la 26ª División, y los 371º y 372º Regimientos fueron a la 157ª División (Colonial).

A partir de ese momento lo único americano que hicieron esos cuatro regimientos fue llevar uniformes americanos. Comían raciones francesas, utilizaban armas francesas, luchaban con tácticas militares francesas y probablemente aprendieron a hablar bastante francés.

Aunque sus uniformes eran estadounidenses, sus cascos eran el casco Adrian de estilo francés y tinte azulado. El parche de la división del 93º, en adelante, se convirtió en el parche del casco Adrian silueteado en un círculo negro. Debido a ello, la 93ª fue apodada la División del “Casco Azul”.

A lo largo de la Primera Guerra Mundial, ninguna otra división estadounidense tuvo tantos días en combate directo continuado como los de los cuatro regimientos que constituían la 93ª.

El 369º sumó 191 días, superando en una semana a cualquier unidad blanca similar. Los hombres fueron condecorados con la Croix de Guerre francesa para demostrar que habían demostrado sus capacidades; 23 años después de la Primera Guerra Mundial, el 93º tendría que volver a pasar por lo mismo.

Las dos divisiones negras de la Segunda Guerra Mundial

Durante la Segunda Guerra Mundial, el Ejército de Estados Unidos desplegó 68 divisiones de infantería; el número normal de soldados oscilaba entre 14.000 y 18.000 por división. A principios de diciembre de 1941, la prensa afroamericana, junto con algunos de sus homólogos blancos, hacía campaña para ampliar la participación de los negros en la guerra que se esperaba.

A su vez, el Ejército de EE.UU. manifestó claramente su postura sobre la integración racial. La integración social era una actividad civil-sociológica que había que resolver. Nunca fue concebida como una cuestión militar.

En lo que respecta a la guerra anticipada, el Ejército imaginó primero cuatro divisiones totalmente negras, pero al final sólo se hicieron realidad la mitad. Una división -la 92- acabó en Italia, mientras que la otra -la 93- sirvió en el Teatro del Pacífico.

Otra división, que habría sido designada 2ª División de Caballería, llegó hasta Orán, Argelia, el 9 de marzo de 1944. Una vez allí, fue dividida y repartida en parcelas como unidades de apoyo a operaciones mayores y principalmente en funciones de no combate. Correspondería a la 92ª y a la 93ª demostrar lo que el soldado de infantería afroamericano era capaz de hacer.

Las unidades negras de Fort Huachuca

Aunque hubo unidades negras que lucharon en la Guerra Revolucionaria Americana y en la Guerra Civil, la era moderna de los soldados afroamericanos comenzó en 1892. Fort Huachuca, Arizona, se encuentra en la región centro-sur del estado, en la cordillera de Sierra Vista, a 20 millas de la frontera con México. Históricamente, Fort Huachuca fue un fuerte de la frontera occidental situado para intervenir con indios renegados y bandidos errantes, ya fueran mexicanos o estadounidenses.

La primera unidad del Ejército acantonada en el desolado puesto fue el 24º Regimiento de Infantería (de color) en 1892. Luego llegó el 25 de Infantería, seguido de los regimientos 9º y 10º de Caballería; los cuatro eran unidades afroamericanas o “de color”.

En 1939, los principales residentes en Fort Huachuca eran el 10º de Caballería y el 25º de Infantería. Para cuando el 93º fue activado allí para su entrenamiento militar el 15 de mayo de 1942, los educadores/s sargentos instructores eran los del 24º Regimiento de Infantería.

Como instalación militar anterior a la Segunda Guerra Mundial, la población de Fort Huachuca rara vez superaba los 800 habitantes, pero esa cifra estaba a punto de aumentar enormemente.

Fort Huachuca era un emplazamiento tan remoto y apartado que parecía un lugar perfecto para las unidades afroamericanas, ya que el Ejército creía que habría menos fricciones raciales con la población civil cercana. El Ejército se equivocaba; las peleas -a menudo mortales- entre los soldados negros y blancos y los civiles eran algo habitual.

Como todos los puestos del Ejército de la época, Fort Huachuca estaba segregado, incluso en lo referente a la atención médica. Existían dos hospitales: uno estrictamente para pacientes blancos y otro para negros.

Este último hospital contaba con casi 950 camas para pacientes, lo que lo convertía en el hospital afroamericano más grande de Estados Unidos, atendido por personal médico exclusivamente afroamericano.

Por supuesto, también había barracones, comedores y clubes de servicio separados para oficiales, suboficiales y reclutas de ambas razas. Los soldados del 93º también llevaban consigo algo más de 900 personas a su cargo: esposas, hijos e incluso algunos padres.

Hubo quejas en abundancia. Un soldado del 369º le dijo a un general negro de visita: “Básicamente estoy luchando contra la esclavitud aquí abajo, señor”, mientras que otro dijo: “El Jim-Crowing de nuestro equipo aquí abajo debe terminar”.

Los generales Charles P. Hall y William Spence

Mientras que los soldados rasos eran negros, la mayoría de los oficiales eran blancos, y en general se pensaba que ser asignado al mando de una unidad negra era el “beso de la muerte” para un oficial blanco. Fue nombrado comandante de la división el general de división Charles P. Hall, de 55 años, graduado en 1911 en West Point y veterano de la 2ª División de Infantería en la Primera Guerra Mundial.

Hall fue el primero de cuatro comandantes durante los casi cuatro años de existencia de la 93ª. Su tarea consistía en dirigir al 93º durante sus 17 semanas de entrenamiento básico y después durante cualquier entrenamiento avanzado que se requiriera, una tarea que la mayoría de sus contemporáneos no envidiaban.

Una de las razones por las que Hall fue seleccionado fue porque había nacido y crecido en Mississippi. Como había venido del Sur Profundo, muchos de sus superiores militares pensaron que podría relacionarse con los soldados afroamericanos mejor que otros considerados para el puesto. Una vez más, el Ejército se equivocó.

El comandante de la División de Artillería de la 93ª, el general de brigada William Spence, era otro sureño criado en Carolina del Norte, por lo que obtuvo su destino en las mismas circunstancias.

La recién formada división de Hall estaba formada principalmente por 14.000 hombres alistados en sus filas. Entre sus 883 oficiales -aproximadamente la mitad de los cuales eran negros- había tenientes primeros y segundos. Cuando un nuevo teniente negro se presentó ante el comandante blanco de su compañía, el capitán ni siquiera devolvió el saludo al oficial más joven; “Odio a los n**ers“, fue todo lo que dijo el capitán.

