Flensburgo, el nido de criminales de guerra nazis de alto rango

En ningún lugar hubo más criminales de guerra nazis de alto rango que en Flensburgo. El gobierno del sucesor de Adolf Hitler, Karl Dönitz, siguió residiendo en Flensburg hasta el 23 de mayo de 1945. Aquí se reunieron los altos mandos de la Wehrmacht y las SS. Y muchos cambiaron de identidad para desaparecer.

En una pesada limusina blindada, Karl Dönitz se dirige a Flensburgo la noche del 2 de mayo de 1945. La dirección alemana bajo el mando del Gran Almirante establece su nuevo cuartel general en la escuela deportiva de la escuela de formación naval, en el emplazamiento de la actual Escuela Naval de Mürwik. Dönitz había sido nombrado por el propio Adolf Hitler su sucesor como Presidente del Reich y Comandante en Jefe de la Wehrmacht antes de que Hitler se suicidara.

El 3 de mayo, Dönitz formó un “gobierno provisional del Reich” en Flensburgo con Johann Ludwig Graf Schwerin von Krosigk a la cabeza. Durante 20 días, la ciudad situada en la frontera danesa fue la sede del gobierno. Pues aunque la guerra terminó el 8 de mayo, políticamente los Aliados no pusieron fin definitivamente a la era nazi hasta el 23 de mayo de 1945.

Desde Flensburgo, Dönitz se dirigió a la población el 8 de mayo en relación con la rendición: “Con la ocupación de Alemania, el poder reside en las potencias ocupantes. Está en sus manos si yo y el gobierno del Reich que he nombrado podemos actuar o no”. Este último era el caso. El 23 de mayo, las unidades aliadas rodearon las instalaciones navales, y los miembros del gobierno y 420 altos funcionarios y oficiales fueron detenidos.

Pero, ¿por qué Flensburgo en particular? “Hubo varias razones para ello”, afirma el historiador de Flensburgo Gerhard Paul. “Tras la muerte de Hitler, apenas hubo rincones de Alemania que no estuvieran ocupados por los Aliados. No quedaba mucho que considerar”. La proximidad a Dinamarca y la frontera verde, que podría haberse utilizado para huir en caso necesario, también hablaban a favor de la Fördestadt.

Sobre todo, el hecho de que la ciudad estuviera en la zona de ocupación británica era un argumento a favor. Se sabía aproximadamente dónde estarían las fronteras de ocupación, dice Paul, “y se esperaba que los ingleses mostraran la mano más indulgente. Además, estaba el emplazamiento de la escuela naval, una gran superficie que se prestaba, sobre todo para alguien como Dönitz, que procedía de la marina.

Y no sólo el gobierno en torno a Dönitz se sintió atraído por Flensburgo. Los que movían los hilos con más fuerza eran el ex ministro de armamento Albert Speer y Alfred Jodl, jefe del Estado Mayor de la Wehrmacht.

El líder de las SS, Heinrich Himmler, también se encontraba en Flensburgo, pero Dönitz le llamó políticamente en frío. Con él llegaron los jefes de los campos de concentración, la Oficina Principal de Seguridad del Reich, la Gestapo.

“Apenas había una ciudad en Alemania que albergara una mayor densidad de criminales de guerra entre sus muros que Flensburgo”, dice Paul. Además de ser la sede del gobierno ejecutivo del Reich, los alrededores de la Escuela Naval Deportiva eran también un centro de distribución de estos criminales de guerra.

Innumerables altos funcionarios nazis y dirigentes de las SS cambiaron de identidad en Flensburg, por ejemplo, mediante la expedición de documentos de personal de la Reichsmarine. “Se fueron antes del Tercer Reich, en parte antes de que acabara la Segunda Guerra Mundial”, dice Paul.

Por otra parte, los jóvenes soldados que habían hecho lo mismo fueron condenados a muerte en el peor de los casos cuando fueron detenidos y ejecutados en el norte, incluso después del final de la guerra. El breve reinado de Dönitz también estuvo marcado por el espíritu nazi.

Con la capitulación militar general, quedó claro el fin estatal del Tercer Reich y, por tanto, se hizo realmente el papel de un “gobierno del Reich de Dönitz”, como dice el director del Centro de Investigación de Historia Contemporánea Regional e Historia Pública, Uwe Danker.

“Pero: al principio probablemente preocupados por la rendición ordenada y las modalidades de entrega, los británicos permitieron que el gabinete siguiera existiendo hasta el 23 de mayo de 1945 en la “zona especial” de Flensburg-Mürwik, una franja de dos por siete kilómetros a lo largo del fiordo de Flensburg.”

Hasta su detención, el último gobierno nazi se dedicó a realizar diseños irreales para el futuro y a celebrar debates, afirma Danker. Por ejemplo, cada mañana se celebraba una reunión de gabinete, de la que también se levantaba acta.

En él, por un lado, se elaboraron los fundamentos de la desmovilización de la Wehrmacht. De hecho, fue posible retirar a decenas de miles de soldados alemanes de las garras del Ejército Rojo y transferirlos al cautiverio de los Aliados Occidentales.

Pero también surgieron detalles extraños. “No te creerías el hazmerreír que era”, dice Paul. “Europa estaba en ruinas y había dudas sobre cómo saludarse”. La última negociación oficial entre Dönitz y los Aliados también muestra la percepción distorsionada del alemán: Se trataba de doce maletas de ropa sucia que el gran almirante quería llevarse como prisioneros de guerra.