Con tu compra haces posible una web con más contenidos y libre de publicidad, ¡gracias!👍

El Proyecto Habbakuk: un portaaviones de hielo y serrín en la 2GM

El Proyecto Habbakuk era un plan británico de la Segunda Guerra Mundial para un portaaviones hecho de pykrete, una mezcla de hielo y serrín.

Debía estar estacionado en medio del Atlántico para proteger a los convoyes aliados contra los submarinos alemanes, ya que esta zona estaba entonces todavía fuera del alcance de los aviones aliados con base en tierra. El barco nunca se construyó.

El barco fue propuesto a Winston Churchill por Lord Mountbatten y Geoffrey Pyke (1893-1948). Debía tener unos 1.200 m de longitud y 180 m de anchura, con lados de 12 m de grosor. Se calculó que la masa era de 2,2 millones de toneladas, lo que habría hecho que el barco fuera exactamente 48 veces más pesado que el RMS Titanic.

Debido a la baja densidad del material utilizado, habría sido prácticamente insumergible -como un iceberg- incluso en caso de grandes daños. Además, los daños menores podrían haberse reparado fácilmente rociando agua y dejándola congelar.

Originalmente, iba a ser ensamblado en Canadá con 280.000 bloques de hielo. Rusia también habría sido una posibilidad; en ambos casos, se podría haber dejado que el agua se congelara hasta convertirse en hielo por sí misma o se podría haber utilizado hielo natural.

Más tarde, se eligió como material el pykrete, una mezcla de hielo y pulpa de madera o serrín. Este material tiene una mayor resistencia que el hielo puro y se funde más lentamente debido a su menor conductividad térmica. Su nombre se debe a Geoffrey Pyke, aunque él no lo inventó.

En el barco, los sistemas de refrigeración debían evitar que se fundiera.

Debido a su tamaño, el barco sólo habría podido hacer escala en unos pocos puertos marítimos. También habría tenido poca capacidad de maniobra.

Como los motores diésel normales habrían generado demasiado calor residual en el interior de la nave, se planificó la propulsión con 26 motores eléctricos en góndolas externas, lo que le habría proporcionado una velocidad de hasta diez nudos (19 km/h).

Hasta 150 bombarderos bimotores debían estar estacionados en el barco. El armamento defensivo debía incluir 40 torretas de cañones de dos tubos de 4,5 pulgadas (11,4 cm) y numerosas armas antiaéreas más ligeras.

Según los cálculos, en la construcción debían trabajar 8.000 personas durante ocho meses. El coste se estimó en 70 millones de dólares. Sin embargo, esto era demasiado caro para los británicos de la época, por lo que la construcción del barco real nunca comenzó.

Cuando los aliados llegaron a un acuerdo con el gobierno portugués en la segunda mitad de 1943, y se pudieron instalar aeródromos en las Azores para los aviones de reconocimiento marítimo británicos y estadounidenses, el proyecto Habbakuk fue finalmente abandonado.

En el verano de 1943, se llevaron a cabo experimentos con hielo y materiales de piquete en el lago Louise, en Alberta (Canadá); en el lago Patricia (también en Alberta), se construyó un pequeño prototipo de hielo ordinario con unas dimensiones de 18 metros × 9 metros y un desplazamiento de agua de 1000 toneladas. Se evitó que se derritiera gracias a una máquina frigorífica de 1 CV.

El nombre de Habbakuk proviene de un error ortográfico: en realidad, el barco iba a llevar el nombre del profeta bíblico Habakuk. Se rumorea que el nombre de este ambicioso proyecto pretendía aludir a Hab 1:5:

¡Mira entre las naciones, mira y asómbrate! Porque haré una cosa en vuestros días que no creeréis cuando se hable de ella

En un artículo publicado después de la Segunda Guerra Mundial, Sir Charles Goodeve, que trabajaba para el Almirantazgo británico, criticó no sólo el coste de la construcción, sino también el enorme consumo de materias primas. Entre ellos se encuentran:

  • La enorme demanda de pasta de madera, que habría tenido un impacto considerable en la producción de papel
  • 40.000 toneladas de corcho para aislamiento térmico
  • Miles de kilómetros de tubos de acero para la circulación del refrigerante
  • Cuatro centrales eléctricas, que aún así sólo habrían dado al barco una velocidad de 6 nudos

Autor: Liber Prieto


Podría interesarte: Repasamos aquí los mejores libros sobre la Segunda Guerra Mundial 📖🔍

Podría interesarte: Repasamos aquí los mejores libros sobre la Segunda Guerra Mundial 📖🔍