La conversión de la 93ª División de Infantería en una división triangular
Antes del estallido de la Segunda Guerra Mundial, el Ejército estadounidense revisó su estructura organizativa hacia el concepto “triangular”, lo que significaba que una división tenía tres regimientos en comparación con los cuatro que tenía durante la Primera Guerra Mundial.

Con este concepto simplificado, la 93ª División tenía ahora tres regimientos: el 25º, el 368º y el 369º. Mientras que el 25º había existido previamente como regimiento del Ejército Regular, el 368º era originalmente el 8º Regimiento de Infantería de la Guardia Nacional del Ejército de Illinois; el 369º, recién formado, estaba compuesto en su mayoría por reclutas. Cada regimiento tenía tres batallones.

La artillería de campaña del general de brigada Spence tenía cuatro batallones: el 593º, el 594º, el 595º y el 596º, cada uno con 12 cañones (principalmente obuses de 105 mm). Además estaban el 93º Batallón de Intendencia, el 318º Batallón de Combate de Ingenieros, el 318º Batallón Médico, la 793ª Compañía Ligera de Mantenimiento de Material, la 93ª Compañía de Señales, la 93ª Tropa de Caballería de Reconocimiento, un pelotón de policía militar y otras unidades de apoyo.

En términos de personal, la División de Cascos Azules se parecía sobre el papel a casi cualquier otra división de infantería: un 60 por ciento de reclutas, un 26 por ciento de voluntarios y un 14 por ciento de veteranos transferidos.

De acuerdo con el programa de instrucción estandarizado del Ejército, las primeras 17 semanas de entrenamiento de la 93ª incluyeron los aspectos básicos del soldado: aprender a marchar, a realizar el manual de armas y los ejercicios de orden cerrado, a adaptarse a la vida en los barracones y a la disciplina militar, etc. Después venían 13 semanas de entrenamiento en infantería, artillería u otras especialidades.

Una vez alcanzada la competencia, la división era clasificada y ascendía al nivel de división de “maniobras”. Eso significaba un encuentro de 14 semanas con otras divisiones en juegos de guerra por etapas. A continuación venían las ocho semanas finales de entrenamiento especializado que se centraban en hacia dónde podría dirigirse la división seleccionada.

Falta de soldados formados

Desde el principio, la 93ª tuvo que soportar las pruebas y tribulaciones de la discriminación. La prueba de ingreso del Ejército para determinar las capacidades militares estaba muy sesgada en contra de los soldados negros en general y del 93º en particular.

La Prueba de Clasificación General del Ejército (AGCT, por sus siglas en inglés) marcaba la pauta de la dirección que tomaría cualquier recluta durante su carrera en el Ejército. Los fundamentos de esa prueba medían el nivel de lectura y comprensión de cada uno. Así, la clase 1 representaba las puntuaciones más altas; la clase 5, las más bajas.

Parecía que el 93º estaba condenado incluso antes de progresar más allá de su entrenamiento básico, ya que la mayoría de sus miembros habían recibido una educación deficiente. De los 14.000 hombres de la 93ª, sólo el 0,1 por ciento alcanzó la Clase 1, mientras que el 45 por ciento de la división obtuvo la Clase 5. Dentro de las divisiones blancas de la misma experiencia, el 6,6 por ciento estaba clasificado en la Clase 1 y el 8,5 por ciento en la Clase 5.

Estos prejuicios afectaban incluso a los 585 tenientes negros de la división. Para ser oficial comisionado había que tener un título universitario (que pocos negros tenían entonces) o haberse graduado en la Escuela de Aspirantes a Oficiales (OCS).

Los oficiales negros de mayor rango -capitanes y mayores- se encontraban sobre todo en el cuerpo médico o de capellanes. Una vez que estos oficiales mostraban un grado excepcional de liderazgo y educación y eran lo suficientemente hábiles para ascender, muchos eran trasladados fuera.

En cuanto a sus homólogos blancos asignados al 93º, algunos de ellos graduados en West Point, esos tenientes resentían su asignación; muchos no podían ser trasladados fuera de Fort Huachuca con la suficiente rapidez. Así pues, mantener un liderazgo de oficiales subalternos cualificados y competentes en el 93º se convirtió en un reto.

El Ejército no era la única institución con un “problema racial”. Los Marines no aceptaban afroamericanos y la Marina no aceptó a casi ninguno entre las dos guerras mundiales; a finales de los años 30, los negros podían alistarse en la Marina pero sólo podían servir como camareros.

Una vez que estalló la guerra, la prensa negra estadounidense, junto con algunos periódicos blancos progresistas, empezó a señalar que los negros no recibían un trato justo por parte del ejército, sobre todo teniendo en cuenta las deficiencias en la educación de los negros.

Uno de los argumentos se refería a lo bien educado que estaba el típico campesino-soldado ruso que mantenía a raya el avance nazi en la Rusia occidental. Nadie sabía realmente cuán educado era el típico soldado japonés en el Pacífico, pero luchaba extremadamente bien.

“Ejército Azul” contra “Ejército Rojo

En octubre de 1942, el general de división Hall, comandante del 93º, fue “ascendido” y sustituido por el general de división Fred W. Miller. Sus instrucciones directas a su personal fueron minimizar los deberes y responsabilidades de los soldados negros de la división.

En un momento dado, los hombres de la 93ª quisieron cambiar el parche de su división de la silueta francesa del casco Adrian por algo más americano. Una idea que se barajó fue una serpiente de cascabel, ya que abundaban en los alrededores de su hogar en Arizona. Otra era un contorno del estado de Arizona.

En una votación en toda la división, la mayoría optó por una pantera negra gruñendo. El oficial ejecutivo de la división, el general de brigada Allison J. Barnett, también votó a favor del símbolo de la pantera negra, pero el cuartel general superior anuló la votación, insistiendo en que se mantuviera el casco Adrian para designar el linaje de la división en la Primera Guerra Mundial.

La 93ª comenzó su programa de entrenamiento básico de 17 semanas en el calor de Arizona. Luego vinieron las sesiones interdivisionales de unidad coordinada de 13 semanas. Entonces el gobernador de Arizona, Sidney Osborn, tuvo una idea poco brillante.

Cuando la división no estaba entrenando, tal vez podría utilizarse para recoger el algodón en los condados de Pima y Maricopa, ya que muchos de los hombres de campo aptos estaban fuera en el servicio militar o en las industrias de guerra.

Aunque el presidente Roosevelt pensó que la idea tenía mérito, finalmente fue desechada. Como dijo un sociólogo: “Las fuerzas armadas deberían hacer todo lo posible para que los soldados negros no sean los primeros soldados en ser utilizados como agricultores y que, entre todas las cosas, no se les asigne la recolección de algodón, que para muchos representa un retorno a la esclavitud.”

Después de recibir el entrenamiento básico mínimo y de participar en los juegos de guerra interdivisionales, la 93ª partió el 3 de abril de 1943 para las maniobras a gran escala de Luisiana de 1943. Durante ese tiempo, la otra división negra, la 92ª, se trasladó al desocupado Fuerte Huachuca.

Durante tres meses, el “Ejército Azul” y el “Ejército Rojo” se persiguieron mutuamente a través de pantanos, subiendo y bajando colinas y atravesando pueblos. Había mucha animosidad entre las unidades blancas y el 93º, y a menudo estallaban peleas.

Si la policía militar se involucraba, se asumía que el 93º “lo había empezado todo” y recibía acciones punitivas a cierto nivel. Llegó un momento en que 125 soldados del 93º reunieron más de 100 fusiles y los escondieron para cualquier tiroteo racial inesperado. Afortunadamente, eso no ocurrió.

Los árbitros juzgaron cada aspecto de las maniobras. Según el comandante de la 93ª División, el mayor general Fred W. Miller, la 93ª lo hizo bastante bien: nada demasiado excepcional, nada demasiado excepcionalmente mal. El comandante del Tercer Ejército, Tte. Gral. Walter Krueger, coincidió en que la 93ª estaba bien dirigida y actuó adecuadamente.

El general afroamericano de más alto rango de los Estados Unidos por aquel entonces, el general de brigada Benjamin Davis, Sr., también elogió la actuación del 93º. El 93º tuvo que dar una vuelta más antes de demostrar que estaba preparado para desplazarse a ultramar.

Envío de la 93ª División de Infantería a la guerra

La 93ª se trasladó al oeste, al Centro de Adiestramiento del Desierto de Mojave, en el sur de California, que colindaba con el oeste de Arizona. Esta zona, que abarcaba 18.000 millas cuadradas, se utilizaba para el adiestramiento final de las divisiones antes de ser enviadas a ultramar.

Dentro de esta zona de entrenamiento en el desierto había varios campamentos. El 93º se trasladó a un campamento construido sólo para su conveniencia en Charleston, Arizona, especialmente establecido para ser un campamento segregado.

Durante meses se hizo creer al 93º que se le estaba preparando para la guerra del desierto mientras se desarrollaba lo que muchos pensaron que era una conspiración de alto nivel. El más alto oficial de Estados Unidos, el Jefe del Estado Mayor del Ejército, el general George C. Marshall, nunca fue partidario de un ejército integrado.

Un escalón por debajo de Marshall estaba el teniente general Lesley J. McNair, comandante de las Fuerzas Terrestres del Ejército. Este hombre de 61 años, graduado en 1904 en West Point, tenía la penúltima palabra sobre si las unidades del Ejército estaban o no preparadas para las operaciones de combate.

Su preferencia era que las divisiones afroamericanas se dividieran y no se repartieran más que subunidades del tamaño de un regimiento a otras unidades. Casi a pies juntillas, los líderes militares estadounidenses dudaban de lo que podría conseguir una unidad de infantería afroamericana de tamaño considerable.

Más abajo en la cadena de mando se encontraba el teniente general Millard F. Harmon, de 59 años y graduado en 1912 en West Point. En 1916 estuvo entre los primeros pilotos del Cuerpo Aéreo del Ejército.

A finales de enero de 1942, era jefe de Estado Mayor de las Fuerzas Aéreas del Ejército y acabó dirigiendo las operaciones bélicas terrestres del Ejército en todo el Pacífico Sur mientras el 93º seguía entrenándose en el desierto de Mojave. A principios de 1944, dijo a sus superiores que necesitaba otra división de infantería y que su color le daba igual.

En ese momento, Douglas MacArthur estaba siendo criticado por su jefe, el presidente Franklin D. Roosevelt. Como comandante en jefe, Roosevelt se veía presionado a responder cada vez más preguntas de la prensa afroamericana (y blanca): ¿Por qué no había más unidades de combate negras en la guerra? En enero de 1944 ya estaba decidido: la 93ª División iría a la guerra.

Trabajo servil y tareas menores

La 93ª fue embarcada en trenes de tropas rumbo a California. Justo al este de San Francisco estaba la ciudad de Pittsburg con su bullicioso Depósito de Reemplazos de Camp Stoneman. Una vez allí, el 93º se enteró de que no se dirigía al desierto sino al Teatro del Pacífico.

Al frente de ellos estaba su nuevo comandante, el general de división Raymond G. Lehman, de 48 años, de Minnesota, veterano de la Primera Guerra Mundial. Bajo una intensa presión en casa por el compromiso de las tropas negras en combate, el 93º pronto zarparía hacia Guadalcanal.

En febrero y marzo de 1944, elementos del 93º comenzaron a llegar a Guadalcanal, donde los combates importantes habían terminado más de un año antes. Pero aún quedaban restos dispersos de resistentes japoneses que podían hacer la vida interesante a los estadounidenses.

Nada más llegar a Guadalcanal, el 93º fue desmontado y sus diversas partes fueron enviadas a otros lugares bajo el mando del comandante del XIV Cuerpo, el general de división Oscar W. Griswold.

En Guadalcanal quedaron el 25º Regimiento de Infantería, un batallón de artillería de campaña y una sección del batallón médico. El 368º Regimiento de Infantería, el 594º Batallón de Artillería de Campaña y otro grupo de personal médico acabaron en Banika, en las islas Russell.

El 369º Regimiento de Infantería, el 595º Batallón de Artillería de Campaña y otros grupos seleccionados desembarcaron en el grupo de las islas New Georgia. Otros elementos del 93º fueron enviados a la isla Wake, donde hubo pocos combates.

Un regimiento separado totalmente negro, el 24º -con el que la 93ª División había compartido espacio en Fort Huachuca- había estado en Guadalcanal desde agosto de 1943.

La mayoría de las tropas negras fueron relegadas a tareas de servicio como mejorar las zonas de vivaque, construir carreteras o trabajar como estibadores -trabajadores de descarga y recarga de barcos-. Si el tiempo lo permitía una vez terminadas sus tareas, el 24º se unía al 25º Regimiento de Infantería para realizar breves cursos de lucha y supervivencia en la jungla.

En cuanto al 25º, tampoco tenían mucho que hacer, salvo duros trabajos serviles y tareas de guardia a lo largo del perímetro de sus zonas de vivac por la noche, con alguna rara incursión en la jungla en patrullas de combate. Los intermitentes ataques aéreos japoneses proporcionaban la única emoción.

A las tropas negras el ejército les contó la misma historia: Los trabajos manuales que realizaban eran una necesidad y les mantendrían físicamente en forma para el combate real. Pero la 93ª desesperó de ver nunca el combate; siguió siendo una división dispersa y desunida durante casi 14 meses. Su “bautismo de fuego” llegaría en Bougainville, una parte de las Islas Salomón.

Primer combate en Bougainville

La lucha por Bougainville había tenido lugar de forma esporádica desde el 1 de noviembre de 1943, contra los soldados japoneses que se escondieron en la jungla tras combatir primero contra la 3ª División del Cuerpo de Marines de EE.UU..

El 12 de enero de 1944, la 23ª División de Infantería del Ejército, también conocida como la División Americal, tomó el relevo de los marines. A finales de marzo de 1944, el 25º Regimiento de Infantería fue enviado desde Guadalcanal a la Bahía de la Emperatriz Augusta, en el extremo sur de Bougainville, para unirse a los tres regimientos de Americal: el 164º, el 182º y el 132º.

Cada batallón del 25º sería adscrito a un regimiento de Americal y recibiría una instrucción más amplia en la guerra de la jungla. El terreno y el clima distaban mucho del desierto de California en el que la unidad se había entrenado anteriormente.

También estaba el 1º Batallón del 24º Regimiento, agregado al 132º.

Con base en una zona de vivac justo al lado de la pista de aterrizaje de Torokina, los tres batallones del 25º Regimiento iniciaron operaciones sobre el terreno con sus homólogos de Americal, desde patrullas del tamaño de un pelotón hasta patrullas del tamaño de una compañía.

Más tarde, muchos de los veteranos del 25º recordarían vívidamente el hedor de la vegetación selvática en descomposición y de los animales y seres humanos en descomposición.

Muchos soldados japoneses heridos o enfermos que no podían seguir el ritmo de sus camaradas se subían a un baniano y se ataban a él. Esencialmente se convertía en un francotirador encerrado y atado al árbol. Incluso si no disparaban a un estadounidense, muchos francotiradores morían en esos árboles sin ser descubiertos.

Incorporada al combate, la 25ª pronto encontró su equilibrio y empezó a actuar como una unidad experimentada. El 31 de marzo, durante los ataques a las colinas 500 y 501, el soldado James H. O’Banner se convirtió en el primer soldado raso de la 93ª División en matar a un soldado enemigo.

Una patrulla caótica

El peor día para el 25º Regimiento en Bougainville fue el 7 de abril de 1944. Ese día 180 soldados de la compañía K del 3º batallón siguieron a su capitán blanco, James J. Curran, en una patrulla especial. Esta aventura en particular fue la primera operación del tamaño de una compañía del 25º batallón casi completamente en solitario.

Se consideró un paso adelante tan importante para el regimiento, si no también para la 93ª División, que dos fotógrafos del Cuerpo de Señales del Ejército fueron con ellos para documentar el acontecimiento.

Otro “invitado” fue el capitán William A. Crutcher como observador de artillería del 593º de Artillería de Campaña de la 93ª. De todo este lote de 180 hombres, sólo uno era un veterano de combate experimentado: el sargento blanco Ralph Brodin, del 164º Regimiento del Americal.

La misión se centraba en bloquear un sendero situado 3.000 yardas más allá del perímetro de Americal. Era un camino reconocido desde hacía tiempo como utilizado por los japoneses. Esperando encontrarse con algunos enemigos, la compañía de Curran salió bien preparada. Nueve hombres BAR (fusil automático Browning) formaban parte de la patrulla, junto con cuatro ametralladoras del calibre 30, un mortero de 60 mm y dos radios SCR-300.

Al ponerse en marcha la mañana del 6 de abril, Curran hizo avanzar a su compañía con el primer pelotón como punta. El segundo pelotón se dividió entre los dos flancos. El tercer pelotón, dirigido por el segundo al mando de la compañía, el teniente negro Oscar Davenport, cubría la retaguardia.

Al llegar a un punto situado a unos 2.000 metros de su línea de partida, la compañía K encontró un puesto de socorro enemigo abandonado. Tras asegurar el hallazgo, Curran hizo que el primer pelotón se dividiera en “patrullas de dedos” y avanzara más. En pocos minutos se recibió fuego enemigo. Entonces todo se disolvió en el caos.

Los supervivientes afirmarían que al menos tres enemigos murieron en ese intercambio inicial de disparos durante el cual los tres pelotones comenzaron a disparar en todas direcciones. La vegetación de la jungla era tan espesa y estaba tan cubierta de maleza que los tres pelotones no podían verse unos a otros, y mucho menos a quién disparaban o de dónde procedían los disparos.

Curran pidió instrucciones por radio al comandante del batallón, el coronel Everett M. Yon, y le dijeron que replegara a su compañía, retrocediera 300 metros, se reagrupara y realizara un avance más coordinado. Eso, sin embargo, nunca ocurriría. Algunos japoneses estaban gritando órdenes en inglés que algunos de la compañía K pensaron que eran órdenes legítimas de “alto el fuego”.

Un soldado de la compañía K, James Graham, dijo que disparó a un soldado japonés de cerca y le dio en el centro del pecho. El soldado japonés moribundo dijo en un inglés coherente: “Me has dado”.

El teniente Davenport se adelantó en un intento de recuperar el orden en el centro del tiroteo, sólo para ser asesinado cuando se detuvo para ayudar a un camarada herido; otros nueve también murieron.

Los supervivientes de la escaramuza testificarían que la única persona fuerte y destacada a lo largo de los 40 minutos de tiroteo fue el sargento Ralph Brodin, que se dedicó a reunir a los soldados y a indicarles la dirección correcta para disparar o retirarse. Se expuso constantemente al fuego enemigo y, de alguna manera, salió físicamente indemne de todo ello.

Los hombres de la compañía K se dieron cuenta entonces de que el capitán Curran, su radiomán y el sargento primero de la compañía no aparecían por ninguna parte. Para entonces, el capitán Crutcher estaba llamando a una concentración de artillería y el 593º lanzó dos docenas de proyectiles sobre lo que se creía que era el lugar de concentración del enemigo.

A las 5:30 pm los supervivientes trajeron de vuelta a 20 heridos, dejando a 10 compañeros muertos donde cayeron. De no ser por el frío liderazgo del sargento Brodin, esas cifras se habrían disparado. También quedaron atrás una radio, una ametralladora, un mortero con todos sus cartuchos, 18 fusiles M-1 y tres carabinas, además de una cantidad considerable de equipo personal desechado. Los fotógrafos del Cuerpo de Señales no tomaron ni una sola foto, o al menos ninguna que se hiciera pública.

Investigación de la catástrofe

Entre el 14 de abril y el 2 de mayo de 1944, la División Americal llevó a cabo lo que consideró una investigación exhaustiva, justa, imparcial y sin prejuicios sobre la debacle. A partir del testimonio de los supervivientes se comprobó que la compañía K se enfrentó a no más de dos docenas de soldados enemigos y que, al parecer, el capitán Curran huyó del campo de batalla con el sargento primero pisándole los talones.

Muchos declararon haber oído órdenes gritadas en inglés procedentes de la dirección del enemigo. Los soldados no tenían ni idea de quién daba las órdenes legítimas.

En cuanto a los muertos que quedaron atrás el 7 de abril, una patrulla de la compañía L del 25, dirigida por el teniente Reginald Hall, salió al día siguiente a recuperar los cadáveres. Por el camino un soldado se ahogó al cruzar un río. Al llegar a 75 metros del campo de exterminio, otro soldado de la compañía L murió en una emboscada. La patrulla se detuvo allí y regresó a la base con las manos vacías.

Al día siguiente, el teniente negro Abner E. Jackson se llevó a 40 soldados en un segundo intento. Al llegar a los cadáveres de dos días, 30 de los hombres de Jackson se negaron a tocar a los muertos. Jackson, dos médicos y dos sargentos embolsaron a los muertos en fundas de colchón. Sólo entonces los 40 se los llevaron de vuelta. También recogieron todas las armas, municiones y equipos desechados que pudieron encontrar.

Al final, durante toda la investigación, Curran tuvo su propio guardaespaldas personal. Una vez resuelto el caso, fue trasladado fuera, siendo aún capitán. Dos tenientes negros fueron juzgados carentes de cualidades de liderazgo y también fueron enviados fuera.

De las filas alistadas, Isaiah Adams y Leroy Morgan fueron acusados y declarados culpables de desobedecer órdenes. De quién pudieron ser esas órdenes -si de japoneses de habla inglesa o de otros estadounidenses- sigue sin conocerse. Tanto Adams como Morgan fueron devueltos a Estados Unidos.

No importaba qué pruebas defectuosas, limitadas, sesgadas o prejuiciosas se presentaran ante el comandante del XIV Cuerpo, Oscar Griswold, éste estaba de acuerdo con ellas. Proclamó que el 25º tenía demasiado poco entrenamiento individual y de unidad en la jungla. Los oficiales negros subalternos eran malos ejemplos a seguir y, al carecer de iniciativa, no estaban motivados para hacerlo mejor.

En general, Griswold dijo que el 25º Regimiento de Infantería, reflejo del 93º en total, necesitaba mejorar. El comandante del 93º, el general de división Raymond G. Lehman, no estuvo de acuerdo con la valoración de Griswold; el teniente coronel Yon se puso de parte de Lehman. La investigación estaba en contra de la 25ª, y también de la 93ª, de principio a fin.

Dos estrellas de plata

El cuerpo y la división calificaron la actuación de la 25ª sólo de “regular”, pero ninguna de las declaraciones negativas mostró el verdadero corazón y el alma de la 93ª. Por ejemplo, a mediados de abril de 1944, una patrulla de 15 hombres de la 25ª se topó con un grupo de japoneses con más del doble de su número y equipados con ametralladoras.

Frente a esas ametralladoras estaba el soldado Isaac Sermon con su BAR. En el intercambio inicial de disparos, Sermon fue herido en el cuello. Esa fue la primera de las cuatro heridas que recibió al no cejar en el uso de su arma.

Durante la retirada de la unidad, siguió disparando a lo largo de 600 yardas. Para entonces estaba tan débil por la pérdida de sangre que se desplomó. Sus camaradas lo llevaron de vuelta para que se recuperara de sus heridas.

En otra acción, el 17 de mayo de 1944, el teniente segundo Charles P. Collins, del 25º, dirigió una patrulla en Bougainville junto con un contingente de hombres de la 93ª Tropa de Reconocimiento de Caballería.

Abrumados por la superioridad numérica y de fuego del enemigo, tres soldados resultaron muertos en el acto. Otros tres resultaron heridos pero permanecieron algo ambulantes. Collins fue el cuarto herido y también quedó temporalmente ciego.

Los hombres restantes se retiraron, creyendo que los que quedaban atrás habían muerto y sus cuerpos no eran recuperables. De hecho, el sargento Rothchild Webb recogió a todos los heridos. Bajo su dirección, el grupo se ocultó durante tres días en un entorno fuertemente infestado por el enemigo hasta llegar a sus propias líneas.

Por su heroísmo, Webb y Sermon recibirían las medallas Estrella de Plata.

Un cambio de mando y una voz en la prensa

A finales del verano de 1944, dos acontecimientos afectaron a la 93ª División. Su comandante, el general de división Lehman, enfermó y fue sustituido por el general de división Harry H. Johnson, de 59 años, graduado en 1916 en la Texas A & M y veterano de la Primera Guerra Mundial de la 36ª División de Infantería.

Durante un breve periodo Johnson había mandado la 2ª División de Caballería, la división afroamericana que no duró mucho al llegar a Argelia. Desde Italia Johnson fue enviado al Pacífico con una serie de instrucciones especiales de su jefe, el general Douglas MacArthur. MacArthur quería que la 93ª se convirtiera en una verdadera división de combate sin dudas sobre sus capacidades.

El segundo acontecimiento fue la reacción positiva del público estadounidense a los artículos aparecidos en los periódicos -artículos como los escritos por Walter F. White, de 51 años, secretario ejecutivo de la Asociación Nacional para el Progreso de las Personas de Color (NAACP), que tomó nota de las luchas de los hombres que servían en la 93ª.

White era también corresponsal de guerra acreditado por el Departamento de Guerra. Podía ir a cualquier lugar donde el ejército estadounidense le permitiera informar sobre la guerra. Con el creciente apoyo de los estadounidenses blancos, las voces de los afroamericanos que ponían de relieve los dilemas a los que se enfrentaba el 93º se hacían oír, lo que supuso un reto para el Ejército a la hora de rectificar la situación en el Pacífico.

Con Bougainville asegurada, en noviembre de 1944 el 25º Regimiento fue destinado a Finschafen, Nueva Guinea, para reforzar las defensas estadounidenses allí y, en diciembre de 1944, el 24º Regimiento partió de Bougainville y se dirigió a Saipán y Tinian para realizar de nuevo operaciones de repliegue y tareas de guarnición.

Pero, ¿qué le esperaba a la 93ª División? La respuesta estaba en el grupo de islas Halmahera de las islas Maluku de Indonesia oriental.

Los japoneses resisten en la isla de Halmahera

Entre Indonesia (antiguas Indias Orientales Holandesas) y Papúa Occidental se encuentra la isla de Halmahera, con forma de “K”. En el verano de 1944, se sabía que esta isla de 6.860 millas cuadradas albergaba entre 30.000 y 40.000 soldados japoneses junto con algunos aeródromos avanzados.

El objetivo final de Douglas MacArthur en el Pacífico era un grandioso regreso a Filipinas. Un gran peldaño en esa dirección era la isla de Morotai, 70 millas al norte de Halmahera, en las islas Maluku de Indonesia oriental.

Morotai tenía 700 millas cuadradas de hermoso paraíso tropical con selvas exuberantes, montañas escarpadas y playas de arena blanca. Pero, en general, los japoneses no tenían muy buena opinión de Morotai: 50 millas de largo por 26 de ancho.

Aunque el paisaje era hermoso, cuando los japoneses lo invadieron en 1942 se encontraron con una población de 9.000 habitantes que vivía al margen de las selvas montañosas con una gran variedad de vegetación. La malaria hacía estragos y el terreno más llano se encontraba en la esquina suroeste, llamada las Llanuras de Doroeba.

Pensando que podría ser una pista de aterrizaje útil para los aviones japoneses, se convirtió en un concepto absurdo. Las Llanuras se inundaban excesivamente durante la estación de lluvias y se necesitaba demasiado tiempo, energía, recursos, gastos y mano de obra para mantener operativo el aeródromo.

La isla vecina de Halmahera, más grande, resultó ser un escenario mucho mejor para más de media docena de aeródromos y era más fácil de defender, por lo que el Ejército Imperial Japonés la fortificó y sólo dejó una presencia simbólica de 600 a 800 soldados en Morotai, cuya existencia entera dependía de la línea de vida marítima con Halmahera.

Un flujo constante de pequeñas embarcaciones, a menudo descritas como barcazas, iban y venían, proporcionando todo lo que el Mayor Takenobu Kawashima necesitaba para mantener a su 2ª Unidad Provisional de Asaltantes. Si alguna vez se cortaba esa línea de vida, los de Morotai quedarían abandonados.

La espesa vegetación y las escarpadas cumbres eran propicias para las bandas de resistentes japoneses que podrían esconderse y vivir de la tierra indefinidamente si se les cortaban los suministros desde Halmahera.

El plan de MacArthur consistía en eludir completamente Halmahera y capturar Morotai, que se encontraba a 850 millas al sur y un poco al este del extremo sur de Mindanao, en las islas Filipinas. Sabiendo lo débil y mal defendida que estaba Morotai, pensó que una invasión sería relativamente fácil y, lo que era más importante, le acercaría a Filipinas. A mediados de julio de 1944, se discutían propuestas sobre cómo apoderarse de la isla.

MacArthur preveía llenar la isla con 60.000 militares aliados, mejorar enormemente los puertos que hubiera, instalar tanques de almacenamiento de combustible-aceite y crear una pista de aterrizaje llamada Wama Drome en el aeródromo de Pitu. También se construiría un sistema hospitalario con capacidad para 1.900 pacientes.

Operación Tradewind

El 15 de agosto de 1944, MacArthur dio la orden de iniciar lo que se denominó en clave Operación Tradewind con el comandante del XI Cuerpo, el teniente general Charles P. Hall, antiguo comandante de la 93ª, al mando de la misma.

Más de 40.000 soldados del ejército estadounidense, apoyados por las fuerzas navales y aéreas estadounidenses y australianas, se prepararon para atacar la isla. La operación Tradewind, apoyada por aviones portaaviones de la 3ª y 7ª Flotas de la Armada, así como cazabombarderos de la 5ª Fuerza Aérea del Ejército y de la 80ª Ala de Caza de la RAAF, estaba programada para el 15 de septiembre de 1944.

La 31ª División de Infantería “Dixie” del Ejército de EE.UU., formada por los regimientos de infantería 124º, 155º y 167º -todos ellos parte de la Guardia Nacional de Alabama, Florida, Luisiana y Misisipi- sería la principal fuerza de invasión.

En el momento en que la 31ª División de Infantería irrumpió en tierra, el comandante Kawashima estaba al mando de la guarnición japonesa. Recibió instrucciones específicas de sus superiores en Halmahera para que se retirara al interior de la isla y no desafiara a los estadounidenses en las playas de desembarco. A continuación, debía disolver su fuerza en grupos más pequeños, de una a dos docenas, pero ninguno mayor de 50 en una sola localidad.

Después de que los estadounidenses desembarcaran y comenzaran a cazar a los defensores, la vida se hizo cada vez más intolerable para los japoneses; el Grupo de Tareas 701.2 de 40 lanchas PT de la Marina estadounidense, que incluía los escuadrones de lanchas patrulleras 9, 10, 18 y 33, no dejaba de interceptar barcazas. Los estadounidenses también utilizaron altavoces para instar, en japonés, a los soldados nipones a rendirse. Tuvo cierto éxito y varios de los enemigos, harapientos y hambrientos, se entregaron.

El altivo coronel Kisou Ouchi, comandante del 211º Regimiento de Infantería, se hizo cargo de las defensas de Morotai el 12 de octubre de 1944. Además de sus hombres, había una mezcla de algunas otras unidades, entre ellas un grupo de policías militares del ejército japonés conocidos como los Kempei-tai. Los Kempei-tai eran tan malos o peores que las SS y la Gestapo de la Alemania nazi: más sigilosos, despiadados y carentes de humanidad y moral..

Poco se sabe de Kisou Ouchi, quien, según cuentan los que se rindieron, era despreciado por los que estaban bajo su mando. Es posible que creciera muy impregnado de las tradiciones de los señores de la guerra samuráis de una época japonesa más antigua, y que reclamara los privilegios de la clase alta incluso mientras sus hombres sufrían. Siempre exigía mejores condiciones de vida y más y mejor comida siempre que estuviera disponible.

Choque entre los Cascos Azules y los Dixie

Desde el principio parece que la 93ª División de Infantería quizá nunca fue tenida en cuenta para ninguna parte de la acción. Finalmente, el 4 de abril de 1945 -casi ocho meses después del lanzamiento de la Operación Tradewind- se tomó la decisión de desembarcar a la 93ª en Morotai. Los hombres de la División de Cascos Azules casi habían perdido la esperanza de ver alguna vez acción y tener la oportunidad de demostrar que eran tan buenos como cualquier división totalmente blanca.

Casi no tuvieron la oportunidad. Nelson Peery, un jefe de pelotón negro de la Compañía C de la 93ª, recordó que la tensión entre su unidad y la 31ª División “Dixie” estuvo a punto de estallar en una guerra racial.

Mientras el 93º navegaba hacia Morotai, un marinero negro del barco de transporte mencionó que la 31ª, a la que el 93º venía a relevar, era “el más maldito grupo de Ku Kluxers jamás visto….. El 31 dijo que lincharían a cualquier negro que mirara bizco a las mujeres [enfermeras del ejército]”.

La lancha de desembarco se acercó a la playa. Peery dijo que pudo ver a un grupo de personas en la orilla: un grupo de policías militares blancos de la División Dixie, algunos con rifles en la mano, un grupo de enfermeras del hospital que se había establecido cerca y “el grupo de soldados negros [de una unidad de filtración de agua] más desamparado que había visto nunca.”

Una vez en la playa, a Peery se le acercó uno de los “desamparados” soldados negros que parecía alegrarse de verle.

“¡Jesucristo! Me alegro de ver a un negro con un fusil”.

“¿Qué pasa, hombre?”, respondió un sorprendido Peery.

“Hemos estado cogiendo un infierno aquí. Estos blancos *** tienen todas las armas; son la policía militar y nos han estado pegando”.

Peery se dio cuenta de que el rumor que había oído en el barco era cierto. “Así que quieren linchar a alguien”, dijo. “Me volví hacia los hombres que salían de la lancha de desembarco. Parece que los chicos de Dixie se lo han hecho pasar mal a estos hombres'”.

El pelotón de Peery no tenía nada de eso. Los hombres cargaron sus rifles y quitaron los seguros, listos para lo que pudiera venir. La atmósfera sobrecalentada estaba a punto de estallar en llamas. Las enfermeras parecían preocupadas y los policías militares blancos parecían agitados y listos para una reyerta.

Pelea con la policía militar

Un nervioso Peery dijo: “Esto fue peor que un combate. Les superábamos ampliamente en número, pero estábamos amontonados para una matanza. Los oficiales en cubierta hablaban entre ellos nerviosamente.

Detrás de ellos, los marineros miraban a su alrededor en busca de cobertura. Los soldados blancos movían sus armas. Éramos más de lo que habían esperado. Les di la espalda y llamé a la sección: ‘Bien, hombres, formad aquí'”.

Sus hombres hicieron lo que se les ordenó, pero un policía militar blanco borracho empezó a acercarse al grupo, preparándose para desenfundar su 45. Pero se detuvo cuando vio que las armas de los soldados negros se ponían en posición de disparo y le apuntaban.

“Las enfermeras gritaron y corrieron hacia las tiendas del hospital”, dijo Peery. “Los soldados blancos se dispersaron para ponerse a cubierto. Los hombres de la compañía C salieron corriendo de la lancha de desembarco….. El capitán Williams, el comandante negro de la compañía C, corrió entre los grupos. Sacando su 45 de la funda, gritó para llamar la atención. Nuestros hombres bajaron sus fusiles y se pusieron en guardia. El aterrorizado soldado blanco no se movió”.

El capitán Williams ordenó al soldado blanco borracho que regresara a su compañía; el soldado obedeció. El comandante del 1er Batallón del 368º llegó al lugar, y él y Williams mantuvieron una breve conferencia. Pronto se apaciguó la situación y los soldados blancos, refunfuñando, abandonaron el lugar.

“Marchamos hacia el borde del pantano que el comandante del 31 había designado como nuestra zona de vivac, dijo Peery, pero no todo fue dulzura y luz. “La tensión aumentó inmediatamente entre los diputados blancos y nuestros soldados”, señaló. “Casi a diario se producían arrestos y peleas entre ellos. Justo cuando la tensión alcanzó el punto álgido, el cuartel general de nuestra división se trasladó a la isla.

“El general Johnson, nuestro nuevo comandante en jefe y el oficial de mayor rango en la isla, asumió el mando. Nuestra policía militar sustituyó a la de la División Dixie y la banda inferior pasó a la superior. Se rompieron algunas cabezas y los Dixie aceptaron a los policías militares negros. Antes de que surgieran problemas serios, la 31ª partió para la invasión de Filipinas”.

El primer prisionero de la 93.ª División de Infantería

La llegada de la 93.ª no significó un papel de combate inmediato; a los hombres les esperaban las tareas habituales: tareas de guardia, descarga de barcos y apilamiento de pilas de suministros. Sólo que esta vez, sus homólogos australianos trabajaban junto a ellos, prácticamente hombro con hombro.

Por fin llegó la hora del combate. Desde la esquina suroeste de la isla, los tres regimientos del 93º realizarían patrullas de dos a tres semanas seguidas en busca de reductos japoneses rezagados. Sus áreas de concentración eran Wajaboeia, Libano y Sopi.

Una zona de especial interés era donde el río Tijoe desembocaba en el Pacífico. Era el lugar elegido para el desembarco de las barcazas de suministros procedentes de la isla de Halmahera.

Durante una patrulla del 15 de abril de 1945, los hombres del 369º Regimiento eliminaron a cuatro japoneses en un tiroteo. Seis días después, el 369º trajo al primer prisionero de guerra del 93º. Mientras tanto, la Armada Imperial Japonesa mantenía un flujo intermitente de barcazas llenas de suministros y refuerzos hacia Morotai. Parecía que los números de Ouchi iban en aumento.

El 13 de mayo, las lanchas PT de la marina estadounidense persiguieron a cuatro barcazas japonesas que habían salido de Halmahera y se dirigían a Morotai. Dos fueron destruidas en ruta, una tercera fue alcanzada poco antes de Morotai y la cuarta desembarcó, fue descargada y quedó oculta en la ensenada de la desembocadura del río Tijoe. Una patrulla del 25º Regimiento acabó encontrándolo y destruyéndolo.

Ese mismo día, una patrulla del 3º Batallón del 25º se encontraba justo al norte de Libano cuando se topó con ocho japoneses bien equipados que podían estar relacionados con la barcaza recién encontrada. Fue una cacería exitosa para los del 3er Batallón, pero en junio el 25 sería trasladado a las Islas Verdes, donde una vez más serían utilizados principalmente en un papel de servicio y seguridad.

Las patrullas de Crawford

El 24 de mayo, la compañía F del 368º Regimiento envió una patrulla dirigida por el teniente Richard L. Crawford. Su punto de partida fue el conocido cauce del río Tijoe. Avanzando tierra adentro, la patrulla de 12 hombres de Crawford encontró rápidamente y comenzó a rastrear un conjunto de huellas que seguían el arroyo. Dos millas después, las huellas se alejaron del agua y subieron por una cresta rocosa hasta una colina cubierta de selva.

Siguiendo con sigilo, la patrulla de Crawford divisó a siete soldados japoneses desprevenidos descansando; todos llevaban uniformes recién expedidos e inmaculados. Sólo uno portaba un fusil, mientras que los demás sólo tenían pistolas.

Desde su escondite, Crawford y sus hombres observaron cómo uno de los soldados dedicaba un tiempo considerable a mirarse en un espejo de mano mientras se acicalaba la barba. Los japoneses parecían más estar preparándose para un desfile que preocupados por la posibilidad de sufrir una emboscada.

La patrulla de Crawford abrió fuego, matando a seis; el séptimo consiguió escapar, pero un rastro de sangre que se adentraba en la jungla demostraba que había sido herido. A través de los documentos de los cadáveres, se determinó que estos soldados eran, efectivamente, kempei-tai.

El 11 de julio, otra patrulla dirigida por Crawford se encontraba de nuevo en la zona del río Tijoe. Esta patrulla de 12 hombres iba a pasar dos semanas en los alrededores explorando en busca de japoneses, especialmente del coronel Ouchi.

En su último día encontraron a un soldado japonés herido y lo hicieron prisionero. A cambio de la ayuda, el consuelo y las raciones que le dieron, estuvo encantado de dar la localización de un campamento cercano donde Ouchi tenía su cuartel general.

La patrulla encontró un campamento de tres cabañas en un claro ocupado por 10 ó 12 japoneses. Un breve tiroteo se saldó con un enemigo muerto, al menos seis heridos y el resto huyendo para salvar la vida. Dejaron tras de sí abundantes montones de arroz, mantas, municiones y granadas.

Otros dos días de patrulla no arrojaron nada. El 2 de agosto, los hombres de Crawford oyeron que cortaban leña. Acudiendo al sonido, encontraron un campamento de cuatro cabañas con varios japoneses durmiendo la siesta. Otra media docena acababa de depositar las cajas de suministros que habían transportado y se dirigían cuesta abajo para bañarse en el río.

Posicionando su patrulla para cubrir tanto el campamento como a los nadadores, Crawford intentó convencer a los bañistas para que se rindieran. Se negaron y huyeron hacia la jungla. En el campamento, el resto de los hombres de Crawford abrieron fuego contra los japoneses, matando a siete en el acto. Otros dos huyeron a la jungla y un hombre fue capturado.

La captura del coronel Ouchi

La suerte quiso que el coronel Ouchi fuera el hombre capturado. Mientras el sargento Jack McKenzie se llevaba a Ouchi, un soldado japonés que se hacía el muerto se levantó para acabar con el sargento.

Disparando su carabina desde la cadera sin soltar a su prisionero, McKenzie disparó a su atacante en la cabeza. El coronel Ouchi se convirtió en el oficial japonés de más alto rango capturado en condiciones de combate antes de la rendición de Japón.

Por su contribución a la captura de Ouchi, la sargento Alfonzia Dillon recibió la Estrella de Plata, mientras que el sargento Albert Morrison y los soldados de primera Robert A. Evans y Elmer Sloan recibieron Estrellas de Bronce.

Con su comandante en cautividad, más de otros 600 japoneses salieron finalmente de sus escondites para rendirse.

La 93ª División vio muy pocos combates adicionales, pero sus hombres contribuyeron a la victoria en el Pacífico. Del 10 de abril al 10 de julio de 1945, la división descargó y desembarcó 311.552 toneladas de suministros y equipos, trasladó a miles de tropas aliadas de los transportes a las zonas de reagrupamiento y de vuelta a los puntos de embarque, y mejoró las instalaciones portuarias, las carreteras y los campamentos. Pero aún quedaban batallas por librar.

Mientras se encontraba en la isla de Jolo, en el archipiélago filipino de Sulu, entre Borneo y Mindanao, el 17 de julio de 1945, una patrulla de la Compañía I del 368º Regimiento cayó en una emboscada de una fuerza japonesa que la triplicaba en tamaño.

Con las balas volando por todas partes, el sargento mayor Leonard E. Dowden, de Nueva Orleans, Luisiana, llevó a su pelotón hasta situarse a menos de 30 metros de los japoneses, pero entonces fue abatido por el fuego enemigo.

A pesar de estar gravemente herido, Dowden se arrastró solo hacia delante para asaltar una posición de ametralladora con granadas. Justo cuando iba a lanzar una granada, una ráfaga de fuego acabó con él. La patrulla pudo rechazar el ataque enemigo con sólo 18 bajas.

Por el extraordinario heroísmo que le costó la vida, el sargento primero Dowden recibió a título póstumo la Cruz de Servicios Distinguidos, la segunda condecoración al valor más alta del país. Fue el único miembro de la 93ª División de Infantería que obtuvo la DSC durante la guerra.

El final de la guerra: regreso a Jim Crow

Al final de la Segunda Guerra Mundial, la 93ª llegaría hasta Mindanao y Leyte, en Filipinas, bajo el mando del general de brigada Leonard R. Boyd. Cuando llegó la noticia oficial de la rendición de Japón, como había escasez de fuegos artificiales, los fusiles dispararon para celebrarlo.

El sargento James Yancy, del 369º Regimiento de Infantería, dijo que el 93º se unió a la celebración. Entonces un oficial blanco se acercó al eufórico grupo de Yancy y les ordenó que dejaran de disparar; todas sus armas fueron confiscadas. Las tropas blancas siguieron disparando con sus celebraciones.

Durante sus dos años en el suroeste del Pacífico, los hombres de la 93ª acumularon 825 condecoraciones militares al valor y al servicio meritorio: una Cruz al Servicio Distinguido, una Medalla al Servicio Distinguido, cinco Estrellas de Plata, cinco Legiones al Mérito, 686 Estrellas de Bronce y 27 Medallas Aéreas.

La 93ª División de Infantería zarpó a casa y fue desactivada en su antiguo puerto de partida-Camp Stoneman, California, el 3 de febrero de 1946. El ejército estadounidense fue desegregado dos años más tarde por orden del presidente Harry. S. Truman.

Una vez de vuelta en suelo estadounidense, muchos soldados afroamericanos tenían sentimientos encontrados sobre su servicio en tiempos de guerra. Para algunos, su breve tiempo en combate demostró que eran tan capaces como los soldados blancos.

Para otros, regresar a la vida civil significaba volver al racismo, a las leyes de Jim Crow, a la discriminación institucionalizada y a las restricciones de sus libertades personales. Como dijo un veterano de la 93ª División de Infantería: “Terminé de luchar en el P.T.O. [Teatro de Operaciones del Pacífico] y ahora tengo que luchar en el S.T.O., U.S.A. [Teatro de Operaciones del Sur de Estados Unidos]”.